RSS

Archivo de la etiqueta: Cienfuegos

Pedro de la Hoz, ¿quién le debe a quién?

Por Pedro Hernández Soto

CUBA-LA HABANA-PRESIDE DÍAZ-CANEL ACTO DE ENTREGA DE LOS PREMIOS NACIONALES DE PERIODISMO

Fue la tercera vez. En esta ocasión yo seguía con atención sus palabras dadas a nombre de los galardonados con el Premio  Nacional José Martí por la Obra de la Vida -el pasado viernes 10 de marzo en el Mausoleo conmemorativo del Apóstol de Cuba– que confiere, con particular celo, cada año, la Unión de Periodistas de Cuba. Le habían dejado la “pista” caliente pues, rompiendo el protocolo, la carismática doctora Isabel Moya,  actual directora de la Editorial de la Mujer, había dado un magnifico discurso.

Mientras le escuchaba me sentía orgulloso de haber trabajado junto a él y a la vez  trataba de hilar cuantos aspectos nos unían: la amistad entre nuestros progenitores allá en Cienfuegos,  la cercanía de los domicilios originarios, su llegada como recién graduado al periódico Vanguardia , la compartida cobija profesional que nos brindó ese gran periodista que fue su tío Roberto González Quesada -tronco fundacional y prestigiado del diario Vanguardia a quien sobre nombrábamos El Patriarca-, los avatares de las ediciones diarias en aquellos difíciles tiempos de la implantación de las Tesis y Resoluciones del 1er. Congreso de Partido, y las magníficas relaciones estrechadas desde entonces cada día más. Cuando aquello era delgado, su voz juvenil, igual de inquieto y polémico, y dejaba asomar el talento que desarrollaría en muy poco tiempo.

Días antes me había enviado una invitación al acto con la petición que asistiera sin falta. Supuse una agradable trampa, algo que acostumbra pues lo había hecho con anterioridad. Así, en un momento de su discurso mencionó con nombre y apellidos a varias personas que a su entender fueron decisivas en su desarrollo: “…mi tío Roberto González Quesada, distinguido también con el Premio Nacional de Periodismo José Martí; Armando Hart, Pedro Hernández Soto, Enrique Román, la indómita Marta Rojas, mi amigo Miguel Barnet y mi compañera Virginia Alberdi…”.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fidel: la Historia lo absolvió y su vida lo inmortalizó

Por Pedro Hernández Soto

fidel-2¡Papá, murió el Comandante! Así me dijo, lo sentí –más que oírlo o verlo- triste, angustiado, en la penumbra de mi cuarto. Y remachó: ¡Se fue el Mayor, compadre! Me hablaba mi nieto a quien he criado en unión de su mamá, demás abuelos y tíos por eso me llama así, Papá; lo conozco bien por eso aprecié su sufrimiento. Es joven, jaranero, decidido, disfruta y padece actitudes buenas y para mi no tanto, las mismas de otros muchos laboriosos mocetones pues tiene 26 años.

Era poco después de las doce de la noche y dormíamos cuando al sonar el teléfono mi esposa se quejó: ¿Quién será a esta hora? Por lo general el timbre telefónico en esos momentos se asocia con desgracias. No ocurrió para mí en esta ocasión. Geovany se levantó con rapidez y contestó a quien supe después era mi hijo Pedro con el doloroso aviso.

Rápido buscamos en la televisión cubana y no encontré nada, tampoco en la radio (quizás estaba apurado en demasía), me incomodé y abalancé hacia la computadora.

Medios nacionales desiertos, tan solo El País desde España exhibía una supuesta intervención de Raúl anunciando el deceso de hombre que cambió los destinos de Cuba y promovió los de América Latina y otros continentes; desconfié como otras muchas cientos de veces. Me fui a Facebook, le confieso que ya me asfixiaba el duelo aunque conocedor del importante papel desempeñado a lo largo de su larga vida de lucha. Sí, muchos de mis amigos reflejaban la dura realidad, Fidel Castro había muerto.

Me sucedió algo realmente extraño, muchos girones de recuerdos: ante todo imágenes del Lider indiscuible de la Revolución en diversos momentos a lo largo de sus luchas, peleando y convocando a la unidad, a la resistencia, a la independencia nacional; desde el joven estudiante universitario aparecido hace más de cincuenta años en las páginas de Bohemia al lado de la campaña que tañó los sonidos liberadores en La Demajagua, pasando por el comandante victorioso de ajado uniforme del 6 de enero de 1959 en el parque José Martí de Cienfuegos, al frente de la Caravana de la Libertad; como presidente de duras reuniones del Consejo de Ministros en los años 80; hasta las más recientes imágenes del Fidel, ya nonagenario, fotografiado en feliz conversación con Nguyen Tan Dung, Primer Ministro de Viet Nam.

Pensé en Raúl: ¡Otro despiadado golpe, entre los más duros! Ahora se le va el hermano mayor, el compañero, el amigo, el jefe; Fidel fue el maestro de pueblos y gobernantes, Raúl es su más aventajado alumno. Pero nuestro actual Presidente es fuerte, está forjado en la lucha bajo los principios martianos, fidelistas y marxistas, los cubanos y hombres honestos confiamos en él. Y cavilo también sobre sus familiares y además, en otros muy allegados, sus camaradas de armas. Todos nos preparabamos para conmemorar el  aniversario 60 de otra de sus grandes gestas libertarias, la expedición armada realizada en el yate Granma.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

El rescate de Jacobo

Por: Pedro Hernández Soto

Peregrinación del pueblo cienfueguero, en homenaje al 54 Aniversario del levantamiento popular armado del 5 de septiembre, el día 5 de septiembre de 2011.   AIN   FOTO/Modesto GUTIÉRREZ CABO/mvh

Peregrinación del pueblo cienfueguero, en homenaje al levantamiento popular armado del 5 de septiembre, AIN FOTO/Modesto GUTIÉRREZ CABO/mvh

En realidad se llamaba Mario Benítez y vendía carbón al menudeo en el barrio. La gente lo llamaba solo por el patronímico, y a sus espaldas usaban Mario, el Carbonero, o Mario Arañita.

El segundo apodo se debía a que jugando beisbol como receptor era una verdadera araña para recibir cualquier lanzamiento de los pitcher o tiros desde los jardines.

Era un mulato de rasgos asiáticos y pelo ensortijado peinado hacia atrás. Bajito, muy fuerte, de piel curtida por el sol y el salitre. Su voz era ronca y fuerte al parecer por el pregón que cantaba anunciando el producto que vendía así como el abuso del ron y los cigarros.

Tenía una pequeña chalupa (bote de fondo plano) con la cual se trasladaba al otro lado de la bahía con uno o dos de sus hijos llevando solo un poco de arroz, grasa, sal, anzuelos y cordeles; con esto último garantizaban el pescado para completar la magra dieta.

Llegados a aquellos inhóspitos terrenos hacían una pequeña construcción de madera y yagua para resguardarse de la lluvia y el roció. Entonces comenzaban a cortar el mangle para fabricar el carbón que después vendería Mario por las calles de Cienfuegos.

Vendrían a continuación los días del cuidado del horno para que no se “volara” y con ello perder todo el esfuerzo, el tiempo y los recursos invertidos. Concluido el proceso daban varios viajes con la chalupa atestada de sacos de carbón, a través de la rada, hasta completar la faena.

Me contó mi padre que en un juego de beisbol, en el antiguo estadio Trinidad y Hermanos, con la gradería repleta de público se produciría una jugada apretada en home: un corredor contrario venía a toda velocidad mientras un jardinero hacia un buen tiro, preciso, con tiempo. El receptor era Mario que se agachó preparado para el encontronazo y sucedió que aquel jugador tenía buenas cualidades atléticas, aprovechó la baja estatura y la posición del defensor que lo esperaba pelota en mano… ¡y lo saltó logrando llegar al plato, safe!

Read the rest of this entry »

 
Deja un comentario

Publicado por en 14/10/2015 en Uncategorized

 

Etiquetas:

UCLV. Reflexiones sobre un homenaje inesperado

Por Pedro Hernández Soto

Diploma al Che de Doctor Honoris Causa

Texto del fácsimil: Imagen del Escudo Nacinoanl. República de Cuba. El Rector de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas en uso de las facultades que le confieren los estatutos de esta Universidad y a propuesta del Claustro correspondiente, expide el presente Título de Doctor Honoris Causa en la Escuela de Pedagogía, al doctor Ernesto Guevara Serna, en virtud del acuerdo número 890 de fecha 1 de diciembre de 1959 del Consejo Universitario, en reconocimiento a sus altas virtudes cívicas y como ejemplo dignificante para futuras generaciones. En la Ciudad Universitaria Abel Santamaría, a los 28 días del mes de diciembre de mil novecientos cincuenta y nueve. Firman: Dr. Moreno de Ayala, Decano; Ilegible, Rector; y José Rojas, Secretario General

¿Qué tú le encuentras a la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas? Me preguntó el apreciado profesor Orlando I. Romero, en el nivel de confianza que acostumbramos a usar tan a menudo por divertirnos, cuando quejoso me reclamaba en conversación telefónica, el conocer por tercero, de mi viaje allá el pasado jueves 28 con regreso el 29.

No le di respuesta en aquel momento pues era mejor después, con calma y elementos más fuertes. Entonces se me ocurrió socializarla por esta vía y ya le llegará el correspondiente aviso por correo.

La primera de las razones es ser el lugar donde logré satisfacer mis anhelos personales de graduarme como profesional universitario. Lo valorarán mejor aquellos que no pudieron lograrlo en la época pre revolucionaria, también por causas económicas. De seguro lo aprecian con facilidad los miles de becarios nacionales, latinoamericanos y africanos, de diferentes carreras, que acoge Cuba desde 1960.

Recuerden –ya lo escribí en Café Mezclado- mi regreso a Cienfuegos, en 1956, con solo 17 años de edad, tras el cierre de la Universidad de La Habana. De todos modos debía ir de vuelta, tras haber gastado el dinero de un mes de estancia en una casa de huéspedes y esperar de modo infructuoso (¡Siempre tan soñador!) un nuevo envío de mis laboriosos padres, un modesto chofer de alquiler y una costurera.

Yo había olvidado que el dinero que me traje ($ 60.00) a esta urbe -en aquel entonces desconocida- donde debía encontrar trabajo pero no tenía familiares ni amigos, era producto de un préstamo hecho por Plácido Piñeiro,  comerciante vecino, dueño de la librería La Nueva.

Frustrado pero no vencido, aproveché el tiempo, estudié en mi ciudad natal y trabajé en centrales azucareros, hasta la reapertura de las universidades y completar en 1965 la carrera de ingeniero químico, en la universidad de la ciudad de Martha Abreu y el Che.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , ,

El mejor homenaje en el 51 cumpleaños de Vanguardia

Por Arturo Chang

Vanguardia se mantiene como semanario desde el comienzo del Período Especial. También publica como impresos el humorístico Melaíto,; Manantial, dedicado a los lectores de las serranías;, y El Santaclareño, para la capital provincial. Tiene su sitio digital: con Foros incluidos

Vanguardia se mantiene como semanario desde el comienzo del Período Especial. También publica como impresos el humorístico Melaíto,; Manantial, dedicado a los lectores de las serranías;, y El Santaclareño, para la capital provincial. Tiene su sitio digital con Foros incluidos

Cuando salió el primer número de Vanguardia  el 9 de agosto de 1962, tenía yo 10 años, y el principal reportaje de esa edición era la cooperativa pesquera enclavada en mi terruño natal, Casilda, en la actual provincia de Sancti Spíritus   .

Desde aquel entonces el diario circuló en el territorio de la provincia de Las Villas, hasta ser multiplicado a partir de la División Política Administrativa de 1976: en Villa Clara  ‎ (se mantuvo Vanguardia), Cienfuegos   (creó el 5 de Septiembre   ) y Sancti Spíritus (donde tuvo origen Escambray , del cual soy fundador).

Quiso la casualidad que estuviera este próximo pasado 9 de agosto –cincuenta y un años exactos después- en horas de la mañana, en esa entidad de captura de especies marinas.

Allí hablé con muchos conocidos a quienes tuve que redescubrir tras las venerables marcas del tiempo, todos de mi edad, 61 años o más, y sin ser una ceremonia, ni un acto, ni una actividad, rindieron homenaje al periódico Vanguardia, pues tanto los veteranos como los más jóvenes demostraron conocer esta publicación, los primeros porque lo recordaban desde los momentos fundacionales y los segundos por haberlo leído en viajes a Villa Clara.

¿Y saben qué? Pues que uno de ellos comenzó el espontáneo encuentro felicitándome por el aniversario del cincuentenario periódico, pues lo había oído por Radio Reloj, temprano en la mañana, y ahí fue donde arrancamos a hablar largo y tendido de los que aparecieron en aquel reportaje titulado “Son superadas en Casilda las metas de producción pesquera” de la edición fundacional y también del rotativo del cual fui corresponsal en las regiones del Escambray, Cienfuegos y Sancti Spíritus, y también reportero atendiendo zafra azucarera y luego agricultura, jefe de información y sub director por 10 años y director por 16 años hasta que ahora vuelvo a mis añoradas andanzas reporteriles.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: , , , , ,

La actual lucha contra el cáncer

Por Pedro Hernández Soto

Nuevo edificio  para Imagenología y otros servicios

Recién inaugurado edifico donde se prestan los servicios de Imagenología y otros

No voy a contar una historia rosa aunque, me alegra decirlo, no será de desgracias.

En este título trabajé mucho y creo lo logré, inicialmente tenía otro, demasiado fuerte era El cáncer, mi médico y yo, justo, verdadero, pues lo que nos separa a los entes que lo comienzan y terminan es, en la vida real, mi barrera protectora.

Ya me he referido a este profesional, el doctor Antonio Bouzó, con anterioridad. Forma parte del departamento de Urología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) u Hospital Oncológico, o sencillamente Oncológico, un bien dotado complejo médico fruto de la Revolución.

Casi acabo de salir de mi más reciente consulta, tras terminar de recibir diez sesiones de sueros oncológicos en la Sala de Quimioterapia Ambulatoria, bajo los cuidados de la doctora Yohana Flores.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: , , , , , ,

Abril: memoria de una época gloriosa

Por Alberto Rodríguez Arufe (Arufe)

Fecha sin precisar 1962. Arufe e Ismael Capote, ambos entonces cuadros del Comité Provincial de Las Villas de la UJC

Fecha sin precisar 1962. Arufe e Ismael Capote, ambos entonces cuadros del Comité Provincial de Las Villas de la UJC, intercambian en Santa Clara

La historia de una nación se conserva de diversas formas y de ello se encargan diferentes instituciones especializadas: documental, grafica, cinematográfica, musical grabada o en partituras, etc.

Además existe la memoria viva -en Cuba se ha incrementado con la extensión de la esperanza de vida de los cubanos que ya ronda los 80 años- permisora a las personas que mantengan las facultades mentales mantener la capacidad de guardar, recordar y transmitir vivencias e informaciones del pasado.

Abril es un mes que aviva los recuerdos de muchos compatriotas y particularmente de la generación protagonista, de una u otra manera, en el proceso de fundación de la Unión de Jóvenes Comunistas y la Organización de Pioneros, el enfrentamiento y victoria ante la invasión mercenaria de Playa Girón, la Crisis de Octubre y otros trascendentales momentos.

Tal vez la importancia y profundidad de estos acontecimientos en la historia más reciente de la nación cubana sea la razón principal que explique el porqué transcurridas ya cinco décadas de ocurridos, un grupo numeroso de antiguos dirigentes y cuadros de la AJR primero y la UJC después -durante los años 60 y 70 del pasado siglo-, conserven la tradición de encontrarse por esta época y, entre los achaques de la edad y un ambiente festivo y fraternal, compartir recuerdos y anécdotas de procesos y hechos que marcaron sus vidas para siempre

Participé recientemente en uno de esos encuentros tan sistemáticos y duraderos como no recuerde otros, que cada año reúne a varias decenas de ex dirigentes juveniles de la antigua provincia de Las Villas y sus herederas (Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus), quienes en diferentes momentos vinieron a trabajar y vivir en La Habana.

Esta actividad se celebra en la capital por iniciativa y voluntad propia de sus participantes se dedicó en esta ocasión al centenario del natalicio del compañero Arnaldo Milián Castro, quien, como máximo dirigente del Partido en Las Villas, desempeño de manera personal y directa un papel determinante en la educación y formación de numerosos cuadros jóvenes en los años que siguieron al triunfo de la Revolución.

Esta jornada no fue muy diferente a las anteriores, lamentablemente los años pasan de modo implacable, siempre debemos dedicar un minuto de silencio a compañeros que fallecieron y, después de los discursos y reconocimientos propios de la ocasión, en un ambiente festivo predominan los efusivos saludos entre personas que se aprecian y recuerdan pero que, en su mayoría solo se ven en estas oportunidades y poco a poco se van formando pequeños grupos donde se hacen cuentos y anécdotas (muchas veces repetidas) pero que tienen como denominador común evocar una época gloriosa a la que los participantes, con lealtad, pasión revolucionaria y desinterés, entregaron los mejores años de su juventud.

Cabe recordar que los primeros años de existencia de la AJR y la UJC coincidieron con momentos dramáticos y decisivos para la naciente revolución cubana, La invasión de Girón, la crisis de Octubre ,conspiraciones, bandas contrarrevolucionarias armadas y sabotajes sembrando el terror en diferentes territorios mientras los primeros efectos del bloqueo yanqui demandaban una permanente movilización y alta cuota de sacrificio de las fuerzas revolucionarias, en las que la organización juvenil se encontraba en la primera línea para en esas duras condiciones cumplir importantes misiones.

Fue así, en esas circunstancias, que la juventud cubana realizo la Campaña de Alfabetización, miles de jóvenes se incorporaron a las Milicias, una parte considerable se movilizó en la lucha contra bandidos y otros tantos engrosaron las filas de las FAR y los órganos especializados del MININT, para garantizar la defensa y la seguridad nacional a la vez que se cumplían otras importantes misiones en la producción y la educación, haciendo valida su consigna de Estudio, Trabajo y Fusil.

Nunca está de más una anécdota de las tantas que se recuerdan en estos encuentros para ilustrar las duras condiciones del trabajo de los cuadros de la UJC en aquella época: Estando ya en el Comité Provincial de la UJC de Las Villas, realicé una visita de trabajo al municipio de Cifuentes y después de un día de abundante actividad, cuando llegó la hora de dormir, los dirigentes del territorio me explicaron las malas condiciones de donde ellos lo hacían por lo habían resuelto un lugar algo mejor y, para mi sorpresa, resultó ser un calabozo de la estación de policía, con todas las características poco agradables de este peculiar e inesperado alojamiento.

Al día siguiente no pude dejar de visitar el alojamiento permanente para el descanso nocturno de los cuadros del municipio y resultó ser un garaje donde, entre manchas de grasa, viejas baterías y partes y piezas ya utilizadas, tenían unas pocas pertenencias personales y pernoctaban.

Sin dudas los representantes de las generaciones que mantienen esta unidad e identificación, tienen la convicción de que estuvieron en el lugar y el momento oportuno cuando la Patria los necesitó, recuerdan con orgullo las dificultades y los riesgos que compartieron y mantienen viva la memoria y un sentido de pertenencia con una época gloriosa y decisiva para la independencia y el socialismo en Cuba de donde extraigo una reflexión final: Que es importante que cada generación pueda encontrar una misión trascendente para el futuro de la Patria o de la humanidad, en la cual pueda realizarse, y llevar después, para siempre en su memoria con orgullo, por el resto de sus vidas.

 
2 comentarios

Publicado por en 26/04/2013 en Cuba, Historia, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,