RSS

Archivo de la etiqueta: Café Mezclado

Arufe: Cuando un amigo se nos va

Por Pedro Hernández Soto

Arufe y su nieto Martin

Arufe con su nieto Martín al iniciar el curso escolar 2013-2014. Lea el trabajo Sentimientos en un amanecer de algarabías y amores

Los hijos varones, Silvio y Alberto, me lo habían advertido. Con la hembra, IIraya, hacía rato no coincidía.

-“El viejo está muy mal, ya casi no se levanta”, me dijo el primero en el más reciente encuentro que tuvimos.

¿Pero todavía lee?, pregunté, pensando en llevarle algún buen libro recién publicado a aquel insaciable lector.

-“No, tampoco lee” me contestó.

Me falta valor para ir a verlo, le afirmé, para que conociera la causa de la interrupción de aquellas acostumbradas tertulias semanales –al compás del Noticiero Nacional de Televisión- donde conversábamos sobre asuntos internacionales, nacionales, bien fueran de economía, geopolítica, militares o de inteligencia, o hasta también de las complejidades comunales y familiares.

El lunes 7 terminaba de alistarme para asistir a la graduación universitaria de mi nieta cuando Alberto me avisó por teléfono. Sus palabras fueron concisas, recias más que fuertes, como son los caracteres de los tres retoños de esa familia que supieron crear Alberto Rodríguez Arufe y la también recién desaparecida Hiraida Rodríguez Mondeja : “Pedro, el viejo acaba de morir. Te aviso de los primeros porque fuiste de sus mejores amigos”.

-“No hemos decidido aún lo que haremos”, fue la mentira piadosa con que me respondió a una pregunta de rigor.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: , , , , , ,

Un portacontenedores blanco en el horizonte

Por Pedro Hernández Soto

Flujo interno de los contenedores en el puerto de El Mariel para el tráfico por carreteras. Cubadebate

Flujo interno de los contenedores en el puerto de El Mariel para el tráfico por carreteras. Cubadebate

Amaneció cercano a la costa norte de la provincia de Artemisa, próximo y al este del puerto de El Mariel. Como de costumbre me tiré temprano de la cama. Estaba esclavizado por avanzar en la lectura de Tony Guiteras, un hombre guapo, obra de Paco Ignacio Taibo II, editado por la Editorial Ciencias Sociales, en 2007. Como puede apreciar me la debía hacía ya algunos años.

Todos dormían. En absoluto silencio traje una butaca hasta el balcón de aquel segundo piso, puse enfrente una silla con un almohadón para subir los pies y comencé a leer.

El paisaje alumbrado por aquellos rayos de sol únicos, era una paleta de verdes y azules, salpicada con construcciones modestas pero limpias, bien distribuidas, y el momento, en aquel pedacito infinitesimal de mundo, no podía ser más relajante.

Tras unos minutos algo me impelió a levantar la vista. Allá a lo lejos, casi llegando a la línea del horizonte, distinguí una figura blanca, llamativa por su altura, que al parecer navegaba.

En un principio lo creí un velero muy grande y recordé de la juventud, la preferencia por el texto Una vela blanca en el horizonte, de Valentin Kataiev, publicado por el Instituto Cubano del Libro, en 1975.

Después, observando mejor, me di cuenta que era un barco de muy alto porte, con estructura superior casi blanca. ¡Cuánto lamenté entonces carecer de unos potentes binoculares!

No obstante intenté adivinar un portacontenedores que se aproximaba a nuestro nuevo puerto y su naciente Zona Especial de Desarrollo (ZEDM). Y como se dice: ¡Me afilé los dientes! Pronto estaría más cerca y podría apreciarlo en su real dimensión.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , ,

Once muertos: altísimo precio de la negligencia (+ Videos)

Por Pedro Hernández Soto

Botella con el rótulo de venenNo valieron del todo las previsiones pre vacacionales dadas de nuevo este año por las autoridades sanitarias y repetidas hasta la saciedad por la red de difusión, en cuanto a las recomendaciones para la compra e ingestión de alimentos, y la posible envenenamiento.

Las vacaciones estivales obligan a tomar medidas especiales en un clima de tan altas temperaturas, proclives para la rápida descomposición de los alimentos y la proliferación de virus, bacterias y hongos, que pueden causar severas intoxicaciones.

El fantasma del daño masivo ingresó por otras puertas. La del descuido en la custodia de los recursos del país; violación de las normas de seguridad para el cuidado, manipulación y almacenamiento de los productos que representan un peligro para la vida humana (me refiero a armamentos, explosivos, productos radioactivos y venenos); el robo; la receptación de productos de dudosa procedencia; el afán personal de lucro y la complicidad ante el delito.

Read the rest of this entry »

 
1 comentario

Publicado por en 06/08/2013 en Cuba, Política, Revolución, Salud, Sociedad

 

Etiquetas: , , , ,

En política siguen… pero en más de lo mismo

Hombres discuten

Ilustración cortesía de Roberto Figueredo

Hay pocas noches recibí en casa la visita anunciada de un amigo. Hacía tiempo que no nos veíamos, quizá más de cinco años. Fuimos jóvenes compañeros en las actividades universitarias, después vivimos cerca y el tiempo ha sido catalizador de afectos, preocupaciones y ayudas mutuas.

Llegó con “traje”, es decir “trajo” una botella de Añejo Habana Club. Mi hija se ocupó de los tostones y las charritas de plátano verde… y se armó “el cumbán”

Pronto la conversación derivó hacia los últimos acontecimientos personales. De los míos no les cuento pues los conocen, sino por la vía directa, de los principales a través de Café Mezclado.

Me relató de su reciente visita a La Florida.Conocíde avatares de pasaportes, visas, colas, entrevistas y toda esa parafernalia. Allá en Miami tiene una hija y ahora conoció a la nieta recién nacida. Por supuesto disfrutó encuentros con otros familiares y también amigos de los cuales se mantenía alejados. Observador, buen conversador y jodedor, sostuvimos una charla agradable, matizada por buenos tragos de ron con hielo y salpicada por comentarios sobre el juego de béisbol de turno, transmitido por la televisión cubana.

Su fina ironía me llevó por un mundo para mí poco conocido: la vida hogareña de los emigrantes nacionales de nuestra generación, que se fueron sin tener causas judiciales pendientes ni otras razones de peso que no fueran buscar desarrollo económico u otras supuestas libertades de “el primer mundo”.

Me contó mi amigo que tuvo no menos de diez afables recibimientos con comida incluida. El auditorio era a veces no solo el de los residentes en esa morada puesto que  se sumaban otros varios interesados en escuchar y rebatir a un cubano “de allá”.

El asunto, y aquí viene lo simpático, es que los dicentes se dividían en dos bandos bien definidos: defensores y atacantes del proceso revolucionario. Pero siempre, ineludiblemente, el tema era el mismo,la Revolucióncubana, Fidel, Raúl…

Casi al final del encuentro (y de la botella) me comentaba mi amigo: “…se fueron en su mayoría hablando pestes de la Revolución, ahora son otras, diferentes, sus preocupaciones y  ocupaciones de acuerdo a su vida actual pero tienen en el centro de sus pensamientos a Cuba, no escapan a la necesidad de discutir sobre los más diversos temas criollos, bien sean la economía, los valores morales, la salud, la educación, los deportes, el transporte, las religiones, las artes, las letras… a lo que se sumó hasta las posibilidades del hallazgo de petróleo por la Scarabeo 9”.

Continuó diciéndome: “…el día anterior a mi regreso, por si fuera poco fue casi un mitin lo que sufrí y no ‘estaba para eso’. Observaba como se dice ‘los toros, desde la barrera’, hasta que aquello se puso malo, malo… Tenía que cortar por lo sano aquellas discusiones entre ellos, interminables, que iban caldeando el ambiente de modo notable y les grité: ‘¡Señores por favor, para algo se fueron de Cuba, en política, siguen, pero…en más de lo mismo!’”.

 

Etiquetas: , ,