RSS

Un narcogobierno, el sueño de Pablo Escobar Gaviria

06 Nov

 

Por Pedro Hernández Soto

mexico mapa politico espanol

La persecución contra Pablo Escobar Gaviria fue implacable. El narcotraficante puso en juego toda su astucia y recursos para escapar a la conjunción de fuerzas que le buscaba: la Policía, el Ejército, la DEA, el FBI y la delincuencia organizada (Los PEPES).

El cerco se fue estrechando y algunos errores cometidos llevaron al final del jueves 2 de diciembre de 1993, cuando en el techo de una casa, en el sector Los Olivos, Medellín, tratando de escapar, fue abatido aquel hombre despiadado, calificado en su momento como el más peligroso del mundo.

El creador del sistema empresarial para la fabricación, traslado, custodia y distribución de las drogas: vías y para el lavado de dinero; extorsionador; inventor del narcoterrorismo e iniciador de los esfuerzos para crear un narcogobierno, fue neutralizado en una operación que duró unos pocos minutos, incluido el disparo de gracia en un oído. Hoy su hermana menor afirma que se suicidó.

Iniciado en el negocio en los años 70 ocasionó un crecimiento inusitado en las actividades criminales antes mencionadas al lograr una gestión empresarial moderna. Al final de este escrito usted una relación de trabajos donde se relatan aspectos de la vida de quien se creyó invencible, inalcanzable y mucha prensa pretendió hacer un Robin Hood moderno, siendo tan solo un delincuente inescrupuloso.

Muchos pensamos que nos habíamos librado del crecimiento vertiginoso del narcotráfico, generador de la degradación de los drogadictos, el sufrimiento de sus familiares y amigos, y de delitos asociados.

En aquellos momentos el comercio de sustancias tóxicas tenía su destino en el gran consumidor mundial: los Estados Unidos de Norteamérica. Hoy esto no ha cambiado en lo más mínimo aunque han aparecido otras rutas y territorios-objetivos.

Una reciente conferencia brindada por el doctor Ricardo González y Menéndez,  Presidente de la Sociedad Cubana de Psiquiatría, planteaba entre muchos aspectos importantes que “si sumamos a dicha cifra (de los narcodependientes, N.R.) las desgracias vinculadas al consumo irresponsable de dichos tóxicos en sujetos supuestamente sanos, la proporción de personas directamente afectadas por el mal uso, abuso o dependencia de las drogas alcanzará a la sexta parte de la población mundial, algo más de mil millones de personas

Refiriéndose en concreto a los EE.UU. afirma: “la adicción a substancias ilegales llega al 7%, sin tomar en cuenta que según el último estudio del prestigioso National Institute on Drug Abuse (NIDA) el 38% de la población adulta actual ha probado alguna vez una droga ilegal y que esta cifra llega al 60% en los jóvenes entre 18 y 25 años, lo que expresa la tendencia al incremento del consumo de estas peligrosas substancias

“… las drogas son responsables de más del 50% de los arrestos policiales, muertes por accidentes de tránsito, muertes por inmersión, violaciones, homicidios, accidentes laborales y violencia familiar, del 30% de los suicidios y asaltos a mano armada y que el 15% del presupuesto de salud y la mitad de las camas hospitalarias de adultos se dedican actualmente a la atención de problemas relacionados con el uso, abuso y dependencia de substancias.”

Lo cierto es que a principios de aquella década de los años 90 los colombianos dominaban el narcotráfico, pero los desmantelamientos de varias organizaciones delincuenciales y acciones de las autoridades norteamericanas en el control fronterizo limitaron las libertades contrabandistas, obligándoles a buscar alternativas. La lograda fue desarrollar más a México en un país de traficantes y hacer crecer la cantidad de adictos.

Recuerde usted las expectativas económicas abiertas y “beneficiosas” para el hermano país centroamericano, al firmarse el 17 de diciembre de 1992 el Tratado de Libre Comercio con los EE.UU. y Canadá. Hubo fuertes defensores del convenio, afincados en su papel facilitador para las exportaciones de sus productos a ambas naciones por la eliminación de barreras aduanales, la supresión de impuestos y aranceles, y acceso a las más modernas tecnologías con el consiguiente incremento de eficacia y eficiencia productivas. Error; la realidad se comportó a la inversa.

A estas supuestas fortalezas que la vida desbarató, se sumó la creciente penetración cultural norteña. Y unidas estas dos principales “ventajas” otras como la fabricación, uso y exportación de la heroína mexicana –con altas y bajas- desde, funcionó la ampliación de la venta de sustancias ilegales en el territorio mexicano. Así además se prepararon condiciones y llegaron a acuerdos que permitieran de nuevo el acceso al gigante del norte.

La alianza de narcos colombianos y mexicanos se extendió hasta la utilización de los canales nativos para pasar también la cocaína y la marihuana. Este año la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) refrendó su dictamen de hace varios años en cuanto a que México es el país mayor traficante internacional de heroína en el mundo.

La historia cuenta que el 17 de febrero de 1940, el presidente Lázaro Cárdenas legalizó las drogas alucinógenas, pero Estados Unidos –disgustado- suspendió la exportación de substancias para fines médicos a México. El mandatario azteca emprendió diálogos diplomáticos pero las autoridades homólogas se mostraron tercas. Entonces no le quedó otro remedio: las prohibió el 7 de junio siguiente.

Tras el atentado contra las Torres Gemelas, ocurrido el 11 de septiembre de 2011, de nuevo los EE.UU. apretaron los controles aduanales y desataron la llamada “Guerra contra el Terrorismo” de trágicas consecuencias para la Humanidad y el Medio Oriente ante todo; y entonces fueron puestos en práctica, por la delincuencia, métodos más sofisticados para las exportaciones conjuntas.

El poder por los controles de la siembra, manufactura, traslado, comercialización y lavado de dinero ha causado una verdadera conflagración entre bandas rivales en México. Además aparecen y desaparecen cartels por las acciones neutralizadoras del Ejército, la Marina y fuerzas del orden.

Pero a las actividades delincuenciales se han ido sumando, por compromisos ilícitos, integrantes de las antes mencionadas instituciones, así como fiscales, jueces, ministros y sus funcionarios, políticos y dirigentes gubernamentales.

El pasado martes fueron detenidos los fugitivos José Luis Abarca, ex alcalde de la ciudad mexicana de Iguala y su esposa María de los Ángeles Pineda,  acusados de ser los autores intelectuales del ataque , secuestro y ejecución contra los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, y además operadores del cártel Guerreros Unidos, al parecer ejecutores intelectuales de los 43 estudiantes desaparecidos hace más de un mes.

Hasta el momento la llamada pareja imperial de Iguyala no ha colaborado en la investigación del destino de los normalistas raptados.

TRABAJOS RELACIONADOS:

La fortuna de Pablo Escobar Gaviria Por Pedro Hernández Soto 

Pablo Escobar y su intento de narcotráfico por Cuba Por Pedro Hernández Soto 

Pablo Escobar quiere drogar a Cuba Por Pedro Hernández Soto 

A un año del asesinato de La Madrina de Pablo Escobar por sicarios Por Pedro Hernández Soto

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: