RSS

Archivo de la etiqueta: Consejo de Ministros

Díaz Canel, cubano integral

Por Pedro Hernández Soto

collage 1 copiaPrimero conocí a Miguel, el padre: de regular estatura, delgado, buen conversador, hábil tabaquero, y después a los dos hijos y por último a Aida, la madre; residentes todos en una modesta casa de mampostería con techo de madera y tejas, en Nazareno casi esquina a Colón, allá en Santa Clara.

Aquel hombre algo mayor ya era amigo de viejos periodistas de Vanguardia con quienes conversaba a menudo, sentados a la sombra de los robustos árboles del parque Leoncio Vidal, en escasos momentos de descanso editorial. Rápido me incorporé a aquella peña sui géneris donde se discutía todo lo humano y lo divino y que en ocasiones se trasladaba hasta la barra de la pizzería Toscana, donde “tomábamos la tarde”.

En la casa del entonces administrador del periódico nos reuníamos con múltiples pretextos varios compañeros de trabajo y allí conocí a Miguel Díaz Canel Bermúdez.

Pronto supo incluirse, sin aparente esfuerzo, en aquellas conversaciones informales de personas mayores en edad, donde se discutían los más diversos temas. Al principio nos observaba con particular atención sin intervenir en los debates.  Después, tomó confianza, comenzó sobre todo a preguntar bastante y me llamó la atención su sed de saber, la profundidad de su pensamiento y la agudeza de sus interrogantes.

Por supuesto, con rapidez me informé sobre Miguelito o Migue tal cual le llamábamos todos en confianza. Estudiaba ingeniería electrónica en la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas (UCLV) , cursaba algunos años por delante de mi hijo mayor (quien lo hacía en la especialidad de mecánica), por tanto, me fue fácil conocer que obtenía el máximo de puntuación en todas las asignaturas, integraba el equipo de polo acuático y un grupo de teatro, y era dirigente de la FEU y la UJC.

collage 2 copiaConocedor de esas cualidades decidí seguirle los pasos en lo posible.  Al comenzar el quinto año fue llamado al Instituto Técnico Militar José Martí (ITM) para especializarse en instalaciones para la conducción de cohetes antiaéreos. Tras graduarse en la Plaza de la Revolución (1983) y obtener un reloj cifrado con el reconocimiento del General de Ejército Raúl Castro Ruz –a la sazón ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias- fue asignado a una unidad, que, con su participación, obtuvo brillantes resultados en unos de los ejercicios efectuados en Europa, llamado de los Ejércitos Amigos.

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Universidad Central de Las Villas puede sentirse feliz

El Rector doctor Andrés Castro Alegría entrega la Placa Conmemorativa por el Aniversario 60 al Dr. Orlando Noriega, Diploma de Oro de la primera graduación de la UCLV

El Rector, doctor Andrés Castro Alegría, entrega la Placa Conmemorativa por el Aniversario 60 al doctor Orlando Noriega, Diploma de Oro de la primera graduación de la UCLV

Las instituciones se parecen algo a las familias, no son etéreas sino apreciables, reconocibles, semejan la imagen y cualidades de quienes las construyen y las desarrollan. No pertenecen a alguien en particular, conforman un hecho colectivo, una propiedad para nada individual, aunque por supuesto, unos se destaquen en su seno más que otros.

Hasta los errores cometidos son importantes pues reconocidos permiten evadir nuevas trampas, pantanos y otras barreras hacia el progreso. Por eso, cuando se cita a una institución es alusión inclusiva de todos los que han aportado a tal obra, fundadores o no, actuales o pretéritos.

Es interesante el valor del tiempo transcurrido. ¡Oh, el Tiempo! Como puede -a partir de su devenir, indetenible e irreversible- hacer variar los análisis hacia una institución, de un individuo modelado por debates, estudios y reflexiones; envueltos ambos en transformaciones sociales, revoluciones y evoluciones.

Lo digo porque llegué a la Universidad Central Martha Abreu de las Villas en 1960 y pude hacerme ingeniero, investigador y docente. Después por compromisos políticos pasé al periodismo. Siempre la amé y respeté pero cada vez más alejado de su vida real. Ahora he tenido la oportunidad de conocer más su bregar diario, cimas alcanzadas, propósitos, calidades de estudiantes y dirigentes, ver viejos amigos. Quien viene siguiendo las informaciones dadas aquí en Café Mezclado sabrá de estos bienestares y labores.

Estas eran mis líneas de pensamiento el domingo 2 de diciembre mientras participaba en el Claustro Solemne, clausura del jubileo de la Universidad Central por su aniversario 60,  y también ya en el viaje de regreso a La Habana cuando dialogaba con un viejo amigo, el fundador del Ministerio de Educación Superior, doctor Fernando Vecino Alegret, de larga data al frente de importantes organismos desde que bajó de la Sierra Maestra, en enero de 1959 con grados de Capitán del ejército Rebelde.

Presentes Miguel Díaz Canel Bermúdez, vicepresidente del Consejo de Ministros y miembro del Buró Político del PCC; Joaquín Bernal, vice jefe de departamento del CCPCC; el General Armando Choy Fernández, dirigentes principales de organizaciones políticas, de gobierno y de masas, de la provincia; ex ministros de Educación Superior; ex rectores del centro;  representaciones de universidades cubanas;  graduados que continúan aportando al Universidad Central; el claustro docente actual; y estudiantes y trabajadores destacados.

Para nuestro orgullo estuvo representado por cinco miembros el Grupo Independiente de Morteros 120 mm del Ejército Central, creado por orden del Comandante Juan Almeida en 1962, con estudiantes de este centro docente.

Debo señalar que en el quehacer universitario villaclareño actual, a esta ceremonia antecedieron otras similares, de igual simbolismo y profundidad, efectuadas en cada una de sus Facultades, signo inequívoco del nivel de participación buscado y ofrecido a cada uno de los integrantes de esa gran familia, en de la pesquiza por el mejor camino en el accionar presente y del futuro inmediato.

El inicio, una corta y trascendente presentación cultural, mas que colmar expectativas, deslumbró. Crónicas graficadas, actuaciones de declamadores, solistas, dúo y coro, todo con recursos propios, estuvieron presentes con altos vuelos y lucimiento.

A continuación, en feliz comunión, vino lo relativo a la historia, al trabajo docente-educativo, a la investigación, al deber y compromiso. Nada complacidos ni complacientes, cada orador dio un un análisis propio, laudatorio y crítico, desde diferentes ángulos y puntos de vista. No quiero que la emoción nuble la objetividad y por eso esperaré esas intervenciones para trasladárselas íntegras a usted. Desde el domingo mismo estoy tras ellas. No obstante le ofrezco una mínima, somera apreciación.

Juan López Palacios, alumno fundador de la Escuela de Pedagogía en 1952, hoy Doctor Honoris Causa, siempre hombro, espalda y corazón en apoyo sin fin a la Martha Abreu,  asumió la apertura apreciándola en su decursar por seis decenas de años, estudiándola a la luz de los más revolucionarios, científicos, actuales y exigentes planteamientos socio-pedagógicos.

El doctor Andrés Castro Alegría, Rector,  rememoró los imprescindibles, los que nos antecedieron y abrieron el camino para que Cuba se plagara de instituciones como la que hoy tiene el honor de dirigir. Reconoció a quienes integraron este colectivo dando un aporte decisivo para poder llegar hasta aquí y que ya no están entre nosotros; a invitados que dejaron una contribución de trabajo y esfuerzos notables, y a los actuales protagonistas de la vida universitaria en la provincia central del país. Analizó actualidades y sueños a la luz de la visión del Consejo de Dirección que preside en cotidiano bregar. Dio su apreciación sobre fortalezas y debilidades de la Universidad Central de hoy y marcó pautas para el desarrollo docente, técnico, científico, cultural, político, ideológico, como un todo integrador salvaguarda de los destinos de la Revolución cubana.

Continuó el acto con la estimulación a todo quien debía ser reconocido de modo relevante. La Placa Conmemorativa por el aniversario 60 fue entregada a personalidades e instituciones. Comenzó un ágil desfile por el Dr. Orlando Noriega, eminente docente de raza negra (al igual que López Palacios) quien obtuvo el Diploma de Oro de la primera graduación de la UCLV y dedicó toda su activa vida profesional a la docencia universitaria. Le siguieron personalidades y entidades que han aportado de modo destacado al  devenir de la entidad: universidades de La Habana, Oriente, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Cienfuegos, Ciencias Pedagógicas de Villa Clara, Ciencias Médicas VC,  Partido y Gobierno de la provincia, Complejo Escultórico Ernesto Che Guevara, Cátedra Ernesto Guevara de la Serna de la propia UC (con 20 años de vida) y la antológica Revista Islas.

A renglón seguido fue leída una sentida carta del ex Rector José Luis García Cuevas, impedido de asistir al evento por estar cumpliendo urgentes tareas en Venezuela. También se nos transmitió el contenido de otra misiva, con igual sentido, enviada desde la hermana República Bolivariana, de los colaboradores de la Universidad Central empeñados en dar su aporte el Frente Francisco de Miranda.

Entonces el doctor Miguel Díaz Canel Bermúdez, vice presidente del Consejo de Ministros y miembro del Buró Político del PCC, dio lectura a la carta de reconocimiento enviada a la UCLV por general de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de la República de Cuba y primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Llegaron entonces los reconocimientos a a Universidad Central Martha Abreu de Las Villas por parte de: Comité Provincial del PCC, Asamblea Provincial del Poder Popular, Comité del PCC de Santa Clara, FEU nacional, direcciones provinciales de Cultura y Dirección Provincial de la Asociación Hermanos Saíz; y la universidades de Ciencias Informáticas (UCI), Pinar del Río, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila; Delegación del CITMA VC, Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba(ANEC) y ARTEX.

Las conclusiones estuvieron a cargo de Julio Lima Corzo, primer secretario del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, quien agradeció el significativo aporte de la Universidad Central de Las Villas al desarrollo económico, social, político e ideológico del territorio. Señaló puntos a robustecer y mejorar en la labor cotidiana, precisó peligros y riesgos, y urgió a superarlos o evadirlos. Reconoció logros y esfuerzos, felicitó a su cuerpo de dirección, docentes, científicos, trabajadores, estudiantes y graduados. Los exhortó a continuar adelante, en la lucha por fortalecer a la Revolución, fiels a Fidel y a Raúl, a continuar el camino marcado por el Che en la construcción de la Universidad nueva, revolucionaria, cubana, de estos tiempos.

Por último amigo mío (pues dejaré la interesante conversación con el General Vecino para otro momento), debo decirle que, tal dinámico acto -que califico como un magnífico ejemplo de la cultura del detalle-, con todo muy bien organizado, duró tan solo cerca de hora y media. Y regresé a La Habana satisfecho, decidido ya el título de este trabajo.

 
 

Etiquetas: , , , , , , , ,