RSS

Archivo de la etiqueta: Fidel

Las enseñanzas de Arleen

Por Pedro Hernández Soto

SONY DSC

Foto Demetrio Villaescusa

El pasado viernes 5 me pareció reconocerla y cuando vi su perfil lo confirmé. Estaba sentado en una de las nuevas sillas de acero inoxidable que ocupan las salas de espera de nuestras instituciones de salud y ella hacía fila ante la taquilla donde se gestionan turnos y documentos en el Instituto de Cardiología, con más precisión, en el policlínico Asclepio, extensión del primero ubicada justo frente a esa institución orgullo de todos los cubanos.

A mi llamado giró con rapidez me reconoció y pronunció un ¡Pedro! con cariño desbordado. Apenas nos separaban dos pasos y por supuesto no pudieron impedir el abrazo y el mutuo beso, muestras de recíprocos afectos.

Pronto reparé en un dispositivo forrado en tela azul que ceñía su brazo izquierdo. Inquirí con rapidez: ¿Qué te pasa? ¿Qué es eso?, y me contestó sin dejar de sonreír: ¡Nada mis 58 años! ¡Es un aparato para medirme con determinada frecuencia la presión arterial! Regresó a la casilla tras decirme: ¡Espérame un momento!

En efecto, resuelto su trámite, volvió tras de prometerle a la empleada que atendía al impaciente público que promovería hacer una emisión de la Mesa Redonda sobre la atención cardiovascular en Cuba y cuando comenzaba a hablarme se dejó oír un agudo pitido, intermitente y molesto que provenía del brazalete de marras. Y me explicó sin dejar de sonreír: ¡Me avisa, ahora debo estar quieta, sin hacer nada, hasta que termine de registrar! ¡Debo parecerme a una de esas estatuas vivientes que el doctor Eusebio Leal instauró en La Habana Vieja!

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fidel, el de las agallas

Por Ilse Bulit

fidel-castro-con-la-campana-de-la-demajagua

El estudiante Fidel Castro Ruz, en la Universidad de La Habana, junto a la campana del ingenio La Demajagua que llamó al combate el 10.10.1868

Era viernes, el día de la Bohemia. La abuela regresó, revista en mano. La niña sabía leer, pero la abuela dirigía las lecturas. Se detuvieron frente a la foto del joven y la campana. La pequeña reconoció la campana. La abuela le había hablado de Carlos Manuel de Céspedes, el 10 de octubre de 1868, un juramento y la campana. La abuela ordenó la lectura. Sonrió pícara. “Ese blanquito tiene agallas”, dijo. Fue el primer encuentro con Fidel.

Después, un día lo descubrió hecho voz en la radio, en la COCO, y por lo que denunciaba, repitió lo de las agallas y buena conocedora del sonido humano, le felicitó también la entonación viril. Pasaría el tiempo, contado más largo para los de abajo en la escala social, cuando ansiosas, la nieta ya adolescente, buscaban en el radio Phillips de bombillos la emisora rebelde. Encontrada solo una vez, la identificaron por la voz de la mujer, la “estática” -así le decían entonces a aquella interferencia-, no permitió conocer si era él el hombre que hablaba.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Recordar, reconocer… y porque creer en Fidel

Por Pedro Hernández Soto

fidel-vuelve-a-la-plaza-de-la-revolucionPensar en Fidel es recordar:
La terminación de los cadáveres de jóvenes aparecidos en cunetas y campos;
La terminación del abuso y la tortura;
La terminación de las prostitutas asomadas a los postigos callejeros de sus cuartos;
La terminación del robo de los presupuestos nacionales;
La terminación del juego al prohibido;
La terminación de los mendigos implorando comida en las puertas de las casas
La terminación del analfabetismo campante y mayoritario
La terminación de los cubanos muriendo sin asistencia médica en las puertas y pasillos de los hospitales
La terminación de los campesinos desalojados a los caminos;
La terminación del domino por los Estados Unidos y las clases oligarcas del destino del pueblo de Cuba.

Pensar en Fidel es reconocer:
El respeto al ser humano, sin diferencias de clases sociales, color de la piel, creencia o preferencia sexual.
El derecho al trabajo para todos
La lucha por la igualdad de la mujer
Las oportunidades para quienes tiene desventajas sociales o físicas
La propiedad de la tierra para quien la cultiva, el campesino
La tenencia de vivienda propia sin tener que pagar alquileres onerosos
El aseguramiento de un mínimo de alimentos a precios subsidiados, para cada cubano, sin distinción alguna
La electrificación del país
La disponibilidad de agua potable
La asistencia médica de calidad
La disponibilidad de medicamentos cubanos de punta, incluyendo cuatro vacunas contra el cáncer
El acceso de cada joven, de acuerdo a sus capacidades, a todos los niveles de enseñanza
El cuidado de la vida de todos y cada uno ante fenómenos naturales o de otro origen Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Universidad Central: Girón y Rodolfo de las Casas, Casitas

Por Pedro Hernández Soto

Fidel con combateintes en la Sierra Maestra. Casitas el primero de la izquierda

Sierra Maestra. Fidel se reúne con combatientes. Casitas, el primero de la izquierda.:

Abril es pródigo en hechos heroicos recogidos en las paginas  historia Patria. Quienes   tuvimos la oportunidad de aportar desde la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas, un pequeñísimo grano de arena a la Primera gran derrota de los Estados Unidos en América Latina, también es de recordar cada día 21 de este mes –a partir de 1969- el aniversario de la pérdida de aquel gran revolucionario, infatigable combatiente por la justicia social que fue Rodolfo de las Casas, Casitas para sus amigos u Ofi, para los aún más allegados. En la foto que ilustra este trabajo, tirada en plena Sierra Maestra,  se encuentran: (De I a D):Rodolfo de las Casas; Faustino Pérez; “Manzanillo”, es el de la boinita; José Quián Cullén, Cheito, solo se le ve la espalda y la parte de atrás de los pantalones; Carlos Franqui, con camisa oscura y gorra; Paco Cabrera, sentado en el suelo; Piti Fajardo, de pie de espaldas y de completo uniforme; Fidel; un combatiente sin identificar; Teté Puebla, a la derecha agachada. Además aparecen dos políticos de Manzanillo medio acostados en el suelo.

El propio día 17 de abril de 1961, cuando salí del improvisado albergue situado en “la casita del maíz”, debajo del antiguo y ya derruido tanque de agua, lo hice vestido de miliciano, tras la orden de Fidel desde el día anterior, de Alarma de combate para todo el país. No era el único, así estaban también aquellos quienes caminaban presurosos,  parte de aquel puñado de estudiantes, trabajadores y profesores, incorporados a las Milicias Universitarias Ramón Pando Ferrer, que no es ocioso recordar que si acaso llegábamos tan solo a una compañía.

En el Teatro Universitario –aún no terminado totalmente- alguien, no recuerdo ya quién, me informó: Dirígete al SEDER, hay reunión de la Milicia. Allí me encontré con unos pocos compañeros y compañeras. Eugenio Urdambidelus, a la sazón presidente de la FEUC y jefe de aquel cuerpo armado me dijo: hay un desembarco enemigo por Playa Girón, incorpórate que tendremos una misión importante.

Casi terminando de hablar llegó un carro donde viajaban un teniente mulato y achinado, de uniforme y boina verde olivo, Casitas y Pepe el Cura. Estos dos muy respetados dirigentes estudiantiles, fundadores de las Milicias Estudiantiles en Santa Clara. Todos portaban armas. Salieron con rapidez.

Estaba casi recién llegado yo desde mi natal Cienfuegos para estudiar Perito Químico Azucarero, lo recuerdo bien desde los primeros momentos de 1960, enfundado en un traje verde olivo de reglamento, tocado con boina negra y pistola calibre 45 al cinto, y venía precedido de un bien granada aureola de estudiante.

Al poco rato nos trajeron unas armas largas. Ya éramos más. Nos formaron y distribuyeron en dos escuadras de hombres y otras tantas mujeres. Tomamos posiciones protegiendo la instalación, incluso con ametralladoras en el techo, la puerta y otros lugares en derredor.

Entonces llegó el primer grupo de detenidos (hombres) que se acomodaron en el tabloncillo con ellos venían, custodiándolos Casitas y otros jóvenes más. Después me enteré que las detenidas eran cuidadas por nuestras milicianas en un local de la entonces Escuela de Pedagogía, creo. A partir de entonces, hasta la desmovilización, hacíamos guardia doce horas y descansábamos otras doce. Con el tiempo y las tensiones aquello se volvió francamente agotador.

El resto de la historia es bien conocida, por las instalaciones deportivas pasaron unos 700 contrarrevolucionarios según unos, otros afirman fueron más de mil. Era una mezcla de pequeños burgueses, obreros acomodados, lumpens, profesionales y hasta estudiantes universitarios. Entre ellos la llamada Niña de Placetas, que posteriormente se alzó en el Escambray y protagonizó la tristísimo historia de matar a la criatura que allí gestó y parió, para que no le estorbara en su afán como bandida.

Una anécdota: entre los detenidos estuvo un gordito, bastante pesadito él, de Santa Clara (los había de toda la provincia de Las Villas y un poquito más allá), que se quiso hacer el gracioso y comenzó a cantar con voz estentórea. Coincidió esto con la presencia de Casitas quien lo llamó con suavidad a un lado y le dijo algo bajito, muy bajito al oído: santo remedio, se calló de una vez y por todas. El horno no estaba para galletitas.

Desde aquel momento me di cuenta que Rodolfo de las Casas era un torrente de acciones organizativas y de trabajo político ideológico, en un discurso que sostenía con una conducta intachable de cubano honesto y comprometido con la Revolución.

Siempre tenía tiempo para escuchar a su interlocutor y le prestaba toda su atención mientras se mesaba la espesa barba negra crecida en la Sierra Maestra como miembro de la columna Uno del comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, donde llegó a ostentar la jefatura de una capitanía según Juan Nuiry ha relatado en su ascenso al baluarte montañosos en octubre de 1958. Después daba su opinión con el carácter que recomendaba los planteamientos escuchados.

Fue organizador principal de la fundación de la Beca Universitaria  y el Batallón Universitario, supo disciplinar con métodos muy pedagógicos y políticos a aquel grupo de cerca de 500 jóvenes que ingresamos desde diferentes procedencias y educaciones, poco después de Girón, la gran mayoría a cursar estudios de nivelación a muchos de los cuales tuve la suerte de dar clases de Física.

Rodolfo de las Casas Pérez, Casitas

Rodolfo de las Casas Pérez, Casitas

Entonces pude conocer mucho mejor, más de cerca al dirigente estudiantil Casitas, y por supuesto admirar más su moral, sencillez, humanidad, carácter y gran cariño por la Revolución. Nunca le vi usar grados, ni alardear de su jefatura en el Instituto Nacional de la Vivienda como delegado en Las Villas.

Por terceros me enteré de su azarosa lucha clandestina, de haber trabajado con hombres y mujeres de la talla de Osvaldo Herrera, Ramón Pando Ferrer, Quintín Pino, Margot Machado, José Quián Cullén (Cheo), Julio Camacho Aguilera, Enrique Hart , Faustino Pérez y Oscar Lucero, entre otros. De no cobrar salarios al Gobierno Revolucionario.

Al parecer, afectado por grave enfermedad nerviosa debida  a las torturas recibidas, los dramáticos momentos que vivió y la presión de trabajo, en una consecusión de inexplicables acciones, se quitó la vida en Camagüey el 21 de abril de 1969. Sus restos descansan en el Panteón de los Héroes y Mártires de la lucha revolucionaria del Cementerio de Santa Clara.

Vale la pena conocer más de este extraordinario joven. Le recomiendo leer los trabajos:

Rodolfo de las Casas Pérez

Rodolfo de las Casas Pérez (Casitas)

 
4 comentarios

Publicado por en 22/04/2013 en Cuba, Historia, Política, Revolución, USA

 

Etiquetas: , , , , ,

Confesó el responsable de la muerte de Oswaldo Payá

Hyundai Accent de color azul, con chapa T31402, tras el fatal accidente que le costó la vida a Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero

Las redes sociales se estremecieron ante el empuje de las páginas mercenarias y sus aliadas. Con rapidez, como siempre, fabricaron e hicieron correr una versión que acusaba a la dirección cubana de la muerte de los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero Escalante en un terrible accidente cerca de la ciudad de Bayamo en la provincia Granma, el pasado domingo.

La mentira esgrimida fue una horrenda e increíble historia dada a conocer por una hija de Payá de un camión fantasmagórico que empujó el auto hasta sacarlo fuera de la carrera y lo hizo volcarse. Pero algo me han enseñado las películas de violencia norteamericanas: si era un atentado ¿para qué dejar dos supervivientes y ambos extranjeros?

La dirección del país fue concreta en la nota dada en Granma. Tuvo la seriedad que le caracteriza,   se limitó ahora solo a relacionar nombres de fallecidos y  heridos, lugar y forma del accidente, sin adelantos ni especulaciones, y si señalando que se efectuaban las investigaciones de rigor.

Es una línea de la Revolución heredada de Fidel, de decir la verdad y dar a conocer informaciones confirmadas, verificadas. Recuerdo haber leído que, cuando denunció en el periódico Alerta los desmanes del entonces Presidente de la República, Carlos Prío Socarrás, en las obras de reconstrucción de su finca La Chata financiadas con fondos del gobierno y utilizando como fuerza de trabajo a presos comunes, había fotografiado lo que sucedía para después denunciarlo a la prensa.

Esa fue la directriz noticiosa de los medios rebeldes -la autenticidad- durante toda la campaña militar que derrotó la dictadura de Fulgencio Batista. Y así ha sido la dirección revolucionaria hasta hoy.

De nuevo nuestra distinción informativa, por enésima vez, estuvo a prueba con la aparición del brote epidémico en Manzanillo. Ustedes conocen la historia. La contra se deshizo en mentiras de los supuestos “periodistas independientes” rebotadas sin el menor escrúpulo por los falsi-medios de Miami conformando sus comentarios con muchos más muertos e infectados de los que hemos tenido que lamentar y supuestas propagaciones hasta en La Habana, a centenares de kilómetros de la   provincia Granma, del lugar de los hechos.

Supe temprano de las militancias políticas de los dos extranjeros –ingresados a Cuba como “turistas”- que aparecían como tripulantes del carro siniestrado: Ángel Carromero, español, vicesecretario general de la organización Nuevas Generaciones del Partido Popular en Madrid y colaborador de la Comunidad de Madrid, regenteada nada más y nada menos que por Esperanza Aguirre, estrecha asociada a la Embajada de USA y enemiga acérrima de Cuba; y Jens Aron Modig, líder de Liga de la Juventud Demócrata Cristiana (KDU) de Suecia, de la derecha anticomunista, filiación también de Anna Ardin quien trabajó aquí junto las llamadas Damas de Blanco y principal acusadora de Julian Assange ante la justicia sueca. El objetivo de la entrada de ambos a la Isla era establecer contactos con disidentes de la Revolución.

Ahora se comprueba el refrán: Más rápido se coge a un mentiroso que a un cojo. La verdad ha aparecido solita, solita. Lo dijo El Mundo, de España .  El chofer del auto era el español Carromero, y quien le acompañaba, en la parte delantera, ambos protegidos por sus respectivos cinturones de seguridad, era el sueco. Los cubanos iban detrás y resultaron los muertos.

Según este último despacho Carromero, tras ser dado de alta en Hospital Clínico Quirúrgico Docente Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo,  hizo declaraciones a la Policía Nacional Revolucionaria y quedó detenido después de confesar que no vió una señal de tráfico de reducción de velocidad y por este motivo perdió el control del vehículo y cayó por un terraplén.  El sueco no tuvo “que hacerse el sueco” para que le dejaran en libertad, hoy volaba desde Cuba a Suecia y veremos que declara cuando llegue allá.

Así las cosas por voz de otro se desarma una mentira disidente y el responsable de dos muertes será enjuiciado por su proceder irresponsable aunque esperen, todo puede suceder, nuevas invenciones de seguro aparecerán, ellos siempre tienen la convocatoria abierta…

 

 

 
6 comentarios

Publicado por en 24/07/2012 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

La visita del Papa, la fe y la disidencia cubana

Plaza de la Revolución José Martí, La Habana, Cuba

El domingo pasé por la Plaza de la Revolución de La Habana. Vi los preparativos para la misa que oficiará el Papa Benedicto XVI. Como mis amigos lectores saben el Sumo Pontífice estará en Cuba desde el 26 hasta el 28 de marzo próximo. Será un evento de mucha importancia diplomática para nuestro país y de fe para los creyentes católicos.

Hasta ahora el programa se mantiene igual. En la organización de la visita han participado instituciones y grupos muy respetados: los organizadores de los viajes papales, las autoridades cubanas y la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. El Papa llegará por Santiago de Cuba, donde será recibido por las autoridades cubanas, a continuación presidirá una misa en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo y visitará el Santuario Nacional de la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, cuya imagen recorrió todo el país el pasado año, en ocasión del aniversario 400 de su aparición, en un periplo que duró meses y convocó a miles de devotos.

Después el Papa viajará a La Habana, donde sostendrá un encuentro oficial con el presidente de los consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz y se encontrará con los obispos católicos nacionales. Oficiará en una eucaristía papal en la mañana del día 28 en la Plaza de la Rrevolución José Martípara regresar a Roma en la tarde.

En nuestra Capital el ajetreo es intenso. Como sucede en todo lugar que se prepara para recibir una visita, el evento se convierte en acicate para hacerlo todo más rápido y mejor. Se aceleran acciones constructivas y de embellecimiento que ya habían comenzado meses atrás. Pavimentación de calles y avenidas, pinturas de fachadas, higienización y el acondicionamiento de la Plaza de la Revolución son buenos ejemplos de lo que escribo. La foto que les muestro es solo una ínfima parte de lo que se hace.

Desde Miami la próxima presencia papal de marzo ha tenido fuertes campañas mediáticas. Una de ellas la ha protagonizado el arzobispo Thomas Wenski, de la Arquidiócesis de Miami, que ha organizado una peregrinación a Cuba y sobre tal ha dicho: “un viaje en solidaridad con la Iglesia cubana… para compartir con ellos vamos con ese mismo espíritu de fe”.

La institución convocó un proceso de inscripción cuyo terminó ya expiró. Según estas fuentes entre los peregrinos hay desde niños cubano-americanos llegados en los primeros años del triunfo de la Revolución (quizá con sus padres o como parte del aborrecible Plan Peter Pan) y otros emigrantes de mas reciente arribo.

La contrarrevolución -al frente disidentes cubanos, en USA políticos, empresarios y y hasta dirigentes eclesiásticos- tratan de aprovechar la oportunidad y revertir las mejoradas relaciones Iglesia-Estado. Múltiples son los blancos escogidos. De la Iglesia Católica cubana el más atacado ha sido el Cardenal Jaime Ortega Salamino –a quien responsabilizan por no lograr mayores opciones en Cuba para propagar la fe-, otro el arzobispo de Santiago de Cuba Dionisio García, presidente de la Conferencia de Obispos de Cuba –acusado de encubrir supuestas acciones represivas contra disidentes-, así como el obispo de Holguín y un cura parroquial ambos por la similar causa anterior.

Sobre el Cardenal se ha dicho mucho, desde sus tropiezos juveniles con la Revolución hasta negar sus éxitos en la promoción del acercamiento Estado-Iglesia, el apoyo a la restauración de la celebración de la Fiesta de Pascua, y la organización de dos visitas papales (Juan Pablo II en 1998 y ahora la de Benedicto XVI). Se le culpa por ser Cuba el país con menor cantidad de creyentes de Latinoamérica y el de más baja proporciones de sacerdotes-pobladores, así como “hacer el trabajo sucio del régimen”. Para “poner la tapa al pomo” no se le reconoce su papel junto a España en las negociaciones para la liberación de decenas presos políticos en 2010.

En lo interno tres disidentes copan los titulares de El Nuevo Herald y las redes sociales de la contra; se caracterizan por atacar con fiereza a la Revolución, a Fidel, a Raúl, al Cardenal Ortega y a la Iglesia Católica cubana. Ellos son, a saber: José Conrado Rodríguez, sacerdote de una pequeña parroquia en Santiago de Cuba; Oswaldo Payá, trabajador del Estado cubano, creador de un grupúsculo titulado Movimiento Cristiano Liberación, galardonado con el Premio Sajarov (ya se pueden imaginar ustedes promovido por quienes), que intentó una verdadera farsa asegurando recoger suficiente cantidad de firmas necesarias para lograr la celebración de un plebiscito para remover a nuestros dirigentes pues aún con centenares de firmas falsas no logró llegar a las 25 mil prescriptas por la ley.  El tercero es Dagoberto Valdés, pinareño, exdirector de la revista Vitral, disidente de la Iglesia Católica cubana por tomarla indebidamente como tribuna para escarnecer a los dirigentes antes citados y a Jorge Serpa, Obispo de Pinar del Río.

Por último de este botón de muestra de las fuerzas que intentan politizar esta visita papal, están las declaraciones del architerrorista Ramón Saúl Sánchez sobre los preparativos para llegar con una flotilla de barcos, hasta los límites territoriales de Cuba, para realizar una exhibición de fuegos artificiales y hacer un “llamado” sobre la situación interna y el estado de la sociedad civil cubana. Añade el foliculario que entre sus propósitos estarán también “denunciar la división de la familia cubana, pedir la excarcelación de los presos políticos y reclamar el fin de la violencia contra las mujeres que van a los templos a rezar a Dios por la libertad de Cuba”.

Mientras todo esto sucede se terminan los preparativos para que los creyentes participen a plenitud de las actividades de fe del Papa Benedicto XVI , se organiza, por nuestra Oficina de Intereses en los Estados Unidos, el I Encuentro de Cubanos Residentes en Estados Unidos; y Oscar Elías Biscet certificó el pasado jueves 16 de febrero, por teléfono, desde Lawton en La Habana,  ante el Subcomité de África, Salud General y Derechos Humanos del Comité de Relaciones Exteriores, cuya presidente es Ileana Ros-Lehtinen. El apátrida llamó a la Congresista Ileana Ros-Lehtinen “mi compatriota y gran defensora de la libertad del pueblo cubano”, y halagó la supuesta “labor altruista en la causa de la libertad de Cuba” de los senadores Bob Menéndez y Marco Rubio, y de los Congresistas Albio Sires, Mario Díaz-Balart y David Rivera. Biscet, abandonado por la razón, solicitó además al Congreso norteamericano la aplicación sin moderación ni límites de la Ley Helms-Burton.

 
3 comentarios

Publicado por en 29/02/2012 en Cuba, Política, Revolución, USA

 

Etiquetas: , , , , , ,

Cuba contra el bandidismo

Estoy en vacaciones. He aprovechado esta primera semana en leer y además acompañar a mi nieto en sus juegos de béisbol en la III Copa Gran Habana.

Disfruté de los cuentos cortos inéditos Delirios reunidos, del fraterno periodista Jesús Hernández Pérez, y, también por cortesía de su autor, del texto Fuego cruzado contra las bandas de Pluto y Mangosta, del amigo historiador y coronel (r) José R. Herrera Medina.

Operación Pluto fue el nombre que dio la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos de Norteamérica al plan de sabotajes, atentados, penetraciones, organización, de bandas armadas (incluidas preparación, asistencia técnica, suministro de la logística necesaria incluidas armas y equipos de comunicaciones, asesoramiento para la creación de redes de información y colaboradores), provocaciones así como acciones diplomáticas y económicas, que culminaron en la fracasada invasión mercenaria por Playa Girón. Sobre el tema el autor publicó en 2006 por la Casa Editorial Verde Olivo (con reedición en el 2008 a cargodel Instituto Cubano del Libro), Operación Jaula, contragolpe en el Escambray; precisamente Fuego cruzado… se inicia con un rápido recuento sobre tal impresión.

Como Operación Mangosta fue bautizado el proyecto aprobado por el Grupo Especial Ampliado, del Consejo Nacional de Defensa de USA, para dar una rápida respuesta que permitiera borrar el fracaso de la Operación Pluto.  Tal Grupo fue creado por presidente John F. Kennedy, y el nuevo plan fue presentado por la Fuerza de tarea W, creada especialmente por la CIA para participar en la maniobra.

La nueva obra de Herrera detalla las acciones revolucionarias para contrarrestar todas esas acciones programadas, creadas, financiadas y asesoradas por el imperialismo yankee. El autor dibuja con precisión encomiable, en 243 páginas, desde las condiciones propicias en 1960 para el surgimiento de las primeras bandas hasta la liquidación de las últimas, en 1965. El período tratado con mayor profundidad es el comprendido tras la victoria cubana de abril de 1961.

Cada página deja un rastro indeleble sobre la forma revolucionaria que se enfrentó la agresión, los asesinatos y otras fechorías cometidas por las bandas, el enfrentamiento armado continuo, el surgimiento de nuevos órganos de la defensa (incluidos Lucha contra Bandidos –LCB- y los de inteligencia y contrainteligencia), el avance en la coordinación y apoyo entre las fuerzas, la preparación creciente del personal, el intercambio de experiencias, el mayor aprovechamiento de fuerzas y medios, el trabajo de las organizaciones políticas y de masas, el mejoramiento de las condiciones de vida de los campesinos, pero sobre todo la decisión firme del pueblo de Cuba, liderado por Fidel, de vencer a tan terribles fuerzas del mal. Ese fue el fuego cruzado que recibieron los bandidos.

Fuego… permite apreciar en toda su magnitud la guerra que se llevó a cabo contra esa gavilla de asesinos bien preparados y armados y con asesoría permanente. Me impactó de manera tal que recordé varios episodios personales del último trimestre del ano 1960, las noches de vigilia bajo el estrellado cielo del Escambray villareño, los temores de los primeros días, las tremebundas anécdotas que se contaban sobre los bandidos, el acompasado y sordo sonido de las botas de mi pequeña unidad marchando sobre el mullido y húmedo suelo del monte, la vida de campamento, los interminables tiroteos nocturnos, el olor de la lluvia sobre la tierra.

Pero sobre todo accedí a gran parte dela inmensa tragedia de aquella confrontación que tuvo héroes, mártires, renegados, traidores, familias divididas, pérdidas materiales. Particular atención me provocaron las desdichas de las familias Luján León, de Taguayabón, Sancti Spíritus, donde la madre enterró a los dos hermanos, primero al sargento LCB Isaías, en junio de 1963, y cerca de doce meses después al hermano alzado, Valentín; de Hurtado Hernández que sufrió la muerte en combate del miliciano Miguel  y también en ese combate de Agustín, al acudir en ayuda su hermano; de la Tartabull Chacón de Cumanayagua,  cuando la madre, Marcelina Chacón, veló a su retoño el sargento LCB José Esteban  en agosto de 1962 y casi un año exacto después reprochó al oído del cadáver de su otro hijo, Rigoberto, en un monólogo apenas audible, el haberse alzado contra la Revolución.

 Fuego cruzado contra las bandas de Pluto y Mangosta será  puesto  a la venta en la próxima Feria Internacional del Libro. No deje de leerlo, se lo recomiendo.

 
11 comentarios

Publicado por en 07/08/2011 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,