RSS

Archivo de la etiqueta: UJC

Díaz Canel, cubano integral

Por Pedro Hernández Soto

collage 1 copiaPrimero conocí a Miguel, el padre: de regular estatura, delgado, buen conversador, hábil tabaquero, y después a los dos hijos y por último a Aida, la madre; residentes todos en una modesta casa de mampostería con techo de madera y tejas, en Nazareno casi esquina a Colón, allá en Santa Clara.

Aquel hombre algo mayor ya era amigo de viejos periodistas de Vanguardia con quienes conversaba a menudo, sentados a la sombra de los robustos árboles del parque Leoncio Vidal, en escasos momentos de descanso editorial. Rápido me incorporé a aquella peña sui géneris donde se discutía todo lo humano y lo divino y que en ocasiones se trasladaba hasta la barra de la pizzería Toscana, donde “tomábamos la tarde”.

En la casa del entonces administrador del periódico nos reuníamos con múltiples pretextos varios compañeros de trabajo y allí conocí a Miguel Díaz Canel Bermúdez.

Pronto supo incluirse, sin aparente esfuerzo, en aquellas conversaciones informales de personas mayores en edad, donde se discutían los más diversos temas. Al principio nos observaba con particular atención sin intervenir en los debates.  Después, tomó confianza, comenzó sobre todo a preguntar bastante y me llamó la atención su sed de saber, la profundidad de su pensamiento y la agudeza de sus interrogantes.

Por supuesto, con rapidez me informé sobre Miguelito o Migue tal cual le llamábamos todos en confianza. Estudiaba ingeniería electrónica en la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas (UCLV) , cursaba algunos años por delante de mi hijo mayor (quien lo hacía en la especialidad de mecánica), por tanto, me fue fácil conocer que obtenía el máximo de puntuación en todas las asignaturas, integraba el equipo de polo acuático y un grupo de teatro, y era dirigente de la FEU y la UJC.

collage 2 copiaConocedor de esas cualidades decidí seguirle los pasos en lo posible.  Al comenzar el quinto año fue llamado al Instituto Técnico Militar José Martí (ITM) para especializarse en instalaciones para la conducción de cohetes antiaéreos. Tras graduarse en la Plaza de la Revolución (1983) y obtener un reloj cifrado con el reconocimiento del General de Ejército Raúl Castro Ruz –a la sazón ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias- fue asignado a una unidad, que, con su participación, obtuvo brillantes resultados en unos de los ejercicios efectuados en Europa, llamado de los Ejércitos Amigos.

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Carta abierta a la Vice Rectora de Extensión Universitaria de la UCLV

Doctora Mely González Aróstegui,
Vice Rectora de Extensión Universitaria de la
Universidad Central Martha Abreu de Las Villas

Estimada Mely:

Al pie de la tarja conmemorativa, develada en un costado del Teatro Universitario (Patrimonio Nacional), los compañeros ingenieros Nelson Montiel Benítez, Jefe del Grupo de Artillería, y Wilfredo Verdecia González, capitán de la Columna 1 del Ejto. Rebelde quien llegó a la UCLV casi analfabeto, y el Rector de la Universidad Central Martha Abreu de las Villas, doctor Andrés Castro Alegría. Foto de Mayra Álvarez Jiménez

Un compromiso ineludible es reiterar con mayor amplitud pública, el agradecimiento unánime de nuestros cerca de 200 compañeros -tus huéspedes- participantes en el Encuentro Patriótico con motivo de la conmemoración del aniversario 50 de la Crisis de Octubre y del Grupo Independiente de Morteros 120 de la Universidad Central de Las Villas. Durante esas jornadas del 18 y 19 próximos pasados, volvimos a sentirnos en nuestra casa.

Decidimos trasladarnos hasta allá, algunos sobreponiéndose a severas secuelas del tiempo y la salud, para aprovechar aquella oportunidad única, sin duda irrepetible. Durante dos días de alegrías, vivimos de principio a fin de cada jornada sustanciosas emociones “azules”, difíciles de describir con palabras convencionales. Hubo abrazos, besos, y muchas lágrimas, todo desde la más honda y auténtica sinceridad, incluso en ojos acostumbrados a las más fuertes emociones.

Los miembros del Grupo de Artillería asistentes al acto, estuvimos dispuestos a viajar en lo que fuera, volver a dormir en literas, comer la comida de comedores estudiantiles; tan solo queríamos  volver a estar junto a quienes compartimos el único libro de la biblioteca, las notas de clases, las frías madrugadas de estudio o guardia en el batallón, las reuniones de la FEU -o la UJC o el PCC-, el empujar los morteros bajo un sol abrasador o lluvia refrescante y el vuelo rasante sobre nuestras cabezas de los cazas norteamericanos en octubre de 1962. Después, con el tiempo, vinieron los acompañamientos a la espera del nacimiento de un hijo, la visita a la nueva casa, las celebraciones por fechas de alegría y también el mortuorio de un familiar allegado o amigo entrañable.

Mi primer deber hacia ti es agradecerte, por tu insustituible participación en la celebración del aniversario 50 de nuestro Grupo y provocar algo inolvidable para antiguos jóvenes que viven su “tercera edad”, de una generación que participó en lo que le tocaba y sencillamente lo hizo. Fuiste fiel y eficaz “segunda al mando”, para la obra de cuatro meses de construcción, que cristalizó en estas dos fechas que sentimos debe haber logrado algún impacto en la vida actual y futura de la Martha Abreu.

Un reconocimiento, por supuesto, a ese grupo que regenteas, la comisión de Extensión Universitaria. Mis felicitaciones y gratitudes a ellas y ellos. ¡Que sentido de pertenencia para con la Universidad respiré en el Rectorado la tarde del miércoles 17!

Recintos llenos y atención plena de los asistentes, dieron fe de la jerarquía de los temas seleccionados y la calidad de las intervenciones en los tres talleres efectuados el día 18, debido por supuesto, también, a la preparación previa.  Importantes testimonios, experiencias y proyecciones se lograron en: La historia en la UCLV (en el Teatro Universitario); El deporte y la cultura (en la cómoda y moderna Sala 35 Aniversario); y La defensa de la Patria y Las tareas de choque en la UCLV (en la sala nominada como Gilda Fernández Levy, nuestra querida compañera lamentablemente desparecida).

De igual modo, el acto central, con la presencia del Claustro,  numerosos estudiantes, y todas las organizaciones políticas, de masas, de la defensa y el orden interior, representadas por sus máximos dirigentes provinciales, encabezados por Julio Lima Corzo, primer secretario del PCC en el territorio, dieron fe de la relevancia de la actividad.

EN ESTE TEATRO, EN AGOSTO DE 1962,
SE FUNDÓ POR ORDEN
DEL COMANDANTE JUAN ALMEIDA BOSQUE,
EL GRUPO INDEPENDIENTE DE MORTEROS DE 120 MM.
DE LA UCLV.
19 DE OCTUBRE DE 2012
Foto de Mayra Álvarez Jiménez

En el teatro, lleno durante las casi tres horas de duración, con un calor humano encomiable y una temperatura ambiente punto menos que insoportable -por no haberse concluido las reparaciones previstas a terminar para el 30 de noviembre próximo-, nuestro jefe del Grupo, el amigo Nelson Montiel Benítez, en discurso tal vez algo extenso pero ajustado a una conmemoración cincuentenaria, en fraternal arranque de cariño, nos calificó a todos como hombres de éxito. Solo debo decir que de esos talleres, de ese acto central, el viernes por la tarde, a mi entender, salimos mejores personas.

No menos solemnidad tuvo la imposición de la categoría de Profesor de Mérito al fraternal Ignacio Pérez Eslegaray, dedicado toda su vida a la docencia y otras tareas universitarias después de su juventud  como aprendiz de carpintero junto a su padre. También las palabras en su honor, del Decano de la Facultad de Ingeniería Eléctrica y las conclusiones a cargo del Rector, doctor Andrés Castro Alegría. Y para cerrar con broche de oro, la actuación del grupo danzario 5 de diciembre. Todo un programa rompecorazones.

Doctora:

Aparte de la anterior referencia a su intervención conclusiva, debo hacer mención especial de quien, a mi entender, fue principal protagonista de este Encuentro Patriótico en la UCLV, el Rector doctor Andrés Castro Alegría. En él siempre encontramos irrestricto apoyo, comprensión y preocupación, empeño total. Se que no hubo idea sin atender, propuesta que no analizara, interrogante que no respondiera –o le buscara respuesta- o trasladara con prontitud, acuerdo que no “empujara”. Estuvo siempre en la punta de vanguardia de la escuadra de tareas para la celebración de ambos cincuentenarios, por eso la justicia del otorgamiento de la condición de Artillero Honorífico.

Era lógico que en algún momento fallaran detalles, irrelevantes y muy pocos por cierto, lo que no alcanzó siquiera a empañar los resultados finales de objetivos, por cierto, ambiciosos, nada fáciles, ante los que se interponían imponentes barreras. Pero tal como sentenció el Rector, cuando el proyecto era apenas una idea en bruto: “Lo vamos a hacer”. Y lo hicimos. Mejor de lo que imaginamos y planificamos, a pesar de todos los obstáculos, entre ellos la propia inexperiencia.

Creo que cada día entenderás más y mejor los sentimientos de esta “tropa de viejos”, que como muy jóvenes aprendices de patriotas respondieron a la convocatoria del Che,  para cambiar la composición de clases y de colores de esa Universidad. Por lo que siempre estaremos orgullosos y repletos de satisfacción. Tampoco puedo dejar de pedir excusas a tus hijos y nieto, a quienes disputamos muchísimo tiempo de atención y disfrute.

¡Feliz  aniversario 60 de la Universidad Central Martha Abreu de las Villas!  Un saludo fraternal,

Pedro Hernández Soto

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Una clase magistral

Arnaldo Milián Castro

Corría la mañana del 14 de abril de 1976 cuando penetré en el salón de reuniones del periódico Vanguardia (que cumplirá su aniversario 50 el próximo 9 de agosto). En un principio quedé algo deslumbrado por el brusco contraste de luminosidad en el exterior y aquella iluminación interior. Me esperaba allí un nutrido auditorio, para mí desconocido, y acompañaba Ofelia Acosta Nazco, a la sazón miembro del Buró Provincial del Partido que atendía el Departamento de Orientación Revolucionaria.

Hacía tan solo tres semanas que el doctor Eustaquio Remedios de los Cuetos, entonces rector de la Universidad Central de Las Villas (UCLV), me había llamado a su despacho para informarme que le había telefoneado el compañero Arnaldo Milián Castro, primer secretario del Comité Provincial del PCC en Las Villas (aún no se había ejecutado la Nueva División Política Administrativa), para hacerle llegar una petición oficial sobre mi: trasladarme a trabajar en la organización política; y Bebo (como llamábamos cariñosamente a Remedios) quería conocer mi disposición.

Para mí aquello fue un mérito sorprendente y me apresuré a decir que sí, sin saber que tarea me tocaría en el futuro. Me desempeñaba entonces como docente en la Escuela de Ingeniería Química e integraba el Buró de los comunistas universitarios, órgano con algunas funciones de municipio.

Para alistarme solo demoré el tiempo imprescindible en hacer entrega de todos los documentos regentes de las asignaturas que impartía: planes, programas, notas de preparación, ejercicios resueltos, diapositivas y placas transparentes sobre equipos y procesos, y un sinfín de recursos que había acumulado en casi doce años de labor educativa. No obstante mantuve la dirección de los trabajos de diploma que representaban mucho en mis anhelos de culminar el doctorado iniciado en 1974, en la Universidad Técnica de Lodz, Polonia.

Aquel para mi “memorable”día, Ofelia me presentó como el nuevo director del diario provincial. Hoy reconozco que mis armas principales eran una formación ingeniera que me permitía planificar, organizar, desarrollar y controlar procesos; las experiencias en la dirección del trabajo docente e investigativo en una escuela y también en una facultad, ambas universitarias; la práctica del trabajo político ideológico en UCLV, primero en la UJC y después en el PCC; y la decisión de enfrentar aquella nueva misión, soportada en una profesión para mi desconocida.

Encontré un colectivo admirable. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, todos muy revolucionarios, laboriosos, colaborativos, con mayor o menor cultura (graduados universitarios y no), creadores y polémicos. No puedo nombrarlos a todos, ni siquiera a quienes más me ayudaron. Los represento en los nombres de dos respectivos fundadores: Roberto González Quesada, jefe de redacción y mi maestro, y Pedro Méndez Suárez, director del semanario humorístico Melaíto.

Transcurridas unas tres semanas de aquel ir y venir (a menudo corretear) por pasillos, redacciones, talleres, locales de administración –día, noche y madrugada-, entre nuevos olores (de bobinas de papel, tinta de periódico, quimicales y lubricantes) y el estudio de textos de redacción, sintaxis y otras disciplinas periodísticas, recibí una llamada por teléfono de la secretaria de Milián pues él quería hablar conmigo.

Con la voz acompasada y el convincente tono que le caracterizaban el dirigente “me invitó cuando yo pudiera” a encontrarnos para hablar sobre el periódico. Por supuesto, de inmediato le respondí que el día y a la hora que él dispusiera.

Me recibió afable, sonriente, en la puerta de su oficina, ese mismo día, a la hora convenida, las exactas dos en punto de la tarde. Le conocía desde el año 60, e incluso más, había trabajado a sus órdenes, como jefe de producción, en el puesto de mando de siete centrales azucareros que el Partido instaló con personal de la UCLV, en el central Perucho Figueredo, de Encrucijada, durante la zafra de 1970.

Fueron más de tres horas de trabajo, interrumpidas tan solo por llamadas telefónicas que tuvo que atender y en una ocasión para tomar agua y café. Recién egresado de la docencia universitaria, inmediatamente después de aquel intercambio -y para siempre- lo he calificado como una lección inolvidable.

Arnaldo Milián me explicó “del pi al pa”, -en un resumen muy bien estructurado, serio y profundo- sobre la práctica del periodismo marxista-leninista, martiano y fidelista. No hubo duda sin aclaración, no hubo tema importante sin abordar.

Ya en la despedida, en la puerta de su despacho el dirigente me dijo unas palabras que casi guardo textuales en mi memoria. “Pedro, esperamos mucho de ti, es una tarea difícil. Eres el director, decidirás lo que se pone y no. Cada vez que tengas una indecisión llámame si lo crees conveniente. Te ayudaremos, apoyaremos y criticaremos.”

A partir de aquel día, por el compromiso contraído, comprendí que mi vida había cambiado de modo radical, no regresaría en mucho tiempo a las aulas universitarias, no terminaría mi Aspirantura a Doctor en Ciencias Técnicas. Una nueva profesión se abría ante mi, llena de desafíos y riesgos, tan hermosa como cualquier otra.

A través de 36 años guardo como un tesoro, aquellas enseñanzas sobre la importancia del periódico en el trabajo revolucionario, como herramienta del Partido para educar y organizar las masas y su propia militancia.

En aquel encuentro con Arnaldo Milián Castro, en mayo de 1976, recibí una clase magistral.

 

 

 
 

Etiquetas: , , , , , ,

Creer en la Revolución no duele

Café Mezclado cumple un año de vida en unos pocos días. Ha alcanzado más de 12 mil hits. Inaugurado por el interés de dar a conocer pensamientos y sentimientos personales he podido expresar mi punto de vista sobre diferentes temas, desde políticos hasta costumbristas. Le “he tirado” a todo lo que me ha pasado por delante.

Tras un abril de dos nuevos posts cada semana, he tomado unos “diítas” de receso. Tal espacio lo he aprovechado en obtener y estudiar los documentos del Primer Encuentro de Blogueros Cubanos por la Revolución y las opiniones que ha generado. Los consideré (y considero) muy interesantes, buena herramienta para recrearme con más y mejor utilidad.

Y digo recrearme pues escribir en mi blog no es un trabajo, lo hago en horario libre y una conexión a Internet de lágrimas. De esto último doy fe pues me ha costado tremendo trabajo abrir de modo directo el espacio abierto a propósito BlogazoxCuba así como me es muy difícil acceder a la plataforma wordpress.com, que por cierto es también la de mi Café…

Por supuesto, en la medida que avanzaba en el estudio de los documentos empezaron a aparecer posts a favor y en contra del evento. Imposible comentarlos todos aquí. Solo quiero dejar sentada mi modesta opinión: Pienso que ha sido un paso muy valiente de Joven Cuba el convocar tal evento.

El ser humano y sus conglomerados tienen preferencias, coincidencias, diferencias de criterios, y hasta por qué no, gustos. Temas y composición polémicos no podrían arrojar resultados que no merecieran también el mismo calificativo pero la discusión honesta, respetuosa, seria, limpia, es y será siempre bienvenida.  Esto unido a las limitaciones en recursos materiales hizo del cónclave un hecho complicado y es lo que ahora podemos apreciar en la blogosfera.

He leído una Declaración final en la que aprecio muchísimas más luces que sombras y también me enteré de opiniones que van hasta titularla como “cobarde”.  En total son más de 20 posts los que he conocido sobre los resultados del acontecimiento.

Ni por nada demeritaría el encuentro por no haber sido invitado. Ni tampoco porque tuviese la ayuda de la Universidad de Matanzas y la UJC.

¿Cuántos y cuáles blogueros debían participar para considerarlo válido según las “ingenuidades” de algunos? ¿Qué temas debían discutirse? ¿De dónde debían venir los recursos materiales para desarrollarlo? ¿Hubiese sido mejor efectuarlo en la Oficinade Intereses en el Malecón habanero? ¿Quiénes serían los blogueros “no oficialistas” participantes? ¿Hemos dejado de ser una plaza sitiada? ¿Ya USA quitó el bloqueo? ¿Tenemos fácil acceso a las conexiones de Internet que pasan cerca de Cuba?

Hay muchas contradicciones y en ocasiones malas intenciones en los ataques al suceso generado, organizado y “sudado” por Joven Cuba. Ante todo, no necesito conocerles personalmente para saber que han ganado en buena ley –en base a trabajo mucho, leal y transparente- la capacidad de convocatoria demostrada.

Tampoco me asombra que discutieran –sin escandalizar- por la falta de información sobre el funcionamiento del necesario cable Cuba – Venezuela. Estoy casi seguro que asumen sonará en su momento. Debe ser un asunto demasiado serio para estar achacándoselo a una burocracia, que si bien existe y duele, no es la que gobierna en Cuba.

Y a propósito acabo de leer una Carta desde Cuba de Fernando Ravsberg, quien al parecer no se atreve a mencionar por su nombre a los organizadores del Encuentro porque en un momento lo entrevistaron y brindaron sus páginas para que vertiera todas sus ideas.

El ex-corresponsal acreditado y hoy jefe de corresponsalía de BBC Mundo, vuelca todas sus reservas contra un movimiento tan libérrimo y espontáneo como el de los blogeros cubanos, y vuelve de nuevo a apodar como “oficialista” a todo aquel que defienda un proceso de ejercicio de soberanía y de lucha por la justicia social -con aciertos y desaciertos (muchísimos más los primeros que los segundos)- como el nuestro.

Usa, sin que sea pobreza de lenguaje, sino intención manifiesta, los términos oficialista, oficial, orgullo oficialista y medios oficialistas. Pone en su comentario -a mi entender- los más desacertados apuntes de ciertas críticas y trata de desmovilizar inteligentes llamados a la unidad y frente común contra el enemigo que bien sabe Ravsberg quién es y dónde está. Después pude acceder a otra respuesta, con más argumentos, en el post de Joven Cuba Ladran, Blogueros, señal de que cabalgamos .

La reunión de Matanzas, es eso, bastante y no más, una tertulia calificada de un grupo que decidió discutir, concertar. No creo que sea un intento manipulador del mal intencionadamente llamado “oficialismo” ni mucho menos. Esos jóvenes cubanos –a quienes se sumaron valiosos intelectuales- decidieron unirse, agruparse, identificarse más y plasmar sus preocupaciones y conclusiones en varios documentos. Están en todo su derecho a mejorar su trinchera, y las reacciones de algunos les dan la razón sobre la necesidad de actuar así, en el complicado y actual momento, contra los desmovilizadores consejos “amistosos” de algunos.

Café Mezclado saluda el Primer Encuentro de Blogueros Cubanos por la Revolución porque sentó bases importantes para defenderla más y mejor, porque además ha propiciado una fuerte polémica donde algunos se han descubierto, segundos han rasgado vestiduras y terceros hemos fortalecido nuestra decisión común, aunque no nos conozcamos personalmente ni compartiéramos asientos en la Universidadde Matanzas durante los días 27 y 28 de abril.

¡Ah, y de seguro para Ravsberg, Café Mezclado, que desde hace un año habla de la cotidianidad de los cubanos y sus agresores, de las vidas, los hombres y mujeres, de las cosas… es “oficialista”!

¡Ditú… (y no es de pollo)!

 
7 comentarios

Publicado por en 04/05/2012 en Amistad, Cuba, cultura, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , ,