RSS

Brasil: Cenotafio para la democracia “representativa”

01 Sep

Por Pedro Hernández Soto

Dilma RousseffLa presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, electa por la mayoría de los votantes brasileños, ha sido destituida por una maniobra de la oligarquía nacional, presente en el Senado de la República, el Tribunal Supremo de Justicia y los medios de comunicación.

La emboscada se comenzó a gestar mucho antes de las elecciones de 2014 cuando la primera mujer brasileña presidenta fue reelecta a la primera magistratura como representante del Partido de los Trabajadores (PT). Entonces era imposible derrotar a la candidata de la agrupación política que en diez años de gobierno había redujo la tasa de pobreza cerca de un 30 %, a partir de la disminución de la desigualdad, la elevación del nivel de vida de los desposeídos y la escolarización.

La maquinaria política de los partidos de derecha trabajó para ganar la mayor cantidad posible de los curules senatoriales trabajando localidad a localidad, ciudad a ciudad, estado a estado; y lo logró. Así la derecha logró la mayoría necesaria para provocar un golpe de estado “constitucional” en la primera oportunidad que se presentara.

Era muy peligroso para las clases dominantes el programa  social del PT que, a través de Mi casa mi vida construyó más de 2 millones y medios de hogares y preveía otras tantas, el Bolsa Familia quien alivió la existencia a cerca de 50 millones de personas y el Más Médicos, que llevó la atención sanitaria a los más recónditos lugares ubicando cerca de 20 mil galenos en cuatro mil municipios y 34 distritos sanitarios especiales aborígenes –todos aislados-, impactaron como nunca en la existencia del pueblo.

También amenazaba a políticos corruptos el proceso de investigación abierto por la propia presidenta dado el desvío de recursos, venta de influencias y demás delitos cometidos en Petrobras y varias de sus subsidiarias, además del consorcio Odebrecht y otras empresas brasileñas.

Por otra parte la política exterior seguida durante los últimos años por los gobiernos socialdemócratas en Brasil favoreció la integración y cooperación en América Latina, abrió nuevos mercados para los productos autóctonos y estimuló la inversión extranjera, ayudando a la creación de nuevos empleos e impulsando el crecimiento económico. Fueron desarrolladas, empleadas y fortalecidas Unasur, Celac y Mercosur. Además si tenemos en cuenta la incorporación al Brics – donde participó en 2015 en la constitución del Banco de Desarrollo, aportando 18 mil millones de dólares-, la sumatoria cerraba el paso al Banco Mundial, el Acuerdo Alianza Pacífico y el Fondo Monetario Internacional.

No obstante la comisión de errores por el PT en su gestión política, sus gobiernos lograban un saldo positivo en cuanto a la elevación del nivel de vida de sus conciudadanos, el alcance de la independencia política y económica. Pero confiaron demasiado en la democracia representativa, no realizaron reformas estructurales imprescindibles en el gigante sudamericano en lo político, judicial, agrario, comunicacional y tributario.

Además no hubo trabajo político en la base, se crearon consumidores y no conscientes electores. No confió en las posibilidades de acceder al Congreso de los líderes sociales y sin contener a los fuertes círculos de poder económico, mediático y parlamentario, vinieron las alianzas ambivalentes con los partidos de la derecha brasileña que conspiraban contra los gobernantes. En el momento oportuno los conspiradores mintieron, crearon el estado de opinión necesario para el “golpe suave” contra Dilma Rousseff.

De nada interesa que los golpistas carezcan de apoyo popular: el “impeachment” se ha consumado. Para muchos políticos y electores la “democracia representativa” ha demostrado una vez más su ineficiencia pero para ostentar el poder, vender las riquezas patrias, enriquecerse, apañar corrupciones y retrotraer el desarrollo social de las grandes masas brasileñas, está en vivita y coleando.

La frase final de la ex presidenta en su última intervención para partidarios y medios de comunicación fue elocuente: “Esta historia no acaba así, volveremos”. Veremos si el PT y otras fuerzas demócratas aprendieron la lección.

 

3 Respuestas a “Brasil: Cenotafio para la democracia “representativa”

  1. alexiscanovas

    02/09/2016 at 2:52 AM

    Están reeditando la Operación Condor, pero, con los civiles FASCISTAS.

     
  2. Rigoberto Nilo Diaz Diaz Napoles

    02/09/2016 at 4:46 PM

    Pedro, estoy completamente de acuerdo con usted. Tuve la oportunidad de vivir en ese país durante 5 años, en varias ciudades, y le puedo decir categóricamente que la corrupción tiene destruido ese hermoso país, desde los grandes magnates hasta los que ocupan cargos a niveles inferiores, tanto gubernamentales como no gubernamentales. Por lo tanto, cualquier persona que quiera ayudar a eliminar la corrupción o a tomar medidas sociales en favor de ese pueblo, van a tratar de destruirlos como lo hicieron con Dilma, y como trataron de hacerlo con Lula. No ha existido en el Brasil gobierno alguno, que hayan tomado medidas realmente sociales para mejorar la Educación y la salud del pueblo brasileño como lo han hecho Lula y Dilma; pero desafortunadamente el mundo se ha hecho más ingrato, inculcados por las grandes televisoras, que solamente responden a los intereses de la minoría, de esos parásitos que les conviene este tipo de sociedad corrupta porque a río revuelto, ganancia para el pescador.

     
    • hdezsoto

      14/09/2016 at 11:56 AM

      Es una verdadera lástima por ellos y lo que pueden ser para el continente.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: