RSS

Crónica de mis 70

12 Jul

fumador 2El amigo Dr. Jorge Orquín Lena, en su lugar de residencia actual, Alemania, por urgencias de la vida tuvo que renombrarse Emilio –más exactamente Don Emilio. En el marco de la confianza existente, me atrevo a complementarle: “De Germania”. Veamos aquí sus confesiones al llegar a tan importante edad.

Crónica de mis 70

Por Don Emilio Lena de Germania

En realidad, nunca tuve la idea de escribir acerca de este “memorable” acontecimiento, sin embargo, el correo de un contemporáneo amigo -quien recién celebrara su llegada a esta, antiguamente, “matusalena” edad- donde me relataba algunas de sus vivencias al respecto, me motivó a emborronar un par de cuartillas las cuales titulé, un poco eufemísticamente: Crónica de mis 70.

En Cuba los 70 años -al igual que los 60 o los 80- no tienen una significación especial, por el contrario, los 50 acaparan la atención de toda la familia. Con la indiscutible autosuficiencia que nos caracteriza celebramos la “media rueda” con toda la pompa posible, como evidencia indiscutible de que vamos a alcanzar, de todas-todas, la centuria de vida.

Sin embargo, por estos lares germanos o teutones como prefiera llamarle, a partir de los 50 todos los años “redondos o enteros” (o sea que terminen en cero), requieren una festividad especial. En mi opinión esto se debe fundamentalmente a dos razones:

En primer lugar, la presunción lógica de que ya estás cerca de disfrutar (o disfrutando) del retiro de tu vida laboral y esto lleva implícito el merecido descanso después de muchos años de trabajo y sacrificio, lo cual, en algunos casos, como en el mío propio, no se corresponde con la realidad.

En segundo lugar, es como si procuraran compensar en parte, con la ceremonia, los problemas que trae consigo el avance indetenible del almanaque, de los cuales son evidentes ejemplos:

afecciones prostáticas,

– incontinencia urinaria,

– diarreas cuando comes demasiado o a deshora,

– equivocaciones, más o menos frecuentes, cuando no puedes diferenciar, con la exactitud imprescindible, si una determinada inquietud estomacal se corresponde con una ligera brisa o un sunami,

– en medio de una conversación no recordar el nombre de alguien,

– surgimiento de las canas acompañado a veces con la pérdida del pelo,

– caída de los dientes,

– padecimiento frecuentes de reuma, artritis, dolores en la espalda, etc,

Los 70 me sorprenden disfrutando de algunos beneficios de la juventud que el padre Cronos ha tenido a bien respetar. En mi situación las dolencias normales de esta “avanzada” edad se han reducido considerablemente, brindándome una apariencia bastante aceptable si tomamos en consideración los 25,550 días transcurridos desde que el médico me pegó la correspondiente nalgada -para hacer funcionar por primera vez mis recién estrenados pulmones- hasta la fecha de hoy.

Cumpliendo con el viejo refrán dicente de: “Quien no oye consejo no llega a viejo”, presté mucha atención a una entrevista que le hicieran a Alain Delon con esta misma edad, en la cual le preguntaron qué hacía para conservar esa presencia tan desafiante con el almanaque, a la cual el interpelado respondió: “Tomar mucha agua y practicar el sexo”.

Probé y en mi caso el tomar mucha agua me trajo incomodidades nocturnas pues tuve que levantarme frecuentemente a orinar, por lo que decidí concentrarme en lo segundo lo cual sí me ha traído muy buenos y agradables resultados.

En lo que respecta a la celebración en sí festejé la efeméride en tres ocasiones;

– la primera, como es lógico, con la familia recibiendo las consecuentes felicitaciones, los regalos, así como que alguna que otra broma muy sutil como en el caso de mi hija la cual, sin hacer comentarios, me obsequió un calzador de zapatos de casi un metro de largo; a buen entendedor…

-la segunda consistió en una cena con mis amigos más íntimos en la cual abundó, como buenos cubanos, la carne de cerdo, el arroz con frijoles negros, la yuca con mojo y los chatinos acompañados de una buena ración de cerveza fría. En esta ocasión tuve que soportar las ironías referentes al color, aun prominentemente negro, de mi cabellera la cual ha ido cediendo espacio, muy a mi pesar, a la frente, lo cual no significa que ahora soy más inteligente, sino que estoy perdiendo una cierta porción de mis cabellos.

-la tercera se correspondió con mis amigos alemanes a quienes defino como “marginados de la sociedad” pues comparten conmigo el placer indiscutible de fumar puros, práctica que se ha convertido casi en un pecado mortal, pues según las estadísticas del Ministerio de Salud Pública a los fumadores (sin diferenciar el noble ejercicio de fumarse un buen puro del vulgar vicio de fumar cigarrillos), nos acusan de provocar más gastos a los seguros sociales de salud, además de “envenenar” el medio ambiente de aquellos mortales que tiene la desgracia de compartir nuestro espacio vital.

Por fortuna la época de la inquisición ha pasado a la historia pues de lo contrario me imagino que alguno de nosotros ya habríamos pagado la osadía en las llamas de la hoguera.

En esta ocasión no podía faltar una buena provisión de bebidas pues el disfrute de un puro no es completo si no va acompañado de un licor a gusto del consumidor, en mi caso un par de copas de un buen vino tinto de la Rioja. En general fue un convite muy ameno y totalmente contaminante, envueltos voluptuosamente en la agradable y aromática niebla de los puros “Don Emilio” parte de mi contribución a la celebración.

Hasta aquí lo fundamental de mi entrada a la década que se corresponde con nuestra esperanza de vida. Sin embargo haciendo gala de nuestra cubana autosuficiencia ya me preparo, con todo el optimismo posible, a escribir la Crónica de mis 80

Saludos,

Jorge

Trabajo relacionado:

Aventuras de un santaclareño en Germania

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 12/07/2017 en Amistad, Cuba, cultura, Familia, Salud, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: