RSS

Archivo de la etiqueta: Encrucijada

Una clase magistral

Arnaldo Milián Castro

Corría la mañana del 14 de abril de 1976 cuando penetré en el salón de reuniones del periódico Vanguardia (que cumplirá su aniversario 50 el próximo 9 de agosto). En un principio quedé algo deslumbrado por el brusco contraste de luminosidad en el exterior y aquella iluminación interior. Me esperaba allí un nutrido auditorio, para mí desconocido, y acompañaba Ofelia Acosta Nazco, a la sazón miembro del Buró Provincial del Partido que atendía el Departamento de Orientación Revolucionaria.

Hacía tan solo tres semanas que el doctor Eustaquio Remedios de los Cuetos, entonces rector de la Universidad Central de Las Villas (UCLV), me había llamado a su despacho para informarme que le había telefoneado el compañero Arnaldo Milián Castro, primer secretario del Comité Provincial del PCC en Las Villas (aún no se había ejecutado la Nueva División Política Administrativa), para hacerle llegar una petición oficial sobre mi: trasladarme a trabajar en la organización política; y Bebo (como llamábamos cariñosamente a Remedios) quería conocer mi disposición.

Para mí aquello fue un mérito sorprendente y me apresuré a decir que sí, sin saber que tarea me tocaría en el futuro. Me desempeñaba entonces como docente en la Escuela de Ingeniería Química e integraba el Buró de los comunistas universitarios, órgano con algunas funciones de municipio.

Para alistarme solo demoré el tiempo imprescindible en hacer entrega de todos los documentos regentes de las asignaturas que impartía: planes, programas, notas de preparación, ejercicios resueltos, diapositivas y placas transparentes sobre equipos y procesos, y un sinfín de recursos que había acumulado en casi doce años de labor educativa. No obstante mantuve la dirección de los trabajos de diploma que representaban mucho en mis anhelos de culminar el doctorado iniciado en 1974, en la Universidad Técnica de Lodz, Polonia.

Aquel para mi “memorable”día, Ofelia me presentó como el nuevo director del diario provincial. Hoy reconozco que mis armas principales eran una formación ingeniera que me permitía planificar, organizar, desarrollar y controlar procesos; las experiencias en la dirección del trabajo docente e investigativo en una escuela y también en una facultad, ambas universitarias; la práctica del trabajo político ideológico en UCLV, primero en la UJC y después en el PCC; y la decisión de enfrentar aquella nueva misión, soportada en una profesión para mi desconocida.

Encontré un colectivo admirable. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, todos muy revolucionarios, laboriosos, colaborativos, con mayor o menor cultura (graduados universitarios y no), creadores y polémicos. No puedo nombrarlos a todos, ni siquiera a quienes más me ayudaron. Los represento en los nombres de dos respectivos fundadores: Roberto González Quesada, jefe de redacción y mi maestro, y Pedro Méndez Suárez, director del semanario humorístico Melaíto.

Transcurridas unas tres semanas de aquel ir y venir (a menudo corretear) por pasillos, redacciones, talleres, locales de administración –día, noche y madrugada-, entre nuevos olores (de bobinas de papel, tinta de periódico, quimicales y lubricantes) y el estudio de textos de redacción, sintaxis y otras disciplinas periodísticas, recibí una llamada por teléfono de la secretaria de Milián pues él quería hablar conmigo.

Con la voz acompasada y el convincente tono que le caracterizaban el dirigente “me invitó cuando yo pudiera” a encontrarnos para hablar sobre el periódico. Por supuesto, de inmediato le respondí que el día y a la hora que él dispusiera.

Me recibió afable, sonriente, en la puerta de su oficina, ese mismo día, a la hora convenida, las exactas dos en punto de la tarde. Le conocía desde el año 60, e incluso más, había trabajado a sus órdenes, como jefe de producción, en el puesto de mando de siete centrales azucareros que el Partido instaló con personal de la UCLV, en el central Perucho Figueredo, de Encrucijada, durante la zafra de 1970.

Fueron más de tres horas de trabajo, interrumpidas tan solo por llamadas telefónicas que tuvo que atender y en una ocasión para tomar agua y café. Recién egresado de la docencia universitaria, inmediatamente después de aquel intercambio -y para siempre- lo he calificado como una lección inolvidable.

Arnaldo Milián me explicó “del pi al pa”, -en un resumen muy bien estructurado, serio y profundo- sobre la práctica del periodismo marxista-leninista, martiano y fidelista. No hubo duda sin aclaración, no hubo tema importante sin abordar.

Ya en la despedida, en la puerta de su despacho el dirigente me dijo unas palabras que casi guardo textuales en mi memoria. “Pedro, esperamos mucho de ti, es una tarea difícil. Eres el director, decidirás lo que se pone y no. Cada vez que tengas una indecisión llámame si lo crees conveniente. Te ayudaremos, apoyaremos y criticaremos.”

A partir de aquel día, por el compromiso contraído, comprendí que mi vida había cambiado de modo radical, no regresaría en mucho tiempo a las aulas universitarias, no terminaría mi Aspirantura a Doctor en Ciencias Técnicas. Una nueva profesión se abría ante mi, llena de desafíos y riesgos, tan hermosa como cualquier otra.

A través de 36 años guardo como un tesoro, aquellas enseñanzas sobre la importancia del periódico en el trabajo revolucionario, como herramienta del Partido para educar y organizar las masas y su propia militancia.

En aquel encuentro con Arnaldo Milián Castro, en mayo de 1976, recibí una clase magistral.

 

 

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , , , ,

Cuba y La Habana: el paisaje hoy

Anoche tuve tiempo e hice varias llamadas de larga distancia, a Santa Clara a una nieta estudiante universitaria, a una sobrina arrendadora de viviendas en Cienfuegos y a dos amigos entrañables residentes en Guáimaro y Santiago de Cuba, respectivamente.

Hablamos de lo humano y lo divino: del juego de béisbol donde participó mi nieto en Encrucijada, del arribo de turistas a Cienfuegos, de las lluvias y la próxima zafra en la zona  centro-oriental, y con el último de la estructura de la próxima Serie Nacional de Béisbol. Colgué a reclamos de mi señora por lo elevado de los gastos de la comunicación.

Ahora un colega residente en Infanta y Manglar me ratificó lo dicho el domingo sobre la iglesia ocupada: se mantiene la calma, pero ahora retirado el protector cerco policiaco y no se aprecian las tropas de asalto ni los francotiradores que anunció por Twitter, el viernes, la falsa entrevistadora de Barack Obama, la multipremiada y mercenaria bloguera cubana, ahora contratada por la Radio Nacional de España.

Ninguno de mis interlocutores me trasladó algo parecido o en consonancia con lo que dicen hoy por la mañana una caterva de órganos de prensa del exterior. Entonces me asomé al balcón trasero y a las ventanas delanteras de mi apartamento, buscando algo anormal, y solo aprecié que jóvenes y niños marchaban uniformados, activos y alegres hacia sus escuelas mientras que mayores pasaban presurosos. En el mercado donde venden la leche -y  el yogourt- de las dietas pude ver una pequeña fila de compradores, en su mayoría de la tercera edad.

Los canales cubanos de televisión y las emisoras de radio transmiten sus programaciones habituales, con mayorazgo de informaciones económicas, culturales y deportivas.

Entonces nada de represión, nada de tensión, nada de violación de los derechos humanos, nada de dictadura. Sí, es cierto, hay un punto de estrés, el desenlace da la situación creada  por el grupo de creyentes que, influidos por el ex pastor Braulio Herrera, ocupan el inmueble religioso de Infanta y Santa Martha.

Es un problema interno de la Iglesia Evangélica Pentecostal Asamblea de Dios aunque todos estamos a la espera, los humanos por la solución de la disensión y las fuerzas de la contrarrevolución porque degenere en un suceso aprovechable para atacar a Cuba.

Para cuidar la salud de esos fieles se encuentra apostado allí suficiente personal médico y paramédico. Si algunos mercenarios disidentes y delincuentes intentan aprovechar  la situación para crear disturbios que pueden terminar en broncas callejeras, entonces si volverán allí nuestros miembros de la Policía Nacional Revolucionaria para mantener el orden y la paz.

Ese es el paisaje en la Cuba y La Habana de hoy.

 
1 comentario

Publicado por en 15/09/2011 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,