RSS

Archivo de la etiqueta: Roberto González Quesada

Pedro de la Hoz, ¿quién le debe a quién?

Por Pedro Hernández Soto

CUBA-LA HABANA-PRESIDE DÍAZ-CANEL ACTO DE ENTREGA DE LOS PREMIOS NACIONALES DE PERIODISMO

Fue la tercera vez. En esta ocasión yo seguía con atención sus palabras dadas a nombre de los galardonados con el Premio  Nacional José Martí por la Obra de la Vida -el pasado viernes 10 de marzo en el Mausoleo conmemorativo del Apóstol de Cuba– que confiere, con particular celo, cada año, la Unión de Periodistas de Cuba. Le habían dejado la “pista” caliente pues, rompiendo el protocolo, la carismática doctora Isabel Moya,  actual directora de la Editorial de la Mujer, había dado un magnifico discurso.

Mientras le escuchaba me sentía orgulloso de haber trabajado junto a él y a la vez  trataba de hilar cuantos aspectos nos unían: la amistad entre nuestros progenitores allá en Cienfuegos,  la cercanía de los domicilios originarios, su llegada como recién graduado al periódico Vanguardia , la compartida cobija profesional que nos brindó ese gran periodista que fue su tío Roberto González Quesada -tronco fundacional y prestigiado del diario Vanguardia a quien sobre nombrábamos El Patriarca-, los avatares de las ediciones diarias en aquellos difíciles tiempos de la implantación de las Tesis y Resoluciones del 1er. Congreso de Partido, y las magníficas relaciones estrechadas desde entonces cada día más. Cuando aquello era delgado, su voz juvenil, igual de inquieto y polémico, y dejaba asomar el talento que desarrollaría en muy poco tiempo.

Días antes me había enviado una invitación al acto con la petición que asistiera sin falta. Supuse una agradable trampa, algo que acostumbra pues lo había hecho con anterioridad. Así, en un momento de su discurso mencionó con nombre y apellidos a varias personas que a su entender fueron decisivas en su desarrollo: “…mi tío Roberto González Quesada, distinguido también con el Premio Nacional de Periodismo José Martí; Armando Hart, Pedro Hernández Soto, Enrique Román, la indómita Marta Rojas, mi amigo Miguel Barnet y mi compañera Virginia Alberdi…”.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nativos e Inmigrantes en las NTI (+ Video)

Por Arturo Chang

Nativo e Inmigrante digitales operan  dispositivos

Nativo e Inmigrante digitales. Ilustración cortesía de Roberto Figueredo

No sé definir si esto es un comentario, un artículo, un reportaje o un comentartículo, un artireportaje o un comenartireportaje, pero de lo que sí estoy seguro es que no lo hubiera podido escribir así como cumplo este encargo editorial, ni con las máquinas de escribir eléctricas, ni tampoco con las mecánicas  Underwood  o Robotron y mucho menos con la querida Remington de la década del 40.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: ,

Entre amigos y fantasmas

El viaje fue tan rápido como en realidad quería. El eficiente Ernesto nos condujo seguros y expeditos, el miércoles 8, desde La Habana hasta Santa Clara. Los pasajeros éramos Tubal Páez, presidente de los periodistas cubanos,  y el escribiente, para participar en la actividad central por el aniversario 50 de la aparición del periódico Vanguardia.

Mi objetivo era llegar pronto para saludar a quienes en un momento crucial me ayudaron a llevar adelante la dirección del diario; a los amigos, unos retirados y otros en activo,  que pusieron o ponen en algún momento el hombro en el progreso de la publicación y fortalecer el prestigio que exhibe en el país y sobre todo en la región central.

También pretendía rememorar, cerca de los lugares de los acontecimientos, a aquellos que ya no están entre nosotros, fantasmas buenos que seguro reirían a mandíbula batiente si pudieran leer el calificativo que hoy les doy.

Ellos me acompañaron todo el tiempo de viaje, sin arrastrar cadenas, ni tirar puertas ni dar lúgubres gritos, sino divirtiéndose y divirtiéndome, recordándome anécdotas, dándome cuero y hasta cantándome al oído cuartetas y rancheras, en una tarde serena, resplandeciente y calurosa, por un inmenso túnel verdeazul de campiña y cielo, a lo largo de 266 kilómetros de la Autopista Nacional, mientras el Peugeot de la presidencia nacional de la UPEC rodaba, repito, raudo y sin peligros.

Allá los cicerones fueron Félix Arturo (El Chino) Chang, director del rotativo, y José Antonio Fulgueiras, presidente de los periodistas villareños. Del  lugar del recibimiento –La Casa de la Prensa- nos llevaron al Hotelito de la CTC para alojarnos. Tras bañarnos y comer nos fuimos al Teatro La Caridad. Allí nos recibió un aluvión de saludos, abrazos, besos, de los convocados y las convocadas al acto.

Ya cómodamente sentados disfrutamos de un espectáculo muy bien concebido y realizado. En inteligente y sentida muestra sobre la creación del rotativo, se entremezclaron una brillante crónica, fotos de fundadores y otros trabajadores, y espléndidas ofertas musicales.

Entonces casi completé las imágenes de mis fantasmas buenos: allí estaban Roberto González Quesada; Raúl Castillo Rolo; René (el mecánico de linotipos); Pepe, el fotógrafo; Barreras (el de la estereotipia); Pérez Cuellar; el negro Andrés de Jesús, y otros. Claro, me faltaron: Sacerio; Ruano; Máximo; Sergio Machado; Roberto el chofer; Rafael, el jefe de piquera…

Me resta darle una calificación de la parte artística, bien compuesta y organizada: magnífica. Buenas voces, con colores propios, afinadas, acompañadas o no con instrumentos, animaron una noche donde brillaron un dúo y un quinteto (vocales) y un conjunto sonero, todos femeninos, y una solista.

Vino el discurso del Chino, contundente y corto, asentado en una selección de principios del periodismo, extraído de un editorial del entonces diario durante sus ediciones primigenias, a partir de una conferencia brindada a sus trabajadores por Blas Roca Calderío, director entonces del periódico Hoy.

Los organismos y organizaciones de la provincia reconocieron el quehacer de los realizadores del rotativo.  Sendos diplomas acreditaron las declaraciones. Por último, Julio Lima Corzo, primer secretario del Partido en la provincia, hizo entrega del enviado por el miembro del Buró Político Esteban Lazo Hernández.

Después un rápido ágape en la esplendorosa y bien cuidada mansión que alberga al Museo de Artes Decorativas. Y como colofón, una interesante plática en la Casa de la UPEC, donde participamos Lima, Tubal, Chang, Ángel Álvarez (exdirector de Vanguardia) y su familia, y un servidor, donde se habló durante un par de horas de múltiples temas: familias, trabajo político, periodismo, Revolución.

Por cierto, el joven primer secretario es una personalidad bien interesante: sencillo, inteligente, buen comunicador y con tremendo espíritu de superación: ¡ingresó al Partido como chofer!

Al otro día, bien temprano en la mañana, nos fuimos, junto a un nutrido grupo de agasajados, al imponente y querido Complejo Monumentario Ernesto Che Guevara. Realizamos allí, en un emotivo homenaje, el cambio de ofrenda floral al Guerrillero Heroico y su destacamento de refuerzo. Es un reconocimiento reservado solo a los colectivos que cumplen para con sus deberes con la Patria.  Pero ese momento es tan conmovedor que su descripción merece un trabajo especial. Se lo prometo.

El regreso fue igual que la ida pero demasiado pronto, me impidió disfrutar un poco más de la calidez de los villaclareños. Eso si, regresaron conmigo los fantasmas buenos que hicieron el periódico y los recuerdos de los amigos viejos y nuevos.

 
 

Etiquetas: , , ,