RSS

Prolifera la corrupción en Centro América

04 Sep

Por Pedro Hernández Soto

america-central-politico
Una corta noticia publicada en agencias de prensa extranjeras llamó mi atención hace ya algunas semanas. Era una sencilla nota donde Marcelo Odebrecht, -propietario y ex-presidente de Odebrecht, consorcio brasileño en actividades de la construcción e ingeniería,  y  fabricación de productos químicos y petroquímicos, y condenado en primera instancia a 19 años y cuatro meses de cárcel por los delitos de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir- afirmaba algo así como que Cuba estaba limpia pues ningún dirigente cubano había pedido ventaja por consentimientos en el desarrollo del proyecto del puerto de Mariel , edificado a un costo cercano de 900 millones de dólares.

Cuando existe alguna posibilidad que nuestra Revolución pueda ser demeritada, muy rápido se conforman dos grupos: los que a pie juntillas estamos seguros de la honestidad de la inmensa mayoría de los integrantes de nuestra cúpula dirigente y, aquellos otros que solo esperan la menor señal, exacta o no, comprobada o no, para estigmatizarnos.

Algunos opinan que el delito de Odebrecht, seguido por la investigación Java Lato, es aún mayor a los casos de sobornos internacionales realizado por Siemens, el gigante alemán de la electrónica y electrotecnia, en 2007, y Daimler, la dueña de Mercedes-Benz,  , el 2010. La transnacional brasileña se declaró culpable ante un tribunal federal de los Estados Unidos, y firmará acuerdos con las autoridades brasileñas y suizas para el pago de multimillonarias penalidades.

Lo cierto es que el consorcio pagará multas por valor por poco más de unos 2 mil millones de dólares a los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y Suiza por los delitos cometidos que, según la Corte del Distrito Este de Nueva York, alcanzan 788 millones de dólares, abonados en sobornos en Angola, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Me dio entonces por hacer una revisión sobre el tema Corrupción para exponerla a ustedes.  Pese a realizar esfuerzos para sintetizar al máximo el fenómeno y mostrarlo en un solo trabajo, por su dimensión me he visto precisado a ofertarlo en dos partes. Aquí le ofrezco la primera. La siguiente la tendrá a su disposición muy pronto.

El ranking de los poderosos

Ante todo, si uno se lleva por los instituciones y medios del primer mundo, existe un “ranking mundial” de países más y menos corruptos , realizado por el organismo titulado Transparencia Internacional, de una filiación política muy marcada, vea sino una declaración de su presidente, el señor José Ugaz, uruguayo por más señas: “En países con líderes populistas o autocráticos, a menudo vemos democracias que retroceden y un patrón alarmante de acciones tendientes a reprimir a la sociedad civil, limitar la libertad de prensa y debilitar la independencia del poder judicial. En vez de combatir el capitalismo clientelista, estos líderes, por lo general, instalan sistemas corruptos incluso peores”.

Con tal botón de muestra no es extraño que estos “protectores” contra la corrupción listen entre los países más corruptos a Sudán del Sur, Corea del Norte, Siria, Libia, Yemen, Sudán, Afganistán, Guinea-Bisáu, Venezuela e Irak; mientras que los impolutos son los más desarrollados de Europa mientras, nada se habla de España, Italia, Grecia, Francia.

Si hasta ahora solo se ha sonreído, aproveche y carcajéese cuando conozca que califican con avances la situación de Brasil y Argentina, después de los ascensos de Michel Temer y Mauricio Macri. Más adelante le abundaré sobre estos caballeros, en esta fotografía de nuestro convulso continente.

Vayamos a la contemporaneidad –aclaramos que las cifras siempre estarán dados en dólares- y dejemos atrás por “antiguos” a Fulgencio Batista Zaldívar, quien escapó de Cuba con unos 300 millones el 1ro de enero de 1959; y a Jean-Claude “Baby Doc” Duvalier, presidente de Haití entre 1971 y 1986, quien se calcula robó al país más pobre del hemisferio una fortuna de 120 millones, los que, añadidos a otros 500 que Duvalier padre había depositado en Suiza y otros países, le permitió vivir una de las vidas más ostentosas del pasado siglo.

Breve visita a Centroamérica

Convertir la bella Guatemala en “Guatepeor”

Otto Pérez Molina. Seguro recordarán ustedes el escándalo creado por corrupción, contra el entonces presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, y su vice, Roxana Baldetti. Tras continuadas y fuertes protestas populares renunció la vice y después lo hizo el primer mandatario. Ambos están en prisión preventiva al ser imputados por delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito pues dirigían una banda que saqueó al Estado entre 2012 y 2015. Tan solo en regalos Pérez Molina recibió casas, coches, lanchas y un helicóptero por un valor aproximado de 4,31 millones. Otra vía delincuencial de enriquecimiento fue el cobro de comisiones a contratistas por 37,9 millones, como pago de tráfico de influencias. No menos importante, fue el denominado La Línea, banda delincuencial responsable de un millonario fraude aduanero. En realidad, la pareja comenzó por aceptar dinero para sufragar gastos electorales y después de tomar el poder… pagaron esos “favores”.

Jimmy Morales. Hoy las tierras del Quetzal se estremecen por las acusaciones contra el actual presidente que con el lema “Ni corrupto ni ladrón” logró triunfar en las elecciones de 2015. El escándalo surgió cuando el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) pidieron el retiro de su inmunidad presidencial, acusado por financiación ilícita por no declarar el origen de 880.000 euros, recibidos en la campaña electoral, cuando era secretario general de FCN Nación, lo que reviste sospechas por su carácter de aporte anónimo, y como no hay nombres de los donantes puede ser una acción de lavado de dinero. La comprobación de tal delito podría costarle una pena entre 4 y 12 años de reclusión. La decisión del presidente Morales ha sido expulsar del país a Iván Velázquez, comisionado de Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Se dice que, con anterioridad, en una gestión fallida, el presidente guatemalteco viajó a Nueva York donde se reunió con el secretario general de la ONU, António Guterres, para solicitarle la salida del país centroamericano de Velázquez pues la CICIG es un organismo de la ONU, creado para apoyar al Ministerio Público en el combate contra la corrupción. La fiscal general del Ministerio Público, Thelma Aldana, al igual que Lucrecia Hernández Mack, ministra de Salud, y Enrique Godoy, coordinador adjunto de Pronacom (Programa Nacional de Competitividad para la acción conjunta entre el sector público, empresarial y sociedad civil de Guatemala), anunció que, si se expulsaba al comisionado, ella presentaría su dimisión, lo que ha provocado una crisis político-social sin precedentes pues 44 entidades sociales promulgaron un manifiesto en apoyo de ambos. Por último la Corte de Constitucionalidad de Guatemala (CCG) suspendió este domingo la orden emitida por el presidente de expulsión de Velázquez.

México lindo y querido

Carlos Salinas de Gortari, ex presidente de 1988 a 1994, privatizó más del 90% de las mil 150 empresas federales, la mayoría compradas por un valor mucho menor que el real. De ahí la mayoría de las más grandes fortunas mexicanas de la actualidad. Se llevó de su país cerca de 10 mil millones. A su testaferro principal, Carlos Slim –el hombre más rico del mundo en tres ocasiones según la encuesta anual de la revista Forbes-, se le calcula una fortuna de 80 mil millones. Muchos acusan a Salinas de Gortari de ser el principal responsable de la existencia en México de un narco estado . Un estudio reciente arrojó que cuando menos el 44% de las empresas mexicanas pagan sobornos para lograr licencias, obtener contratos, dominar licitaciones, dinamizar o burlar trámites.

Vicente Fox Quesada, ex presidente desde 2000 hasta 2006, es calificado por muchos como bien situado en el grupo de los políticos más corruptos del hermano país azteca, por las innumerables acciones delictivas realizadas en beneficio personal, familiar y de amigos. Tan solo ascender a la primera magistratura incrementó de modo exorbitante el presupuesto para los gastos propios y de sus familiares, llegando hasta remodelar su rancho con cargo al erario público. Con rapidez dispuso la participación de esposa, hijos, testaferros y allegados en los contratos de Pemex. Mucho más sufrió el fisco durante su mandato: múltiples empresas fueron a vendidas a bajo precios, sufragados gastos de viajes particulares, aumentado de forma desmedida los salarios de ministros y secuaces, mientras que el tráfico de influencias fue cuestión cotidiana. Si bien hasta hoy Fox Quesada ha gozado de total impunidad, su futuro está bastante comprometido pues justo en medio de su mandato (año 2005), Odebretch logró dos importantes licitaciones con Pemex que sumaron más de 600 millones. Se trataba de la modernización de la refinería Anastasio Cárdenas de Minatitlán, cuyo costo final se elevó en un 66 por ciento; al final la diferencia de este y otros contratos –ya en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012)- exigió desembolsar otros 420 millones. En el recién pasado abril, la Procuraduría General de la República (PGR) requirió de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) toda la información disponible sobre las actividades comerciales de Odebrecht (o algunas de sus filiales) en México, con especial indicación de que, en caso de existir, la entregara con todas las garantías, a la Unidad de Investigación de la Coordinadora General de Investigaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones de Delitos Federales de la PGR. Así que ya veremos.

Hacer pobre a Costa Rica

Rafael Ángel Calderón, presidente de Costa Rica entre 1990 y 1994, resultó declarado culpable en 2009 por aceptar regalías para facilitar un contrato de compra de equipos médicos. El tribunal sentenció a cinco años de prisión a Calderón por dos delitos de peculado (desvío de fondos públicos), relacionados con un reparto de 8 millones de dólares en comisiones de un financiamiento estatal de 39,5 millones de dólares rubricado con Finlandia en 2002 para la adquisición de equipamiento e instrumental médico. La Fiscalía incriminó a Calderón y los otros funcionarios de idearlo todo como un plan para beneficiarse económicamente. El tribunal estimo que tales comisiones eran propiedad del erario público y condenó a Calderón a cinco años de prisión.

– Mientras, Miguel Ángel Rodríguez Echevarría, de 71 años, primer mandatario de 1998 a 2002 y también fugaz secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 2004, se convirtió en el segundo ex presidente en la historia de Costa Rica en ser condenado a prisión. Fue encontrado culpable de corrupción agravada en un reparto de comisiones de la empresa de telecomunicaciones francesa Alcatel, en una licitación de un contrato público para la instalación de 400,000 líneas de telefonía móvil. En concreto, instigó a un subordinado para que aceptara una comisión por dos millones de dólares, con el compromiso de que le pasara 1 millón 200 mil. Además, durante su mandato Rodríguez Echevarría cobró también comisiones por influir de modo favorable en un millonario convenio con varias firmas reaseguradoras radicadas en el Reino Unido y México. También fue sancionado a cinco años de reclusión.

José María Figueres Olsen, ex presidente de Costa Rica de1994 a 1998, está sujeto a investigaciones por el delito de corrupción, por recibir casi un millón de dólares de la compañía francesa de telecomunicaciones Alcatel, por asesorarle “en promoción” de tecnología entre 2000 y 2003. El doctor Figueres se desempeña en la actualidad como director ejecutivo del Foro Mundial, radicando en Suiza. Envueltos en delito de este tipo están también Carmen Valverde Acosta, ex secretaria general del Partido Liberación Nacional (PLN) quien recibió suma similar de la empresa H.F. DISA, subsidiaria de Alcatel y su hermano Edgar Valverde, ex gerente de Alcatel en Costa Rica.

Nicaragua tampoco escapa

Arnoldo Alemán, ex presidente nicaragüense desde 1997 hasta 2002, fue procesado por delitos de corrupción, como fraude, lavado de dinero, malversación de caudales públicos por 1,3 millones, peculado, asociación e instigación para delinquir y delito electoral. La Fiscalía asegura que se sustrajo dinero del Instituto Nicaragüense Social para beneficio personal, sobrevalorando las primas de las compañías reaseguradoras y el corretaje de las compañías agentes del reaseguro. Otra vía usada, precisa, fue “indicar que ese dinero iba para capacitación de funcionarios del INS cuando en realidad no se utilizaba para esos efectos en algunos casos, sino para uso personal del corredor que hacía la contratación”.

Martinelli “martilló” a Panamá

Ricardo Martinelli, presidente de Panamá desde 2009 hasta 2014, recién detenido en Miami, sin derecho a fianza, por reclamo internacional de la justicia de su país está acusado por delitos financieros, compras con sobreprecios y cobro de comisiones por el pago de impuestos. Entre estas se encuentra la sobrefacturación en un contrato de 45 millones de dólares para la adquisición de comida deshidratada para escuelas públicas y el uso ilegal de fondos públicos de un programa de asistencia social adscrito a la Presidencia. Pablo Andrés Ruiz Obregón, un exitoso contratista del Estado, presidente de la empresa Hialing Corporation S.A., constituida a partir de la toma de posesión de Martinelli, abasteció de alimentos y enseres al Programa de Ayuda Nacional, subordinado al Ministerio de Educación. Durante este mandato presidencial, las cuentas sumaron 22 millones, pero Ruiz Obregón declaró que la Hianling pasó dinero a los Martinelli a través de la Empresa Importadora Ricamar (4,2 millones), y a Vados del Campo, propiedad del entonces primer mandatario y su familia. Mario Martinelli, hermano del expresidente, era accionista de Hialing y se benefició con 1,9 millones de utilidades. Eran Mario y otros dos socios quienes ponían precio (casi siempre el doble del verdadero) a los artículos. Sobre los dos hijos de Martinelli pesa una orden de búsqueda y captura tras congelarle en Suiza una fortuna de 22 millones entregados por Odebrecht. La acción se inició a partir de acusaciones del propio director del consorcio. El expresidente, de 63 años, es acusado, además, junto a otros responsables de las fuerzas de seguridad, de interceptar las comunicaciones de unas 150 personas entre empresarios, periodistas, dirigentes de la sociedad civil y políticos opositores a su gobierno.

El Salvador

Elías Antonio Saca. Detenido desde octubre de 2016, acusado por enriquecimiento ilícito por cerca de 3,9 millones (y su esposa por más de medio millón) además de los delitos de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero, así como por el supuesto desvío de 246 millones de dólares durante su mandato presidencial, el expresidente de El Salvador, Elías Antonio Saca (presidente desde 2004 hasta 2009), está ahora acusado además por “cohecho activo” por intentar sobornar –a través de su abogado Víctor Manuel Melgar- a Ángela Iracema Avelar, empleada del tribunal civil, para que ella le trasladara información sobre la marcha del proceso judicial que se le sigue. La causa también incluye a dos allegados, sus exsecretarios particulares de Comunicaciones y de Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “Prolifera la corrupción en Centro América

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: