RSS

Archivo de la etiqueta: Patria

José Martí y los estudiantes de Medicina de 1871

José Martí

José Martí

Por Pedro Hernández Soto

En 1972 amanecieron pegadas, en las iglesias y otros importantes edificios de Madrid, copias impresas de una página titulada El 27 de noviembre de 1871, reveladoras del crimen cometido un año antes en La Habana, Cuba. El documento era de la autoría de José Martí  pero lo firmaban Fermín Valdés Domínguez  y Pedro de la Torre y Núñez.

En España, en las iglesias de la capital y las ciudades donde estudiaban los sobrevivientes del amañado juicio del 27 de noviembre de 1871, se efectuaron misas en memoria de los ocho alumnos fusilados. El triste suceso se conmemoró con un emotivo acto en la casa madrileña donde residía el cubano Carlos Sauvalle Blain, amigo de Martí.

Las palabras de homenaje fueron dadas por el propio Martí, aún convaleciente de una intervención quirúrgica para superar traumatismos ocasionadas por los grilletes carcelarios. De esta intervención afirmó su entrañable compañero Fermín Valdés Domínguez, testigo presencial, lo siguiente: “… habló, y fue su oración —patriótica y enérgica— tan hermosa y arrebatadora, que en aquella sala no había corazón que no se agitara de pena, ni ojos que no lloraran, ni labios que no se abrieran nerviosos para aclamarlo”.

Martí en su quehacer patriótico y literario apreció aquellas muertes, no como inmolaciones innecesarias sino como un germen inquebrantable de decisión libertaria contra el yugo español. Reafirma su reflexión cuando diez años más tarde, el 26 de noviembre de 1891, en el Liceo Cubano de Tampa, pronuncia su discurso Los Pinos Nuevos, del cual extraemos los siguientes párrafos:

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Los aguacates y Martha Beatriz Roque

El aguacate aporta calorías, agua, proteínas, grasas, carbohidratos, fibras, vitaminas A, C, E, del complejo B, además calcio, magnesio, potasio, hierro, fósforo y minerales. Su pulpa es una fuente importante e incomparable de energías

Soy fanático al aguacate y ahora, por supuesto, más que nunca.

Lo aprendí a comer de niño, en mi hogar cienfueguero. Cuando ya hombre me mudé a Santa Clara, encontré una maravillosa mata en el patio. De la variedad Catalina, paría en pleno invierno cubano (aventureros). Entonces los comía antes, después y durante las cenas de Nochebuena y también en la de Año Nuevo, una verdadera delicia.

En este verano hay una tremenda arribazón de aguacates en los mercados de La Habana y por lo tanto en ocasiones pueden comprarse baratos; imagino que debe ser igual en el resto del país. Lo cierto es que me he dado un verdadero banquete.

Cuando escribí sobre la huelga de hambre iniciada por Martha Beatriz Roque y sus secuaces disidentes nunca pensé que el fruto del aguacatero -un árbol de la familia de las Lauráceas, oriundo de México, del cual hay evidencias de consumo de hace cerca de 10,000 años A. C.-, tendría tanta relevancia para ella en un futuro inmediato.

Tengo que reconocerlo: al parecer MBR tiene la misma predilección por el aguacate que yo. Fue de las frutas que encargó “la huelguista” a “su colaborador vecino” para burlar la dieta y las vigilancias popular y de quienes le pagan. Estaban muy hermosos los que les pasó por las rejas de la ventana; deben haberle costado no menos de cinco pesos cubanos cada uno, pero no importa, ella tenía CUC´$ para pagar.¿Cuánto tiempo hará que su contiguo la ayuda en esos menesteres? ¡Servicial el tipo!

Lo cierto es que el video transmitido por la TV Cubana  el pasado lunes desenmascaró de raíz la re-escalada de MBR y otros cómplices, en la nómina de pagos de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en Cuba.

Lo dije y lo repito: No engañaban a nadie con sus fingidos sacrificios.  Quienes los replicaron en sus páginas impresas, blogs, espacios en Twitter y redes sociales –no quiero apuntar que les creyeron- han quedado también “choteados”. Se ganaron la trompetilla de oro.

En realidad el denominador común de esta “sufrida oposición” que cada mes cobra su soldada mercenaria -y además se quedan con parte de lo correspondiente a otros subordinados, tal cual hacen sus jefes de Miami con ellos- es vivir sin trabajar, cogiendo las migajas de la industria contrarrevolucionaria cubana, conspirando contra la justicia social, la independencia y la soberanía de su Patria.

El lunes 17 pasado adiviné el final de las huelguitas de hambre. No fue difícil. La farsa no resistía más. Era notable la falta de apoyo mediático; de los internos nadie se refería a ellos y de los externos los “pesos pesados” de las campañas contra Cuba… los ignoraban. Entonces, ¿por qué seguir? La situación la dejé muy clara en Huelgas de hambre:¿Qué cosa?¡Que cosa la costurera!

Se ha cerrado el telón. Seguro preparan otro ridículo (digo, protesta). No pierdan la primera fila amigos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28/09/2012 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , , , ,

Una visita de Padre y muy Señor…

La presencia de  Benedicto XVI en Cuba ha transcurrido para mí con una velocidad tremenda. Inmerso en mantenerme al día, estudiando la abundante información disponible en cuanto a preparativos, complejidades, discursos y comportamientos, cuando vine a ver el Papa estaba descendiendo en el aeropuerto de Santiago de Cuba, de su fletado avión de Alitalia.

A partir de entonces todo ha sido un disfrute ininterrumpido que me atrevo a resumir en un tratamiento correcto por todo nuestro pueblo, respetuoso o devocional, de acuerdo a laicidad o creencia.

Vista desde las posiciones de cubanos o extranjeros, creyentes o irreligiosos, directivos o dirigidos, residentes o visitantes, es indiscutible que hubo comunión de ideas en planteamientos globales estratégicos de la Iglesia Católica y la Revolución.

El Papa acudió en un momento oportuno para levantar la fe católica en Cuba. Y digo oportuno por ser el justo instante en que era válido ampliar el camino –abierto hace 14 años por Juan Pablo II- para una mayor y más activa inserción de su iglesia en la sociedad civil cubana. Es un decisivo apoyo a la obra del Cardenal Jaime Ortega Alamino.

La estancia del Sumo Pontífice en Cuba avaló nuestro proceso social (Ver discurso de Benedicto XVI a su llegada a Santiago de Cuba) y también la actualización de nuestro modelo económico que venimos desarrollando. Desde el punto de vista ético es interesante repetir algunas frases definitorias tales como: …“la actuación pública al servicio del bien común de la Nación…”, “…el progreso verdadero tiene necesidad de una ética que coloque en el centro a la persona humana y tenga en cuenta sus exigencias más auténticas…”, “…ese inmenso patrimonio de valores espirituales y morales que han ido conformando su identidad más genuina, y que se encuentran esculpidos en la obra y la vida de muchos insignes padres de la patria, como el Beato José Olallo y Valdés, el Siervo de Dios Félix Varela o el prócer José Martí”.

El bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba quedó en entredicho bien temprano cuando, concentrada la prensa acompañante en el vuelo Roma-Guanajato,  el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo “La Santa Sede considera que el embargo es algo que hace que las personas sufran las consecuencias…”.  “La Santa Sede no cree que es una medida positiva y útil”.

Nuestro presidente Raúl Castro reafirmó -según mi apreciación- con mucha diplomacia, los ejes primordiales de nuestra posición revolucionaria. Trajo a un primer plano, de modo insoslayable, ante todo a José Martí, cuando precisó como premisa de la Revolución Cubana el rendir culto a la dignidad plena del hombre y la construcción de una Patria: “Con todos y para el bien de todos”; nuestro derecho a decidir y seguir el camino que escoja nuestro pueblo, de modo democrático y libre. Denunció las agresiones políticas y militares de los estadounidenses y sus lacayos, el bloqueo financiero y económico, la complicidad de las grandes potencias y el contubernio entre los grandes medios de difusión.

Las misas fueron muestras de fe y devoción, plasmadas en las altísimas asistencias logradas, muestras de la admirable liturgia católica, con el bello y funcional soporte ambiental que lograron con trabajo profesional e ininterrumpido, varias empresas nacionales y la fuerte cooperación del Obispado.

El encuentro del Papa con Fidel, aunque no programado, era algo esperado. El día previo a la despedida pidió el Comandante una audiencia, conocedor del recíproco interés. Fue un encuentro en la Nunciatura, cordial, afable, sereno, donde sin testigos intercambiaron sobre los cambios en la liturgia de la iglesia católica, las funciones del Papa y los problemas que hoy enfrenta la humanidad. Particular interés tuvieron problemas ecológicos, culturales, y el modo en que las distintas religiones enfrentan tales problemas.

Tras el fracaso de la toma de templos por el desconocido “Partido Republicano de Cuba”, no se de los resultados de la anunciada excursión de una flotilla provocadora navegando desde Miami hasta los límites territoriales del archipiélago, Fueron desoídos  los ladridos de los parlamentarios Marco Rubio, Ileana Ross-Lethinen y el resto de la pandilla de los autotitulados cubano-norteamericanos (ni Cuba ni los Estados Unidos permiten la doble nacionalidad). La desilusionada acaudalada twiteera Yoany Sánchez descalificó los discursos de los jerarcas eclesiásticos.

Por su parte El Camaján Elizardo Sánchez Santa Cruz “denunció” ¿cientos? de disidentes (la plantilla íntegra pagada por la Oficina de Intereses de los EEUU en La Habana) imposibilitados por la “policía política” de asistir a la misa, como si representaran algo o pudieran quebrar el orden ante el mar de los centenares de miles presentes en las Plazas de la Revolución Antonio Maceo y José Martí.

Dos ciudadanos, uno en Santiago de Cuba y el otro en la Habana, trataron de interrumpir una misa y la despedida del pueblo al Papa; tales hechos ni siquiera fueron reivindicado por organización disidente alguna.

El magnate Carlos Saladrigas, venido desde Miami entre los Peregrinos de la caridad,  intentó llamar la atención con sus planteamientos sobre nuestra supuesta irrevertible renuncia a la construcción del socialismo y quedó apagado su intento de protagonismo.

Un botón de muestra de la bajeza de los métodos utilizados fue el echar a rodar un rumor sobre que Hugo Chávez Frías había pedido una audiencia al Papa y esta había sido denegada. Incluso vi, con tal afirmación, una apócrifa página de twiteer  a nombre de nuestro canciller Bruno Rodríguez Parrilla.

El final fue tal cual yo pensaba. El presidente de Cuba confirmó nuestra decisión de crear una sociedad más justa, basada en la democracia, en la justicia. Se refirió, para despejar dudas, con respeto y sentimiento, al problema de los emigrantes cubanos,  entre otros aspecto medulares.

Por su parte Benedicto XVI fue explícito en la utilización del diálogo en la búsqueda de la concordia, de la continuidad del crecimiento de las libertades civiles, la permanente  necesidad de sumar en vez de eximir, y el cultivo de la libertad para que nuestro país siga adelante.

En suma, los resultados fueron tan defraudantes para los enemigos de la Revolución cubana que, a pesar del poquísimo margen permitido, los falsimedios de la desinformación han estado obligados, y para su bochorno lo han hecho, a desvirtuar palabras, oraciones, frases, pasajes. El Nuevo Herald solo pudo titular el miércoles 28 de marzo, es decir al día siguiente de la partida del Sumo Pontífice: “El Papa pide que se permitan libertades fundamentales en Cuba” y “Cubanos en Miami esperan que visita papal cambie a Cuba”. No es necesario decir más.

Temas relacionados:

La visita del Papa, la fe y la disidencia cubana

Un tambor a Ochún

Cachita recorrió la Timba

Fiesta de religiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Reajuste a la Ley de Ajuste

Ilustración cortesía de Francisco Blanco Jr.

No es nuevo. Era algo que se venía produciendo desde hace mucho tiempo.  En realidad ya era insostenible para los ultraderechistas miamenses el menosprecio –y en mucho la burla-, por muchos ciudadanos cubano-americanos, de la Ley Maldita.

Sí, maldita por la cantidad de muertos causados en los intentos ilegales de salidas de nuestro país. ¿Quién puede decir cuántos cubanos y cubanas han sido tragados por las aguas o los tiburones del Estrecho de La Florida? ¿Miles o decenas de miles?  ¿Cuántas familias han llorado a sus familiares que nunca llegaron, sin tener siquiera el consuelo de velar y enterrar sus restos? Adultos, jóvenes, niños, mujeres, hombres, ancianos… jamás lograron a alcanzar las costas floridanas y mucho menos poseer la ciudadanía estadounidense tras residir allí un año y un día, como promete este engendro legislativo.

Tras casi medio siglo de falso desempeño,  La Ley de Ajuste Cubano, exhibe grietas, se resiente. Durante 45 años la extrema derecha creyó su propia mentira en cuanto a que los nuevos emigrantes cubanos eran iguales a aquellos primeros exiliados de los años 60, esbirros batistianos, torturadores, asesinos, ladrones del erario público, explotadores, contrarrevolucionarios.

Solo aquellos que medran a costa de la industria anticubana no han querido darse cuenta del cambio operado a lo largo del tiempo en estos arribantes, en cuanto a edad, cultura, intereses, objetivos personales y sus lazos para con la familia y la Patria.

Los tímidos gestos de del presidente Barack Obama hacia Cuba han dado la oportunidad a nuestros compatriotas en USA, de reencontrarse con sus familiares y amigos, con sus barrios y culturas. Como nunca antes se han colmado los vuelos con destino a la irreductible isla del Caribe. Ellos han desatendido las amenazas sobre posibles represiones al regreso.

Hoy, los enemigos del pueblo cubano vuelven a trabajar por reforzar el bloqueo y los impedimentos ya legislados, en un esfuerzo por impedir las visitas de nuestros compatriotas así como de ciudadanos norteamericanos en busca de verdades, científicas, culturales, políticas, económicas y otras.

Las palabras del presidente Raúl Castro, sobre la actualización de nuestra política migratoria, han causado pavor a los recalcitrantes congresistas anticubanos y sus padrinos de la Mafia estadounidense. A marcha forzada tratan de imponer más cavernícolas proyectos contra el libre intercambio.

La prueba mayor son los parches que intentan poner ahora, los legisladores David Rivera y Mario Díaz Balart, a la macabra Ley.

El primero estima  como una traición que los emigrados regresen pronto de visita a la isla y está proponiendo que los acogidos a la Ley solo puedan retornar después de estar cinco años en los EEUU, so pena de perder los beneficios recibidos. El segundo tiene en marcha una propuesta para circunscribir los  viajes de la comunidad cubana a una frecuencia trienal y la limitación de la cuantía de las remesas a $300.00 en igual período, George W. Bush, y perder los ligeros avances dispuestos por Barck Obama.

Todo parece indicar que la mayoría de los cubanos, emigrados o no, están en contra de estas infame proposiciones de David Rivera, de su sucio trabajo. Dura experiencia para los cubanos virtuosos residentes en los Estado Unidos. ¡Vienen parches para la Ley de Ajuste Cubano!

 
Deja un comentario

Publicado por en 02/09/2011 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , ,