RSS

Archivo de la etiqueta: Escambray

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (VI): ARTE DESDE Y PARA EL PUEBLO

Por Luis Machado Ordetx

Fidel-entre-el-público

Fidel, detrás, un espectador histórico de La Vitrina, puesta pública durante una histórica visita al poblado ganadero de La Yaya, en las cercanías de Mataguá. (Foto Archivo de Vanguardia).

El arribo sorpresivo de un huésped nocturno demarcó una impronta estética, de acentuación particular. Ahora su propósito directo no eran las escuelas, los pueblos en construcción o los cambios en el rostro agropecuario del lomerío villareño. No obstante, todo asumía un vínculo determinado por las apreciaciones y tópicos de una dramaturgia incomparable para la época.

 

Allí los resortes de lo público y lo privado se rompieron. Las reiteradas estancias se prolongaron durante horas de valoración y debates. También de diálogos entusiastas y de compromisos intelectuales que llevó a los artistas a despojarse de la telaraña capitalina. Fue el torrente a la definitiva radicación en un territorio agreste, casi inexplorado apenas hacía un tiempo.

Constituyeron tres momentos determinantes, y no más. Todos convergieron en la trascendencia de un fenómeno de ruptura y continuidad del fundamento del espacio escénico, nutrido de tensiones económico-sociales particulares. Era la esencia de un muestrario teatral surgido con investigaciones propias de “cuanto ser viviente se moviera por las lomas”, como en cierta ocasión afirmó Sergio Corrieri, el baluarte de aquel equipo creativo.

Fidel, hombre de extrema sensibilidad, estaba nuevamente en las montañas. De cierta manera se veía atraído por el goce espiritual, y del diagnóstico de particularidades, de acentos reiterados y hasta antagónicos, de una realidad que se reconstruye desde el punto de vista artístico. Los baluartes descansaban en los repertorios temáticos. Todos, en principio, fueron estructurados por el Grupo Teatro Escambray, cuando a finales de 1968 desplegó rumbos itinerantes antes de asentarse de manera concluyente en La Macagua, punto geográfico de una mirada renovadora.

Con la casa a cuestas                  

Las visitas del Comandante en Jefe impregnaron perspectivas y compromisos con la hechura de un teatro con y desde el pueblo, el protagonista de aquellos sucesos históricos de la serranía. También dieron arraigo al colectivo. El actor y dramaturgo Sergio González González, incorporado a ese equipo de trabajo a partir de los meses iniciales de 1970, dejó una sucinta relatoría.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (IV): CRITERIOS DE UNA MUJER

Por Luis Machado Ordetx

mujer-escambray

Dora Gutiérrez Bacás, residente en Manicaragua, rebusca en su memoria y vuelve al pasado de un asentamiento poblacional con historias. (Foto: Luis Machado Ordetx).

En el valle que se extiende cuesta abajo en la loma de La Yaya, “Fidel mostró la genialidad de constructor y declaró que el sitio era envidiable” para los proyectos sociales y productivos del país. Ahora el dirigente cubano estaba en las estribaciones que sirven de antesala al Escambray, una geografía solitaria en la parte central de Cuba.

Su propósito: palpar las fuerzas renovadoras del entorno geográfico. Antes llegó a similares parajes en San Andrés de Caiguanabo, en Pinar del Río , y a los futuros pueblos ganaderos de La Habana y de territorios orientales. Ese fue su habitual estilo de trabajo: recorrer y conocer los lugares más insólitos y dialogar con sus habitantes anónimos.

En Manicaragua Dora Gutiérrez Bacás lo afirmó cuando la abordé como testigo de aquellos acontecimientos. Dio riendas sueltas a los recuerdos del surgimiento y desarrollo histórico de una comunidad dedicada a la explotación de vaquerías con equipos modernos para ordeños mecánicos. Nada tenía precedentes para el territorio villareño.

Razones tiene en el pronunciamiento. Casi vio nacer un asentamiento poblacional, y condujo las riendas de los estudios socio-económicos que impulsaron y velaron por el bienestar colectivo y la producción agropecuaria de un lugar que antes fue inhóspito, y ahora adicionaba desvelos económicos.

Desde marzo de 1971, por orientaciones del Comandante en Jefe, se organizó el Grupo de Desarrollo de Comunidades para asentamientos poblacionales, en fase de construcción o de unificación, surgidos con el triunfo de la Revolución. La mujer a quien presento formó parte indispensable de ese equipo.

Un censo de entonces determinó que existían 397 comunidades campesinas -bateyes azucareros o en proceso de integración y construcción-, y de inmediato Gutiérrez Bacás cursó una escuela en predios habaneros y se especializó en misiones sociales, administrativas y político-ideológicas con aquellos campesinos que vendrían a residir a La Yaya, enclave inicial en la base genética de La Vitrina, en Mataguá.

—¿Cómo entendían ustedes la comunidad?, indago. Ella, ahora con 78 años, echa una sonrisa tierna y rememora los tiempos en los cuales laboró en Jibacoa  y Alamar, en La Habana, y dirigió similar proceso en 23 asentamientos poblacionales de la serranía villareña.

—Es un fenómeno difícil de explicar. Hoy no es así por determinadas decisiones. La comunidad era una unidad político-administrativa de gobierno local y desapareció un tiempo después de la elección de los delegados de circunscripciones. Creo que una actividad no interfería con la otra. Era el criterio de Fidel. Había una distinción en los territorios, en la modernización de la agricultura, o en optimizar los recursos del suelo, y educar en tecnologías y comportamiento social. Todo tributaba a alcanzar eficiencia en la gestión productiva de los ganaderos.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FI­­­DEL EN EL ESCAMBRAY (III): PUEBLOS, CARRETERAS Y PRESAS

Por Luis Machado Ordetx

Fidel-sentado-en-una-roca-1

Fidel en la contemplación del paisaje del Oriente cubano. Similar propósito asumió cuando recorrió el Escambray en un período de transformaciones. (Foto: Archivo de Bohemia, 1965).

Al pasar por Loma Sitio hubo una orden de Fidel. De inmediato el jeep detuvo la marcha en un periplo que conduciría al Comandante en Jefe por zonas aledañas a la antesala serrana del centro del país. Era la mañana fresca del jueves 9 de abril de 1970, y con la comitiva que lo acompañaba tenía el propósito de llegar hasta Los Pinos, en Manicaragua  , asiento económico de la región Escambray.

Años atrás, en Topes de Collantes, había declarado: … ¡qué aburrida sería la tierra si no tuviera lomas!, pronunciamiento que reiteró y dejó sorprendidos a quienes lo guiaban en la travesía: Arnaldo Milián Castro y Nicolás Chaos Piedra, primeros secretarios del Partido en Las Villas y de la regional que inspeccionaría. De inmediato Fidel formuló una pregunta rápida al último de los dirigentes: ¿Cómo llegamos a la loma de La Yaya  ? Hubo silencio, casi sepulcral, sin aparentes respuestas y sí truncos encogimientos de hombros.

La anécdota está recogida por Chaos Piedra. Pertenece al testimonio que ofreció Jesús Guzmán Pozo, El Médico, cuando indagué sobre los inicios y desarrollo agropecuario y forestal de la serranía villareña, un sitio de cambios permanentes en períodos sucesivos. El Líder de la Revolución, a pesar del mutismo generalizado y de las lluvias recientes que anunciaban la primavera, no cejó en su empeño por escalar la elevación.

Fidel-Castro-reunido-1

Fidel reunido con pobladores de La Yaya. — El sábado 19 de febrero de 1972, en La Yaya, junto a una delegación de estudiantes chilenos, el líder de la Revolución cubana dejó inaugurada la comunidad La Yaya, primera de la Agrupación Genética del Escambray. (Foto: Archivo de Vanguardia).

El vehículo tuvo a sus espaldas a Curamagüey. “En Seibabo Fidel decidió introducirse por el viejo camino de San Juan de los Yeras rumbo a Jorobada. Imagino que en algún momento tuvo que caminar y atravesar el río Caonao en medio de una tupida geografía de montes vírgenes con yagrumas, majaguas, yayas -una madera sólida y flexible-, palmas reales, ceibas, mangos silvestres, marabuzales y hasta sembrados de caña”, alegó el ingeniero pecuario.

Desde la altura, ya en la cima de loma, el Líder de la Revolución divisó las cualidades del valle. Así surgió la idea de La Yaya, primer pueblo de la Agrupación Genética del Escambray, en las inmediaciones del antiguo ingenio Santa Catalina, cerca de la finca Progreso, en Cardoso, y a 3 kilómetros de Mataguá. Después vendrían otras comunidades: El Tablón, La Parra, Arimao, El Roble, La Sierrita, Aridanes y…

Sería el comienzo de cuatro bases lecheras establecidas a partir de 1972, entre las que se incluyó Managuaco, en Sancti Spíritus, y Cayama, en Sagua la Grande, los primeros puntos de firmezas ganaderas… Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (II): LA LUCHA CONTRA BANDIDOS

Por Luis Machado Ordetx

Elio-Jorge-Martínez

Elio Jorge Martínez, centenario miliciano y productor, residía en Manicaragua, y figuró entre los entrevistados para el libro Operación Jaula, escrito por José R. Herrera Medina, y publicado en 2008. (Foto: Manuel de Feria).

Elio Jorge Martínez cumplirá 102 años el próximo octubre. Es nativo de Calabazar de Sagua, pero hace décadas reside en Manicaragua. Allí fundó su familia y se quedó para siempre. Figuró como administrador de granjas agropecuarias y miliciano cazabandidos. Todavía sus recuerdos e ideas son tan cristalinas como el agua que emanan los manantiales del lomerío.

Fue de los hombres que a partir de 1960 estuvo en la Limpia del Escambray. Cursó instrucción militar en La Campana, donde aprendió, entre campesinos y obreros, la combinación de las operaciones tácticas con labores político-cultural.  Las clases las impartían “combatientes, algunos de la columna número 1 de Fidel, gente muy buena que nos enseñó el arte de pelear”, dijo.

Allí por vez primera vio al Comandante en Jefe, y como todos, recogió su saludo. “El 7 de septiembre, un día antes de salir los 18 pelotones de operaciones para perseguir a los bandidos, llegó a la escuela. Estaba encima de unos sacos llenos de arena, y dijo: …arrímense para acá que les voy a hablar: tengo que dar unos detalles que cumplirán, y atiendan bien. Ustedes van a llevar dinero para comprar todo lo que vayan a comer por ahí. Al campesino tienen que pagarle lo que compren, incluso darle un poquito más de lo que piden. No pueden meterse en ninguna casa, y sobre todo respetar las familias. Cuando divisen a los bandidos se tiran en el suelo y disparan al aire hasta que se entable el combate.

“Eso me sirvió mucho a mi porque una vez me topé con unos alzados y hubo tremendo volumen de fuego allá en Aguacate, y el humo de la pólvora se confundía con la neblina. Allí le di un tiro a Ismael (Látigo Negro) Heredia en una pierna. Enseguida salieron corriendo. Nosotros éramos pocos hombres.”

Jorge Martínez, de hablar pausado, recuerda cuando “en La Cariblanca, Fidel se montó en una mula y le regaló su camisa a un combatiente. Siempre fui forjado en la estirpe de Enrique Otero (Gallego) , Gustavo Castelllón (El Caballo de Mayaguara) y Puro Villalobos. Todos éramos rastreadores de bandidos. De esos hombres había muchos en todo en el Escambray. De lo contrario no se liquidaría el bandidismo y tampoco echaríamos pa´lante en todas las acciones militares y productivas que nos esperaban. En la Cariblanca estaban las mayores fuerzas de alzados. De allí, en la casa que le prestaron la mula, el Comandante se llevó para La Habana a un niño, y quería que se educara en la ciudad. Tremendo humanismo sintió la familia de Domingo Fuentes, un campesino agradecido de la Revolución.”

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (I): GÉNESIS DE UNA FUNDACION

Por Luis Machado Ordetx

Fidel-con-grupo-web-2

Comitiva que intervino en la reunión del 3 de abril de 1971 para el trazado del desarrollo ganadero en la regional Escambray. Guzmán Pozo (marcado con una flecha), no olvida un acontecimiento que marcó un antes y un después en su labor profesional: fueron años intensos en sus investigaciones agropecuarias. (Foto: Cortesía de Guzmán Pozo).

Con planos, a veces corregidos en la premura del tiempo, Fidel llegó a las inverosímiles geografías del Escambray para instaurar una esperanza. A partir de marzo de 1959 los rostros guajiros, surcados de arrugas, se iluminaron. Los titulares de los rotativos especificaban: ¡La tierra es suya!, una sentencia recordatoria de celebraciones de Congresos Campesinos y recorridos del líder de la Revolución por zonas de Pinar del Río, la Ciénaga de Zapata, el centro villareño y Camagüey, lugares menos conocidos a partir de la epopeya combativa de la Sierra Maestra.

El 10 de octubre de ese año, desde un secadero de café en El Nicho, el Comandante Camilo Cienfuegos interviene en el Primer Congreso Campesino del Escambray. Desarticula las artimañas de algunos “politiqueros”, y defiende el derecho a la posesión de la tierra que el Che entregó durante su campaña guerrillera. También anuncia que pronto Fidel estará en las alturas de Guamuhaya, al sureste villareño. Allí había un territorio idóneo, casi inhóspito, para desarrollar todos los conceptos económico-sociales que requería el país.

El terreno tenía unos 4295 km2 de superficie. Era una las 58 regiones de las entonces provincias cubanas. Durante años formó parte, casi permanente, de los desvelos del Comandante en Jefe por desencajar de manera radical el entorno de aquellas 12 antiguas y atrasadas municipalidades.

A partir de 1960 se crean las primeras Granjas del Pueblo con el Plan Especial Escambray, dedicado al fomento y desarrollo agropecuario, y en menos de dos años la hidroeléctrica Hanabanilla, con asesoramiento de especialistas checos, efectuó sus primeras pruebas de funcionamiento para la entrega de 56 millones de kilowatts-hora, como mínimo.

El panorama desolador de aquellos lugares comenzó a cambiar, mientras el pueblo uniformado desarticulaba bandas contrarrevolucionarias. No quedaba otra opción que trabajar por el día y vigilar por la noche, como combatiente, para defender los intereses colectivos.

A finales de 1962 se celebra la Primera Feria Agropecuaria de Manicaragua. En la Ciénaga de Zapata Fidel acude a idéntico certamen, pero del Carbón, con exhibición de los logros económico-sociales registrados hasta el momento. Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El mejor homenaje en el 51 cumpleaños de Vanguardia

Por Arturo Chang

Vanguardia se mantiene como semanario desde el comienzo del Período Especial. También publica como impresos el humorístico Melaíto,; Manantial, dedicado a los lectores de las serranías;, y El Santaclareño, para la capital provincial. Tiene su sitio digital: con Foros incluidos

Vanguardia se mantiene como semanario desde el comienzo del Período Especial. También publica como impresos el humorístico Melaíto,; Manantial, dedicado a los lectores de las serranías;, y El Santaclareño, para la capital provincial. Tiene su sitio digital con Foros incluidos

Cuando salió el primer número de Vanguardia  el 9 de agosto de 1962, tenía yo 10 años, y el principal reportaje de esa edición era la cooperativa pesquera enclavada en mi terruño natal, Casilda, en la actual provincia de Sancti Spíritus   .

Desde aquel entonces el diario circuló en el territorio de la provincia de Las Villas, hasta ser multiplicado a partir de la División Política Administrativa de 1976: en Villa Clara  ‎ (se mantuvo Vanguardia), Cienfuegos   (creó el 5 de Septiembre   ) y Sancti Spíritus (donde tuvo origen Escambray , del cual soy fundador).

Quiso la casualidad que estuviera este próximo pasado 9 de agosto –cincuenta y un años exactos después- en horas de la mañana, en esa entidad de captura de especies marinas.

Allí hablé con muchos conocidos a quienes tuve que redescubrir tras las venerables marcas del tiempo, todos de mi edad, 61 años o más, y sin ser una ceremonia, ni un acto, ni una actividad, rindieron homenaje al periódico Vanguardia, pues tanto los veteranos como los más jóvenes demostraron conocer esta publicación, los primeros porque lo recordaban desde los momentos fundacionales y los segundos por haberlo leído en viajes a Villa Clara.

¿Y saben qué? Pues que uno de ellos comenzó el espontáneo encuentro felicitándome por el aniversario del cincuentenario periódico, pues lo había oído por Radio Reloj, temprano en la mañana, y ahí fue donde arrancamos a hablar largo y tendido de los que aparecieron en aquel reportaje titulado “Son superadas en Casilda las metas de producción pesquera” de la edición fundacional y también del rotativo del cual fui corresponsal en las regiones del Escambray, Cienfuegos y Sancti Spíritus, y también reportero atendiendo zafra azucarera y luego agricultura, jefe de información y sub director por 10 años y director por 16 años hasta que ahora vuelvo a mis añoradas andanzas reporteriles.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: , , , , ,

Hay ladrillos en Las Tunas… y más baratos

Fabricación artesanal de ladrillos

Fabricación artesanal de ladrillos. Foto tomada de Cubadebate

Regresaba la otra tarde del Oncológico, tras imponerme el sétimo suero (solo me faltan tres para terminar este ciclo), cuando decidí saludar amigos y vecinos, en las dos mesas de dominó que se arman cada mediodía junto a las puertas del mercado del edificio donde vivo.

Me sumergí en esa pura estampa criolla seguro de que vendría alguna pregunta al menos sobre un asunto de actualidad: el proceso eleccionario en Venezuela, la situación en Siria e Irán (en fin en el Medio Oriente) o en la península de Corea. Valoré también que quizá me pidieran evaluaciones acerca de la situación económica de Cuba o la figura de Miguel Díaz Canel, nuevo vice presidente primero del Consejo de Estado.

Cuál no mi sorpresa cuando me espetaron casi sin dejarme llegar: Periodista, ¿Usted a leído en la segunda página del periódico Granma del miércoles 20, la información relacionada con la producción de ladrillos en Tunas? ¿Cómo es que los particulares hacen más ladrillos y más baratos que el gran complejo estatal?

La duda no me sorprendió. Durante mi estancia en la sala de espera de Quimioterapia  ambulatoria del citado centro hospitalario, y gasté un CUP  , en comprar a un revendedor ambulante un ejemplar de ese diario.

La recordé de inmediato. Era cierto, aparecía firmada por el magnífico profesional y mejor amigo Pastor Batista Valdés, en cabeza de plana, a la derecha, con foto al final, y en cuanto la leí, me asaltó esa incertidumbre.

A Pastor lo conocí aquí en La Habana, a través del hoy reconocido periodista y cronista José Antonio Fulgueira, cuando casi recién graduados, a mediados de la década de los años 80, en unión de otros jóvenes se preparaba para ir a cumplir misión en Angola, en funciones de corresponsales de guerra. Recién lo vi el pasado año, cuando asistí en nombre de la delegación de base de Bohemia,  a las festividades de su natal provincia de Las Tunas por ser ganadora absoluta en la emulación de 2011, de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC. Su atención fue tan cariñosa y respetuosa como siempre.

Sin darle vueltas al asunto contesté a mis compañeros, con rapidez, que tenía igual perplejidad y no la respuesta, pero la averiguaría; y tras saludar a todos me concentré en desarrollo de la data que casi llegaba a su final.

De inmediato subí a la casa y consulté por teléfono a un gran conocido que en su vida profesional –como primer paso en la dirección de centros productores de materiales la construcción-, administró un tejar (N. de la R. Fábrica de materiales de la construcción a partir de barro cocido tales como ladrillos de diferentes tamaños y formas, tejas, racillas y tuberías de diferentes diámetros, entre otros),  ubicado allá por las estribaciones del macizo montañoso del Escambray villaclareño.

No podía demorar en encontrar una respuesta y darla a los “dominoseros”. De seguro algunos jodedores esperarían la rapidez y fiabilidad de mi respuesta y, de no cumplir sus expectativas, darme cuero durante largo tiempo.

Mi fraterno me contestó al instante y preciso: Mira Pedro, no he leído la información pero ante todo puedo decirte, con plena conciencia, que ese es un territorio con muy larga experiencia en la producción artesanal de ladrillos, allí sin dar una patada aparecen productores de tales elementos, son familias enteras en el giro y las tecnologías se pasan de padres a hijos; además son abundantes los yacimientos de barro y  caolín.

Y continuó: son tantos, que el volumen que aportan es considerable y más barata su producción porque no necesitan usar energía eléctrica para amasar y secar esas exiguas cantidades de productos intermedios, utilizan la animal y, en algunas instalaciones, hasta la humana.

También habría que ver cuantas excepciones disfrutan en los pagos de insumos e impuestos. Y se extendió: aseguran, no me consta, que en múltiples ocasiones sus productos no tiene la calidad necesaria para construcciones duraderas ni con seguridad ilimitada para las vidas humanas y los bienes de la sociedad. Es bueno que sepas que no tienen laboratorios para medir los parámetros imprescindibles de la producción terminadas y solo disponen de sus apreciaciones, puramente subjetivas.

Fue todo lo que me dijo, pienso que suficiente. No pocos de esos elementos aparecen también en la información de Granma. Por supuesto, de inmediato bajé y por encima de los gritos de las discusiones se los hice saber todo.

Quedé bien. Y su usted amigo internauta no lo conocía ahora lo sabe. El título mío es pura coña. Y si no ha leído el trabajo de Pastor Batista, búsquelo desde las siguientes líneas y hágalo, está interesante.

Trabajo relacionado:

Hay ladrillos en Las Tunas

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,