RSS

Mi excarnicero es un cancha

25 May

Bajé temprano, poco antes de las ocho. Es bueno porque uno tiene tiempo de conversar con los vecinos del edificio, decir un más allá del apurado Buenas diario, de puro encuentro, siempre con casi idéntica respuesta.

Es un intercambio necesario que rompe la monotonía de cada jornada pues se platica sobre cómo va el trabajo, la salud de los hijos (y también los nietos) y muchas cosas más. Además ahí uno los encuentra a todos, o a casi todos, por decirlo bien.

La recién celebrada asamblea de rendición de cuentas de mi delegada (porque es una negra, universitaria, de Guantánamo) a sus electores, siguió las formalidades enumeradas en la Ley: bandera, escudo, himno, elección de una secretaria de actas, informe leído sobre los asuntos atendidos y las respuestas a las gestiones hechas.

Durante el desarrollo de la reunión tuve a mi lado a dos importantes personas de la comunidad: el administrador del mercado y la doctora que actúa en el consultorio que nos pertenece. Son visitas acostumbradas para poder responder a las inquietudes, solicitudes y quejas de los vecinos.  Ambos  con ropa de faena, se veían algo cansados, pero estuvieron allí, atentos, mientras duró todo el evento. Eran parte de los funcionarios citados. Otro, el de la empresa que repara los elevadores, no vino: ya tendrá que responder su jefe ante la Asamblea Municipal del Poder Popular.

El resumen fue un buen examen. Aprecié trabajo, esfuerzo y buenos resultados. Por supuesto, todos los problemas no fueron resueltos ni todas las respuestas convincentes pero valoré un avance considerable en tales trajines.

Tras el discurso de la delegada comenzaron a tomar la palabra algunos participantes en la reunión: el peso y la textura del pan, los ruidosos nocturnos, inspectores que al parecer impusieron  multas injustas por supuestos atentados al ornato, claro, también la terminación de la reparación del elevador roto, y así sucesivamente, diversas calidades, acciones y gestiones fueron criticadas. En cada caso se tomó el acuerdo correspondiente, sobre cuya respuesta o solución deberá responder nuestra delegada en la próxima cita popular.

La reunión avanzaba y avanzaba y yo seguía las reacciones del mercader y la galena que se mantenían absortos en las intervenciones. La doctora es bastante nueva en sus funciones (yo no había intercambiado palabra con ella) pero al administrador del mercado si lo conozco.

Pues bien, terminó la reunión y no hubo quejas de ningunos de ellos. Valoré entonces como bueno el trabajo del consultorio y lo acepté.  Después reflexioné en el caso de un mercado que atiende tres bodegas para productos normados, un punto para vender productos “liberados” y una carnicería; todo ello para prestar servicio a cerca de mil cuarenta núcleos familiares, alrededor de tres mil quinientos clientes y que ha tenido meses de recaudar hasta noventa mil pesos.

Recordé entonces que nuestro administrador del mercado,  primero fue dependiente-carnicero -allí conoció casi a cada integrante de los núcleos familiares, las asignaciones normales de alimentos y las dietas especiales por enfermedades crónicas-,  para después comenzar a manejar los controles de la contabilidad y llegar a ser casi un segundo administrador, y por último, pasó a dirigir el mercado. Es decir se fue preparando para el cargo.

Además, hay otros factores que le ayudan: permanece en su puesto todo el tiempo posible, ser asequible, defender a los consumidores o a sus empleados según la justeza de las reclamaciones, respetar a las mujeres, interesarse por los enfermos, simpatizar con los Industriales (un importante punto a favor en La Habana), no hacer ostentación de poder y en sus intermedios de descanso jugar dominó con los vecinos.

Sopesado esto, aunque la popular canción  no se compuso para él, ni yo soy Pedrito, el de Los Van Van, puedo decir que Mi excarnicero es un cancha.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25/05/2011 en Comercio, Cuba, Política, Sociedad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: