RSS

Fidel: la Historia lo absolvió y su vida lo inmortalizó

26 Nov

Por Pedro Hernández Soto

fidel-2¡Papá, murió el Comandante! Así me dijo, lo sentí –más que oírlo o verlo- triste, angustiado, en la penumbra de mi cuarto. Y remachó: ¡Se fue el Mayor, compadre! Me hablaba mi nieto a quien he criado en unión de su mamá, demás abuelos y tíos por eso me llama así, Papá; lo conozco bien por eso aprecié su sufrimiento. Es joven, jaranero, decidido, disfruta y padece actitudes buenas y para mi no tanto, las mismas de otros muchos laboriosos mocetones pues tiene 26 años.

Era poco después de las doce de la noche y dormíamos cuando al sonar el teléfono mi esposa se quejó: ¿Quién será a esta hora? Por lo general el timbre telefónico en esos momentos se asocia con desgracias. No ocurrió para mí en esta ocasión. Geovany se levantó con rapidez y contestó a quien supe después era mi hijo Pedro con el doloroso aviso.

Rápido buscamos en la televisión cubana y no encontré nada, tampoco en la radio (quizás estaba apurado en demasía), me incomodé y abalancé hacia la computadora.

Medios nacionales desiertos, tan solo El País desde España exhibía una supuesta intervención de Raúl anunciando el deceso de hombre que cambió los destinos de Cuba y promovió los de América Latina y otros continentes; desconfié como otras muchas cientos de veces. Me fui a Facebook, le confieso que ya me asfixiaba el duelo aunque conocedor del importante papel desempeñado a lo largo de su larga vida de lucha. Sí, muchos de mis amigos reflejaban la dura realidad, Fidel Castro había muerto.

Me sucedió algo realmente extraño, muchos girones de recuerdos: ante todo imágenes del Lider indiscuible de la Revolución en diversos momentos a lo largo de sus luchas, peleando y convocando a la unidad, a la resistencia, a la independencia nacional; desde el joven estudiante universitario aparecido hace más de cincuenta años en las páginas de Bohemia al lado de la campaña que tañó los sonidos liberadores en La Demajagua, pasando por el comandante victorioso de ajado uniforme del 6 de enero de 1959 en el parque José Martí de Cienfuegos, al frente de la Caravana de la Libertad; como presidente de duras reuniones del Consejo de Ministros en los años 80; hasta las más recientes imágenes del Fidel, ya nonagenario, fotografiado en feliz conversación con Nguyen Tan Dung, Primer Ministro de Viet Nam.

Pensé en Raúl: ¡Otro despiadado golpe, entre los más duros! Ahora se le va el hermano mayor, el compañero, el amigo, el jefe; Fidel fue el maestro de pueblos y gobernantes, Raúl es su más aventajado alumno. Pero nuestro actual Presidente es fuerte, está forjado en la lucha bajo los principios martianos, fidelistas y marxistas, los cubanos y hombres honestos confiamos en él. Y cavilo también sobre sus familiares y además, en otros muy allegados, sus camaradas de armas. Todos nos preparabamos para conmemorar el  aniversario 60 de otra de sus grandes gestas libertarias, la expedición armada realizada en el yate Granma.

Empecé a escribir y leer en Fb, no podía contenerme. Les confieso dos cosas: primero me fajé hasta altas horas de la madrugada (no siempre con el mejor vocabulario) con los vulgares enemigos que festejaban por la muerte del ideólogo-redentor de tantos pueblos del orbe y segundo, valoraba a mi esposa, hijos, nietos, sobrinos y cuñadas.

Somos todos descendientes de familias humildes, modestas y trabajadoras, tenemos sentimientos de respeto -y aún más cariño- por un hombre con el cual ellos nunca estrecharon manos; son saludables y fuertes; graduados universitarios o profesionales calificados y ocupan las posiciones que han ganado por sus esfuerzos y decisiones, nada ni nadie les ha cerrado el paso. Se lo agradecen al Revolución liderada por Fidel

El mundo padece duelo, los mensajes de condolencia aparecen en los medios tradicionales y las redes sociales. El Consejo de Estado ha dispuesto nueve días de duelo nacional como parte de las honras fúnebres del Comandante invicto. Acá en La Habana el día amaneció gris, nublado, al igual que los corazones de los hombres y mujeres revolucionarios de mundo.

Bien es sabido que la vida es limitada así como inmedible el dolor ante la pérdida física de alguien de tan arraigados sentimientos humanistas aunque uno esté convencido que el deceso puede producirse algún día y que esa persona ha cumplido con altruismo sus ideales. Fidel dispuso de suficiente arrojo, inteligencia, sensibilidad y modestia para lograr irreversibles triunfos en la justicia social y dignidad nacional -no tan solo en Cuba– sino para muchos países del mundo.

Fidel afirmó en el juicio por el asalto al Cuartel Moncada: La historia me absolverá. Pero la vida superó a este hombre de tan larga y precisa visión, que no dejó de pensar y actuar en función de los desposeídos ni un solo instante: su propia vida lo inmortalizó.

Trabajos relacionados:

Fidel: siempre humano, siempre de carne y hueso

Fidel y mi mayor orgullo

Los derechos humanos en Cuba a 60 años del asalto al Moncada

Tras las huellas de Fidel (I)  Provincia de Quang Binh: Vanguardia del Norte y retaguardia del Sur*

Tras las huellas de Fidel (II). En Quang Tri, territorio libre en Viet Nam del Sur*

Tras las huellas de Fidel (III) Dong Ha: una ciudad de la zona liberada de Viet Nam del Sur*

Tras las huellas de Fidel (IV y Final) Viet Nam del Sur: La colina 241, histórico escenario de un encuentro *

 

 

 

 

 

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

4 Respuestas a “Fidel: la Historia lo absolvió y su vida lo inmortalizó

  1. Fidel Santacruz

    26/11/2016 at 10:37 PM

    ¡No!… No es cierto. ¡FIDEL no ha muerto! ¡FIDEL es de las personas que nunca mueren. Morimos los que vivimos un pasado sin luces, sin horizontes, pero personas como FIDEL, no mueren nunca porque la HISTORIA LOS ABSUELVE, para vivir eternamente.

     
  2. Robert

    27/11/2016 at 4:14 PM

    Pedro

    Se murio el comandante el mundo ha cambiado

    Robert Chaikin

     
    • hdezsoto

      28/11/2016 at 12:40 PM

      Sí Robert, la pérdida es inconmensurable pero Cuba es Fidel; él nos preparó para este momento.

       
    • Fidel Santacruz

      28/11/2016 at 3:17 PM

      Fidel ha muerto físicamente, pero su obra para Cuba y para el mundo es y será imperecedera.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: