RSS

Archivo de la etiqueta: turismo

Fraude y terrorismo: La historia detrás de la revista “On Cuba”

Por Luis Ernesto Ruiz Martínez  

Tomado del blog Visión desde Cuba

24 julio, 2017

hugocancio

Hugo Cancio Morúa

Hablé con Hugo Cancio Morúa, no sé, cuestión de un minuto. Había seguido su revista On Cuba y lo contacté para enviarle mis artículos. Un tipo arisco, apresurado, de tono grave, tomó la llamada, pero no prestó atención. Me dio un correo electrónico y eso fue todo. Para un empresario que clama apertura en Cuba, resultó extraña su opacidad. No es que fuera importante.

Hasta que un día paseando por Miramar, en La Habana, como que no quiere la cosa, me enteré que Cancio se encontraba negociando con empresarios españoles radicados entre las calles 1ra y 28 de ese popular barrio capitalino. Los susodichos eran representantes de PALCO, una corporación dedicada a vender servicios “todo incluido” a diplomáticos, empresas, artistas o lo que sea, dentro de Cuba.

El chisme me hizo sentido: Cancio se dedica a promover conciertos de artistas cubanos (no precisamente los mejores) en Miami a través de su empresa “Fuego Entertainment Inc.”, y no es un secreto su propósito de hacer dinero con el talento hecho en Cuba. Comprar acciones de “PALCO” sería una buena fachada, toda vez que pretende insertar en la isla su revista “On Cuba”, en la cual publica artículos que buscan golpear al gobierno del país.

En mi paseíllo por Miramar, me enteré también que la edición de “On Cuba” viola el objeto social autorizado ante la Cámara de Comercio Cubana, básicamente, porque opera en la isla con personal contratado ilegalmente, y paga fuera de la ley a cubanos por artículos publicados. Su línea editorial promueve el golpeteo barato al Estado. Así, quien quiera cobrar unos pesos, tendrá que seguir la consigna. Esta es la manera más fácil de producir mercenarios. Lo que hacen y escriben, es por pura conveniencia, aunque no se lo crean ni ellos mismos.

Además, ha publicado como suyas entrevistas de periodistas de la estación de televisión Canal Habana, claro, sin otorgarles el crédito. Otra estrategia de este empresario miamero es la de llevar cierto mercado de publicidad en la isla, para lo cual adquirió el portal de anuncios clasificados “porlalivre”, según se dio a conocer en julio de 2016 en el blog “Cartas desde Cuba”.

Pero, ¿y quién es Hugo Cancio Morúa?

Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La actual Habana Vieja y Eusebio Leal

El amigo Alberto Rodríguez Arufe (Arufe) me envió esta crónica que pongo a la consideración de ustedes.

La actual Habana Vieja y Eusebio Leal

Vista parcial de La Habana Vieja tras su restauración

Vista parcial de La Habana Vieja tras su restauración

El pasado domingo visité el Centro Histórico de la Habana Vieja y salí reconfortado de nuevo. Andar por sus calles y plazas me provoca un efecto embriagador que emana de su particular atmósfera, sustentado además porque, aunque transite los mismos lugares, siempre encuentro cosas que me resultan novedosas, llaman mi atención y me motivan a detenerme en un proceso del cual salgo enriquecido.

He tenido la suerte de ser testigo del proceso de rescate y restauración del patrimonio arquitectónico, histórico y cultural, concentrado en esta zona de la capital, y como marchó de manera sostenida e indetenible durante las últimas décadas y no dejo de asombrarme cuando me asomo a espacios como la Plaza Vieja-uno de sus sitios emblemáticos- y la contemplo en todo su actual esplendor, a la vez que recuerdo el estado lamentable de deterioro en que se encontraban todas sus edificaciones

Uno de las rasgos que refuerza el carácter singular de esta obra y sus resultados es la vida que se siente al pasar por sus museos, restaurantes, galerías y centros especializados en las mas diversas actividades, que se entremezclan con las viviendas de los pobladores habituales del lugar que, además de recibir los beneficios de esta enorme transformación, han cambiado y adaptado sus hábitos y conducta social a las nuevas condiciones de un área declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y además convertida en centro de atracción del turismo nacional y extranjero.

A ello contribuye de manera particular la intensa vida cultural que invade su cautivante arquitectura donde conciertos, exposiciones y presentaciones de libros se unen con las más variadas manifestaciones de arte y artesanía callejeras, estas últimas a veces acompañadas de cierto asedio que llega a resultar molesto a los visitantes pero que no dejan de ser expresión autentica de nuestras tradiciones y realidades.

Todo este movimiento acontece dentro de un peculiar esquema económico donde los ingresos crecientes que genera el proyecto como poderoso atractivo de la industria del ocio y el entreteniendo, además de contribuir al presupuesto del país, se reinvierte en una buena parte en las nuevas obras de restauración y el desarrollo social de la zona.

Esta monumental obra ha sido posible en primer lugar gracias al triunfo de la Revolución y su defensa de la identidad nacional, historia y cultura, que no solo favoreció la preservación del patrimonio de la nación sino que evitó que esta zona fuera demolida para dar paso a las construcciones de modernos hoteles, casinos, oficinas y otras instalaciones, según imponía el modelo de dominación neocolonial que imperaba en el país.

Al mismo tiempo creo que nadie dudará en cuanto que muchas de las áreas rescatadas de la Habana Vieja que hoy nos deslumbran, tienen el sello particular que le ha impreso el Historiador o yo diría más bien el salvador de la ciudad, Eusebio Leal, quien con su pasión, cultura enciclopédica, talento y dedicación se ha consagrado a esta tarea con una devoción propia de los elegidos, para dejar su huella en el tiempo como legado a las futuras generaciones.

Tuve la suerte de conocer a Eusebio en su juventud cuando me desempeñaba como responsable de Cultura e interactuaba desde el Comité Nacional de la UJC con los jóvenes intelectuales y artistas en la búsqueda las mejores formas de encauzar su obra, necesidades e inquietudes, en un proceso fecundo de donde surgieron o perfilaron su proyección en la sociedad cubana la Asociación Hermanos Saíz (AHS), el Movimiento de la Nueva Trova, los Seminarios Juveniles de Estudios Martianos, las Brigadas de Instructores de Arte y otras acciones que abrieron caminos para la inserción de los más noveles en la vida cultural de la nación.

Ya en aquellos tiempos, a finales de la década de los 60 y durante la década de los 70, en medio de una etapa de contradicciones y conflictos en la interpretación de la política cultural de la Revolución, el joven Eusebio Leal sobresalía por algunas de las cualidades que lo distinguen, entre ellas su discurso brillante y muchas veces polémico pero que siempre acaparaba la atención hasta de sus más enconados críticos.

Con el paso del tiempo fue consecuente y en la medida que tuvo las posibilidades su discurso ilustrado se fue haciendo tangible en su obra práctica, donde todavía queda mucho por hacer pero hoy ya constituye un orgullo de la capital y del país, y ha marcado –repito- una pauta para el futuro.

A él debemos no solo saber como Andar La Habana sino, encontrar en su centro histórico, conviviendo en un mismo tiempo imaginario a Martí, Bolívar, Juárez y otros próceres de las gestas independentistas de nuestra América junto a personajes celebres de los más variados orígenes y profesiones como Finlay, Hemingway, Madre Teresa de Calcuta, Guayasamín, Gades o el Caballero de Paris por solo mencionar algunos.

De esta Habana Vieja que renace atesoro muchos de mis buenos recuerdos: he disfrutado valiosas exposiciones y conciertos en la atmósfera única de la Plaza de la Catedral o en la peculiar sala del Convento de San Francisco de Asís y, muy recientemente, después de un obligado periodo de ausencia sentir el placer de ver a mi nieto Martín con sus cinco años rodeado de palomas a las que daba algo de comer. Espero que la salud acompañe a Eusebio para continuar engrandeciendo esta obra y formar a los que deben seguirlo y a mí para disfrutarla junto a mis seres queridos.

Trabajo relacionados:

Mi Plaza de la Catedral

Fotos de La Habana Vieja

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,