RSS

Archivo de la etiqueta: Serie del Caribe

La 56 Serie Nacional de Beisbol, lecciones y experiencias

Por Pedro Hernández Soto

ciego-de-avila

En la reciente subserie entre Matanzas y Ciego de Ávila, efectuada el 10 y 11 de diciembre, se anotaron 57 carreras, conectaron 76 hits y cometieron 19 errores para promedios por juego de 19, 25 y 6 respectivamente

A punto de culminar la segunda etapa del más masivo espectáculo del país, los comentarios de muchos aficionados y determinados comentaristas especializados han subido de tono al descalificar decisiones tomadas en nuestro deporte nacional. No puedo afirmar lo mismo acerca de las opiniones de los imbricados más directamente en el juego, tales como atletas, entrenadores, árbitros, estadísticos y demás; las desconozco, sería saludable encuestarlos.

Las contrariedades son (así, en plural) varias y de diferente índole.

Existen desiguales tendencias en cuanto a estrategia para el desarrollo se refiere. Algo nocivo es que muchas de ellas tratan de llevar nuestro beisbol a los cánones de otros países sin tener en cuenta las diferencias entre sistemas sociales. Acá el deporte es un derecho del pueblo, de protagonistas y aficionados; y por tanto los escenarios para el desarrollo y disfrute deben ser, ante todo, inclusivos. La calidad de nuestro pasatiempo nacional se mide por el desempeño de nuestros atletas en nuestros terrenos, asunto ya tratado en Serie Nacional y Pelota cubanas por urgentes mejoras y también, además, en competencias internacionales. Lo subrayado me identifica con los opuestos por el momento a contratar jugadores extranjeros aunque el cumplimiento de estos principios no exime que copiemos experiencias ajenas para hacer más emocionante la competencia pero hasta ahí.

Una Serie Nacional de Beisbol (SNB) donde seis equipos juegan 90 encuentros y otros diez tan solo 45, solo facilita para la venidera, de modo general, una mayor diferencia cualitativa en el desempeño de los imbricados en la contienda. Nadie puede afirmar que los ausentes en la segunda etapa de la actual (casi dos terceras partes del total) eliminarán las insuficiencias que los separan de la sexteta clasificada.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La calidad de la pelota de Cuba

Por Pedro Hernández Soto

Cuba+Venezuela+Serie+del+Caribe+2014No iba a escribir sobre el tema, estaba demasiado molesto para hacerlo. Seguí los consejos de un viejo periodista que me aconsejó no llevar de inmediato al papel las frustraciones y otros desaguisados personales. Entonces, después de meditar bastante y escuchar opiniones de la gente del barrio, compañeros de Bohemia, aficionados quienes me llamaron desde Villa Clara y los más reputados comentaristas, me decido.

De nuevo perdimos, ahora en la Serie del Caribe. Perdió Cuba, no perdió una provincia. Tan es así que el amargor ha sido nacional. No fracasó un director, ni el equipo se preparó mal, ni los refuerzos fueron mal escogidos, solo sucedió que esa pelota demostró ser superior a la nuestra en muchísimos aspectos.

Me niego a sobredimensionar nuestra presencia per se: al final fue un fiasco. No es ganar, no llego allá, lo cierto es que poco le aportó al espectáculo y estuvo muy lejos de las expectativas de locutores, narradores y aficionados, nacionales y extranjeros. Me niego a analizar juego por juego y el desempeño personal, no son más que efectos y pienso que mucho más importantes son las causas. Ahí puede está la erradicación de las diferencias que nos empequeñecen.

Read the rest of this entry »

 
3 comentarios

Publicado por en 13/02/2014 en Béisbol, Cuba, Deporte, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , ,

¿Aterrizó un OVNI en La Habana?

Era la pregunta que pudo hacerse quien sobrevolara bien alto la capital de Cuba, en la noche de ayer viernes 17 de junio de 2011, al ver en pleno municipio de El Cerro, un iluminado cuadrado de color verde brillante, con trazos simétricos, destino de seres que ingresaban presurosos.

El error era justificado pues a lo largo de casi dos años el estadio Latinoamericano había permanecido oscuro cada noche. Lo visto por ese virtual viajante se correspondía con la alegría de todos los cubanos al ver la inauguración del nuevo sistema de luces del más importante e histórico estadio de béisbol.

El béisbol es uno de los pocos acontecimientos que divide a los cubanos. ¡No se le ocurra abrir la gaveta sobre qué equipo es mejor o se merece el campeonato nacional! ¡Tampoco la referida a cual lanzador o jugador -ofensivo o defensivo- es el de mejor cualidades, el más destacado! ¡Entonces la discusión será eterna, en el más alto volumen posible y cada vez con  mayor cantidad de opinantes! Pero en cuanto a que el estadio Latinoamericano es algo propio, importante y único, no hay discusión.

Para todos los nacionales -no importa donde usted haya nacido o esté residiendo-, y no pocos extranjeros, al Latino (como comúnmente lo llamamos)  lo envuelve un hálito litúrgico, es salón de fiestas e iglesia, esquina de barrio y congreso, útil herramienta y monumento, destino y punto de partida.

Es la justa respuesta popular a ser testigo y protagonista de importantes hechos y eventos, enraizados hasta lo más profundo en la conciencia de este pueblo, trabajador y patriota. Algunos de esos momentos los relaciono a continuación:

– Fue construido para albergar la Liga Cubana Profesional de Béisbol, se  denominó Grand Stadium de La Habana y pasó a  ser el mayor de Cuba, superando a La Tropical, hoy nombrado Pedro Marrero en honor al obrero cervecero caído en el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953.

– El también bautizado por el pueblo como Stadium del Cerro costó cerca de dos millones de pesos  a un grupo de accionistas encabezados por Bobby Maduro (dueño del equipo Cienfuegos), reunidos como Compañía Operadora de Estadios S. A. Hubo atrasos en la apertura por problemas en su terminación (entre ellos el sistema de iluminación)  y en la fecha inaugural todavía faltaban por techar las graderías del ala izquierda y finalizar las gradas de sol.

– El estadio La Tropical, propiedad de la firma cervecera de igual nombre, se había inaugurado en 1929 para la celebración de los II Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, a efectuarse en 1930. Albergó la importante Liga Cubana de Béisbol hasta que ambos no resistieron la presencia de la nueva organización beisbolera, más fuerte, y en moderno estadio. Aquí se habían efectuado las vistosas Series Mundiales Amateurs de Béisbol desde 1939 hasta 1943.

– El  26 de octubre de 1946 ante unos 31 mil asistentes se efectuó el juego inaugural del Grand Stadium de La Habana entre los azules Alacranes del Almendares y los verdes Elefantes de Cienfuegos. Se asegura que era la mayor cantidad de cubanos reunidos hasta aquel momento. Los primeros ganaron nueve por uno; el lanzador victorioso fue Jorge Comellas y el derrotado el venezolano Alejandro Carrasquel.

– Aquel campeonato lo alcanzaron de modo inesperado los Azules al vencer en los tres últimos desafìos de la temporada a los Rojos del Habana. El bateador de mayor promedio ofensivo fue el habanero Lou Klein del Habana (330) mientras que  el jugador más destacado fue el almendarista Max Lanier, lanzador zurdo que pertenecía al San Louis Cardinales.

– El Stadium de La Habana albergó La Liga Cubana de Béisbol hasta 1961, cuando se suspendió el profesionalismo en Cuba. Duraba desde octubre hasta febrero y era campo de entrenamiento de los peloteros firmados por el sistema de Grandes Ligas (eufemísticamente nombrado Béisbol Organizado como si las demás ligas no lo fueran). Nunca vi un contrato con los atletas pero si puedo decir que conocí de la inasistencia de varios ya anunciados.

– Fue la sede en 1949, 1953 y 1957 de la Serie del Caribe (béisbol profesional), entre los campeones nacionales de Puerto Rico, Venezuela, México y por supuesto Cuba.

– En octubre de 1952 el camagüeyano Kid Gavilán, campeón mundial de boxeo,  derrotó allí al retador Billy Graham, en el primer combate por un título mundial televisado desde afuera de los Estados Unidos.

– El 26 de noviembre de 1956 se produjo, durante un juego transmitido por televisión a todo el país, una pacífica protesta estudiantil encabezada por el entonces presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, y posterior mártir de la Revolución, José Antonio Echeverría, en contra del régimen de terror impuesto por el gobierno de Fulgencio Batista. La brutal golpiza de los agentes de las fuerzas represivas de la dictadura a los indefensos jóvenes fue vista por los cubanos.

– El estadio de El Cerro  fue escenario de destacados espectáculos musicales como los conciertos brindados por el cubano Ernesto Lecuona y el norteamericano Wladziu Valentino Liberace. También hubo corridas de toros, demostraciones de autos, patinaje sobre hielo y juegos de fútbol internacional. En 1960, durante la clausura del Congreso Latinoamericano de Juventudes, el primer ministro de Cuba, Fidel Castro Ruz, anunció la nacionalización de una serie de propiedades extranjeras y capitalistas

– En su terreno se jugó, el 14 de enero de 1962, el encuentro inaugural de la Primera Serie Nacional de Béisbol, dirimido entre los equipos Orientales y Azucareros. Y, hasta la fecha, es el terreno cubano que más juegos de series nacionales ha abrigado.

– En 1971, previo a la Serie Mundial de ese año a celebrarse en Cuba, el estadio –con el auxilio del trabajo de miles de voluntarios- fue cerrado circularmente con graderías, elevando capacidad hasta 55 mil espectadores.  A partir de entonces dispone de  todas las facilidades para fanáticos y atletas, incluyendo áreas de entrenamiento. Sus dimensiones son de 400 pies por el jardín central y 325 por los jardines izquierdo y derecho, resguardados por una cerca de unos 4 m de altura.

– El estadio Latinoamericano ha servido de sede a Campeonatos Mundiales, Juegos Panamericanos, Copas Intercontinentales y torneos Mundiales juveniles y de diferentes categorías. El 28 de marzo de 1999 fue sede del primer partido jugado después del triunfo de la Revolución cubana, entre un equipo de béisbol de las Grandes Ligas (Orioles de Baltimore), y el equipo nacional de Cuba.

– Es el único estadio –que yo conozca- que exhibe la estatua de un fanático. Me refiero a la que aparece en la gradería, sobre el dogout de tercera (“cueva” de los Industriales), del fallecido “Armandito el Tintorero”, el más entusiasta seguidor de los Azules y animador diario de sus apariciones hasta su desaparición física. El creador fue el escultor cubano Jose Villa Soberón,.

– Ayer, después de dos años, volvieron a encenderse luces en el Estadio Latinoamericano y pudimos disfrutar de un juego entre una selección y una preselección, conformadas por muchos de los mejores peloteros cubanos del momento, aunque la lluvia impidió su terminación.

Por último debo decirles algo para mí muy importante: al Latino le debo el descubrimiento de mis insuficiencias visuales. Les explico que en 1950 mi padre me trajo a La Habana, alquilado por unos amigos, a ver un juego del Cienfuegos versus el Habana. Avanzado el encuentro le pregunté ¿Cómo está el juego, Pello? Rápido me contestó: “Mira la pizarra, Pedrito”. Y a mi contesta de: “yo no veo los números”, decidió llevarme lo más pronto posible a la consulta del doctor Rodolfito Hernández, allá en la natal Perla del Sur.

Buenos, ya solo nos queda asistir al Estadio Latinoamericano de La Habana, a disfrutar del alumbrado que catalogan como el mejor de Cuba hoy. Cualquier noche juegan de nuevo. Allá nos vemos…

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,