RSS

Manolito…

29 Jul

Por Pedro Hernández Soto

foto-5-equipo-futbol-uclv-1964-a 2

Equipo de balompié de 1964. Se distinguen entre otros (de izquierda a derecha), de pie:  Manolito Bravos (con ropa de civil); Francisco Puello (tercero), Pablo Roque (cuarto), Pepe Sicilia (sétimo), Tony Vidal (en camiseta); y en cuclillas, en igual orden: Mario Pérez de Ordaz, (segundo), Fernando Bravo –Seriocha- (tercero), Miguel Pérez (sétimo). Foto cortesía de Roquito

Como a todos los de altura y fortaleza notables, le pasó igual: le chiqueábamos el nombre. Pero la camaradería sin límites era su característica mayor. Por eso fue de los protagónicos en la “tropa” de jóvenes becarios e integrantes del Grupo Independiente de Artillería  , mientras cursaba estudios allá, en la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas. Después, acá, en La Habana, donde los ex-becarios nos negamos a ignorarnos unos a otros, a olvidarnos de amigos y por eso nos abrigamos cada vez que podemos, era de los más ocupados por todos.

Provenía de una familia con cierta solvencia económica. Lo conocí en abril de 1961, cuando un reducido grupo de milicianos universitarios –profesores, estudiantes y trabajadores- nos organizábamos para custodiar los quintacolumnistas contrarrevolucionarios de la zona central del país, mientras se combatía la invasión mercenaria en las arenas de Playa Girón. Aún no era estudiante universitario, andaba por allí en busca de información sobre la aprobación para ingresar al Curso de Nivelación y al conocer la convocatoria no dudó, se incorporó a las fuerzas patrióticas y cumplió su deber.

Fue un buen alumno, aprobó con regularidad los cursos de Ingeniería Mecánica en aquel centro de educación superior muy exigente, refundado a la luz de los planteamientos dados por el comandante Ernesto Che Guevara, durante el discurso pronunciado el 28 de diciembre de 1959, en el Teatro Universitario. Durante varios años se desempeñó como secretario de deportes de la Federación Estudiantil Universitaria. Entonces delgado, pero ya alto y fuerte, se destacó en el equipo de balompié -no hubo quien le discutiera la estelaridad en la línea delantera- e integró la preselección al equipo Cuba a los Juegos Centroamericanos Jamaica 62: era de Zulueta, un municipio referente en ese juego. Formó parte de varias ediciones del conjunto de baloncesto de la Universidad y llegó a conformar el conjunto nacional.

Su carrera profesional fue exitosa, siempre en un campo tan complejo como la rama mecánica. El SIME, el MINAZ y, por último, una empresa comercial, conocieron de sus capacidades, su entrega, su honestidad, su sentido de pertenencia, su responsabilidad; ocupó muy importantes cargos. Una casi inesperada herencia le permitió disfrutar de mejor situación económica; nada lo hizo cambiar con respecto a su comportamiento, continuó trabajando, siempre con el mismo trato y atenciones para con los compañeros.

Sus primeras nupcias no le proporcionaron un matrimonio duradero. Después logró a Lourdes quien fue esposa, amante, compañera, confidente, y se integró con naturalidad al grupo. Con ella le llegó la felicidad. Su hogar fue también del grupo.

Sobre Manuel Bravos Gutiérrez pudiera contarle muchas “anécdotas” simpáticas –ciertas o no-, repetidas hasta el aburrimiento en el jocoso ambiente de una fructífera amistad grupal de más de 50 años. Entonces, si lo hiciéramos hoy, en su presencia, sonreiría como siempre hacía en nuestros encuentros y de inmediato respondería con la tremenda agilidad mental de la cual hacía gala. Por esto, en muchas ocasiones, ya reunidos, si no había llegado, varios preguntábamos por él.

Cuanto dolor saber que en los próximos jolgorios Manolito no estará físicamente con nosotros, no escucharemos más su voz atronadora, extrañaremos sus llamadas por los apodos personales reídos a coro, y recordaremos entonces que resistió con entereza y optimismo, hasta el último aliento, los embates del cáncer que le hizo sufrir una inmerecida muerte.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 29/07/2017 en Uncategorized

 

2 Respuestas a “Manolito…

  1. María Victoria Valdés Rodda

    29/07/2017 at 11:49 PM

    Mi pésame por esa pérdida tan hermosa. Perdo debe reconfortar su prolífica vida. Un abrazo

     
    • hdezsoto

      03/08/2017 at 1:02 PM

      Gracias Mary, de verdad fue un compañero de muchos valores y my querido por todos quienes lo conocimos.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: