RSS

Adiós a Eliecer

29 Oct

Por Pedro Hernández Soto

Eliécer Sánchez Pino. Equipo de Judo de la Universidad Central, 1963. Foto cortesía de Tony Vidal

Eliécer Sánchez Pino. Equipo de Judo de la Universidad Central, 1963. Foto cortesía de Tony Vidal

Contesté al teléfono. Me sentía algo mejor- y por tanto animado- al estar saliendo de una gripe “aplastante” padecida durante una semana.

Era Idolidia, la esposa de mi entrañable amigo Eliecer Sánchez Pino, para informarnos desde Camagüey, que El Sumiso había muerto como desenlace esperado de la perdida acelerada de capacidades y facultades, por una enfermedad cerebrovascular aguda.

Estaba al tanto de su muy precario estado de saludes física y mental. El domingo anterior la había llamado -para conocer del otrora cómplice de cuantas diabluras se nos ocurrían- pues sabía que el final era inmediato e inevitable.
Hijo de estibador y enfermera, mulato, estudió la primaria en el Colegio de los Hermanos Maristas como muestra del interés paterno por su superación. Nos conocimos en el Instituto de Segunda Enseñanza de Cienfuegos. Joven alegre, simpático, despierto, fervoroso de “Al pan pan y al vino vino” no le costaba trabajo hacer amigos.

José Álvarez Herrera (El Guajiro Pepín), entrañable amigo común, desde México, enterado de la pérdida, me da este valioso testimonio:

“Ya en segundo año de la carrera (Perito Químico Azucarero, Universidad Central de Las Villas, N.R.) comenzaron nuestras pesquisas para hallar trabajo en centrales azucareros, corría 1964.

“Eliecer conocía a Fausto Fernández, hermano de Tito, María Dolores y Pepe, cienfuegueros a quien seguro recuerdas. Tito era un eminente tecnólogo azucarero y Fausto fungía como Jefe de Laboratorios de Camagüey (provincia grande antes de la nueva División Política-Administrativa) y aprovechamos esa coyuntura para presentarnos ante Fausto y nos fuimos allá.

“La oficina de la Empresa Provincial estaba en el central Agramonte, productor además de refino. Resolvimos. A Eliecer lo dejaron allí en el laboratorio y a mi me enviaron para el Cándido González, al sur del territorio.

“Así hicimos aquella zafra y al año siguiente se repitió la historia. Eliecer continúa la carrera de Agronomía pero siempre vinculado a aquel ingenio, hasta que lo ascienden a Jefe de Laboratorio. Ahí se incrementaron nuestros vínculos pues entonces era yo su dirigente, había sustituido a Fausto al frente de la provincia.

“Varias veces quise moverlo a otros centrales mas grandes pero ya tenia casa en el batey y allí se ‘sembró’.

“Siempre fue solicito a prestarme ayuda por algunos días, como sustituto o ‘bateador emergente’, donde lo necesitara, claro, pero en coordinación con la dirección de su central.

“Ganó mucho prestigio en sus funciones de control y cuando empezaron a llegar los automóviles para estimular a los técnicos del Ministerio del Azúcar, fue reconocido dentro de los primeros y así tuvo su auto.

“Polémico, de carácter fuerte, no dejo de buscarme algunas fisuras con mis compañeros de la dirección del organismo en Camagüey, cuando ya estaba al frente de esta, pues entraba en discusiones agudas y algunos incluso lo tildaban de irrespetuoso. Hasta su jubilación estuvo en el mismo cargo y después laboró como asesor de los productores cañeros del propio ingenio.

“Cada vez que pasaba por Florida lo procuraba y allá, en cualquiera de las oficinas que por ahí teníamos, se aparecía -no importaba si estaba sesionando una reunión o una asamblea- y raudo, veloz, con sus grandes pasos, llegaba hasta mi con aquellos abrazos que me estremecían.

“Mi ultima conversación con él fue telefónica, ya estaba en casa de su hija en Camagüey en junio del 2013; lo noté como aletargado y respondía con su risa característica pero con mucha lentitud.”
Yo, por mi parte poseo muchos recuerdos de Eliecer, solo les contaré una anécdota desarrollada en el Instituto, muestra de su carácter fuerte, antes del triunfo revolucionario.

En nuestro centro estudiantil la atmósfera estaba caldeada, se movían dos principales tendencias anti batistianas y varios grupúsculos que se atrevían a estafar a políticos y politiqueros con supuestas tramitaciones de las huelgas estudiantiles.

En la puerta de un aula del piso alto se entabló una discusión donde un guajirón –buen muchacho pero confundido- quería impedir la protesta. La caliente discusión duró segundos. Eliecer no le despreciaba una pelea a nadie, haló el brazo y le dio un trompón a aquel fuertón que este empezó a recular y apartar sillas en su vertiginoso retroceso hasta detenerse con la pared opuesta.
Y por ese y otros hechos de aquel día, la huelga se efectuó.

 
5 comentarios

Publicado por en 29/10/2014 en Amistad, Cuba, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , ,

5 Respuestas a “Adiós a Eliecer

  1. juan leon

    30/10/2014 at 7:22 PM

    Hace menos de un ańo trate de saber de Eliecer , llame al telefono que aparece en el magnifico trabajo de ubicacion de nuestro grupo que realizo Tony, realmente fue imposible me salio alguien al telefono que me dijo, esta Ud equivocado o algo asi, hoy me entero de la noticia de su desaparicion fisica, Se lo que estan pasando sus familiares y amigos , mis condolencias y comprendan que con tristeza y dolor escribo este comentario, porque para mi ese Eliezo .- como yo le decia.- carińosamente significo mucho para mi
    Amigo intrańable, hermano en la lucha y hombre a todas, en lo alegre, el lo tristre y en lo dificil.
    Hay tres anecdotas que quisiera recordar en estos momentos:
    Cuando la crisis de Octubre nosotros fuimos designados a Loma Pela, cerca de la pista de aterrizaje de la base aerea ( Hoy abel Santamarria Aeropuerto)Nos entregaron y adriestaron en aquellas pieza de artilleria llamadas “Cuatro Bocas”, el cabo de mira era Eliecer y nosotros le llamabamos la atencion pues su pasatiempo favorito era dar vueltas, como si fuera un nińo jugueton sentado en el sillin que tenia la pieza de artilleria, haciendola rotar a gran velocidad, pero al pasar los dias nos citaron para una reunion y en fila, nos pedian unos datos personales. Eliecer estaba detras de mi y la militar le pregunto escuetamente, ¿ A quien avisar en caso de su caida en combate?, aquello lo impacto y para el que era, un tipo guapeton y corajudo y probado en mil batallas, nunca espero aquella pregunta y respondio con voz entrecortada “A mi Madre”, pero la militar insistia: pero como se llama y cual es la direccion de su mama y el volvia con la repuesta: “A mi Madre”,al final yo dije: avisanle a la mia, que mi madre le avisara a la de el, porque de todas formas estamos juntos y para mi seria una cosa buena morir junto a este mulato Timbalu.
    Al final dio la dirrecion de su madre y me dijo: te debo una, y esta es la segunda anecdota: en una reyerta callejera en los Carnavales de Santa Clara, en la que yo era uno de los protagonista se aparecio de pronto y con su fortaleza fisica y aquellas grandes manos, aparto, derrumbo, aniquilo a mis contrincantes y me metio una descarga tremenda hasta la marugada y me llevo para la Universidad y me repitio mil veces: Los hombres deben morir en causas que valgan la pena , no en tus aventuras carnavalescas.
    La tercera anecdota, en la que le servi de escolta, alcahuete y no se que mas, o sea en lo que el me pidiera , no creo que deba contarla, porque, presiento que el me regańaria, y yo al igual que cualquiera, evitaria tener un problema con mi hermano querido ELIECER SANCHES PINO

    GLORIA ETERNA MI HERMANO

     
    • Emilio

      07/03/2016 at 9:43 PM

      Hola yo soy amigo socio hermano de su nieto y de su familia.Yo le voy hacer llegar estas palabras.Y gracias en verdad.

       
      • hdezsoto

        08/03/2016 at 7:41 PM

        Si es amigo de mi nieto es mi amigo y me gustaría saber su nombre para comentarle su aporte a mi blog. Gracias por leerme.

         
      • hdezsoto

        08/03/2016 at 9:03 PM

        Gracias Emilio, las habían leído.

         
  2. Odety Castellanos Suarez del Villar

    09/02/2015 at 1:10 PM

    pedro soy la sobrina de Aiyo como le decia Eliecer a Idolidia mi correo es odety@hosped.cfg.sld.cu quisiera me pasara el trabajo escrito para llevarselo a Idolidia cuando vaya a Camaguey mi mama Paquita fallecio tambien
    Saludos
    Odety

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: