RSS

FI­­­DEL EN EL ESCAMBRAY (III): PUEBLOS, CARRETERAS Y PRESAS

15 Jun

Por Luis Machado Ordetx

Fidel-sentado-en-una-roca-1

Fidel en la contemplación del paisaje del Oriente cubano. Similar propósito asumió cuando recorrió el Escambray en un período de transformaciones. (Foto: Archivo de Bohemia, 1965).

Al pasar por Loma Sitio hubo una orden de Fidel. De inmediato el jeep detuvo la marcha en un periplo que conduciría al Comandante en Jefe por zonas aledañas a la antesala serrana del centro del país. Era la mañana fresca del jueves 9 de abril de 1970, y con la comitiva que lo acompañaba tenía el propósito de llegar hasta Los Pinos, en Manicaragua  , asiento económico de la región Escambray.

Años atrás, en Topes de Collantes, había declarado: … ¡qué aburrida sería la tierra si no tuviera lomas!, pronunciamiento que reiteró y dejó sorprendidos a quienes lo guiaban en la travesía: Arnaldo Milián Castro y Nicolás Chaos Piedra, primeros secretarios del Partido en Las Villas y de la regional que inspeccionaría. De inmediato Fidel formuló una pregunta rápida al último de los dirigentes: ¿Cómo llegamos a la loma de La Yaya  ? Hubo silencio, casi sepulcral, sin aparentes respuestas y sí truncos encogimientos de hombros.

La anécdota está recogida por Chaos Piedra. Pertenece al testimonio que ofreció Jesús Guzmán Pozo, El Médico, cuando indagué sobre los inicios y desarrollo agropecuario y forestal de la serranía villareña, un sitio de cambios permanentes en períodos sucesivos. El Líder de la Revolución, a pesar del mutismo generalizado y de las lluvias recientes que anunciaban la primavera, no cejó en su empeño por escalar la elevación.

Fidel-Castro-reunido-1

Fidel reunido con pobladores de La Yaya. — El sábado 19 de febrero de 1972, en La Yaya, junto a una delegación de estudiantes chilenos, el líder de la Revolución cubana dejó inaugurada la comunidad La Yaya, primera de la Agrupación Genética del Escambray. (Foto: Archivo de Vanguardia).

El vehículo tuvo a sus espaldas a Curamagüey. “En Seibabo Fidel decidió introducirse por el viejo camino de San Juan de los Yeras rumbo a Jorobada. Imagino que en algún momento tuvo que caminar y atravesar el río Caonao en medio de una tupida geografía de montes vírgenes con yagrumas, majaguas, yayas -una madera sólida y flexible-, palmas reales, ceibas, mangos silvestres, marabuzales y hasta sembrados de caña”, alegó el ingeniero pecuario.

Desde la altura, ya en la cima de loma, el Líder de la Revolución divisó las cualidades del valle. Así surgió la idea de La Yaya, primer pueblo de la Agrupación Genética del Escambray, en las inmediaciones del antiguo ingenio Santa Catalina, cerca de la finca Progreso, en Cardoso, y a 3 kilómetros de Mataguá. Después vendrían otras comunidades: El Tablón, La Parra, Arimao, El Roble, La Sierrita, Aridanes y…

Sería el comienzo de cuatro bases lecheras establecidas a partir de 1972, entre las que se incluyó Managuaco, en Sancti Spíritus, y Cayama, en Sagua la Grande, los primeros puntos de firmezas ganaderas…

APUNTES DOCUMENTALES

 El sábado 26 de diciembre de 1970 Vanguardia dedicó dos páginas para reconstruir el tránsito de Fidel por los territorios de Güinía de Miranda– Algarrobo- GuayosZaza, lugar último que en la cuenca del río de igual nombre se laboraba en el tiro sistemático de arcilla para sellar la cortina de lo que sería el mayor embalse del país.

Con los moradores de Güinía de Miranda, a 18 kilómetros de Manicaragua, el dirigente político dialogó sobre las particularidades de la carretera en proyecto hacia Manacas IznagaFomento, y fue al centro escolar Pepito Tey. En el horario de la noche llegó al cine recién inaugurado en la localidad, y hasta ocupó una de las lunetas. En Algarrobo, según el reportaje que firman Aldo Isidrón del Valle y Santiago Cardosa Arias con fotos de Roberto Busto Santiago, los pobladores lo distinguen en pitenes de pelota, y también juegos de baloncesto y de ping-pong con alumnos del seminternado de primaria Enrique Villegas, ubicado en lo intrincado del Escambray.

Fidel-Vanguardia

Presencia del Comandante en Jefe en la brigada “Conrado Benítez”, ejecutores de la carretera Cumanayagua-Potrerillo, en acto efectuado el miércoles 6 de enero de 1971. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx).

El recorrido de ese día condujo a Fidel a intercambios de opiniones con constructores de la brigada Máximo Gómez, radicada en la presa Zaza. Todos desafiaban el crudo frío del último mes del año. A pesar de su presencia los camiones y bulldóceres no detenían los trasiegos de tierra. Allí prometió un cine móvil para el disfrute espiritual de los pobladores, y se interesó por la alimentación y la disciplina laboral, pilares en la organización del trabajo.

El itinerario inscribe a los asentamientos de La Larga y Las Damas. Allí apreció el obelisco que perpetúa la memoria del Mayor General del Ejército Libertador Serafín Sánchez Valdivia    y se preocupó por el cultivo del tabaco, decisivo en el desarrollo económico de una región que se beneficiará con regadíos de aguas represadas. El término del encuentro fue Guayos, y un taller de artesanía. En el lugar entabló opiniones con el colectivo femenino allí laboraba y solicitó consideraciones sobre el vial que enlazaría esos territorios con la Carretera Central, momento crucial que abandonará el aislamiento comunitario.

La serranía cambia de fisonomía. Son las directivas que aporta Fidel en sus visitas sorpresivas. En Mantilla, Manicaragua, se amplía la cría y recría del ganado caballar y se implementa por vez primera en Las Villas la inseminación artificial para ese tipo de animales. Proponen desarrollar razas árabes, quarter horse, criollos de paso, trote y mestizo de trabajo, así como yeguas y burros para obtener mejoramientos genéticos, y también incrementos de mulos empleados en trasiegos de mercancías.

En menos de seis meses la brigada “Conrado Benítez”, de Desarrollo Agropecuario (DAP) del Escambray, había concluido los 16 kilómetros de la carretera Cumanayagua-Potrerillo. Al igual que otros fue un trayecto compacto de malezas que, según cálculos de esa obra, representaron unos 135 000 m2 de extracción de material de desecho, y cerca de 82 606 de relleno. Los 86 trabajadores instalaron 29 obras de fábrica. Fidel no faltó al reconocimiento.

Durante un recorrido por la región en pleno auge económico-social, aprovechó, junto a Milián Castro y Chaos Piedra, para alertar que …los caminos significan más comodidad, más rapidez en el transporte, un ahorro de tiempo; pero todavía el camino no produce leche, ni produce alimentos; el camino es un medio para llegar a ellos….

En el discurso que aparece en la edición del rotativo villareño, correspondiente al jueves 7 de enero de 1971, resaltó que habrá lecherías, siembras de pastos, viviendas para los trabajadores, y hay que llenar de presas y pueblos esta región […], condiciones de vida infinitamente superiores a los que hemos tenido hasta ahora. ¡Pero hay que trabajar!, sustentó. En lo perspectivo la agrupación iría hacia el camino que enlaza a Güinía de Miranda con Fomento.

Días después, el martes 12 de enero, aparecen en Vanguardia las reflexiones de Milián Castro, miembro del Comité Central, en reunión con directivos de la Construcción. Analizan los pronunciamientos de Fidel. Destacó el dirigente de la provincia que, con la conclusión de las presas Minerva y Lebrije, se ejecutan Alacranes , Zaza (con una capacidad de 1.020 millones de metros cúbicos, constituye el mayor del país); y Siguaney. Con la existencia de la Hanabanilla se embalsarán unos 2 mil millones de metros cúbicos de agua, pero eso no sobra para las perspectivas del territorio.

Alertó que el “… en el Escambray tienen una importancia capital porque se trata de la ganadería, uno de los renglones más difíciles de hacer una rectificación de errores o mal trabajo”. Añadió que todavía “…algunos, por inconciencia, creen que el socialismo es trabajar poco y disfrutar de todo…”, y reclamó más esfuerzo colectivo y unidad en el cuidado de los equipamientos entregados y la calidad de las terminaciones de las obras.

VISIÓN POSIBLE

Una de las exploraciones más intensas de Fidel por el Escambray ocurrió entre del 12 al 16 de febrero de ese año. Los días: viernes a martes, fecha en la cual transitó por 6 de los 12 municipios de esa región. Visitó la construcción de la comunidad La Yaya y recorrió Jibacoa, un pueblo cafetalero que también se edificaría dentro de la tupida serranía. Conversó con ejecutores de la carretera de Cuatro Vientos-La Sierrita-Topes de Collantes. También apreció las transformaciones del entorno geográfico, las labores de los especialistas y el ánimo entusiasta de la gente. Después estuvo en El Nicho, Crucecitas, Guanayara, Güinía de Miranda, San Pedro de Palmarejo, barrio de Caracusey, así como Pitajones y Algarrobo, lugares últimos que, en contacto con estudiantes primarios, entabló ocurrentes juegos de béisbol, una de sus pasiones, junto a lecturas literarias, para disipar cualquier cansancio.

A partir de mayo, profesores y estudiantes de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas fomentaban, a instancias del Líder de la Revolución, líneas de investigación en estaciones experimentales de arroz, viandas, vegetales y caña. También laboraban grupos de trabajo en frutales, cítricos, tabaco y de pastos y forrajes.

Eran aspectos principales en la formación técnica y científica de los educandos del centro docente y de apoyo a la economía del país. Los programas de inseminación artificial para el mejoramiento genético se intensificaban, y se utilizaban en prácticas con mayor fuerza los descubrimientos encontrados en 1964 la Escuela de Veterinaria, sobre los síntomas de parálisis en las extremidades de bovinos -la denominada etiología guajira del mal genio y renguera-, causante de muertes por dificultades respiratorias de los animales producidas por un parásito, un nematodo, alojado en la médula de los brutos, y no por deficiencias de minerales en su dieta de alimentos.

El Escambray, en el campo, y con el auxilio de las investigaciones, era una región que se preparaba para lo que vendría después: el despliegue agropecuario y forestal. Tienen plantadas entonces 938 caballerías de pangola, entre otros pastos y forrajes, que garantizarían la alimentación ganadera en períodos secos, con el aumento de las “vaquerías en funcionamiento (21 en mayo de 1972), y cuentan con proyectos para llegar a 500 a partir de constructores integrados a 28 brigadas. La cifra de siembras crecerá de acuerdo con las necesidades de la masa animal en explotación”, afirmó Guzmán Pozo, el Medico, durante las conversaciones que sostuvimos.

La combinación del estudio-trabajo permitió que la Escuela de Ingeniería Pecuaria y Medicina Veterinaria dirigiera la docencia en los dos últimos años de la carrera hacia unidades productivas de Sancti Spíritus y el Escambray. “Allá en Barajagua, desde años anteriores, funcionó un centro de estudios de pastos, forrajes, manejo y nutrición animal, así como de alimentación de los rebaños lecheros y de terneros, una instalación vital para el mejoramiento genético en la región montañosa”, apuntó.

En documentaciones que atesora Guzmán Pozo hay referencias de Fidel al bosquejo de impulso turístico en la zona del Hanabanilla, y orientó en sus recorridos de ese año los estudios para …construir un hotel a partir del sistema pre-fabricado Girón, y otro similar en Ancón, lugar llamado a convertirse en nuestro Varadero del Sur…, así está suscrito en las directivas.

De norte a sur, y de este a oeste, en el Escambray se acometen ocho carreteras. Es intenso el trabajo desde Piñón-San Blas-Topes de Collantes, así como Mataguá-Báez, o de Manicaragua-Jibacoa-La Chispa. También comprende las rutas Güinía de Miranda-Fomento, y Manicaragua-Güinía de Miranda-Manacas Iznaga, o de La Felicidad-Polo Viejo-Limones Cantero, y de Pitajones-Ceiba-Sociedad 23, rutas que, como dijo Fidel, marcaron las transformaciones definitivas.

LMO: De las inversiones agropecuarias, ¿cuáles fueron las precisiones?, pregunté a Guzmán Pozo.

JGM: ¡Aquí están!, responde el ingeniero pecuario: terminar 110 lecherías por año, y las posibilidades de instalar una hidroeléctrica en el río Agabama. También recomendó el tratado de las corrientes …de aguas en los cauces de Ay, Caracusey e Higuanojos, así como los fomentos de cítricos y frutales en Trinidad y un plan hortícola en Jibacoa.

LMO: En cada recorrido Fidel ¿dejaba nuevas orientaciones?

JGM: El territorio de la Agrupación Genética del Escambray era muy amplio. Abarcó los municipios La Sierrita, Cumanayagua, Manicaragua y Mataguá y unas 215 bases campesinas. El Comandante en Jefe dejaba siempre precisiones. Dialogó con la gente y alentó el trabajo en equipo. La unidad productiva era imprescindible para cambiar las estructuras socio-económicas de antaño.

LMO: Usted sabe, Vanguardia, en su faceta de diario, jamás circuló los lunes. Sin embargo, el 15 de febrero hizo una edición especial con el periplo de Fidel por Cienfuegos y el Escambray. Por titular tuvo: Atisbos de un recorrido por una región de 205 854 habitantes, en plena efervescencia renovadora, con un 39,4% de la población residente en áreas rurales. Los textos pertenecen a Vicente Cubillas, Lino Oramas y Aldo Isidrón del Valle, y las fotografías son de Yiyo, Ismael González y Manuel de Feria. Es un periódico de lujo que reconstruye escenarios y diálogos con testimoniantes.

JGM: ¡Sí, creo que fue hasta zonas humildes de pescadores en María Aguilar, prometió la pavimentación de la carretera de 9 kms que unía al caserío con Casilda! Incluso, estuvo en la hidroeléctrica del Hanabanilla, y hasta practicó deportes con estudiantes primarios, y llegó al puente del arroyo de Las Calabazas, en Cienfuegos. Aquellos tiempos en los cuales integré el equipo que laboró junto a Chaos Piedra en los cambios que orientó Fidel en el Escambray, fueron los mejores de mi existencia profesional. Cada día era una cosa nueva, con límites mínimos a las equivocaciones, y sus promesas tomaban un rumbo cierto que alentaba al pueblo.

LMO: En esa edición todo lo que usted dice quedó corroborado. Allí leí una frase de Fidel. No está suscrita por ningún periodista. Por tanto le pertenece.

JGM: ¿Cuál es?…

LMO: Se la digo textual: Hay que andar pausado en el trabajo responsable, que demanda plazos para que el fallo o el error impensado no den al traste con la función provechosa.

JGM: Tiene razón. Era el mensaje de aliento, y de orientación que dejó, primero en sus observaciones, y después en las directivas para la región Escambray, un universo geográfico de constantes inversiones económico-sociales.

LMO: Ese es Fidel: un hombre de campechanía que recorrió la serranía, y dialogó con sus moradores hasta llegar al más mínimo de los rincones. En breve tiempo la cosmografía de un entorno inexplorado dejó atrás los caminos inhóspitos para renovar los escenarios de una historia que…

Trabajos relacionados:

FIDEL EN EL ESCAMBRAY (I): GÉNESIS DE UNA FUNDACION
FIDEL EN EL ESCAMBRAY (II): LA LUCHA CONTRA BANDIDOS

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “FI­­­DEL EN EL ESCAMBRAY (III): PUEBLOS, CARRETERAS Y PRESAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: