RSS

Archivo de la etiqueta: Béisbol

La 56 Serie Nacional de Beisbol, algunas realidades

Por Pedro Hernández Soto

livan-moinelo

El pinareño Liván Moinelo realizó un relevo perfecto en la victoria de Matanzas sobre Granma durante el juego disputado ayer

Nuestro más importante pasatiempo nacional ha mostrado en esta oportunidad una nueva estructura.  Ya lo han visto, una etapa eliminatoria de 45 juegos donde clasificaron seis equipos del conglomerado de 16 que la iniciaron, para dar paso a unas semifinales de cuatro y después dos disputar el campeonato.

Es decir que los atletas de diez conjuntos, cerca de 300, tomaron parte en solo 45 encuentros o menos. Si tenemos en cuenta que estos se forman en una estrecha relación entrenamiento-competencia esta es una seria debilidad del torneo organizado este año. Y, al parecer, soplan vientos peores pues se anuncia para próximos eventos que en la segunda parte del torneo solo estarán los cuatro ocupantes de los primeros lugares de la primera.

Pienso en los equipos que fueron excluidos de la competencia. A sus integrantes, que no fueron escogidos como refuerzos, solo han tenido la alternativa de jugar a los varios meses en las provinciales, una categoría muy inferior en calidad y mucho más corta que la exhibida en la 56 Serie Nacional de Beisbol. Su competitividad no habrá aumentado y estarán en mayor desventaja en la número 57, con relación a los seis participantes de la segunda parte de la actual contienda. Es el momento de preguntarse: ¿Es la forma de desarrollar más y mejores peloteros?

Read the rest of this entry »

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11/01/2017 en Cuba, Deporte, Salud, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La 56 Serie Nacional de Beisbol, lecciones y experiencias

Por Pedro Hernández Soto

ciego-de-avila

En la reciente subserie entre Matanzas y Ciego de Ávila, efectuada el 10 y 11 de diciembre, se anotaron 57 carreras, conectaron 76 hits y cometieron 19 errores para promedios por juego de 19, 25 y 6 respectivamente

A punto de culminar la segunda etapa del más masivo espectáculo del país, los comentarios de muchos aficionados y determinados comentaristas especializados han subido de tono al descalificar decisiones tomadas en nuestro deporte nacional. No puedo afirmar lo mismo acerca de las opiniones de los imbricados más directamente en el juego, tales como atletas, entrenadores, árbitros, estadísticos y demás; las desconozco, sería saludable encuestarlos.

Las contrariedades son (así, en plural) varias y de diferente índole.

Existen desiguales tendencias en cuanto a estrategia para el desarrollo se refiere. Algo nocivo es que muchas de ellas tratan de llevar nuestro beisbol a los cánones de otros países sin tener en cuenta las diferencias entre sistemas sociales. Acá el deporte es un derecho del pueblo, de protagonistas y aficionados; y por tanto los escenarios para el desarrollo y disfrute deben ser, ante todo, inclusivos. La calidad de nuestro pasatiempo nacional se mide por el desempeño de nuestros atletas en nuestros terrenos, asunto ya tratado en Serie Nacional y Pelota cubanas por urgentes mejoras y también, además, en competencias internacionales. Lo subrayado me identifica con los opuestos por el momento a contratar jugadores extranjeros aunque el cumplimiento de estos principios no exime que copiemos experiencias ajenas para hacer más emocionante la competencia pero hasta ahí.

Una Serie Nacional de Beisbol (SNB) donde seis equipos juegan 90 encuentros y otros diez tan solo 45, solo facilita para la venidera, de modo general, una mayor diferencia cualitativa en el desempeño de los imbricados en la contienda. Nadie puede afirmar que los ausentes en la segunda etapa de la actual (casi dos terceras partes del total) eliminarán las insuficiencias que los separan de la sexteta clasificada.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Llegó el 2014. ¿Qué esperamos y qué hacer?

Por Alberto Rodríguez Arufe

bandera cubana

La bandera cubana seguirá ondeando libre, triunfante, invencible

Siempre la llegada de un nuevo año nos hace reflexionar y de alguna manera pasar balance de cómo nos fue en el terminado así como la espera y deseos del recién comenzado. Las aspiraciones suelen ser muy variadas si bien por lo general todos coincidimos en querer para nosotros y desear a los demás buena salud, paz y prosperidad, a la vez que aspiramos a que sea mejor que el anterior.

Y mientras suenan los tambores de Laritza Bacallao, bailamos otros éxitos del momento con Decemer Bueno y Marc Antony, nos unimos con Arnaldo y su talismán para desear la felicidad de todos los cubanos. Esto también nos lleva a pensar qué podemos esperar y qué hacer para convertir esos esperanzas en realidades.

La celebración del 55 aniversario del triunfo de la Revolución y la pasada sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular fueron los escenarios mas apropiados para tomar conciencia que entramos en un momento decisivo y de mayor complejidad en el proceso de actualización del modelo económico que vive nuestro país, cuando serán abordados asuntos tan delicados como los ajustes imprescindibles en la relación entre productividad y resultados del trabajo, salarios y precios, la unificación cambiaria y monetaria, la impostergable dinamización y mayor autonomía de las empresas estatales, y la progresiva consolidación de las nuevas formas de gestión no estatal en la mayoría de los sectores de la economía.

Ha comenzado el año con los ecos que deja la reñida primera etapa de la Serie Nacional de Beisbol -la pasión de los cubanos-, y con los más diversos pronósticos sobre quienes serán los finalistas de la etapa decisiva.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: , , , , , , , ,

La Cuba que acogerá al Papa

El Papa Benedicto XVI

El Papa Benedicto XVI

Siempre días como estos me hacen recordar mi adolescencia. Tenía 11 años cuando un amigo me invitó a inscribirme en la Agrupación Mariana de Monserrat, dirigida por los hermanos jesuitas, radicados en el impresionante edificio de cuatro plantas que poseían en la manzana comprendida entre las calles de Cid, San Fernando, Gloria y San Carlos, allá en el natal Cienfuegos. Mi hermana, a tono con aquella sociedad cubana de los años 50, perteneció a la congregación que le tocaba, la de mulatas: Hijas de la Caridad.

Fueron un par de años de misas dominicales y sesiones catequistas pero sobre todo de juegos de béisbol con guantes, bates y pelotas a los cuales yo no tenía otra manera de acceder. Después vino el distanciamiento de la fe católica, mucho antes del triunfo de la Revolución. En esto fueron decisivos el trabajo ideológico de mi padre e insatisfacciones.

El final de mis creencias religiosas fue el conocimiento filosófico que nos trajo el triunfo de la Revolución. Además, tenía yo muchas otros intereses, para mí más importantes, de las cuales ocuparme. Por otra parte, la posición y acciones contrarrevolucionarias de las  jerarquías de la Iglesia Católica y algunas sectas, me distanció.

Debo confesarles que en mi casa había dos estatuillas de tamaño apreciable, una de San Lázaro y otra de Santa Bárbara. A esta última, en una época de bonanzas se le compró corona, espada y copa, bañadas en oro; cada viernes se le ponía una manzana, miel, grageas y platanitos. En diciembre era el velorio a San Lázaro. En otras oportunidades venía una santera llamada María para hacer misas espirituales a los muertos para resolver problemas a los vivos.

En estos días, por segunda vez para Cuba, nos visita un Papa y evoco mucho la interesante liturgia católica y otros pasajes relacionados con las creencias religiosas.

Tampoco puedo olvidar lo ocurrido durante la larga confrontación iniciada cuando muchos sacerdotes se convirtieron en activos militantes de grupos contrarrevolucionarios, apoyaron actos terroristas, protegieron organizaciones y bandas de alzados en las montañas del país;  impulsaron el miserable plan Peter Pan para la salida de Cuba hacia los Estados Unidos de miles niños, sin sus padres, todo ello basado en una falsa ley contra la patria potestad.

Entonces la Iglesia Católica perdió credibilidad y fieles en la sociedad cubana. Ya se habían eliminado los capellanes en las unidades militares. Le siguió la nacionalización de las escuelas donde disponían de los mejores centros para los hijos de la burguesía; se ordenó la salida de sacerdotes y monjas de los hospitales; cesaron sus espacios en los medios de comunicación. Por si fuera poco se redujeron los sacerdotes de 700 en enero de 1959 a 300 hasta la actualidad.

En 1998 recibimos por cinco días la visita de Juan Pablo II. Comenzó entonces una etapa de mejoramiento de las tensas relaciones con Iglesia-Gobierno Revolucionario.

Mucho se ha avanzado por ambas partes hasta hoy: la Constitución de la República de Cuba cambió en sus referencias al ateísmo; se aceptó el ingreso al Partido Comunista de Cuba de revolucionarios que tuvieran fe alguna aparte del marxismo-leninismo; la Navidad fue declarada de nuevo día feriado nacional; se brindó ayuda oficial para erigir un nuevo seminario y en su inauguración estuvo presente el presidente Raúl Castro Ruz; el cardenal Jaime Ortega participó en las negociaciones para la liberación de presos políticos en 2010; se efectuó una procesión por todo el país de la Virgen de la Caridad del Cobre, que duró año y medio, en conmemoración del 400 aniversario de a aparición de su efigie.

Inauguración del seminario en La Habana. El presidente Raúl Castro Ruz, el historiador de la Ciudad Eusebio Leal Splenger, el cardenal Jaime Ortega Alamino y Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asunto Religiosos de Partido Comunista de Cuba

Inauguración del seminario en La Habana. El presidente Raúl Castro Ruz, el historiador de la Ciudad Eusebio Leal Splenger, el cardenal Jaime Ortega Alamino y Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asunto Religiosos de Partido Comunista de Cuba

Es justo considerar el papel conciliador –entiéndanse en el mejor de los sentidos- jugado por el Cardenal Jaime Ortega Alamino, apoyado en un grupo notable de eclesiásticos. Miembros de la disidencia cubana le responsabilizan de “legitimar” con el parlamento la política del “régimen”. Al mismo tiempo, la jerarquía rechaza arrogarse la función de “catalizador de cambios radicales” pretendidos por otros miembros de la oposición sufragada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América. En general su actitud le ha ganado el odio por parte de de la mayoría de la contrarrevolución y la disidencia anticubanas, y el respeto de no poco cubanos.

La Cuba que recibirá a Benedicto XVI es un país envuelto en profundos cambios, tanto en lo económico como en lo político y lo social, en busca de un modelo moderno de socialismo. Tras las celebraciones de par de importantes eventos del Partido Comunista de Cuba (el 6to Congreso y la I Conferencia Nacional) así como relevantes sesiones de nuestra Asamblea Nacional del Poder Popular, se reagrupan, reaniman y reorganizan nuestras fuerzas y capacidades. Sería un crimen olvidar en este escenario, el cruento bloqueo al que estamos sometidos, que por estos días, tal cual en 50 años, se ha venido recrudece cada vez más.

Hoy el archipiélago lucha por retomar el camino hacia recuperar valores morales, intrínsecos del Socialismo. Su constitución es laica. Se calcula que sólo el 10% de su población  es católica, otras iglesias y los cultos sincréticos han avanzado tanto que la superan en cuanto a feligresía.  Es un país donde no hay asesinatos sumarios  ni desaparecidos, no hay torturados y nadie es sancionado por ideas políticas contrarias al socialismo: otros casos son los mediáticamente denominados “disidentes”, en sus diversas modalidades, pagados en mano propia o por trasmano con injustificadas asignaciones del presupuesto estadounidense, en el persistente intento de desestabilizarnos.

Aquí el aborto y el divorcio son legales. En el año 2012 hubo una tasa de nupcialidad de 5,2 por cada mil habitantes (de 58 mil 490 matrimonios, 17mil 636 correspondieron a la legalización de una unión consensual anterior) y de divorcialidad de 2,9 por cada mil habitantes. Las uniones consensuales no formalizadas quedan fuera de las estadísticas y son las de mayor cantidad. Las parroquias católicas no muestran los devotos de hace cinco décadas. Las relaciones Iglesia-Gobierno se encuentran hoy en un nivel cualitativamente superior.

Nuestro visitante, Benedicto XVI será recibido por el pueblo cubano con cariño, respeto y afecto. Nacido en Alemania, brilló en su carrera eclesiástica. Eminente teólogo dirigió, en su época de Cardenal Joseph Ratzinger, la congregación para la Doctrina  de la Fe.  Muchos no le perdonan sus ataques de entonces a la Doctrina de la Liberación.

Esta visita forma parte de su cruzada por la reevangelización y secularización de Occidente para fortalecer la fe. Enemigos en el exterior opinan  que es una acción dirigida a facilitar el incremento de la presencia de la Iglesia en la sociedad cubana, en espera de cambios de nuestro régimen social. En otra vertiente de esta campaña de descrédito, promovida por libelos de la prensa, se pronostica que a partir de esta visita “la Iglesia se puede convertir en un aliado natural del Gobierno”.

Su acción diplomática será muy compleja puesto que deberá discursar con extremo cuidado. No concedió entrevista a los agentes nacionales de los enemigos del pueblo cubano. El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombarda opinó sobre el bloqueo económico político y comercial de los Estados Unidos contra Cuba como que: “La Santa Sede considera que el embargo es algo que hace que las personas sufran las consecuencias. No logra el objetivo de un bien mayor”, para a continuación remarcar: “La Santa Sede no cree que es una medida positiva y útil”. Una declaración del Papa, en tal sentido -y también por la libertad de los Cinco- le ganaría un nada despreciable reconocimiento por parte del pueblo cubano, tan sensibilizado con tales temas. Pero también estoy convencido de que el Gobierno cubano no se lo pedirá.

Imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre

Imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre

Mientras se dan los toques finales a todos los preparativos. Se terminan los estrados para las misas, levantados por empresas nacionales concertadas con las autoridades de la Iglesia, se afinan los sistemas de amplificación, bachean calles, aseguran líneas de transmisión de electricidad y comunicaciones. Hasta comenzará a ser comercializado en breve un disco dedicado a la Virgen de la Caridad del Cobre.

Lo único que puede enturbiar toda esta celebración diplomática y de fe puede ser la actuación de los grupos disidente internos y las organizaciones contrarrevolucionarias asentadas en los Estados Unidos. Este último país será responsable en grado sumo de lo que pueda ocurrir.

Como botones de muestra están las recientes declaraciones de Marco Rubio, senador republicano por  Florida,  que mostró ante periodistas su “profunda” preocupación por el “espacio político” que se ha abierto la Iglesia católica en Cuba a cambio de “hacer la vista gorda” ante la situación en la isla, en vísperas de la visita del papa Benedicto XV, e  hizo duras críticas a quienes defienden el levantamiento del embargo unilateral de EE.UU. Del Cardenal Jaime Ortega expresó que “invitó a matones de Castro a entrar a la iglesia y sacar a la gente”. Por otra parte Roger Noriega declaró a la prensa que sería “vergonzoso” que el máximo líder de los católicos no se reúna con los grupos disidentes. Otro show provocativo publicitario será el acercamiento de una flotilla de barcos, el día 28, dicen que hasta los límites jurisdiccionales de las aguas nacionales, para hacer una demostración contra Cuba, sin olvidar el ridículo y fracasado intento de tomar parroquias por impresentables personeros de un flamante y sedicente Partido Republicano de Cuba, a todas luces financiado y ordenado desde ya se sabe donde.

Es posible que Benedicto XVI proclame “venerable” al sacerdote e intelectual Félix Francisco de la Concepción Varela y Morales (1788-1853), llamado Padre Varela quien escribió un proyecto de ley para la abolición de la  esclavitud, y fue defensor de la  independencia de las naciones americanas. Condenado a la pena de muerte por España, vivió desterrado 30 años en Estados Unidos y llegó a ser obispo de Nueva  York.

El Papa recibirá devoción de creyentes y el respeto y simpatía en general de los cubanos, unidos y hospitalarios, durante los tres días que durará su visita. Brindará misa en Santiago de Cuba, el 26 de marzo, en un enorme altar de estructuras metálicas con un diseño similar al de la mitra papal, respaldado por la efigie del mayor general Antonio Maceo, caído en combate contra el dominio español;  ese propio día visitará el santuario de la Caridad del Cobre, la Virgen mambisa, en cuyo honor se dice que el guerrero llevaba siempre consigo un escapulario.

El día 28 realizará los oficios en la Plaza de la Revolución de La Habana,  en un altar algo menor en tamaño al de Santiago, donde resalta el color amarillo, enmarcado a su espalda por la estatua del anticlerical José Martí, Apóstol de Cuba, a su derecha por una enorme imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre que colgará sobre la fachada de la Biblioteca Nacional, y al fondo las efigies de los comandantes Ernesto Che Guevara, caído en las montañas bolivianas peleando por la libertad de América, y el comandante Camilo Cienfuegos, “el más brillante de todos los guerrilleros” según el propio Che.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Un tambor a Ochún

Tenemos una familia cubana amiga integrada por un matrimonio, dos hijos y las dos abuelas. Padre y madre son dependientes gastronómicos, el hijo trabaja como cocinero y la muchacha es estudiante universitaria.

La amistad interfamiliar es fruto de la coincidencia del joven y mi nieto en los entrenamientos de béisbol, desde hace ya cerca de 12 años. A partir de la edad de nueve y hasta los 15 derramaron sudor en las prácticas, formaron parte de las nóminas de los equipos del municipio y la provincia, es decir, vencieron y perdieron, defendieron los mismos colores y banderas.

Se ayudaban, compartían lo que tenían, visitaban mutuamente, discutían, y hasta pernoctaban en una y otra casa, indistintamente. Las familias los acompañábamos a los encuentros en municipios de la Capital y también en otras provincias. Vivimos intensas emociones, momentos felices y otros amargos, pasamos trabajo y también gastamos bastante dinero en todo eso. A pesar del tiempo transcurrido y verse poco, se llevan muy bien, siempre uno se preocupa por el otro; mantienen un fuerte y bello aprecio.

Ahora por una razón especial se produjo la llamada telefónica. El padre se había hecho Obbatalá el pasado año, ahora le correspondía hacerse Iffá (intermediario entre los dioses y los hombres, y los hombres y sus antepasados), festejar con un tambor para que le entregaran el cuarto del santo y nos hacían llegar la invitación de familia a familia.

Por eso sus más recientes semanas fueron de mucha ocupación, además, la señora tenía la promesa de ir al santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre y allá se dirigieron con fe y disciplina.

La Regla de Ocha tiene algunos rasgos terrenales, no es nada rígida. Así, él debía dar ese “tambor” a Yemayá, santo de su iyalocha o madrina, pero como le debe mucho a Ochún (a la vez santo de su señora) solicitó dedicar la festividad a esta última deidad y fue autorizado.

Llegué allí acompañado por mi nieto y unos jóvenes peloteros, sobre las siete de la noche.  Una cuadra antes se podía oír las plegarias de las voces concertadas en un gran coro litúrgico, sustentados en el enardecido y acorde sonar de los tambores. Nos fue difícil abrir la  puerta para entrar a aquella sala atestada de más devotos que invitados respetuosos; allí bailaban y/o cantaban. Predominaban iyawós o creyentes en vías de asentamiento o consagración a un orisha. Cuatro olubatá o tocadores, percutían tambores sagrados; uno de ellos hacía de akpuon o cantante solista. Por supuesto todos con santo hecho.

La mayoría de los presentes éramos mulatos o negros. En cuanto a los géneros predominaban las mujeres. El ambiente era familiar, de fiesta. No aprecié exceso de bebidas alcohólicas. No hubo discusiones. Predominó el orden, las buenas maneras y la cortesía.

Llegamos algo tarde. Según me contaron ya nuestro amigo había salido a la sala a saludar a los presentes y bailar en su festejo, vestido con inmaculado traje blanco, desbordando elegancia. Cumplida esta obligatoria acción se recluyó de nuevo.

Música, coros y baile no se detenían aunque la celebración estaba cercana a su fin. Ante un cántico saludo a Elegguá, un joven consagrado como tal, fue “montado” y comenzó a bailar acompañándose de gritos y palabras ininteligibles. Vino rápida la ayuda de dos babalochas, una de ellas la iyalocha de amigo, pero ellas fueron tomadas por Oyá. Los olubatá continuaron trabajando sin descanso hasta que todo se tranquilizó y solo entonces terminaron.

Yo estaba sentado en una segunda habitación, en una esquinita de un amplio y acolchonado sofá, compartiéndolo con un grupo de señoras de la tercera edad. Ellas también coreaban los cantos a los orischas.

De pronto descubrí frente a mí, en la semipenumbra, un espacio que percibí mágico. Fui develando lentamente misteriosos objetos de veneración. Me envolvió entonces un respeto silencioso frente a toda una mitología de fervores y favores, historias y presentes, humanidades y horrores.

Era un rico muestrario ritual. Se reunían allí, con estricto orden, entre otras cosas, más de una decena de cazuelas que fui detallando una por una. Más esbeltas o barrigonas; más adornadas y vistosas. Las había de madera, de barro y también de aluminio. Pintadas o sencillamente lisas. Enrollados en los pomos de sus tapas reposaban collares de diversos colores, composiciones y longitudes, muy artísticos muchos de ellos, y en los entornos, objetos tan disímiles como estatuillas y postales de santos de la religión católica; espadas de madera y otros materiales con grabados; bastones y cruces también de madera, finamente tallados; cuadros de buena factura realizados al óleo y otros mil objetos.

Terminó el toque y también mi encanto. Salió entonces mi amigo, contento, feliz, ya vestido con ropa de calle. Hacía tiempo que no hablábamos. Lo noté sencillo, relajado, fraternal como siempre. Comimos a la vez, conversando, el buffet que esperaba por los presentes. Había terminado bien este momento en su religión donde ya transitó por hacerse santo con un aislamiento durante una semana completa, el día del Médium con la fiesta correspondiente, el día del Itá recibiendo la palabra de los santos a través de los caracoles, y el mandato de lo que puede hacer y lo que tiene prohibido.

Más información en:

Asociación Cultural Yoruba de Cuba

 
7 comentarios

Publicado por en 09/02/2012 en Cuba, cultura, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Conrado Marrero: las estadísticas exactas. Resultados frente a peloteros de MLB

Fue por los días de la celebración del centenario del nacimiento del mejor pitcher de béisbol de Cuba de todos los tiempos, del más longevo de los jugadores vivos de Grandes Ligas, cuando su nieto, Rogelio Marrero, nos llamó la atención sobre algo que ya habíamos notado: las diferencias entre las estadísticas de los resultados competitivos de El Premier, publicadas por distintos autores.

Con bondad y desprendimiento -de seguro heredados de El guajiro de Laberinto – me dijo: “¿Quieres los resultados verdaderos de la vida deportiva de abuelo? He llevado años recopilando, estudiando, confrontando y los tengo completos y exactos, e, incluso, poseo también algunas interesantes cifras, aún no publicadas”.

Y aquí, tras la mala actuación de Cuba en el torneo de las ciudades portuarias de Rótterdam y presentes ahora en el Challenger de Canadá, ponemos a disposición de los lectores de Café mezclado: Aromas cotidianos, la totalidad de los resultados del lanzador Conrado Marrero como atleta en la pelota organizada. Además una instantánea –para mí inédita- tomada en 1938, en el estudio Santiago, en Cienfuegos.

Aquí podrá usted apreciar los cuatro juegos de no hit no run propinados, su actuación en las cinco Series Mundiales amateurs en que participó, los resultados de por vida (acumulados totales e índices) y también de cada año, equipo por equipo. Además, por si fuera poco, las cifras ofensivas de los buenos bateadores que se le enfrentaron en las Major League Beisbol.

NO HIT NO RUN PROPINADOS

RESULTADOS CON LOS EQUIPOS CUBA

ACUMULADOS E ÍNDICES

RESULTADOS AÑO POR AÑO

PELOTEROS DE MLB vs MARRERO

 

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 09/07/2011 en Béisbol, Cuba, Deporte, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Aterrizó un OVNI en La Habana?

Era la pregunta que pudo hacerse quien sobrevolara bien alto la capital de Cuba, en la noche de ayer viernes 17 de junio de 2011, al ver en pleno municipio de El Cerro, un iluminado cuadrado de color verde brillante, con trazos simétricos, destino de seres que ingresaban presurosos.

El error era justificado pues a lo largo de casi dos años el estadio Latinoamericano había permanecido oscuro cada noche. Lo visto por ese virtual viajante se correspondía con la alegría de todos los cubanos al ver la inauguración del nuevo sistema de luces del más importante e histórico estadio de béisbol.

El béisbol es uno de los pocos acontecimientos que divide a los cubanos. ¡No se le ocurra abrir la gaveta sobre qué equipo es mejor o se merece el campeonato nacional! ¡Tampoco la referida a cual lanzador o jugador -ofensivo o defensivo- es el de mejor cualidades, el más destacado! ¡Entonces la discusión será eterna, en el más alto volumen posible y cada vez con  mayor cantidad de opinantes! Pero en cuanto a que el estadio Latinoamericano es algo propio, importante y único, no hay discusión.

Para todos los nacionales -no importa donde usted haya nacido o esté residiendo-, y no pocos extranjeros, al Latino (como comúnmente lo llamamos)  lo envuelve un hálito litúrgico, es salón de fiestas e iglesia, esquina de barrio y congreso, útil herramienta y monumento, destino y punto de partida.

Es la justa respuesta popular a ser testigo y protagonista de importantes hechos y eventos, enraizados hasta lo más profundo en la conciencia de este pueblo, trabajador y patriota. Algunos de esos momentos los relaciono a continuación:

– Fue construido para albergar la Liga Cubana Profesional de Béisbol, se  denominó Grand Stadium de La Habana y pasó a  ser el mayor de Cuba, superando a La Tropical, hoy nombrado Pedro Marrero en honor al obrero cervecero caído en el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953.

– El también bautizado por el pueblo como Stadium del Cerro costó cerca de dos millones de pesos  a un grupo de accionistas encabezados por Bobby Maduro (dueño del equipo Cienfuegos), reunidos como Compañía Operadora de Estadios S. A. Hubo atrasos en la apertura por problemas en su terminación (entre ellos el sistema de iluminación)  y en la fecha inaugural todavía faltaban por techar las graderías del ala izquierda y finalizar las gradas de sol.

– El estadio La Tropical, propiedad de la firma cervecera de igual nombre, se había inaugurado en 1929 para la celebración de los II Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, a efectuarse en 1930. Albergó la importante Liga Cubana de Béisbol hasta que ambos no resistieron la presencia de la nueva organización beisbolera, más fuerte, y en moderno estadio. Aquí se habían efectuado las vistosas Series Mundiales Amateurs de Béisbol desde 1939 hasta 1943.

– El  26 de octubre de 1946 ante unos 31 mil asistentes se efectuó el juego inaugural del Grand Stadium de La Habana entre los azules Alacranes del Almendares y los verdes Elefantes de Cienfuegos. Se asegura que era la mayor cantidad de cubanos reunidos hasta aquel momento. Los primeros ganaron nueve por uno; el lanzador victorioso fue Jorge Comellas y el derrotado el venezolano Alejandro Carrasquel.

– Aquel campeonato lo alcanzaron de modo inesperado los Azules al vencer en los tres últimos desafìos de la temporada a los Rojos del Habana. El bateador de mayor promedio ofensivo fue el habanero Lou Klein del Habana (330) mientras que  el jugador más destacado fue el almendarista Max Lanier, lanzador zurdo que pertenecía al San Louis Cardinales.

– El Stadium de La Habana albergó La Liga Cubana de Béisbol hasta 1961, cuando se suspendió el profesionalismo en Cuba. Duraba desde octubre hasta febrero y era campo de entrenamiento de los peloteros firmados por el sistema de Grandes Ligas (eufemísticamente nombrado Béisbol Organizado como si las demás ligas no lo fueran). Nunca vi un contrato con los atletas pero si puedo decir que conocí de la inasistencia de varios ya anunciados.

– Fue la sede en 1949, 1953 y 1957 de la Serie del Caribe (béisbol profesional), entre los campeones nacionales de Puerto Rico, Venezuela, México y por supuesto Cuba.

– En octubre de 1952 el camagüeyano Kid Gavilán, campeón mundial de boxeo,  derrotó allí al retador Billy Graham, en el primer combate por un título mundial televisado desde afuera de los Estados Unidos.

– El 26 de noviembre de 1956 se produjo, durante un juego transmitido por televisión a todo el país, una pacífica protesta estudiantil encabezada por el entonces presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, y posterior mártir de la Revolución, José Antonio Echeverría, en contra del régimen de terror impuesto por el gobierno de Fulgencio Batista. La brutal golpiza de los agentes de las fuerzas represivas de la dictadura a los indefensos jóvenes fue vista por los cubanos.

– El estadio de El Cerro  fue escenario de destacados espectáculos musicales como los conciertos brindados por el cubano Ernesto Lecuona y el norteamericano Wladziu Valentino Liberace. También hubo corridas de toros, demostraciones de autos, patinaje sobre hielo y juegos de fútbol internacional. En 1960, durante la clausura del Congreso Latinoamericano de Juventudes, el primer ministro de Cuba, Fidel Castro Ruz, anunció la nacionalización de una serie de propiedades extranjeras y capitalistas

– En su terreno se jugó, el 14 de enero de 1962, el encuentro inaugural de la Primera Serie Nacional de Béisbol, dirimido entre los equipos Orientales y Azucareros. Y, hasta la fecha, es el terreno cubano que más juegos de series nacionales ha abrigado.

– En 1971, previo a la Serie Mundial de ese año a celebrarse en Cuba, el estadio –con el auxilio del trabajo de miles de voluntarios- fue cerrado circularmente con graderías, elevando capacidad hasta 55 mil espectadores.  A partir de entonces dispone de  todas las facilidades para fanáticos y atletas, incluyendo áreas de entrenamiento. Sus dimensiones son de 400 pies por el jardín central y 325 por los jardines izquierdo y derecho, resguardados por una cerca de unos 4 m de altura.

– El estadio Latinoamericano ha servido de sede a Campeonatos Mundiales, Juegos Panamericanos, Copas Intercontinentales y torneos Mundiales juveniles y de diferentes categorías. El 28 de marzo de 1999 fue sede del primer partido jugado después del triunfo de la Revolución cubana, entre un equipo de béisbol de las Grandes Ligas (Orioles de Baltimore), y el equipo nacional de Cuba.

– Es el único estadio –que yo conozca- que exhibe la estatua de un fanático. Me refiero a la que aparece en la gradería, sobre el dogout de tercera (“cueva” de los Industriales), del fallecido “Armandito el Tintorero”, el más entusiasta seguidor de los Azules y animador diario de sus apariciones hasta su desaparición física. El creador fue el escultor cubano Jose Villa Soberón,.

– Ayer, después de dos años, volvieron a encenderse luces en el Estadio Latinoamericano y pudimos disfrutar de un juego entre una selección y una preselección, conformadas por muchos de los mejores peloteros cubanos del momento, aunque la lluvia impidió su terminación.

Por último debo decirles algo para mí muy importante: al Latino le debo el descubrimiento de mis insuficiencias visuales. Les explico que en 1950 mi padre me trajo a La Habana, alquilado por unos amigos, a ver un juego del Cienfuegos versus el Habana. Avanzado el encuentro le pregunté ¿Cómo está el juego, Pello? Rápido me contestó: “Mira la pizarra, Pedrito”. Y a mi contesta de: “yo no veo los números”, decidió llevarme lo más pronto posible a la consulta del doctor Rodolfito Hernández, allá en la natal Perla del Sur.

Buenos, ya solo nos queda asistir al Estadio Latinoamericano de La Habana, a disfrutar del alumbrado que catalogan como el mejor de Cuba hoy. Cualquier noche juegan de nuevo. Allá nos vemos…

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,