RSS

Archivo de la categoría: Solidaridad

Cuba, la tierra firme

Cuento corto de Ilse Bulit

cervezasEl encuentro, casual. Horas después, en soledad, cada uno reflexionó sobre las pistas de aquel reconocimiento inmediato. Uno, en el hotel, tocando los collares. A ellos les agradeció la adivinación de aquel rostro. El otro, sumido en la soledad hogareña, al fisgonear el porqué del inmediato reconocimiento, lo atribuyó a que en la vejez, los recuerdos infantiles ocupan el primer lugar, antes del  reclamo por adivinar en dónde, en el mes anterior, se guardó la chequera.

Aquellos dos ancianos encontrados frente a frente en la acera demostraban que los veinte años de María Teresa -unidos a los veinte cantados por Gardel– reestructuran la configuración física. Eran dos obesos de calvas escondidas por gorras, solo diferenciados por los modelos de los lentes y las marcas de los zapatos.

Cierto titubeo partido de los dos, demoró el abrazo llegado al fin con tanta fuerza que las cuentas de los collares les apretaron el pecho y a ellas culparon lo acelerado del corazón, pues la cadena con la medalla de la Caridad del Cobre llevada por el otro, era de las de ayer, las de oro legítimo, finas en su espesor.

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Las enseñanzas de Arleen

Por Pedro Hernández Soto

SONY DSC

Foto Demetrio Villaescusa

El pasado viernes 5 me pareció reconocerla y cuando vi su perfil lo confirmé. Estaba sentado en una de las nuevas sillas de acero inoxidable que ocupan las salas de espera de nuestras instituciones de salud y ella hacía fila ante la taquilla donde se gestionan turnos y documentos en el Instituto de Cardiología, con más precisión, en el policlínico Asclepio, extensión del primero ubicada justo frente a esa institución orgullo de todos los cubanos.

A mi llamado giró con rapidez me reconoció y pronunció un ¡Pedro! con cariño desbordado. Apenas nos separaban dos pasos y por supuesto no pudieron impedir el abrazo y el mutuo beso, muestras de recíprocos afectos.

Pronto reparé en un dispositivo forrado en tela azul que ceñía su brazo izquierdo. Inquirí con rapidez: ¿Qué te pasa? ¿Qué es eso?, y me contestó sin dejar de sonreír: ¡Nada mis 58 años! ¡Es un aparato para medirme con determinada frecuencia la presión arterial! Regresó a la casilla tras decirme: ¡Espérame un momento!

En efecto, resuelto su trámite, volvió tras de prometerle a la empleada que atendía al impaciente público que promovería hacer una emisión de la Mesa Redonda sobre la atención cardiovascular en Cuba y cuando comenzaba a hablarme se dejó oír un agudo pitido, intermitente y molesto que provenía del brazalete de marras. Y me explicó sin dejar de sonreír: ¡Me avisa, ahora debo estar quieta, sin hacer nada, hasta que termine de registrar! ¡Debo parecerme a una de esas estatuas vivientes que el doctor Eusebio Leal instauró en La Habana Vieja!

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Me nació hacerle un homenaje a Fidel ante tanta hipocresía”

Por Diario UNO el diciembre 4, 2016

juan-cominguez-en-estadioDice Juan Cominges, quien dedicó un gol al Líder de la Revolución Cubana.

El jugador del Cienciano del Cusco marcó un golazo extrafutbolístico al dedicarle el tanto al fallecido comandante Fidel Castro, líder cubano que junto con el Che le han servido como inspiración en los momentos más difíciles de su vida.

Su hermana Claudia lo había llamado el domingo antes del partido para darle la noticia: Fidel Castro murió.

Para el futbolista Juan Cominges, la noticia fue muy dura, lo golpeó más de lo que él hubiera imaginado.

Ese día se preparaba para enfrentar al Carlos Manucci en la segunda división del fútbol peruano. Y en los camerinos, antes de entrar al campo de juego, seguía pensando en la muerte de Fidel.

Por eso es que cuando les alcanzaron a los jugadores las camisetas con inscripciones católicas que llevarían bajo el polo oficial del club, él, que es ateo, decidió darle la vuelta, y escribir de corazón lo que en realidad sentía.

Utilizó los plumones con los que se definen las tácticas en la pizarra y escribió sobre aquella camiseta una dedicatoria al revolucionario que había sucumbido a la muerte tras sobrevivir a más de 600 intentos de asesinatos.

“No sabía si iba a tener la oportunidad de mostrar el mensaje, pero lo deseaba”, dice a sus 33 años de edad, sentado en el sofá de su casa en Surco, a donde acaba de llegar la noche del martes 29 de noviembre, luego de un año de haber vivido en la Ciudad Imperial, jugando para el club Cienciano del Cusco.

La oportunidad se presentó en un penal que Cominges se encargó de patear, seguro y contundente, al lado derecho de arquero. Corrió con calma para celebrar, quitándose el polo y extendiendo la camiseta blanca con dos manos para que la gente la viera.

La noticia dio la vuelta al mundo y recorrió todas las salas de redacción que en ese momento cubrían las reacciones sobre la muerte del líder máximo de la Revolución Cubana. Play Ground tituló así: “Fidel Castro vive en un gol peruano”.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fidel, el de las agallas

Por Ilse Bulit

fidel-castro-con-la-campana-de-la-demajagua

El estudiante Fidel Castro Ruz, en la Universidad de La Habana, junto a la campana del ingenio La Demajagua que llamó al combate el 10.10.1868

Era viernes, el día de la Bohemia. La abuela regresó, revista en mano. La niña sabía leer, pero la abuela dirigía las lecturas. Se detuvieron frente a la foto del joven y la campana. La pequeña reconoció la campana. La abuela le había hablado de Carlos Manuel de Céspedes, el 10 de octubre de 1868, un juramento y la campana. La abuela ordenó la lectura. Sonrió pícara. “Ese blanquito tiene agallas”, dijo. Fue el primer encuentro con Fidel.

Después, un día lo descubrió hecho voz en la radio, en la COCO, y por lo que denunciaba, repitió lo de las agallas y buena conocedora del sonido humano, le felicitó también la entonación viril. Pasaría el tiempo, contado más largo para los de abajo en la escala social, cuando ansiosas, la nieta ya adolescente, buscaban en el radio Phillips de bombillos la emisora rebelde. Encontrada solo una vez, la identificaron por la voz de la mujer, la “estática” -así le decían entonces a aquella interferencia-, no permitió conocer si era él el hombre que hablaba.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Recordar, reconocer… y porque creer en Fidel

Por Pedro Hernández Soto

fidel-vuelve-a-la-plaza-de-la-revolucionPensar en Fidel es recordar:
La terminación de los cadáveres de jóvenes aparecidos en cunetas y campos;
La terminación del abuso y la tortura;
La terminación de las prostitutas asomadas a los postigos callejeros de sus cuartos;
La terminación del robo de los presupuestos nacionales;
La terminación del juego al prohibido;
La terminación de los mendigos implorando comida en las puertas de las casas
La terminación del analfabetismo campante y mayoritario
La terminación de los cubanos muriendo sin asistencia médica en las puertas y pasillos de los hospitales
La terminación de los campesinos desalojados a los caminos;
La terminación del domino por los Estados Unidos y las clases oligarcas del destino del pueblo de Cuba.

Pensar en Fidel es reconocer:
El respeto al ser humano, sin diferencias de clases sociales, color de la piel, creencia o preferencia sexual.
El derecho al trabajo para todos
La lucha por la igualdad de la mujer
Las oportunidades para quienes tiene desventajas sociales o físicas
La propiedad de la tierra para quien la cultiva, el campesino
La tenencia de vivienda propia sin tener que pagar alquileres onerosos
El aseguramiento de un mínimo de alimentos a precios subsidiados, para cada cubano, sin distinción alguna
La electrificación del país
La disponibilidad de agua potable
La asistencia médica de calidad
La disponibilidad de medicamentos cubanos de punta, incluyendo cuatro vacunas contra el cáncer
El acceso de cada joven, de acuerdo a sus capacidades, a todos los niveles de enseñanza
El cuidado de la vida de todos y cada uno ante fenómenos naturales o de otro origen Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fidel: la Historia lo absolvió y su vida lo inmortalizó

Por Pedro Hernández Soto

fidel-2¡Papá, murió el Comandante! Así me dijo, lo sentí –más que oírlo o verlo- triste, angustiado, en la penumbra de mi cuarto. Y remachó: ¡Se fue el Mayor, compadre! Me hablaba mi nieto a quien he criado en unión de su mamá, demás abuelos y tíos por eso me llama así, Papá; lo conozco bien por eso aprecié su sufrimiento. Es joven, jaranero, decidido, disfruta y padece actitudes buenas y para mi no tanto, las mismas de otros muchos laboriosos mocetones pues tiene 26 años.

Era poco después de las doce de la noche y dormíamos cuando al sonar el teléfono mi esposa se quejó: ¿Quién será a esta hora? Por lo general el timbre telefónico en esos momentos se asocia con desgracias. No ocurrió para mí en esta ocasión. Geovany se levantó con rapidez y contestó a quien supe después era mi hijo Pedro con el doloroso aviso.

Rápido buscamos en la televisión cubana y no encontré nada, tampoco en la radio (quizás estaba apurado en demasía), me incomodé y abalancé hacia la computadora.

Medios nacionales desiertos, tan solo El País desde España exhibía una supuesta intervención de Raúl anunciando el deceso de hombre que cambió los destinos de Cuba y promovió los de América Latina y otros continentes; desconfié como otras muchas cientos de veces. Me fui a Facebook, le confieso que ya me asfixiaba el duelo aunque conocedor del importante papel desempeñado a lo largo de su larga vida de lucha. Sí, muchos de mis amigos reflejaban la dura realidad, Fidel Castro había muerto.

Me sucedió algo realmente extraño, muchos girones de recuerdos: ante todo imágenes del Lider indiscuible de la Revolución en diversos momentos a lo largo de sus luchas, peleando y convocando a la unidad, a la resistencia, a la independencia nacional; desde el joven estudiante universitario aparecido hace más de cincuenta años en las páginas de Bohemia al lado de la campaña que tañó los sonidos liberadores en La Demajagua, pasando por el comandante victorioso de ajado uniforme del 6 de enero de 1959 en el parque José Martí de Cienfuegos, al frente de la Caravana de la Libertad; como presidente de duras reuniones del Consejo de Ministros en los años 80; hasta las más recientes imágenes del Fidel, ya nonagenario, fotografiado en feliz conversación con Nguyen Tan Dung, Primer Ministro de Viet Nam.

Pensé en Raúl: ¡Otro despiadado golpe, entre los más duros! Ahora se le va el hermano mayor, el compañero, el amigo, el jefe; Fidel fue el maestro de pueblos y gobernantes, Raúl es su más aventajado alumno. Pero nuestro actual Presidente es fuerte, está forjado en la lucha bajo los principios martianos, fidelistas y marxistas, los cubanos y hombres honestos confiamos en él. Y cavilo también sobre sus familiares y además, en otros muy allegados, sus camaradas de armas. Todos nos preparabamos para conmemorar el  aniversario 60 de otra de sus grandes gestas libertarias, la expedición armada realizada en el yate Granma.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Aventuras de un santaclareño en Germania

Por Pedro Hernández Soto

calzado-espectacular-spectators-zapato-dos-colores-hombre-13Jorge Orquín, más comúnmente entre sus amigos Orquín, siempre ha mostrado una bis cómica tremenda. Alto, delgado (mientras lo vi), inteligente, preparado y buen conversador, se ganaba un explícito protagonismo entre la masa de estudiantes de la Universidad Central de Las Villas en la década de los años 60.

Aquella amistad juvenil se transformó con rapidez en magníficas relaciones entre las respectivas familias constituidas. Culminó la carrera de Ingeniería Agronómica y después se hizo Doctor en Ciencias, trabajó en diferentes empresas y por último supe que se desempeñaba en la Empresa Nacional de Flora y Fauna. Un buen día nos enteramos se había divorciado y otro nos encontramos en la calle Gloria, en Santa Clara, iba con una mora “que aflojaba los dientes… de bodas, quinces y cumpleaños”.

Algunas noticias –hace más de decena y media de años- lo ubicaban en Alemania. No supe más de él. Claro, mis interrogantes y los de muchos compañeros sumaron cientos. De pronto, hace un par de meses,  encontré un comentario suyo en este blog y ahí comenzamos un intercambio epistolar-cibernético pero no entendí el por qué había cambiado su nombre. De mi curiosidad se derivaron estos campechanos y esclarecedores mensajes que ahora comparto con ustedes:

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: