RSS

Beisbol Sub-23: Otra señal de alarma

13 Jun

Por Pedro Hernández Soto

Beisbol Sub-23. Otra señal de alarmaSe ha efectuado poco más de la tercera parte de los juegos programados para la etapa clasificatoria de la III Serie Nacional de Beisbol Sub-23 (fecha de actualización 12/06/2016)  y varios conjuntos han tomado la punta en los respectivos grupos: Artemisa en el A, con tres juegos de ventaja sobre La Habana y la Isla de la Juventud; Villa Clara, con  igual diferencia con respecto a Cienfuegos; Ciego de Ávila (CA) aventaja a Camagüey en uno y medio; y Granma es superior a Santiago de Cuba en uno. Es de notar el desempeño de la provincia productora por excelencia de piña (CA), no tan solo en la Serie Nacional de Beisbol -campeona por tres años consecutivos- sino también en las restantes edades.

Hasta el momento el torneo muestra muy buena organización pero no tiene el acompañamiento mediático que merece. Ahí se reúnen un sin número de jóvenes prospectos que en futuro no lejano, deben ante todo darle brillo a nuestras competencias del mayor nivel para el disfrute por cientos de miles de aficionados y después integrar potentes equipos Cuba, capaces de hacer quedar bien en competencias internacionales.

No obstante, la categoría, tomada por algunos como la base para la conformación de los equipos de la Serie Nacional de Beisbol (SNB), muestra notable fisuras en cada una de los principales indicadores sobre el desempeño de los equipos; de nuevo causan angustias deficiencias e imprecisiones en la práctica de nuestro deporte nacional.

Revisando las estadísticas hasta el momento llaman la atención varios guarismos:

  • En 133 juegos realizados se han jugado 2352.0 innings, con 8620 veces al bate, permitiendo 891 carreras limpias, lo que arroja un aceptable promedio de carreras limpias por juegos (PCL) de 3.41 mientras el total de las anotadas (limpias y sucias) suman 1169, es decir, en casi una de cada cuatro carreras realizadas intervienen errores defensivos. El promedio de defensa arroja 964. Lideran los robos de bases, 161 contra 150 fallidos.
  • Se han conectado 2180 hits para un average de bateo (Ave.) de 253 con los extremos de Santiago de Cuba con 287 y Matanzas con un anémico 219.
  • Las bases por bolas por descontrol alcanzan 1074 y las intencionales 168, los dead balls (bateadores golpeados por lanzamientos) suman 300. Entonces una sencilla suma dice que los lanzadores  aportan 1542 de un total de 3297 corredores embasados, un 46,8 porcentual. Por otra parte adelantaron en bases 233 atletas, 59 por balks (movimientos indebidos  del lanzador) y 147 debidos a wild pitchs (envíos escapados).

Son algunas cifras reveladoras en parte de lo sucedido en los terrenos. Aquí no aparece el descontrol de los pitchers que les obliga en algunos momentos complicados a lanzar fácil, por el medio del plato, y entonces es aprovechado por los bateadores para conectar buenos batazos. En cuanto a la defensa no se contabilizan el tiro de un fildeador  a una base indebida o el “mal corte” de un batazo; o la frecuente  mala selección de pitcheos por los bateadores en sus turnos al bate y por no dejar algo en el tintero está también el bajo pensamiento técnico-táctico exhibido.

No obstante este torneo Sub-23 nos deja notables beneficios, se logra una preparación sistémica y calificada, un grupo considerable de futuros talentos juega una cantidad de encuentros muy superior al resto de otras categorías y nos demuestra que están presentes deficiencias arrastradas de cortos entrenamientos y torneos anteriores. El evento nos enseña que las carencias de nuestro beisbol no se deben a las estructuras de nuestra SNB sino en debilidades del sistema, enmendables en las categorías formadoras, precísese escolares y juveniles, cuestión urgente a resolver para volver a llenar los estadios y componer vencedores equipos Cuba.

Trabajos relacionados:
La calidad de la pelota de Cuba
Beisbol. ¡Ah, la culpa, la maldita culpa…!
Serie Nacional y Pelota cubanas por urgentes mejoras
2016 y el comienzo del cambio del beisbol
Beisbol cubano. Cuidado con errores estratégicos

 

 

 

 
1 comentario

Publicado por en 13/06/2016 en Béisbol, Cuba, Deporte, Salud, Sociedad

 

Etiquetas:

Una respuesta a “Beisbol Sub-23: Otra señal de alarma

  1. Jorge

    14/06/2016 at 1:05 PM

    Estoy convencido de que superaremos esta situación y el beisbol cubano sabrá reponerse y regresar a la cima. No hay alternativas. Es nuestro deporte nacional.

    Se requiere voluntad, creatividad y cambios que son urgentes.

    Viva el besibol cubano.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: