RSS

La revista Bohemia y Jorge Alfonso

12 May

Por Pedro Hernández Soto*

Jorge Alfonso 1

Jorge en 1972. Si viera ahora esta imagen sonreiría e hiciera algún comentario jocoso. Foto Bohemia.

En las décadas de los años 40 y 50 la revista Bohemia era para los cubanos algo así como un fiscal social íntegro quien fustigaba cada semana los desmanes y venalidades gubernamentales, sufridos por un pueblo que había estado a punto de conquistar su soberanía, primero a fines del siglo XIX por las guerras independentistas libradas por el Ejército Libertador y después en la década del 30 por los hombres que derrocaron la feroz dictadura de Gerardo Machado.

Aquella real y dura historia vivida por los cubanos, unida a las decepciones sufridas con los podridos gobiernos auténticos y el despotismo instaurado por el batistato, relatados y discutidos en el semanario de mayor circulación de Cuba de la entonces puntual publicación, hacían para mí -en la infancia y juventud durante los años mencionados-, un fetiche, una brújula, y quizás siempre el portador de una acusación sopesada y a la vez sentencia justa y soberana. Era así como yo la veía.

Por eso cuando en el 2000, ya jubilado, su director José Fernández Vega me llamó a integrar las filas de la revista, no demoré en aceptar: era un honor. Ingresaba en la institución periodística más querida y respetada por el hombre y la mujer que me criaron y educaron, mi padre, y mi madre. Pero en la vida todo tiene su final y mi estancia allí también lo tuvo.

El pasado martes 10 el colectivo de Bohemia celebró 108 años de la salida ininterrumpida de la institución. Y mañana viernes 13 será el quinto aniversario de la pérdida de un hombre que aportó mucho, muchísimo, a las páginas deportivas de la editora: Jorge Chacón Alfonso, quien firmaba como Jorge Alfonso y algunos íntimos le llamaban El Yoyo.

Fue un cubano modesto, magnífico periodista, amigo y dirigente sindical. Nació en las casitas de Kholy (calle 27 entre 24 y 26 apto 80, Vedado), en 1945; y cuando lo conocí vivía sin salir del barrio en 25 y Zapata, en un pequeño apartamento de un cuarto. Su padre lo reconoció en 1992, por eso no mantuvo buenas relaciones con él y nunca usó el primer apellido en su firma profesional sino el de su mamá: Alfonso.

Según me contó en una ocasión, la madre, Numancia Chacón, fue una persona muy importante en su vida: para criarlo trabajó como cocinera en una casa particular en Nuevo Vedado. Su infancia transcurrió en el gimnasio de Higinio Ruiz (¿?-1955), destacado promotor y entrenador de boxeadores profesionales de la talla de Pupy García, Florentino Martínez y otros más; y a la sombra de su padrino Miguel Ángel González (La Habana, 24.09.1890-19.02.1977), jugador y director de equipos en la Liga Profesional Cubana de Beisbol y en las Ligas Mayores.

Fue de los niños artilleros de la ametralladoras “cuatro bocas” combatientes contras las invasoras fuerzas mercenarias desembarcadas por Playa Girón. Estuvo en la entonces llamada Isla de Pinos en 1961, con tan solo 16 años; cumplió funciones de oficial investigador en el MININT. Fue instructor del DTI y profesor de los propios soldados y oficiales. Formó parte de la Misión Confianza, impartiendo clases en la prisión de Toledo graduando cinco reclusos.

Entre sus objetivos de trabajo estuvo el Instituto Nacional de Deportes y Recreación Física. Algunos estiman que Alfonso fue el seudónimo utilizado mientras cumplía funciones para garantizar la seguridad y el orden interior. Tras el licenciamiento pasó a trabajar en el Departamento de Prensa del organismo deportivo y después incursionó en la revista Bohemia donde alcanzó cerca de 40 años en el periodismo. Era recto, de carácter fuerte, no callaba sus criterios y los defendía hasta el final, con testarudez en ocasiones. Dispuesto siempre a prestar ayuda aunque no se le solicitara. Recuerdo su opinión, en ocasión de buscar yo un par de guantillas de bateo para mi nieto, por aquel entonces en las categorías escolares, me dijo: ¿Qué guantillas ni guantillas? ¡Que batee a mano limpia para fortalecer las manos!

Licenciado en Cultura Física, fue jefe de la sección de deportes con subordinados como Enrique Capetillo y Juan Velázquez Videaux. Cuando el primero murió de modo imprevisto, poco antes de viajar hacia las Olimpiadas de Sidney 2000, y el segundo partió a cumplir misión internacionalista, él solo mantuvo por varios meses la calidad, cantidad de páginas, variedad de deportes comprometidos y puntualidad en la entrega de los trabajos. Además era el reportero que más informaciones aportaba al sitio de Bohemia digital. No escatimó esfuerzos para realizar subsitios con temas tan extensos y complejos como Olimpíadas y Juegos Panamericanos. Muy pocos podían discutirle cada mes la calificación de El Más Destacado, en el conglomerado laborioso y calificado del ahora quincenario.

Nos encontrábamos temprano, casi cada mañana, en la esquina de mi casa cuando nos dirigíamos hacia la revista. Compartíamos en los tiempos libres de la faena diaria; también, a veces, si terminábamos temprano, íbamos a darnos unos tragos: su lugar preferido estaba en Zapata y 26. Adoraba los huevos fritos blandos, el arroz con picadillo, además del pan con sofrito; y el buen ron, por supuesto. Disfrutaba de su conversación, aprendí mucho de periodismo, deportes, historia y de la vida en general. Era muy culto, estudioso y disponía de una memoria tremenda. En su casa atesoraba una valiosa biblioteca.

Me contó, próximo a su jubilación, que había publicado cerca de mil 500 trabajos periodísticos. Se desempeñó como profesor e investigador de Historia del Deporte en la Universidad de las Ciencias y el Deporte Comandante Manuel Fajardo; participó en la fundación de la cátedra de Narración Deportiva en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí; colaboró con los espacios deportivos de las radioemisoras COCO y Radio Rebelde. Su bibliografía activa  acumula cerca de una docena de textos, entre estos: Viva y en Juego (1988), Puños Dorados (1989), Guía de Juegos Deportivos Panamericanos (1991), ¿Conoces Deportes? (1995), Con las bases llenas (2002), Curiosidades beisboleras (2009), Apuntes para la Historia de la Cultura Física (2010) y Cuando suena la canasta. Dejó en proceso de edición otros tres libros: Monarcas Olímpicos, Béisbol cubano: pasado y presente, y Azules de Corazón. Este último apareció post mortem, para los lectores cubanos, tras una actualización realizada por su hijo Nolan Chacón. Esta última obra la definió el comentarista Roberto Pacheco como “La Biblia del equipo Industriales”; y además expresó: “No se fue sectario ni se excluyó a nadie, están presentes todos los integrantes de Industriales que han jugado en las series nacionales”

Cuando sufrió una seria operación quirúrgica, lo visité, primero en el hospital, después en su casa, junto a mi esposa; lo vimos de buen talante y entusiasta como siempre, había recuperado libras. Conversamos mucho, quizás demasiado pero era un momento muy agradable. Me mantuve al tanto de su recuperación, de pronto -en menos de quince días- el agravamiento y su pérdida. Hace mañana 5 años…

* Con la colaboración de Nolan Chacón

Anuncios
 

Etiquetas:

12 Respuestas a “La revista Bohemia y Jorge Alfonso

  1. Albertico

    12/05/2016 at 4:00 PM

    No conoci personalmente a jorge alfonso aunque si algo de su obra pero sobretodo conosco personalmente a pedro hernandez soto y a nolan chacon a los que felicito x este trabajo

     
  2. Marcos Jesus Concepcion Albalat

    12/05/2016 at 4:55 PM

    Caramba… Me acabo de enterar del fallecimiento de Jorge, y fue hace 5 anos… Lo lamento, y a traves de esta triste nota, le envio a sus familiares y buenos amigos, y companeros y companeras, nuestro mas sentido pensame, un poco tarde, pero se mantuvo y mantendra en mi la misma historia contada aqui por Pedro Hernandez Soto… Agrego: En el ano 1969, trabaje en el INDER como Jefe de Despacho de Hector Carbonell (Padre), es a partir de esta fecha en que hago Amistad con Jorge Alfonso, si, asi mismo se firmaba, JORGE ALFONSO… Lamento mucho su perdida, para mi, ahora, es un triste dia… Como una vez escribi en una de mis Cronicas, ‘mis paredes se caen, ya no las veo’… Gracias Pedro por tan hermoso relato… Gracias, Marcos Jesus…

     
    • hdezsoto

      12/05/2016 at 6:40 PM

      Sencillamente cumplo con un buen amigo que también fue un buen padre, un buen esposo

       
  3. Leopoldo González

    12/05/2016 at 6:37 PM

    Mi más sincero respeto y admiración para quién fue uno de los periodistas mas destacados de nuestro país y sincero amigo personal con el que solíamos departir en muchas ocasiones hablando de los logros así como también de las barbaridades que desde temprano se cometían en el deporte cubano. Hombre, profesional, amigo, sincero y siempre hablando de frente. Mis recuerdos para él y su familia siempre serán los mejores . Para Nolan el orgullo de ser hijo de tan gran persona. Qué en la gloria estè.

     
  4. marta

    12/05/2016 at 7:49 PM

    Honor a quien honor merece. Un recuerdo muy emotivo sobre Jorge.

     
  5. fisanblog

    13/05/2016 at 4:52 AM

    Hola Pedro. Siempre me gustan tus trabajos literarios cuando recogen un pasado de vuestra ¿y nuestra Cuba?
    Fue a través de la Revista Bohemia que me permitió en mis años todavía sin los sarcófagos de la edad, hacer una buena amistad con muchas personas de Cuba.
    A finales de 1998 (cuando Bohemia celebraba sus 90 años) y a través de mi esposa Contadora del Partido FMLN en aquellos años, recibí dos revistas Bohemias. Las leí y las releí; se me ocurrió escribir una cartita a la esta revista. No solo publicaron el texto, sino hasta mi dirección.
    En otro momento, Pedro, te haré llegar unos dos poemas de un poeta salvadoreño: ISAAC RUIZ ARAUJO, que nació allá por 1850; uno ACUBA, cuando Cuba no era libre. Otro a la Muerte de Carlos Manuel de Céspedes. Los cubanos conocerán estos poemas.

     
  6. fisanblog

    15/05/2016 at 4:47 AM

    Gracias Pedro; un saludo a tus lectores y lectoras, amantes de la Historia de Cuba. Te envío el primer poema. Unos años antes de 1880, ROMÁN MAYORGA RIVAS, era un poeta nicaraguense con menos de veinte años de edad. Realizó una recopilación de la poesía salvadoreña publicada me parece en 1880 en TRES TOMOS: “GUIRNALDA SALVADOREÑA”. Unos cien años después se produce una segunda edición. Se puede encontrar en Internet. Del Tomo II de Guirnalda:

    ISAAC RUIZ ARAUJO

    A CUBA

    Sonó la hora por fin! Desgarra Cuba De esclavitud el andrajoso manto, Y en leves ondas, como incienso, suba De libertad el armonioso canto: Todo al noble propósito coadyuba; Basta de humillación, basta de llanto! Ya no pueden los débiles tiranos Sostener los aceros en las manos.

    Sonó la hora por fin! Ay de los viles Que á la voz de los amos se arrodillan! Ay de la imbécil tumba de serviles Que ante el tirano la cabeza humillan! Miradles arrastrarse cual reptiles, Miradles en montón, cual se agavillan, Tal vez creyendo en su insensato orgullo A los libres vencer con su murmullo.

    Bastante tiempo, cual fatal emblema, Llevaste al cuello el vergonzoso yugo, Reina caída, al fin, á tu feroz verdugo. Bastante tiempo el criminal sistema De sangre y fuego soportar el plugo; Bella esclava de ayer, reina de ahora Sonó por fin de libertad la hora!

    Donde están tus guerreros, tus poetas? Qué se hicieron tus héroes de ayer? Brillaron como fúlgidos cometas Para hundirse en la noche del no sér: ¿Dónde están tus villas blancas y coquetas, Mansiones del amor y del placer? Pregunta al español, y con sociego, Sonriendo te dirá: pregunta al fuego!

    Y el mundo lo consiente, y lo ve el mundo! ¡Y osan llamarse pueblos de cristianos, Cuando cruzan el ambito profundo Los gritos de dolor de los cubanos; Cuando vibra el verdugo furibundo La cortante segur con tintas manos, Y entre las labios del patriota espira La voz de libertad con que delira!

    No importa, no, que el sacrificio cruento Presencie el mundo silencioso y frío; Que hay en tu pecho soberano aliento, Y en tu alma ardiente generoso brío; No importa, hoy entre el feroz gentío: Porque mañana Cuba victoriosa, Con rudo estruendo romperá su losa.

    Con cuál derecho el Ibero insolente Quiere imponerte su sangrienta ley? Con cuál derecho tu altanera frente, Quiere humillar en nombre de su rey? Los hijos de la América valiente No son de esclavos obediente grey; Si se duermen un día en la indolencia, Despiertan a la lucha con violencia.

    Los reyes….y qué son? –Raza demente, De los pueblos verdugos coronados, Son aborto de la ira omnipotente Y con sangre y con lágrimas formados: A ellos! Pueblos, cual rápido torrente, Cual colérica tromba desatados, Sus!….á ellos! De zonas á otras zonas Rompedles en la frente las coronas.

    Y tú, Cuba infeliz, perla perdida En el espacio inmenso de los mares, Ondina perezosa adormecida Al arrullo de mágicos cantares, Las puertas de oro se abren de tu vida, Lánzate á ella y ahora tus pesares; Y en los pliegues sutiles de la brisa Envía a España tu primer sonrisa.

    ________________________________

     
    • hdezsoto

      16/05/2016 at 12:34 PM

      Muy bueno, muy bueno. Muchas gracias.

       
      • Larissa Chacón

        18/05/2016 at 4:52 PM

        Gracias por esta caracterización tan exacta, bueno homenaje al amigo…

         
  7. Larissa Chacón

    17/05/2016 at 2:13 PM

    Estimado Hernandez Soto.

    Muchas gracias por este artículo sobre mi padre Jorge Alfonso, una buena caracterizacion del excelente ser humano y profesional que fue. Tengo que confesarte que en su despedida de duelo por parte de un compañero, conoci más sobre su trayectoria profesional, quizas no fue muy valorado en vida, pero evidentemente sus amigos se encargaron de ello.
    Gracias por este homenaje 5 años despues de su partida…..
    Gracias….. muchas gracias….

    Larissa Chacón.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: