RSS

Pavel Pino casi nos deja en cero hits cero carreras

22 May

Hace una semana, en juego de confrontación, le habíamos ganado en el Desa. Entonces le hicimos seis carreras limpias. Él tenía esa espina clavada. Por eso pidió lanzarnos. Y el sábado 21  nos encontramos en el Frank D´Bech, de Guanabacoa.

El estadio se ve mejor, el techo es nuevo y el terreno con la hierba bien corta con excepción del fondo del jardín central, alrededor de la cerca. Graderías y baños limpios, oferta gastronómica,  pero muchos escandalosos tratando de sacar de juego a integrantes de ambos equipos, de acuerdo a sus respectivas simpatías. Sì, el estadio ha mejorado del año pasado a la fecha. En el transcurso del encuentro vi que se mantiene pendiente “la asignatura” de la calidad del arbitraje.

Yo había llegado temprano al Desa (así se conoce popularmente al terreno de béisbol que está al costado del Teatro Nacional, en la Plaza de la Revolución), punto de salida del ómnibus que nos trasladaría. El equipo estaba completo. Los muchachos jaraneaban entre ellos, “dándose cuero”. Al poco rato arribó el director, Lázaro de la Torre, con la merienda y partimos. Cosa nueva, fuimos en dos ómnibus, los peloteros en uno grande, más cómodo, y los acompañantes en otro más pequeño. Así pudimos ir todos convenientemente sentados.

Ya en el D´Bech me instalé en la gradería, cerca de “la comisión de embullo” de nuestro team. Y al poco rato comenzó el juego. Je, je… y desde que Pavel se encaramó en el montículo empezó a dominarnos. Que la recta rápida…, que la slider…, que el cambio de velocidad…, que el pitcheo en zig-zag… y el juego avanzando, mientras el sol y el calor subían.

Al lanzador nuestro le cayeron encima en la tercera entrada y le hicieron tres; en la quinta, la puntilla con cuatro anotaciones más y menos mal que el jardinero central capturó un batazazo entre el derecho y el propio central, cerca de los 390 pies.  Y de coletilla la octava carrera en el noveno inning.

Por nuestra parte el primer hit apareció en la octava, fue un doblete del primer bate en el line-up. Ahí mismo quitaron a Pino, se había roto la posibilidad del no hits no carreras, y lo  libraron de un trabajo excesivo. En la novena pudimos hacer dos y hasta ahí las clases.

¿Y por qué yo fui tan lejos a ver un juego de pelota? Ah, porque el jardinero central y quinto bateador en el orden es mi nieto  Geovany, quien se fue en blanco en tres ocasiones aunque hizo dos buenas conexiones pero ambas le salieron de frente. Además logró una base por bolas e hizo una magnífica atrapada en los 390 pies, tirándose de cabeza.

Ahora, en el campeonato provincial de béisbol, Plaza tiene dos juegos ganados y dos perdidos (ante dos lanzadores de primera categoría: Odrisamer Despaigne y Pavel Pino). Viene una semana fuerte con juegos de martes  a domingo. Veremos.

 
1 comentario

Publicado por en 22/05/2011 en Cuba, Deporte, Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Una respuesta a “Pavel Pino casi nos deja en cero hits cero carreras

  1. Heriberto Rosabal

    28/05/2011 at 12:49 PM

    Buena también, igual que el resto del blog.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: