RSS

Archivo de la categoría: Amistad

Mi Bohemia

Por Pedro Hernández Soto

bohemia 1.1.jpgUn medio de comunicación es reflejo y parte de la sociedad en la cual existe. BOHEMIA con sus casi 110 años de creada, única revista iberoamericana de contenido variado con tal longevidad, ha sido por tanto testigo, juez y partícipe de muchos de los más importantes hechos ocurridos en Cuba y el mundo, con una óptica cada vez más revolucionaria.

Mis contactos con ella comenzaron en la niñez. Era el único –como mayor de los hijos varones- autorizado por mi padre para levantarme de la mesa durante la comida, cada jueves-viernes en la tarde-noche, para interceptar a aquel hombre grueso, de piel negra, vendedor de periódicos, llamado Juan de Mata quien, empujando su pesada por cargada carretilla, se acercaba a la puerta de mi casa entonando su pregón, en su  tránsito para promover en la ciudad, la edición semanal acabada de llegar desde La Habana. Era en el Cienfuegos de los años finales de la década de los años 40.

La revista en mi hogar era casi mística. Tenía un lugar propio para depositarse –recuerdo muy bien el espacio correspondiente en el blanco y recto mueble de buena madera, que sostenía el viejo radio RCA Víctor- y la leían de modo principal mi padre y una tía que vivía con nosotros. Mi madre y nosotros, los muchachos, la hojeábamos despreocupadamente fijándonos más en las caricaturas y las tiras cómicas.

Pero el domingo, ¡Ah!, el domingo pertenecía por completo a mi padre, a menos que existiera alguna situación importante en el país y buscara la información en sus escasas horas de descanso nocturnas a lo largo de la semana. Él siempre tuvo la prioridad en todo momento. Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

¡Y con los zapatos rotos!

Por Pedro Hernández Soto

Pitito, Pepe y Pedrito 6.03.1948Ante todo, una declaración de fe: No me considero fotógrafo ni crítico de fotografía, tan solo soy una persona que le gusta apreciar la estética de una instantánea -en cuanto a su composición, contrastes, definición y demás atributos-, y aún ver más allá, tratando de adivinar lo que yace en sus contenidos.

De nuevo lo pensé cuando observé por enésima vez esta foto que debe ser del año 1947, donde aparezco con mis hermanos María Caridad (Pitito) y José Indalecio (Pepito), ambos ya fallecidos. Ella tenía entonces unos once años, cinco él y yo alrededor de ocho. Es muestra del entusiasmo de nuestros padres recién cuando mi hermanito terminaba el kindergarten y había participado en la fiesta de disfraces por la clausura del curso. Y de esta estampa puedo contar varias historias de la época, imbricadas, de felicidades, añoranzas y duras realidades.

El artista del lente fue Santiago. Él tenía su estudio en la importante calle comercial San Fernando, de Cienfuegos, al doblar desde la avenida del Prado -donde estaba la piquera de Peyo, mi padre- hacia Gacel. Ellos tenían muy buenas relaciones pues siempre que les vi encontrarse se saludaron con mucha cordialidad. Tan solo guardo otra foto más de estudio, por cierto, del mismo autor, y en esta aparece mi hermana con toga y birrete, en ocasión de graduarse como bachiller. Fue otro momento muy relevante para mi humilde familia.

Ella fue una mulatica bonita, de “pelo bueno” (según calificativos discriminadores), con agraciado cuerpo sostenido por bellas piernas, esto último algo que los hombres de aquellos tiempos tenían muy en cuenta, y que nos costó a mi hermano y a mí no pocas incomodidades y discusiones con quienes la piropeaban en la calle, cuando predominaba el machismo rampante y feroz.

Aquí lucía un vestido confeccionado por mi madre –al igual que el disfraz de mi hermano- quien ponía todo su amor y profesionalidad en confeccionarnos además camisas, pantalones, blusas y hasta abrigos para el invierno. En la porción izquierda del pecho se le quedó prendido un sello, comprobante de su aporte a la campaña de la Liga contra el Cáncer.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Y fue la Feria

cartel feria

Por: Dr.C Juan Triana Cordoví

Sí, tuvimos Feria Internacional de la Habana. A pesar de las dudas, nuevamente tuvimos FIHAV y nuevamente tendremos que agradecerles a sus organizadores y especialmente a los trabajadores de ExpoCuba, Palco y de la Cámara de Comercio haber tenido Feria en condiciones tan complejas. Menciono algunas de ellas solo para ayudar a entender el reto:

1- Una dinámica económica débil que no sobrepasará el 1 por ciento este año y que en los últimos cinco no sobrepasa el 2 por ciento como promedio de crecimiento anual.

2- La situación financiera del país, en especial los pagos a proveedores que sigue siendo una de los asuntos más sensibles en el ámbito comercial.

3- El huracán Irma y su secuelas de destrucción que requirió dirigir recursos (tiempo, hombres , medios) a la reconstrucción.

4- Y los efectos de Mr. Trump, que hizo que menos de veinte empresas estadounidenses asistieran a la Feria este año y que se empeña en generar incertidumbre sobre nuestro presente y nuestro futuro.

Podría ser mayor el listado pero estas son desde mi perspectiva, las más representativas. A pesar de ellas FIHAV volvió a reunir más de 3 mil expositores,  entre cubanos y extranjeros. De alguna manera la Feria se convierte en una “pelea cubana contra la incertidumbre”, ese mal que tanto daño nos hace y que, en cierta medida –a veces en gran medida– depende de nosotros mismos.

Alrededor y durante los días de la Feria se produjeron hechos que fueron noticia. El primero –y a mi juicio, más importante– de todos fue el poco divulgado –por la prensa nacional– pago de Cuba del segundo tramo de sus compromisos de renegociación de la deuda con el Club de París.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuba, la tierra firme

Cuento corto de Ilse Bulit

cervezasEl encuentro, casual. Horas después, en soledad, cada uno reflexionó sobre las pistas de aquel reconocimiento inmediato. Uno, en el hotel, tocando los collares. A ellos les agradeció la adivinación de aquel rostro. El otro, sumido en la soledad hogareña, al fisgonear el porqué del inmediato reconocimiento, lo atribuyó a que en la vejez, los recuerdos infantiles ocupan el primer lugar, antes del  reclamo por adivinar en dónde, en el mes anterior, se guardó la chequera.

Aquellos dos ancianos encontrados frente a frente en la acera demostraban que los veinte años de María Teresa -unidos a los veinte cantados por Gardel– reestructuran la configuración física. Eran dos obesos de calvas escondidas por gorras, solo diferenciados por los modelos de los lentes y las marcas de los zapatos.

Cierto titubeo partido de los dos, demoró el abrazo llegado al fin con tanta fuerza que las cuentas de los collares les apretaron el pecho y a ellas culparon lo acelerado del corazón, pues la cadena con la medalla de la Caridad del Cobre llevada por el otro, era de las de ayer, las de oro legítimo, finas en su espesor.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Crónica de mis 70

fumador 2El amigo Dr. Jorge Orquín Lena, en su lugar de residencia actual, Alemania, por urgencias de la vida tuvo que renombrarse Emilio –más exactamente Don Emilio. En el marco de la confianza existente, me atrevo a complementarle: “De Germania”. Veamos aquí sus confesiones al llegar a tan importante edad.

Crónica de mis 70

Por Don Emilio Lena de Germania

En realidad, nunca tuve la idea de escribir acerca de este “memorable” acontecimiento, sin embargo, el correo de un contemporáneo amigo -quien recién celebrara su llegada a esta, antiguamente, “matusalena” edad- donde me relataba algunas de sus vivencias al respecto, me motivó a emborronar un par de cuartillas las cuales titulé, un poco eufemísticamente: Crónica de mis 70.

En Cuba los 70 años -al igual que los 60 o los 80- no tienen una significación especial, por el contrario, los 50 acaparan la atención de toda la familia. Con la indiscutible autosuficiencia que nos caracteriza celebramos la “media rueda” con toda la pompa posible, como evidencia indiscutible de que vamos a alcanzar, de todas-todas, la centuria de vida.

Sin embargo, por estos lares germanos o teutones como prefiera llamarle, a partir de los 50 todos los años “redondos o enteros” (o sea que terminen en cero), requieren una festividad especial. En mi opinión esto se debe fundamentalmente a dos razones:

En primer lugar, la presunción lógica de que ya estás cerca de disfrutar (o disfrutando) del retiro de tu vida laboral y esto lleva implícito el merecido descanso después de muchos años de trabajo y sacrificio, lo cual, en algunos casos, como en el mío propio, no se corresponde con la realidad.

En segundo lugar, es como si procuraran compensar en parte, con la ceremonia, los problemas que trae consigo el avance indetenible del almanaque, de los cuales son evidentes ejemplos:

afecciones prostáticas,

– incontinencia urinaria,

– diarreas cuando comes demasiado o a deshora,

– equivocaciones, más o menos frecuentes, cuando no puedes diferenciar, con la exactitud imprescindible, si una determinada inquietud estomacal se corresponde con una ligera brisa o un sunami,

– en medio de una conversación no recordar el nombre de alguien,

– surgimiento de las canas acompañado a veces con la pérdida del pelo,

– caída de los dientes,

– padecimiento frecuentes de reuma, artritis, dolores en la espalda, etc,

Read the rest of this entry »

 
Deja un comentario

Publicado por en 12/07/2017 en Amistad, Cuba, cultura, Familia, Salud, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (VI): ARTE DESDE Y PARA EL PUEBLO

Por Luis Machado Ordetx

Fidel-entre-el-público

Fidel, detrás, un espectador histórico de La Vitrina, puesta pública durante una histórica visita al poblado ganadero de La Yaya, en las cercanías de Mataguá. (Foto Archivo de Vanguardia).

El arribo sorpresivo de un huésped nocturno demarcó una impronta estética, de acentuación particular. Ahora su propósito directo no eran las escuelas, los pueblos en construcción o los cambios en el rostro agropecuario del lomerío villareño. No obstante, todo asumía un vínculo determinado por las apreciaciones y tópicos de una dramaturgia incomparable para la época.

 

Allí los resortes de lo público y lo privado se rompieron. Las reiteradas estancias se prolongaron durante horas de valoración y debates. También de diálogos entusiastas y de compromisos intelectuales que llevó a los artistas a despojarse de la telaraña capitalina. Fue el torrente a la definitiva radicación en un territorio agreste, casi inexplorado apenas hacía un tiempo.

Constituyeron tres momentos determinantes, y no más. Todos convergieron en la trascendencia de un fenómeno de ruptura y continuidad del fundamento del espacio escénico, nutrido de tensiones económico-sociales particulares. Era la esencia de un muestrario teatral surgido con investigaciones propias de “cuanto ser viviente se moviera por las lomas”, como en cierta ocasión afirmó Sergio Corrieri, el baluarte de aquel equipo creativo.

Fidel, hombre de extrema sensibilidad, estaba nuevamente en las montañas. De cierta manera se veía atraído por el goce espiritual, y del diagnóstico de particularidades, de acentos reiterados y hasta antagónicos, de una realidad que se reconstruye desde el punto de vista artístico. Los baluartes descansaban en los repertorios temáticos. Todos, en principio, fueron estructurados por el Grupo Teatro Escambray, cuando a finales de 1968 desplegó rumbos itinerantes antes de asentarse de manera concluyente en La Macagua, punto geográfico de una mirada renovadora.

Con la casa a cuestas                  

Las visitas del Comandante en Jefe impregnaron perspectivas y compromisos con la hechura de un teatro con y desde el pueblo, el protagonista de aquellos sucesos históricos de la serranía. También dieron arraigo al colectivo. El actor y dramaturgo Sergio González González, incorporado a ese equipo de trabajo a partir de los meses iniciales de 1970, dejó una sucinta relatoría.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (V): DE CAMPESINOS Y COOPERATIVAS

Por Luis Machado Ordetx
Fidel-3-001-1

El Comandante en Jefe durante recorridos por diferentes regiones hizo precisiones a los proyectos agropecuarios para consolidar el empuje económico del país. (Foto: Archivo de Bohemia, 1966).

“¡A Fidel no se le escapa una!”, dijo Benito Villa González, caficultor que conoce a la perfección las entrañas secretas del lomerío villaclareño. Durante siete ocasiones diferentes tuvo la posibilidad de escuchar en escenarios privados y públicos los criterios que el Comandante en Jefe expuso sobre el desarrollo agropecuario del país. Muchas de esos instantes permanecen prendidas en los recuerdos de un campesino de pico fino en contar historias.

El sábado 17 y el domingo 18 de mayo de 1986 el cosechero de Aguas Clara acudió en calidad de delegado al Segundo Encuentro Nacional de Cooperativas Agropecuarias. Antes, también figuró en la nómina de la primera de las reuniones. Sin embargo, ahora desconocía que el dirigente cubano participaría en una de las sesiones plenarias. De antemano solicitó intervenir. Viene aquí su preocupación. A cualquier le ocurre: “¡Ahora Fidel aquí!”, alguien le espetó, y dijo en soliloquio: “puedo meter la pata, o ponerme nervioso, y hasta cometer una barbaridad. Bueno, no será la única ocasión que eso suceda”, confesó.

—¿Qué hizo usted?, pregunté a Villa González, ahora con 85 años y usufructuario de la finca Estelí, perteneciente a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Roberto Fleites, en la Sabana de Santa Clara .

— ¡Hombre, pues hablar y responder con la sinceridad y la humildad que me caracteriza! Comencé a ejemplificar con mi Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) la 17 de mayo, alejada a 6 kilómetros, loma arriba, en Jibacoa . Precisé aspectos de las producciones de café, frutales y ganadería. También de cómo arreglábamos entre todos los caminos y de las viviendas en construcción con esfuerzo colectivo. Todos deseábamos la estabilidad de la fuerza de trabajo campesina. Puntualicé cómo allí vivíamos en familia, en cordialidad. Hasta comenté de la vinculación al área, con siete fincas que garantizaban el “altoconsumo” y entregaban acopios de viandas, granos y hortalizas al comedor.

DSC03039

Benito Villa González, con 85 años, rememora fragmentos de encuentro histórico con Fidel. (Foto: Luis Machado Ordetx).

“Entonces Fidel dijo: ¡No, no Benito, es autoconsumo! Ojalá tuviéramos autoconsumo para no pasar necesidades de alimentos. Aquello me dio tremendo encogimiento. Quería meterme en un vara en tierra y que nadie me viera, pero proseguí adelante con el relato, y el bochorno momentáneo se desapareció. Imagínese usted que solo pude llegar hasta el sexto grado en la escuela, y todos los conocimientos que tengo son prácticos, de campos. Claro, eso no lo dije allí. Después las preguntas del Jefe de la Revolución vinieron una detrás de la otra, y siempre afirmando con la cabeza, o hacía un gesto y se dirigía al plenario para dejar una valoración del tema”.

—¿Qué indagaba?

—De todo. La cooperativa nuestra se creó en 1978. Nosotros desde hacía más de 40 años residíamos allá cuando nuestro padre decidió abandonar la zona del Saúco, cerca de la Loma Sombrero, para arrendar una finca al latifundista de apellido Berenguer. Luego me quedé en el lugar y formé una familia, siempre en labores agropecuarias y de cultivo de cafetales.

“Al principio la organización campesina, con pocos miembros, solo obtenía 30 quintales por caballería, precisé a Fidel. Ahora, a pesar de los estragos del ciclón Kate, de noviembre de 1985, le dije, logramos 77, un buen rendimiento, y no pararemos hasta los 100, indiqué. ¿Cómo lo obtuvieron?, preguntó el Comandante en Jefe. Le expuse con trabajo y normas técnicas, y sistemática regulación de sombra, poda y limpia, así como fertilización y riego de herbicidas para contrarrestar las plagas y enfermedades. ¿Qué área tienen?, me interrogó. Enseguida le dije: solo 7,25 caballerías de café, y la mitad en plena producción con unas 30 000 plantas de promedio. Señaló que debíamos crecer más, y entonces recalqué que había ganadería vacuna en explotación, así como frutales y viandas. Declaró que nada impedía crecer en población y sellaje de los campos. Las preguntas de Fidel siempre tenían una relación, y todas las respondía.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,