RSS

Archivo de la etiqueta: Universidad de La Habana

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (IV): CRITERIOS DE UNA MUJER

Por Luis Machado Ordetx

mujer-escambray

Dora Gutiérrez Bacás, residente en Manicaragua, rebusca en su memoria y vuelve al pasado de un asentamiento poblacional con historias. (Foto: Luis Machado Ordetx).

En el valle que se extiende cuesta abajo en la loma de La Yaya, “Fidel mostró la genialidad de constructor y declaró que el sitio era envidiable” para los proyectos sociales y productivos del país. Ahora el dirigente cubano estaba en las estribaciones que sirven de antesala al Escambray, una geografía solitaria en la parte central de Cuba.

Su propósito: palpar las fuerzas renovadoras del entorno geográfico. Antes llegó a similares parajes en San Andrés de Caiguanabo, en Pinar del Río , y a los futuros pueblos ganaderos de La Habana y de territorios orientales. Ese fue su habitual estilo de trabajo: recorrer y conocer los lugares más insólitos y dialogar con sus habitantes anónimos.

En Manicaragua Dora Gutiérrez Bacás lo afirmó cuando la abordé como testigo de aquellos acontecimientos. Dio riendas sueltas a los recuerdos del surgimiento y desarrollo histórico de una comunidad dedicada a la explotación de vaquerías con equipos modernos para ordeños mecánicos. Nada tenía precedentes para el territorio villareño.

Razones tiene en el pronunciamiento. Casi vio nacer un asentamiento poblacional, y condujo las riendas de los estudios socio-económicos que impulsaron y velaron por el bienestar colectivo y la producción agropecuaria de un lugar que antes fue inhóspito, y ahora adicionaba desvelos económicos.

Desde marzo de 1971, por orientaciones del Comandante en Jefe, se organizó el Grupo de Desarrollo de Comunidades para asentamientos poblacionales, en fase de construcción o de unificación, surgidos con el triunfo de la Revolución. La mujer a quien presento formó parte indispensable de ese equipo.

Un censo de entonces determinó que existían 397 comunidades campesinas -bateyes azucareros o en proceso de integración y construcción-, y de inmediato Gutiérrez Bacás cursó una escuela en predios habaneros y se especializó en misiones sociales, administrativas y político-ideológicas con aquellos campesinos que vendrían a residir a La Yaya, enclave inicial en la base genética de La Vitrina, en Mataguá.

—¿Cómo entendían ustedes la comunidad?, indago. Ella, ahora con 78 años, echa una sonrisa tierna y rememora los tiempos en los cuales laboró en Jibacoa  y Alamar, en La Habana, y dirigió similar proceso en 23 asentamientos poblacionales de la serranía villareña.

—Es un fenómeno difícil de explicar. Hoy no es así por determinadas decisiones. La comunidad era una unidad político-administrativa de gobierno local y desapareció un tiempo después de la elección de los delegados de circunscripciones. Creo que una actividad no interfería con la otra. Era el criterio de Fidel. Había una distinción en los territorios, en la modernización de la agricultura, o en optimizar los recursos del suelo, y educar en tecnologías y comportamiento social. Todo tributaba a alcanzar eficiencia en la gestión productiva de los ganaderos.

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

UCLV. Reflexiones sobre un homenaje inesperado

Por Pedro Hernández Soto

Diploma al Che de Doctor Honoris Causa

Texto del fácsimil: Imagen del Escudo Nacinoanl. República de Cuba. El Rector de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas en uso de las facultades que le confieren los estatutos de esta Universidad y a propuesta del Claustro correspondiente, expide el presente Título de Doctor Honoris Causa en la Escuela de Pedagogía, al doctor Ernesto Guevara Serna, en virtud del acuerdo número 890 de fecha 1 de diciembre de 1959 del Consejo Universitario, en reconocimiento a sus altas virtudes cívicas y como ejemplo dignificante para futuras generaciones. En la Ciudad Universitaria Abel Santamaría, a los 28 días del mes de diciembre de mil novecientos cincuenta y nueve. Firman: Dr. Moreno de Ayala, Decano; Ilegible, Rector; y José Rojas, Secretario General

¿Qué tú le encuentras a la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas? Me preguntó el apreciado profesor Orlando I. Romero, en el nivel de confianza que acostumbramos a usar tan a menudo por divertirnos, cuando quejoso me reclamaba en conversación telefónica, el conocer por tercero, de mi viaje allá el pasado jueves 28 con regreso el 29.

No le di respuesta en aquel momento pues era mejor después, con calma y elementos más fuertes. Entonces se me ocurrió socializarla por esta vía y ya le llegará el correspondiente aviso por correo.

La primera de las razones es ser el lugar donde logré satisfacer mis anhelos personales de graduarme como profesional universitario. Lo valorarán mejor aquellos que no pudieron lograrlo en la época pre revolucionaria, también por causas económicas. De seguro lo aprecian con facilidad los miles de becarios nacionales, latinoamericanos y africanos, de diferentes carreras, que acoge Cuba desde 1960.

Recuerden –ya lo escribí en Café Mezclado- mi regreso a Cienfuegos, en 1956, con solo 17 años de edad, tras el cierre de la Universidad de La Habana. De todos modos debía ir de vuelta, tras haber gastado el dinero de un mes de estancia en una casa de huéspedes y esperar de modo infructuoso (¡Siempre tan soñador!) un nuevo envío de mis laboriosos padres, un modesto chofer de alquiler y una costurera.

Yo había olvidado que el dinero que me traje ($ 60.00) a esta urbe -en aquel entonces desconocida- donde debía encontrar trabajo pero no tenía familiares ni amigos, era producto de un préstamo hecho por Plácido Piñeiro,  comerciante vecino, dueño de la librería La Nueva.

Frustrado pero no vencido, aproveché el tiempo, estudié en mi ciudad natal y trabajé en centrales azucareros, hasta la reapertura de las universidades y completar en 1965 la carrera de ingeniero químico, en la universidad de la ciudad de Martha Abreu y el Che.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , ,