RSS

Archivos Mensuales: marzo 2012

Una visita de Padre y muy Señor…

La presencia de  Benedicto XVI en Cuba ha transcurrido para mí con una velocidad tremenda. Inmerso en mantenerme al día, estudiando la abundante información disponible en cuanto a preparativos, complejidades, discursos y comportamientos, cuando vine a ver el Papa estaba descendiendo en el aeropuerto de Santiago de Cuba, de su fletado avión de Alitalia.

A partir de entonces todo ha sido un disfrute ininterrumpido que me atrevo a resumir en un tratamiento correcto por todo nuestro pueblo, respetuoso o devocional, de acuerdo a laicidad o creencia.

Vista desde las posiciones de cubanos o extranjeros, creyentes o irreligiosos, directivos o dirigidos, residentes o visitantes, es indiscutible que hubo comunión de ideas en planteamientos globales estratégicos de la Iglesia Católica y la Revolución.

El Papa acudió en un momento oportuno para levantar la fe católica en Cuba. Y digo oportuno por ser el justo instante en que era válido ampliar el camino –abierto hace 14 años por Juan Pablo II- para una mayor y más activa inserción de su iglesia en la sociedad civil cubana. Es un decisivo apoyo a la obra del Cardenal Jaime Ortega Alamino.

La estancia del Sumo Pontífice en Cuba avaló nuestro proceso social (Ver discurso de Benedicto XVI a su llegada a Santiago de Cuba) y también la actualización de nuestro modelo económico que venimos desarrollando. Desde el punto de vista ético es interesante repetir algunas frases definitorias tales como: …“la actuación pública al servicio del bien común de la Nación…”, “…el progreso verdadero tiene necesidad de una ética que coloque en el centro a la persona humana y tenga en cuenta sus exigencias más auténticas…”, “…ese inmenso patrimonio de valores espirituales y morales que han ido conformando su identidad más genuina, y que se encuentran esculpidos en la obra y la vida de muchos insignes padres de la patria, como el Beato José Olallo y Valdés, el Siervo de Dios Félix Varela o el prócer José Martí”.

El bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba quedó en entredicho bien temprano cuando, concentrada la prensa acompañante en el vuelo Roma-Guanajato,  el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo “La Santa Sede considera que el embargo es algo que hace que las personas sufran las consecuencias…”.  “La Santa Sede no cree que es una medida positiva y útil”.

Nuestro presidente Raúl Castro reafirmó -según mi apreciación- con mucha diplomacia, los ejes primordiales de nuestra posición revolucionaria. Trajo a un primer plano, de modo insoslayable, ante todo a José Martí, cuando precisó como premisa de la Revolución Cubana el rendir culto a la dignidad plena del hombre y la construcción de una Patria: “Con todos y para el bien de todos”; nuestro derecho a decidir y seguir el camino que escoja nuestro pueblo, de modo democrático y libre. Denunció las agresiones políticas y militares de los estadounidenses y sus lacayos, el bloqueo financiero y económico, la complicidad de las grandes potencias y el contubernio entre los grandes medios de difusión.

Las misas fueron muestras de fe y devoción, plasmadas en las altísimas asistencias logradas, muestras de la admirable liturgia católica, con el bello y funcional soporte ambiental que lograron con trabajo profesional e ininterrumpido, varias empresas nacionales y la fuerte cooperación del Obispado.

El encuentro del Papa con Fidel, aunque no programado, era algo esperado. El día previo a la despedida pidió el Comandante una audiencia, conocedor del recíproco interés. Fue un encuentro en la Nunciatura, cordial, afable, sereno, donde sin testigos intercambiaron sobre los cambios en la liturgia de la iglesia católica, las funciones del Papa y los problemas que hoy enfrenta la humanidad. Particular interés tuvieron problemas ecológicos, culturales, y el modo en que las distintas religiones enfrentan tales problemas.

Tras el fracaso de la toma de templos por el desconocido “Partido Republicano de Cuba”, no se de los resultados de la anunciada excursión de una flotilla provocadora navegando desde Miami hasta los límites territoriales del archipiélago, Fueron desoídos  los ladridos de los parlamentarios Marco Rubio, Ileana Ross-Lethinen y el resto de la pandilla de los autotitulados cubano-norteamericanos (ni Cuba ni los Estados Unidos permiten la doble nacionalidad). La desilusionada acaudalada twiteera Yoany Sánchez descalificó los discursos de los jerarcas eclesiásticos.

Por su parte El Camaján Elizardo Sánchez Santa Cruz “denunció” ¿cientos? de disidentes (la plantilla íntegra pagada por la Oficina de Intereses de los EEUU en La Habana) imposibilitados por la “policía política” de asistir a la misa, como si representaran algo o pudieran quebrar el orden ante el mar de los centenares de miles presentes en las Plazas de la Revolución Antonio Maceo y José Martí.

Dos ciudadanos, uno en Santiago de Cuba y el otro en la Habana, trataron de interrumpir una misa y la despedida del pueblo al Papa; tales hechos ni siquiera fueron reivindicado por organización disidente alguna.

El magnate Carlos Saladrigas, venido desde Miami entre los Peregrinos de la caridad,  intentó llamar la atención con sus planteamientos sobre nuestra supuesta irrevertible renuncia a la construcción del socialismo y quedó apagado su intento de protagonismo.

Un botón de muestra de la bajeza de los métodos utilizados fue el echar a rodar un rumor sobre que Hugo Chávez Frías había pedido una audiencia al Papa y esta había sido denegada. Incluso vi, con tal afirmación, una apócrifa página de twiteer  a nombre de nuestro canciller Bruno Rodríguez Parrilla.

El final fue tal cual yo pensaba. El presidente de Cuba confirmó nuestra decisión de crear una sociedad más justa, basada en la democracia, en la justicia. Se refirió, para despejar dudas, con respeto y sentimiento, al problema de los emigrantes cubanos,  entre otros aspecto medulares.

Por su parte Benedicto XVI fue explícito en la utilización del diálogo en la búsqueda de la concordia, de la continuidad del crecimiento de las libertades civiles, la permanente  necesidad de sumar en vez de eximir, y el cultivo de la libertad para que nuestro país siga adelante.

En suma, los resultados fueron tan defraudantes para los enemigos de la Revolución cubana que, a pesar del poquísimo margen permitido, los falsimedios de la desinformación han estado obligados, y para su bochorno lo han hecho, a desvirtuar palabras, oraciones, frases, pasajes. El Nuevo Herald solo pudo titular el miércoles 28 de marzo, es decir al día siguiente de la partida del Sumo Pontífice: “El Papa pide que se permitan libertades fundamentales en Cuba” y “Cubanos en Miami esperan que visita papal cambie a Cuba”. No es necesario decir más.

Temas relacionados:

La visita del Papa, la fe y la disidencia cubana

Un tambor a Ochún

Cachita recorrió la Timba

Fiesta de religiones

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La Cuba que acogerá al Papa

El Papa Benedicto XVI

El Papa Benedicto XVI

Siempre días como estos me hacen recordar mi adolescencia. Tenía 11 años cuando un amigo me invitó a inscribirme en la Agrupación Mariana de Monserrat, dirigida por los hermanos jesuitas, radicados en el impresionante edificio de cuatro plantas que poseían en la manzana comprendida entre las calles de Cid, San Fernando, Gloria y San Carlos, allá en el natal Cienfuegos. Mi hermana, a tono con aquella sociedad cubana de los años 50, perteneció a la congregación que le tocaba, la de mulatas: Hijas de la Caridad.

Fueron un par de años de misas dominicales y sesiones catequistas pero sobre todo de juegos de béisbol con guantes, bates y pelotas a los cuales yo no tenía otra manera de acceder. Después vino el distanciamiento de la fe católica, mucho antes del triunfo de la Revolución. En esto fueron decisivos el trabajo ideológico de mi padre e insatisfacciones.

El final de mis creencias religiosas fue el conocimiento filosófico que nos trajo el triunfo de la Revolución. Además, tenía yo muchas otros intereses, para mí más importantes, de las cuales ocuparme. Por otra parte, la posición y acciones contrarrevolucionarias de las  jerarquías de la Iglesia Católica y algunas sectas, me distanció.

Debo confesarles que en mi casa había dos estatuillas de tamaño apreciable, una de San Lázaro y otra de Santa Bárbara. A esta última, en una época de bonanzas se le compró corona, espada y copa, bañadas en oro; cada viernes se le ponía una manzana, miel, grageas y platanitos. En diciembre era el velorio a San Lázaro. En otras oportunidades venía una santera llamada María para hacer misas espirituales a los muertos para resolver problemas a los vivos.

En estos días, por segunda vez para Cuba, nos visita un Papa y evoco mucho la interesante liturgia católica y otros pasajes relacionados con las creencias religiosas.

Tampoco puedo olvidar lo ocurrido durante la larga confrontación iniciada cuando muchos sacerdotes se convirtieron en activos militantes de grupos contrarrevolucionarios, apoyaron actos terroristas, protegieron organizaciones y bandas de alzados en las montañas del país;  impulsaron el miserable plan Peter Pan para la salida de Cuba hacia los Estados Unidos de miles niños, sin sus padres, todo ello basado en una falsa ley contra la patria potestad.

Entonces la Iglesia Católica perdió credibilidad y fieles en la sociedad cubana. Ya se habían eliminado los capellanes en las unidades militares. Le siguió la nacionalización de las escuelas donde disponían de los mejores centros para los hijos de la burguesía; se ordenó la salida de sacerdotes y monjas de los hospitales; cesaron sus espacios en los medios de comunicación. Por si fuera poco se redujeron los sacerdotes de 700 en enero de 1959 a 300 hasta la actualidad.

En 1998 recibimos por cinco días la visita de Juan Pablo II. Comenzó entonces una etapa de mejoramiento de las tensas relaciones con Iglesia-Gobierno Revolucionario.

Mucho se ha avanzado por ambas partes hasta hoy: la Constitución de la República de Cuba cambió en sus referencias al ateísmo; se aceptó el ingreso al Partido Comunista de Cuba de revolucionarios que tuvieran fe alguna aparte del marxismo-leninismo; la Navidad fue declarada de nuevo día feriado nacional; se brindó ayuda oficial para erigir un nuevo seminario y en su inauguración estuvo presente el presidente Raúl Castro Ruz; el cardenal Jaime Ortega participó en las negociaciones para la liberación de presos políticos en 2010; se efectuó una procesión por todo el país de la Virgen de la Caridad del Cobre, que duró año y medio, en conmemoración del 400 aniversario de a aparición de su efigie.

Inauguración del seminario en La Habana. El presidente Raúl Castro Ruz, el historiador de la Ciudad Eusebio Leal Splenger, el cardenal Jaime Ortega Alamino y Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asunto Religiosos de Partido Comunista de Cuba

Inauguración del seminario en La Habana. El presidente Raúl Castro Ruz, el historiador de la Ciudad Eusebio Leal Splenger, el cardenal Jaime Ortega Alamino y Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asunto Religiosos de Partido Comunista de Cuba

Es justo considerar el papel conciliador –entiéndanse en el mejor de los sentidos- jugado por el Cardenal Jaime Ortega Alamino, apoyado en un grupo notable de eclesiásticos. Miembros de la disidencia cubana le responsabilizan de “legitimar” con el parlamento la política del “régimen”. Al mismo tiempo, la jerarquía rechaza arrogarse la función de “catalizador de cambios radicales” pretendidos por otros miembros de la oposición sufragada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América. En general su actitud le ha ganado el odio por parte de de la mayoría de la contrarrevolución y la disidencia anticubanas, y el respeto de no poco cubanos.

La Cuba que recibirá a Benedicto XVI es un país envuelto en profundos cambios, tanto en lo económico como en lo político y lo social, en busca de un modelo moderno de socialismo. Tras las celebraciones de par de importantes eventos del Partido Comunista de Cuba (el 6to Congreso y la I Conferencia Nacional) así como relevantes sesiones de nuestra Asamblea Nacional del Poder Popular, se reagrupan, reaniman y reorganizan nuestras fuerzas y capacidades. Sería un crimen olvidar en este escenario, el cruento bloqueo al que estamos sometidos, que por estos días, tal cual en 50 años, se ha venido recrudece cada vez más.

Hoy el archipiélago lucha por retomar el camino hacia recuperar valores morales, intrínsecos del Socialismo. Su constitución es laica. Se calcula que sólo el 10% de su población  es católica, otras iglesias y los cultos sincréticos han avanzado tanto que la superan en cuanto a feligresía.  Es un país donde no hay asesinatos sumarios  ni desaparecidos, no hay torturados y nadie es sancionado por ideas políticas contrarias al socialismo: otros casos son los mediáticamente denominados “disidentes”, en sus diversas modalidades, pagados en mano propia o por trasmano con injustificadas asignaciones del presupuesto estadounidense, en el persistente intento de desestabilizarnos.

Aquí el aborto y el divorcio son legales. En el año 2012 hubo una tasa de nupcialidad de 5,2 por cada mil habitantes (de 58 mil 490 matrimonios, 17mil 636 correspondieron a la legalización de una unión consensual anterior) y de divorcialidad de 2,9 por cada mil habitantes. Las uniones consensuales no formalizadas quedan fuera de las estadísticas y son las de mayor cantidad. Las parroquias católicas no muestran los devotos de hace cinco décadas. Las relaciones Iglesia-Gobierno se encuentran hoy en un nivel cualitativamente superior.

Nuestro visitante, Benedicto XVI será recibido por el pueblo cubano con cariño, respeto y afecto. Nacido en Alemania, brilló en su carrera eclesiástica. Eminente teólogo dirigió, en su época de Cardenal Joseph Ratzinger, la congregación para la Doctrina  de la Fe.  Muchos no le perdonan sus ataques de entonces a la Doctrina de la Liberación.

Esta visita forma parte de su cruzada por la reevangelización y secularización de Occidente para fortalecer la fe. Enemigos en el exterior opinan  que es una acción dirigida a facilitar el incremento de la presencia de la Iglesia en la sociedad cubana, en espera de cambios de nuestro régimen social. En otra vertiente de esta campaña de descrédito, promovida por libelos de la prensa, se pronostica que a partir de esta visita “la Iglesia se puede convertir en un aliado natural del Gobierno”.

Su acción diplomática será muy compleja puesto que deberá discursar con extremo cuidado. No concedió entrevista a los agentes nacionales de los enemigos del pueblo cubano. El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombarda opinó sobre el bloqueo económico político y comercial de los Estados Unidos contra Cuba como que: “La Santa Sede considera que el embargo es algo que hace que las personas sufran las consecuencias. No logra el objetivo de un bien mayor”, para a continuación remarcar: “La Santa Sede no cree que es una medida positiva y útil”. Una declaración del Papa, en tal sentido -y también por la libertad de los Cinco- le ganaría un nada despreciable reconocimiento por parte del pueblo cubano, tan sensibilizado con tales temas. Pero también estoy convencido de que el Gobierno cubano no se lo pedirá.

Imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre

Imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre

Mientras se dan los toques finales a todos los preparativos. Se terminan los estrados para las misas, levantados por empresas nacionales concertadas con las autoridades de la Iglesia, se afinan los sistemas de amplificación, bachean calles, aseguran líneas de transmisión de electricidad y comunicaciones. Hasta comenzará a ser comercializado en breve un disco dedicado a la Virgen de la Caridad del Cobre.

Lo único que puede enturbiar toda esta celebración diplomática y de fe puede ser la actuación de los grupos disidente internos y las organizaciones contrarrevolucionarias asentadas en los Estados Unidos. Este último país será responsable en grado sumo de lo que pueda ocurrir.

Como botones de muestra están las recientes declaraciones de Marco Rubio, senador republicano por  Florida,  que mostró ante periodistas su “profunda” preocupación por el “espacio político” que se ha abierto la Iglesia católica en Cuba a cambio de “hacer la vista gorda” ante la situación en la isla, en vísperas de la visita del papa Benedicto XV, e  hizo duras críticas a quienes defienden el levantamiento del embargo unilateral de EE.UU. Del Cardenal Jaime Ortega expresó que “invitó a matones de Castro a entrar a la iglesia y sacar a la gente”. Por otra parte Roger Noriega declaró a la prensa que sería “vergonzoso” que el máximo líder de los católicos no se reúna con los grupos disidentes. Otro show provocativo publicitario será el acercamiento de una flotilla de barcos, el día 28, dicen que hasta los límites jurisdiccionales de las aguas nacionales, para hacer una demostración contra Cuba, sin olvidar el ridículo y fracasado intento de tomar parroquias por impresentables personeros de un flamante y sedicente Partido Republicano de Cuba, a todas luces financiado y ordenado desde ya se sabe donde.

Es posible que Benedicto XVI proclame “venerable” al sacerdote e intelectual Félix Francisco de la Concepción Varela y Morales (1788-1853), llamado Padre Varela quien escribió un proyecto de ley para la abolición de la  esclavitud, y fue defensor de la  independencia de las naciones americanas. Condenado a la pena de muerte por España, vivió desterrado 30 años en Estados Unidos y llegó a ser obispo de Nueva  York.

El Papa recibirá devoción de creyentes y el respeto y simpatía en general de los cubanos, unidos y hospitalarios, durante los tres días que durará su visita. Brindará misa en Santiago de Cuba, el 26 de marzo, en un enorme altar de estructuras metálicas con un diseño similar al de la mitra papal, respaldado por la efigie del mayor general Antonio Maceo, caído en combate contra el dominio español;  ese propio día visitará el santuario de la Caridad del Cobre, la Virgen mambisa, en cuyo honor se dice que el guerrero llevaba siempre consigo un escapulario.

El día 28 realizará los oficios en la Plaza de la Revolución de La Habana,  en un altar algo menor en tamaño al de Santiago, donde resalta el color amarillo, enmarcado a su espalda por la estatua del anticlerical José Martí, Apóstol de Cuba, a su derecha por una enorme imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre que colgará sobre la fachada de la Biblioteca Nacional, y al fondo las efigies de los comandantes Ernesto Che Guevara, caído en las montañas bolivianas peleando por la libertad de América, y el comandante Camilo Cienfuegos, “el más brillante de todos los guerrilleros” según el propio Che.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

María es Las Tunas

Para quienes creen en cábalas e iban en son de fiesta, la cosa empezaba bien. Mientras caminábamos el corto tramo desde el ómnibus hasta La Casa de la Prensa, primero sentimos el aroma inconfundible y después vimos como, en la sala de una casa en construcción, un grupo de personas asaba un cerdo en púa. Sí, así, sencillamente, un cerdo en púa en plena ciudad de Las Tunas.

María y Antonio

María y Antonio. Foto: Juan Valdés Oller

El encuentro para la celebración por quinto año consecutivo del primer lugar en la emulación nacional fue en la larga escalera de acceso al lobby; en cada escalón encontré un periodista del lugar o un amigo(a) invitado(a). Tras estrechones de manos, abrazos y besos,  Pastor Batista nos presentó su exposición “Arrimándote”. A continuación se me acercó Adalys Ray, presidenta provincial de la UPEC, y me dijo muy bajito: “Pedro, busca a María. Ella atenderá a tu grupo”.

Sonreí, estaba gato, conozco muchos chistes para esos momentos de festividades y el nombre es bastante común en esos usos. Sin darme cuenta tuve frente a mí a una joven delgada, más bajita que yo, de finas facciones,  blanca y semirrubia, de ojos claros, quien con tono muy amable me preguntó: ¿Es usted Pedro Hernández?; tras mi afirmación díjome: “Soy la coordinadora de su grupo, después del acto de recibimiento tomaremos el ómnibus para dirigirnos al lugar donde se alojarán”.

Entonces razoné: Con ese carácter, tan jovencita, esta bola de “camajanes alegres” que aquí vienen, no le va a hacer mucho caso, esto será terrible. Me dejaba guiar yo por experiencias anteriores y equivoqué de modo rotundo.

María se convirtió, durante el día y horas que allí estuvimos, en la fiel y eficiente cuidadora para que se cumpliera el abultado programa de actividades. Estaba tras todo y todos. Era inflexible en los recordatorios y alertas para el cumplimiento de los horarios. En los cortos viajes urbanos, a preguntas nuestras, nos explicó de su terruño, del quehacer literario, su función editorial en la revista Quehacer, sus acciones en el humorismo gráfico, su trabajo como ilustradora y su faena en el taller literario La oveja negra.  Nos presentó a su esposo Antonio Medina (Antoms), también joven intelectual de valía, humorista, magnífico interlocutor.

Ilustración con texto: No es buenos caer en vicios pero el del tiempo tiene ventajas

Texto del globo: No es buenos caer en vicios pero el del tiempo tiene ventajas

Ambos se mostraron como personas muy elevadas, que defienden los valores morales por encima de todo y mostraron un alto espíritu de pertenencia hacia su provincia natal. En ellos vi reflejada a Las Tunas, apreciada de modo muy rápido en visitas a un centro de investigación sobre pastos y forrajes, a la empresa metalúrgica Acinox, a nuevas instalaciones para la gastronomía y la recreación, y en el complejo histórico cultural del parque Mayor General Vicente García.

Allá estuvimos demasiado poco tiempo. Hubiese querido compartir más con estas gentes, conocer otras, y más de sus aspiraciones, logros y débitos.

María en el colmo de la “caballerosidad” (sí, cabe este termino para catalogar la acción de una mujer tal), la noche previa al regreso, en el viaje hacia el hotel donde nos alojábamos, trajo para distribuirnos un grupo de ejemplares de Vicios del tiempo, con cuentos cortos de su autoría, donde se firma como María de Antoms.

No encontré correcto preguntarle cómo un escritor puede disponer de tantos libros de una publicación propia, me quedé en el misterio. El mío fue dedicado con mucho cariño con la ilustración (con texto) que les acompaño.

De la obra literaria les regalo una muestra, a mi gusto por supuesto.

ENDONCOLOGÍA:

De tus cadera a tus pies

Quiero hacer un largo viaje.

Pablo Neruda

A Rosy y Aldo

 De noche ellos hablan de amor.

Ella por el día toca güevos y el amasa tetas.

Los médicos no llevan trabajo atrasado al hogar.

 
8 comentarios

Publicado por en 19/03/2012 en Amistad, Cuba, cultura, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: ,

La disidencia contra la Iglesia y la visita del Papa

Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad, en La Habana

Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad, en La Habana

La primera operación en grande, de la disidencia cubana contra  la Revolución y la Iglesia Católica cubana, se efectuó el pasado martes 13 de febrero, cuando varios grupos de personas, en diferentes parroquias del país, intentaron hacer llegar un mensaje – una serie de supuestas demandas sociales- para Su Santidad Benedicto XVI, tomaron templos y, en uno de los casos, se negó a abandonarlo.

El caso más serio se produjo en la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad, en La Habana, cuando los disidentes permanecieron allí más de  48 horas, hasta ser desalojados por fuerzas policíacas, actuando en respuesta una petición expresa del Cardenal Jaime Ortega Alamino,  .

Según Orlando Márquez Hidalgo, de la Oficina de Prensa del Arzobispado de La Habana, “… la acción de poner fin a la ocupación se inició a las 9:00 p.m. hora local, duró menos de diez minutos. Los trece ocupantes fueron invitados a salir del templo y no ofrecieron resistencia. Los agentes que ejecutaron la operación habían asegurado a la Iglesia que no portarían armas, que trasladarían inicialmente a las trece personas a una unidad policial y que después los llevarían a sus casas. Igualmente aseguraron que no serían procesados por este hecho.”

A este fracasado intento sedicioso –de seguro planeado, organizado y subvencionado por la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en Cuba- se ha sumado de inmediato la fuerte red mediática enemiga. Despachos de agencias de prensa, periódicos, emisoras de radio o televisión han difundido supuestos maltratos a personas longevas y aprovechado el incidente para tratar de levantar determinadas figuras de la disidencia, la mayoría sin implicaciones en este hecho, a la vez que volver al ataque contra mandatarios de la Iglesia Católica nacional, que se esfuerzan por ampliar y fortalecer con el gobierno cubano un diálogo fructífero.

La twittera millonaria, para no sufrir menoscabo de su “liderazgo”, en un principio denunció los hechos y al final –para no desmarcarse del todo o quizá siguiendo órdenes de última hora de sus amos- condenó la brutalidad policíaca y la posición del Cardenal  Ortega.

Por supuesto, también se sumaron los de siempre. El Nuevo Herald puso en su primera plana: “Desalojan a 13 disidentes que ocuparon una iglesia en La Habana”; con el sumario siguiente:El operativo para poner fin a la ocupación del Santuario Diocesano y Basílica Menor de la Iglesia de Nuestra Señora de la Caridad fue solicitado expresamente por el cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana”. Como se puede apreciar la información a todas luces es incompleta a propósito, todo es mal intencionado. Para que contarles de su contenido interior.

Tras este botón de muestra quiero recordarle que sobre el tema escribí en este mismo blog el pasado 29 de febrero, un post titulado La visita del Papa, la fe y la disidencia cubana. Allí ofrecí un detallado informe –hasta aquel momento- de las posiciones y acciones de las principales facciones de la contrarrevolución dentro y fuera del país, y los movimientos que hacían para sabotear las relaciones Estado-Iglesia, demeritar a la Revolución así como al Cardenal y algunos de sus más cercanos colaboradores.

Otros facinerosos de Internet hablaron del uso de “fuerzas antimotines”, “amplios despliegues policiales”, “golpeaduras a los disidentes” y “tomadura de muestras de huellas digitales, pelos y orina”. ¡Señores, por favor!

Tal cual dice el comunicado de la Archidiócesis de La Habana: “Se trata de una estrategia preparada y coordinada por grupos en varias regiones del país. No es un hecho fortuito, sino bien pensado y al parecer con el propósito de crear situaciones críticas a medida que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba. Hemos recibido comunicación de que otros grupos y personas disidentes fueron convocados a ocupar templos en otras diócesis pero se negaron a hacerlo por considerarlo una actitud irrespetuosa hacia la Iglesia”.

No obstante las presiones aumentan. Unos setecientos opositores firmaron una carta pública en la que llaman a Benedicto XVI a reconsiderar su visita a Cuba. A mediados de febrero otro personaje, tambor mayor de una llamada organización de Derechos Humanos, Fundación Lawton (que casi nadie conoce), declaró contra Cuba  ante el Subcomité de África, Salud General y Derechos Humanos del Comité de Relaciones Exteriores, cuya presidenta es Ileana Ros-Lehtinen. Todos sabemos de las rabiosas declaraciones de esta señora, contrarias a la presencia del Sumo Pontífice en Cuba.

Las Damas de Blanco, por su parte, han pedido con impertinencia al Arzobispado de La Habana hagan llegar un mensaje a Bernedicto XVI,  acompañado de una solicitud para que las reciba durante su estancia en Cuba.

¿Puede imaginarse usted estimado lector cuántas parroquias, congregaciones, asociaciones fraternales, comunidades de creyentes, hermandades, cofradías, cabildos, diócesis, institutos seculares y muchas más instituciones de fe quisieran reunirse con su Santidad Benedicto XVI para plantearle asuntos importantes, de sus vidas, creencias y prácticas religiosas?

Claro que usted no puede calcularlo. Pero de lo que si usted estará seguro, es que cualquiera de ellas supera en cantidad de miembros y en calidades de propósitos a las Damas de Blanco.

 
3 comentarios

Publicado por en 16/03/2012 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , ,

Donan bandera ocupada en cuartel de Yaguajay

La foto es actual, muestra la bandera nacional que ondeaba en el cuartel del Escuadrón 31 de la Guardia Rural, ubicado en Yaguajay, antigua provincia de Las Villas (actual Sancti Spíritus), el 20 de diciembre de 1958. Ese día comenzó el asedio de la ciudad y sus posiciones fortificadas, por una avanzada del Ejército Rebelde  al mando del comandante Félix Torres y del capitán William Gálvez e integrada por unos 130 rebeldes.

En el territorio central del país solo quedaban en manos de la tiranía las ciudades de Santa Clara y Yaguajay. El comandante Ernesto Guevara, Che, con su columna 8 Ciro Redondo, continuaba su victoriosa campaña militar que concluiría en la capital provincial mientras el comandante Camilo Cienfuegos, jefe de la columna 2 Antonio Maceo, a la cual pertenecía el destacamento citado, culminaba con éxito la segunda batalla de Zulueta.

La tropa de Torres y Gálvez había tomado el poblado de Mayajigua el día anterior y en un  rápido movimiento táctico se desplegaron sobre Yaguajay. Entonces esperaron nuevas órdenes. El día 21 llegó Camilo con otros 100 hombres, asumió el mando y comenzó la batalla de Yaguajay. El comandante rebelde fue aniquilando los focos de resistencia dentro de la ciudad y culminadas estas misiones concentró todas sus fuerzas en la toma del cuartel.

La  instalación estaba ubicada en un terreno llano, sin elementos protectores para el avance de una infantería enemiga, fortificada al extremo, preparada -con suficientes armas, municiones, alimentos y agua- para resistir el ataque rebelde. Allí se atrincheraban el capitán Alfredo Abón Lee y más de 350 efectivos bajo su mando. Naves de la Marina de Guerra, ancladas en la cercanía, cubrían el fuerte con el alcance de sus cañones.  La aviación batistiana era la dueña de los aires.

El ataque del Ejército Rebelde duró once días. En su transcurso se concertaron dos treguas, la primera el día 24 a petición del mando rebelde tras expulsar al enemigo de los tres puntos de defensa urbanos, después de causarles 3 muertos y tomarle 15 prisioneros, de ellos 6 heridos. Yaguajay, con excepción del cuartel, quedó en manos rebeldes. Cuando la Cruz Roja y el cura de la parroquia negociaban la tregua con el bando enemigo, producto de una confusión fue muerto el soldado rebelde Joaquín Panecas Consuegra (Panequita) y heridos el capitán William Gálvez, Ramón Morcell y Víctor Sotomayor. Al final Abón Lee se negó a aceptar la rendición.

El día 26 el oficial batistiano pidió un alto al fuego. Tras nuevas conversaciones otra vez decidió seguir combatiendo. Entonces el jefe rebelde encargó a obreros del cercano central Narcisa construir un móvil blindado a quien llamó Dragón I. Estaba dotado de un lanzallamas para incendiar el cuartel. Los ataques del tanque criollo de los días 26, 27 y 28, si bien no fueron efectivos en lo táctico si lo hicieron en lo psicológico. Después el impacto de una bazooka lo dejó fuera de combate.

Mejor resultado tuvo la acción de explotar un tren cargado de dinamita trasladado por una línea ferroviaria que terminaba detrás del reducto. Tras algunos fallidos intentos lograron hacerlo aproximarse e incendiar parte de la caballeriza y algunos almacenes aledaños.

En la tarde del 31 de diciembre, Nelson Juan Béquer González se dirigía a Yaguajay en su jeep cargado con pertrechos militares para la columna 2. En la medida de su avance, comenzó a escuchar primero unas esporádicas detonaciones de armas de fuego, pocas para un lugar donde se desarrollaba un combate de tal envergadura, después llegó hasta él un rumor y entrando al pueblo, con más precisión, una algarabía. Todo parecía indicar que ya las armas rebeldes habían triunfado.

Béquer es natural de Manzanillo, se incorporóa la lucha clandestina bajo el mando de Celia Sánchez Manduley durante los difíciles días anteriores al desembarco del yate Granma y tuvo importante participación en los preparativos para su recibimiento. A continuación apoyó las tareas de ayuda al foco guerrillero y otras del movimiento 26 de julio. Por su ocupación como viajante de la firma jabonera Sabatés se le encomendó acompañar la invasión a occidente y ayudar a las columnas  en sus acciones.

Nada fácil fue avanzar con su preciosa carga entre ciudadanos y rebeldes que celebraban la conquista de la columna 8 sobre la agrupación del “Ejército Nacional”; bien visibles estaban las huellas del reciente y feroz combate. También se le dificultó mucho la tarea de encontrar a Nené López, capitán ayudante del comandante Camilo Cienfuegos, destinatario del cargamento.

Al fin lo halló en el patio del cuartel, junto al asta, cuando se disponía a arriar la bandera que ondeaba tras al menos once días, mientras a su alrededor soldados rebeldes y civiles ordenaban y contaban el armamento ocupado. Vino entonces el fuerte abrazo entre los coterráneos, viejos compañeros de la lucha contra la tiranía, de duros tiempos de combates, fuegos y duelos. Tras el anuncio de la llegada de los pertrechos el oficial arrió el símbolo patrio y se lo obsequió como recuerdo de aquella victoria.

Ya en el hogar del matrimonio de los luchadores clandestinos,  Esperanza Iglesias Verdecía, la ya fallecida esposa, remendó con infinito cariño las perforaciones causadas por los impactos de los proyectiles en el símbolo nacional (que exhibe en su parte superior el letrero Ejercito 1954), y fue guardado con todo celo por la familia. Desde entonces apareció, en lugares bien visibles, durante las fechas patrias y celebraciones revolucionarias.

Hoy la decisión es donarla al Estado Revolucionario. A tales efectos, el próximo lunes 12, a las 8:30 de la mañana,  el primer detective, Lic. Mitchell Pérez Bécquer, a nombre de su abuelo Nelson Juan Béquer González, hará entrega oficial, a la dirección del Museo de la Revolución, de la bandera capturada por las fuerzas de la columna 8 Antonio Maceo a la rendida tropa del capitán Abón Lee.

A partir de la victoria antes narrada, una de las más importantes de nuestras luchas libertadoras, el legendario comandante Camilo Cienfuegos fue conocido como El héroe de Yaguajay.

 
3 comentarios

Publicado por en 09/03/2012 en Cuba, Historia, Revolución

 

Etiquetas: , , , , , ,

Haití y las plagas no bíblicas

El terremoto sufrido en Haití hace poco más de dos años ha puesto a prueba la humanidad de los gobiernos poderosos. Y han suspendido.

Ese 12 de enero de 2010 el 70 % de la población haitiana no tenía trabajo, tan solo el 25 % ganaba más de dos dólares al día, la mitad de la población no tenía atención médica, la mitad de los niños no iba a la escuela y solo  5% de las carreteras se encontraban en buen estado.  El sismo fue el peor de los sufridos por el hermano país: 222,570 muertos, 300,572 heridos y dejó sin hogar a 1.5 millones de haitianos. El 78 % de los desplazados no tenía casa propia.

Desde hacía mucho tiempo Haití era el más pobre de los países de América. Quizá las grandes potencias le hacían pagar el pecado de ser la primera patria negra libre del mundo pero su mantenido status económico social no dejaba de ser más que una asignatura pendiente para el mundo civilizado.

Y por si la desgracia del temblor de tierra fuera poca, debido al agravamiento de las ya infernales condiciones ambientales, apareció la epidemia de cólera que mató a 7 mil personas tras infectar a más de medio millón.

Hoy aún 520 mil refugiados viven en campos de emergencia, sin las mínimas condiciones sanitarias, solo el 40 % de la población laboral tiene empleo y 4,5 millones de habitantes sufren penurias alimentarias. Se han construido o rehabilitado 430 kilómetros de carreteras.

En cuanto a los niños uno de cada tres padece malnutrición crónica en tanto que 15 mil menores de cinco años sufren de desnutrición aguda. Los escombros retirados ascienden al 50 %, solo tres millones de personas han recibido ayuda para purificar el agua que usan.

Con estos datos, cuando menos, usted podría pensar que el millón de personas salidas de los campamentos han sido mejoradas. La verdad es mucho más cruel. Según encuesta divulgada por Cruz Roja Internacional, tan solo un tres por ciento lo hizo porque su hogar había sido reparado, y el uno por ciento debido a que consiguieron un mejor refugio. A todas luces, el resto vaga a la intemperie.

Tras la ocurrencia del sismo se abrieron muchas cuentas bancarias, espacios en estaciones de televisión y radio, periódicos, revistas e Internet. Cientos de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) promovieron recaudaciones; el presidente Barack Obama creó el Fondo Clinton-Bush para promover y coordinar el envío de las ayudas de individuos y corporaciones, y asegurar rapidez y seguridad en las donaciones. Muchas naciones enviaron comida, alimentos, mantas, médicos, medicinas, agua, dinero, carpas.  Y los Estados Unidos tropas para imponer su orden. Ellos mueven los hilos de la ocupación militar impuesta con la Minutah.

La ONU calcula que de los 4,600 millones de dólares (más de 3,623 millones de euros) prometidos por las naciones donantes en 2010 y 2011, sólo se ha entregado un 43%.

El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, nombrado desde el fatal momento, enviado especial de la ONU para Haití, viajó de nuevo en enero al sufrido país. Tras entrevistarse con el primer ministro haitiano, Garry Conille, se ocupó de ver la marcha de la recuperación de tres inversiones extranjeras, y se retiró.

En estas condiciones “el enviado” y su rimbombante Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití cesaron en sus funciones. ¿De qué reconstrucción han hablado?

El presidente de Haití, Michel Martelly, reconoció hace unos meses que gran parte de la ayuda recibida se había utilizado mal. El mandatario haitiano dice desconocer en qué se ha invertido la mayor parte de los millones que han entrado a la tierra de Toussaint Louverture. Sus declaraciones y actitud en cuanto a resolver con urgencia los problemas de los afectados le han granjeado no pocas críticas de los lamebotas de los imperialistas. Estos últimos le achacan el desconocimiento de la utilización de los fondos a los inconvenientes que ha tenido para asumir el control del territorio. ¿Recuerdan el manejo de fondos en Iraq, Afganistán y Paquistan?

Martelly ha pasado a encabezar el control y destino de la ayuda, precisado a resolver la crisis habitacional, la producción agrícola y el relanzamiento del turismo. Por los menos algunos analistas reparan en su preocupación. Como apoyo Haití pidió a los países donantes una contribución para este año de 231 millones de dólares.

Recientemente se reunieron en Puerto Príncipe, la capital, el viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Temir Porras, el canciller de Haití Laurent Lamothey, para avanzar en el proyecto acordado en la XI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), no solo desde la perspectiva de un plan humanitario sino de desarrollo de esa geografía caribeña. Incluso, el jefe de gobierno venezolano, antes del anuncio de la operación quirúrgica, había notificado una visita a su homólogo en marzo. La Comisión Europea aprobó en enero un programa de 23 millones de euros para reconstruir carreteras, viviendas, edificios públicos y escuelas.

De modo simultáneo haitianos y cubanos trabajan en la creación de una estructura y red sanitaria que permita resarcir las condiciones sanitarias infrahumanas, padecida por siglos, que pronostican hacer endémica la epidemia.

Haití necesita con urgencia de la ayuda extranjera para subsistir y salir adelante. Tenderle la mano fraterna es cuestión de humanidad. El socorro no debe verse como algo paternalista, ni como una limosna. Sino un deber solidario. Muchos han instrumentado una ayuda –en ocasiones mínima- al compás de beneficios personales, de corporaciones y hasta políticos. Esa comparsa solo aspira “al vidrio” (apariciones en televisión) en la búsqueda de posiciones de opulentos benefactores, y mecenas que cual migaja, dan un “poquitito” de lo que les sobra.

En una trágica feria, algunos medios de prensa divulgan un triunfo la solución de las herramientas de un peluquero o la implantación de prótesis a uno de los miles de minusválidos dejados por el terremoto. Parece que olvidan que el resto vive aún en la mayor pobreza, sin las más elementales condiciones de vida, en la ignorancia.

El circo mediático ha llegado a usar la desgracia de los haitianos para presentar lo último de la moda en el vestir y el calzar, haciendo de esta desdicha humana un hecho más del insensible “glamour” de lentejuelas de las clases dominantes, hegemónicas y por encima de todo, inhumanos.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

El chino Ching: A por el verdadero homenaje

El 27 de noviembre publiqué en este blog el post Adiós al chino Ching. Era la despedida sentida al querido amigo, muerto en plenitud de facultades, tras sufrir la peor de las agonías, no tan solo por soportar los más intensos dolores y sufrimientos físicos, sino, además, por ir perdiendo capacidades motoras para al final saberse condenado a muerte y no poder cumplir todos sus nuevos sueños familiares y laborales. Terminé aquel escrito dudando si con las 24 horas de velatorio le brindamos, amigos y compañeros, todo el reconocimiento que merecía.

Hoy me siento algo mejor y no es porque haya pasado el tiempo. Acabo de participar en el evento conmemorativo del 20 aniversario de la empresa que creó, de la Comercializadora Escambray. Quienes leyeron el trabajo antes referido recordarán que la catalogué como una de las firmas más eficientes y de mayor capacidad de desarrollo que he conocido en Cuba. Con tal juicio puse en juego la seriedad y credibilidad que usted puede reconocerme.

El hecho que un colectivo de trabajadores destine honrar a su guía fundador en el primer evento a realizar en su centro, da mucho que pensar y más aún, conocedor de las cualidades del recordado, debemos calificarlo como un acto revolucionario y necesario.

El acontecimiento comenzó con la inauguración del sitio histórico de la Empresa, que muestra la foto acompañante de este texto. Una instantánea del más destacado de los fundadores aparece en la parte superior izquierda.

Después pasamos a un pequeño teatro donde un panel compuesto por ex-dirigentes del Ministerio de la Construcción (un comandante del Ejército Rebelde, algunos creadores de Escambray, cumplidores de misiones internacionalistas, entre otros), trabajadores de la empresa y amigos, definió la personalidad, el carácter, la inteligencia, la humanidad, el sentido clasista, la laboriosidad y el valor de El Chino, mostrados a lo largo de su vida.

Conocí de los duros tiempos fundacionales, de días sin más almuerzo que pan y refrescos, con un solo transporte (en muy mal estado) y una nave vacía, sin siquiera estantes para ordenar la mercancía. De la creación de la empresa mixta con el máximo de austeridad y sacrifico. Del crecimiento a una provincia y después a otras. De la mayúscula felicidad mostrada por nuestro amigo en su hogar cuando se le compraron las acciones al extranjero codueño y la sociedad pasó en su totalidad a manos cubanas. Quizás entonces otro hubiese querido mantener el estado de cosas para comenzar a recibir “regalitos” con el incremento de las ganancias.

Del enfrentamiento y soluciones halladas a inesperadas dificultades cuando el español ex asociado logró la interrupción brusca de los abastecimientos por los proveedores. De los notables incrementos continuos de los aportes -en divisas y en moneda nacional- de la ya Comercializadora Escambray al presupuesto del país para el financiamiento de importantes materiales de construcción con destino a provincias. Téngase en cuenta que en 1992, año inaugural, fue de 600 mil CUC y el pasado año alcanzó 268 millones.

De su poder de vislumbrar con anticipación el futuro, aceptar los retos del desarrollo, planificarlos y asumirlos con entereza, como cuando debió responsabilizarse con los abastecimientos de los materiales a la vertiginosa construcción de hoteles para el turismo extranjero, que demandaba la economía del país. Me enteré que en el aspecto comercial, por diferentes reestructuraciones del MICONS, la Comercializadora Escambray ha podido absorber, sin menoscabo, otras 19 empresas.

Fueron mas de dos horas de testimonios, vivos, directos, sobre el empresario eficiente y eficaz. Para hacer el momento más dramático y creíble lo cerró Lourdes, la hija, quien por encima de las lágrimas, hilvanó una intervención coherente, una visión familiar de su cariño, rectitud, austeridad, autodisciplina, la lucha contra la enfermedad, la dedicación al hogar.

Para ella, y Lourdita y Rafael Luis, los nietos amadísimos, fue un duro momento pero pienso, que de manera inolvidable, quedarán grabados en sus mentes el ejemplo que el esposo primero, el padre después  y el abuelo, al final, brindó a todos; y comprenderán el porque aquellos curtidos hombres, llenos de canas, que ocuparon la presidencia, utilizaron adjetivos tan altos para calificarlo. Y entenderán también porque aquel auditorio de cerca de cincuenta personas se mantuvo en silencio y atento todo el tiempo que duró la actividad.

El cierre fue una información grabada del desarrollo cronológico de El Chino a lo largo de toda su vida como niño, joven y adulto. Sería muy largo relatarlo; solo permítanme decirle que cumplió con todos sus deberes, con todas las tareas revolucionarias de su tiempo, desarrolló entrañables amistades y logró un enorme espíritu de pertenencia  de los trabajadores de Comercializadora Escambray para con el centro.

Ante familiares, amigos y los trabajadores de la Comercializadora Escambray aparece un compromiso ineludible: imitarlo; ser dignos de su ejemplo. Ese será en justicia, el verdadero homenaje. A por él.

 

Etiquetas: , ,