RSS

Archivo de la etiqueta: Manzanillo

Muerte de Jesús Menéndez: La historia tal como fue

A 69 años del asesinato de Jesús Menéndez, una puntualización sobre los sucesos que acaecieron entonces

entierro-de-jesus-menendez

Imagen del cortejo fúnebre del cadáver del Representante a la Cámara Jesús Menéndez Larrondo, asesinado el 22.01.1948 por el entonces Capitán de la Guardia Rural, Joaquín Casilla Lumpuy

Por Pedro Antonio García

Todo sucedió en la Terminal Ferrocarrilera de Manzanillo. Minutos antes de las ocho de la noche del 22 de enero de 1948, del vagón número 8 en que viajaba, descendió el dirigente azucarero y parlamentario comunista Jesús Menéndez Larrondo, quien iba acompañado del también legislador Paquito Rosales y del sindicalista Manuel Quesada. Detrás de ellos, también abandonó el tren el capitán de la Guardia Rural Joaquín Casillas Lumpuy a quien se le unieron tres soldados de ese cuerpo, apellidados Alarcón, Cancio y Salgado.

Entre el parlamentario y el uniformado se produjo un diálogo corto en el andén en el que el último conminaba a Menéndez a acompañarlo al cuartel y este le recordaba a su interlocutor la inmunidad que le otorgaba la condición de congresista, según las leyes vigentes. Varios testigos presenciales declararon que Casillas de pronto extrajo su arma y la accionó sobre el líder obrero. Luego dirigió sus disparos hacia el tren, uno de los cuales alcanzó al soldado Alarcón. Rosales y Quesada acudieron a socorrer a su correligionario, de acuerdo al testimonio del propio Casillas. Al líder obrero herido lo trasladaron a la Casa de Socorros municipal. Llegó cadáver.

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Confesó el responsable de la muerte de Oswaldo Payá

Hyundai Accent de color azul, con chapa T31402, tras el fatal accidente que le costó la vida a Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero

Las redes sociales se estremecieron ante el empuje de las páginas mercenarias y sus aliadas. Con rapidez, como siempre, fabricaron e hicieron correr una versión que acusaba a la dirección cubana de la muerte de los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero Escalante en un terrible accidente cerca de la ciudad de Bayamo en la provincia Granma, el pasado domingo.

La mentira esgrimida fue una horrenda e increíble historia dada a conocer por una hija de Payá de un camión fantasmagórico que empujó el auto hasta sacarlo fuera de la carrera y lo hizo volcarse. Pero algo me han enseñado las películas de violencia norteamericanas: si era un atentado ¿para qué dejar dos supervivientes y ambos extranjeros?

La dirección del país fue concreta en la nota dada en Granma. Tuvo la seriedad que le caracteriza,   se limitó ahora solo a relacionar nombres de fallecidos y  heridos, lugar y forma del accidente, sin adelantos ni especulaciones, y si señalando que se efectuaban las investigaciones de rigor.

Es una línea de la Revolución heredada de Fidel, de decir la verdad y dar a conocer informaciones confirmadas, verificadas. Recuerdo haber leído que, cuando denunció en el periódico Alerta los desmanes del entonces Presidente de la República, Carlos Prío Socarrás, en las obras de reconstrucción de su finca La Chata financiadas con fondos del gobierno y utilizando como fuerza de trabajo a presos comunes, había fotografiado lo que sucedía para después denunciarlo a la prensa.

Esa fue la directriz noticiosa de los medios rebeldes -la autenticidad- durante toda la campaña militar que derrotó la dictadura de Fulgencio Batista. Y así ha sido la dirección revolucionaria hasta hoy.

De nuevo nuestra distinción informativa, por enésima vez, estuvo a prueba con la aparición del brote epidémico en Manzanillo. Ustedes conocen la historia. La contra se deshizo en mentiras de los supuestos “periodistas independientes” rebotadas sin el menor escrúpulo por los falsi-medios de Miami conformando sus comentarios con muchos más muertos e infectados de los que hemos tenido que lamentar y supuestas propagaciones hasta en La Habana, a centenares de kilómetros de la   provincia Granma, del lugar de los hechos.

Supe temprano de las militancias políticas de los dos extranjeros –ingresados a Cuba como “turistas”- que aparecían como tripulantes del carro siniestrado: Ángel Carromero, español, vicesecretario general de la organización Nuevas Generaciones del Partido Popular en Madrid y colaborador de la Comunidad de Madrid, regenteada nada más y nada menos que por Esperanza Aguirre, estrecha asociada a la Embajada de USA y enemiga acérrima de Cuba; y Jens Aron Modig, líder de Liga de la Juventud Demócrata Cristiana (KDU) de Suecia, de la derecha anticomunista, filiación también de Anna Ardin quien trabajó aquí junto las llamadas Damas de Blanco y principal acusadora de Julian Assange ante la justicia sueca. El objetivo de la entrada de ambos a la Isla era establecer contactos con disidentes de la Revolución.

Ahora se comprueba el refrán: Más rápido se coge a un mentiroso que a un cojo. La verdad ha aparecido solita, solita. Lo dijo El Mundo, de España .  El chofer del auto era el español Carromero, y quien le acompañaba, en la parte delantera, ambos protegidos por sus respectivos cinturones de seguridad, era el sueco. Los cubanos iban detrás y resultaron los muertos.

Según este último despacho Carromero, tras ser dado de alta en Hospital Clínico Quirúrgico Docente Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo,  hizo declaraciones a la Policía Nacional Revolucionaria y quedó detenido después de confesar que no vió una señal de tráfico de reducción de velocidad y por este motivo perdió el control del vehículo y cayó por un terraplén.  El sueco no tuvo “que hacerse el sueco” para que le dejaran en libertad, hoy volaba desde Cuba a Suecia y veremos que declara cuando llegue allá.

Así las cosas por voz de otro se desarma una mentira disidente y el responsable de dos muertes será enjuiciado por su proceder irresponsable aunque esperen, todo puede suceder, nuevas invenciones de seguro aparecerán, ellos siempre tienen la convocatoria abierta…

 

 

 
6 comentarios

Publicado por en 24/07/2012 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Donan bandera ocupada en cuartel de Yaguajay

La foto es actual, muestra la bandera nacional que ondeaba en el cuartel del Escuadrón 31 de la Guardia Rural, ubicado en Yaguajay, antigua provincia de Las Villas (actual Sancti Spíritus), el 20 de diciembre de 1958. Ese día comenzó el asedio de la ciudad y sus posiciones fortificadas, por una avanzada del Ejército Rebelde  al mando del comandante Félix Torres y del capitán William Gálvez e integrada por unos 130 rebeldes.

En el territorio central del país solo quedaban en manos de la tiranía las ciudades de Santa Clara y Yaguajay. El comandante Ernesto Guevara, Che, con su columna 8 Ciro Redondo, continuaba su victoriosa campaña militar que concluiría en la capital provincial mientras el comandante Camilo Cienfuegos, jefe de la columna 2 Antonio Maceo, a la cual pertenecía el destacamento citado, culminaba con éxito la segunda batalla de Zulueta.

La tropa de Torres y Gálvez había tomado el poblado de Mayajigua el día anterior y en un  rápido movimiento táctico se desplegaron sobre Yaguajay. Entonces esperaron nuevas órdenes. El día 21 llegó Camilo con otros 100 hombres, asumió el mando y comenzó la batalla de Yaguajay. El comandante rebelde fue aniquilando los focos de resistencia dentro de la ciudad y culminadas estas misiones concentró todas sus fuerzas en la toma del cuartel.

La  instalación estaba ubicada en un terreno llano, sin elementos protectores para el avance de una infantería enemiga, fortificada al extremo, preparada -con suficientes armas, municiones, alimentos y agua- para resistir el ataque rebelde. Allí se atrincheraban el capitán Alfredo Abón Lee y más de 350 efectivos bajo su mando. Naves de la Marina de Guerra, ancladas en la cercanía, cubrían el fuerte con el alcance de sus cañones.  La aviación batistiana era la dueña de los aires.

El ataque del Ejército Rebelde duró once días. En su transcurso se concertaron dos treguas, la primera el día 24 a petición del mando rebelde tras expulsar al enemigo de los tres puntos de defensa urbanos, después de causarles 3 muertos y tomarle 15 prisioneros, de ellos 6 heridos. Yaguajay, con excepción del cuartel, quedó en manos rebeldes. Cuando la Cruz Roja y el cura de la parroquia negociaban la tregua con el bando enemigo, producto de una confusión fue muerto el soldado rebelde Joaquín Panecas Consuegra (Panequita) y heridos el capitán William Gálvez, Ramón Morcell y Víctor Sotomayor. Al final Abón Lee se negó a aceptar la rendición.

El día 26 el oficial batistiano pidió un alto al fuego. Tras nuevas conversaciones otra vez decidió seguir combatiendo. Entonces el jefe rebelde encargó a obreros del cercano central Narcisa construir un móvil blindado a quien llamó Dragón I. Estaba dotado de un lanzallamas para incendiar el cuartel. Los ataques del tanque criollo de los días 26, 27 y 28, si bien no fueron efectivos en lo táctico si lo hicieron en lo psicológico. Después el impacto de una bazooka lo dejó fuera de combate.

Mejor resultado tuvo la acción de explotar un tren cargado de dinamita trasladado por una línea ferroviaria que terminaba detrás del reducto. Tras algunos fallidos intentos lograron hacerlo aproximarse e incendiar parte de la caballeriza y algunos almacenes aledaños.

En la tarde del 31 de diciembre, Nelson Juan Béquer González se dirigía a Yaguajay en su jeep cargado con pertrechos militares para la columna 2. En la medida de su avance, comenzó a escuchar primero unas esporádicas detonaciones de armas de fuego, pocas para un lugar donde se desarrollaba un combate de tal envergadura, después llegó hasta él un rumor y entrando al pueblo, con más precisión, una algarabía. Todo parecía indicar que ya las armas rebeldes habían triunfado.

Béquer es natural de Manzanillo, se incorporóa la lucha clandestina bajo el mando de Celia Sánchez Manduley durante los difíciles días anteriores al desembarco del yate Granma y tuvo importante participación en los preparativos para su recibimiento. A continuación apoyó las tareas de ayuda al foco guerrillero y otras del movimiento 26 de julio. Por su ocupación como viajante de la firma jabonera Sabatés se le encomendó acompañar la invasión a occidente y ayudar a las columnas  en sus acciones.

Nada fácil fue avanzar con su preciosa carga entre ciudadanos y rebeldes que celebraban la conquista de la columna 8 sobre la agrupación del “Ejército Nacional”; bien visibles estaban las huellas del reciente y feroz combate. También se le dificultó mucho la tarea de encontrar a Nené López, capitán ayudante del comandante Camilo Cienfuegos, destinatario del cargamento.

Al fin lo halló en el patio del cuartel, junto al asta, cuando se disponía a arriar la bandera que ondeaba tras al menos once días, mientras a su alrededor soldados rebeldes y civiles ordenaban y contaban el armamento ocupado. Vino entonces el fuerte abrazo entre los coterráneos, viejos compañeros de la lucha contra la tiranía, de duros tiempos de combates, fuegos y duelos. Tras el anuncio de la llegada de los pertrechos el oficial arrió el símbolo patrio y se lo obsequió como recuerdo de aquella victoria.

Ya en el hogar del matrimonio de los luchadores clandestinos,  Esperanza Iglesias Verdecía, la ya fallecida esposa, remendó con infinito cariño las perforaciones causadas por los impactos de los proyectiles en el símbolo nacional (que exhibe en su parte superior el letrero Ejercito 1954), y fue guardado con todo celo por la familia. Desde entonces apareció, en lugares bien visibles, durante las fechas patrias y celebraciones revolucionarias.

Hoy la decisión es donarla al Estado Revolucionario. A tales efectos, el próximo lunes 12, a las 8:30 de la mañana,  el primer detective, Lic. Mitchell Pérez Bécquer, a nombre de su abuelo Nelson Juan Béquer González, hará entrega oficial, a la dirección del Museo de la Revolución, de la bandera capturada por las fuerzas de la columna 8 Antonio Maceo a la rendida tropa del capitán Abón Lee.

A partir de la victoria antes narrada, una de las más importantes de nuestras luchas libertadoras, el legendario comandante Camilo Cienfuegos fue conocido como El héroe de Yaguajay.

 
3 comentarios

Publicado por en 09/03/2012 en Cuba, Historia, Revolución

 

Etiquetas: , , , , , ,