RSS

Despedimos a Eugenio

29 Abr

Por Pedro Hernández Soto*

foto

Presidencia de asamblea universitaria. De I a D: Agustín Broche, Marcos Abreu, Eugenio Urdambidelus, Sidroc Ramos, René Anillo y otros compañeros

Llegué con suficiente antelación al Cementerio Colón y me concentré en recordar muchos pasajes de la vida de Eugenio Urdambidelus López. Fue el pasado martes 26, cuando caía la tarde, de pronto el sol se perdió al nublarse el cielo mientras una ligera brisa arrastraba las flores de una ceiba cercana ¿homenaje póstumo del árbol sagrado de los yoruba? Me sumergí en el silencio característico de los camposantos en tanto pensaba y valoraba.

 

Eugenio nació en una instalación médica de Cienfuegos aunque su residencia era San Juan de los Yeras . En este último lugar su familia, sobre todo su padre, poseía varias colonias de caña que sumaban cerca de un ciento de caballerías de tierras, decenas de inmuebles y un banco financiero.

En 1953 comenzó su vida laboral en la entidad bancaria propiedad de la familia y a la vez matriculó en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV)  en 1955.

Participó de modo destacado en la Huelga General Azucarera de ese año, dirigida por Armando Fleites, entonces presidente de la Facultad de Medicina de La Habana, y los dirigentes obreros Conrado Bécquer y Conrado Rodríguez, ocupando la iglesia de su pueblo natal para convocar a los vecinos con el repique de las campanas, y dirigirles el mensaje opositor.

Allí  se incorpora en 1956 a las Brigadas Juveniles del 26 de Julio mientras en la UCLV forma parte del Comité Pro-Federación Estudiantil Universitaria (FEU) de los Alumnos de Ciencias Comerciales que presidía el posterior mártir de la Revolución Ramón Pando Ferrer. Activo en el cierre de la Universidad Central el 27 de noviembre y al año siguiente forma parte del Comité Pro-FEU de la Universidad. Integró el grupo que ocupó la Universidad el 22 de mayo, y todos estos actos promovieron el reconocimiento de la FEUC en el centro del país.

Tomó parte en la huelga del 9 de abril de 1958 y facilitó el alzamiento de compañeros a la Sierra del Escambray. Al triunfo de la Revolución, mientras entregaba al Gobierno Revolucionario todos los bienes heredados, fue seleccionado delegado de aula en la Escuela de Ciencias Comerciales. Participó en la reunión organizadora de las milicias en la Universidad, autorizadas por el Comandante Camilo Cienfuegos, efectuada en el Hotel Modelo, de Santa Clara. Formo parte del dúo director para la depuración de elementos contrarrevolucionarios de la Universidad.

En 1960 Porfirio (El Negro) Ramírez traiciona y se alza en las Sierra del Escambray; como presidente de la FEU lo sustituye Eugenio quien se desempeñaba como secretario general. Dirigió una intensa lucha política de persuasión y convencimiento para establecer en el centro docente la Asociación de Jóvenes Rebeldes y fue electo su dirigente; organizó los milicianos universitarios y los llevó a la Sierra Maestra y al desfile del 1º de mayo en La Habana.

En octubre condujo, en un ejercicio militar, a los miembros de la milicia estudiantil Ramón Pando Ferrer: una marcha hasta la zona de Jobo Rosado, antiguo campamento de las tropas revolucionarias del comandante Camilo. En el retorno, en el cuartel de Remedios, conoció por boca de Antonio Rodríguez Palacios sobre la deserción y fuga a la Florida del rector Pedro Oliver Labra. La tropa desfiló en formación por las calles de Santa Clara, efectuó un acto patriótico en el parque Vidal y tomó la Universidad. Participó de modo notorio en la Junta de Gobierno que nombra Rector al doctor Silvio de la Torre y Grovas.

En 1961 viajó a Moscú en la delegación cubana –presidida por Jorge Risquet Valdés   – al Fórum Mundial de Estudiantes. Creó el Batallón Universitario de Milicias (denominado Bon 316): queda como su jefe. En ocasión del ataque mercenario por Playa Girón  dirigió las fuerzas y medios que custodiaron en la Marta Abreu cerca de 700 quintacolumnistas detenidos por las fuerzas de la Seguridad del Estado. Rigió la nacionalización de los centros de privados de enseñanza en Santa Clara. Participó en el Curso de Jefes de Batallón organizado por la 4ta. División del Ejercito del Centro en julio de 1961. Coordinó las acciones para el apoyo de la de los estudiantes universitarios a la Campaña de Alfabetización    acudiendo a  los lugares más recónditos y peligrosos por la presencia de bandas armadas de contrarrevolucionarios. Bajo su dirección el Bon 316 tomó parte en todas las movilizaciones ejercicios y escuelas que orientó el mando superior

Su destacado trabajo como dirigente de la FEUC, en la refundación de la UCLV, lo basó en las orientaciones dadas por el Comandante Ernesto Che Guevara , en el discurso dado el 26 de diciembre  de 1959, en el Teatro Universitario, y en las ideas de Julio Antonio Mella  sobre la creación de la Facultad Obrera y la Reforma Universitaria.

Pidió una entrevista al Comandante en Jefe para proponerle crear una Plan de Becas para estudiantes universitarios sobre todo a partir de una selección y preparación adecuadas, para con su ingreso, de jóvenes desvinculados de estudios preuniversitarios por diferentes causas, y con éstos cambiar de modo radical la composición de clases en el centro, ya reclamada por el Ché. Fidel le entregó el financiamiento necesario para desarrollar la idea y en mayo de 1961 abrió el edifico de becas en la antigua Escuela Tecnológica y se albergaron allí –con todas las condiciones necesarias- estudiantes universitarios y  los jóvenes matriculados en el recién iniciado Curso de Nivelación donde clasificaron cerca de 500 jóvenes.

En diciembre del propio año organizó, en aquella Residencia Estudiantil, la custodia de detenidos en acciones de guerra, integrantes de las bandas que operaban en la zona Cartagena-Rodas. Entonces partió a controlar los dos pelotones integrados por profesores, estudiantes y trabajadores de la UCLV -que habían cursado la Escuela para Jefes de Pelotones- y fueron destacados en el Escambray, operando en la Lucha contra Bandidos.

En 1962 ingresó en la Escuela Provincial del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC)  ,en Las Villas. Tras su graduación fue designado para dirigir la construcción del Partido en Sagua-Escambray. De 1963 al 65 se desempeñó como Secretario del PURSC en la Región Escambray y en 1966 es designado como Presidente de la Administración Provincial y miembro del Comité Provincial del Partido.

De 1967 a 1970, bajo el mando del Comandante Faustino Pérez  , fungió como dirigente del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) en Ranchuelo, Placetas, Sagua, Fomento y Sancti Spíritus. En 1970 se trasladó a La Habana y fue designado para atender al Partido del DESA en la provincia.

De 1973 al 1974 ocupó cargo de subdirector en la Empresa Eléctrica de Mariel, Jefe del Dpto. de Importaciones y Exportaciones en la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN) y Jefe del Dpto. de Auditoria del Comité Estatal de Abastecimiento Técnico Material (CEATM), cursó además la Escuela Nacional de Dirección de la Economía.

Se incorporó como subdirector de aseguramiento de la Unión de Empresas del Cítrico hasta 1995 en que pasa al Departamento Agropecuario de la Fuerzas Armadas Revolucionarias perteneciente a la Contra Inteligencia Militar (CIM) – Tropas especiales en Santiago de las Vegas, hasta su jubilación en el 2002 dados los padecimientos de Miastenia ue limitaban sus actividades..

En el 2002 se incorporó contratado como auditor en  la Empresa de Frutas Selectas y pasó después a la Unión del Cítrico. Cuando en el 2009 el Partido pidió apoyo a cubanos instruidos para resolver de forma emergente la falta de docentes den las enseñanzas primaria, secundaria y preuniversitaria, se incorporó como profesor de secundaria en el municipio Plaza de la Revolución.

En febrero del 2011 sufrió la agudización de la enfermedad y en abril optó por internarse en el Asilo de Santovenia de La Habana desde el mes de abril. Eugenio hasta esa fecha fue miembro electo del Buró Ejecutivo de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC)   y continuó, hasta su muerte, participando en la Comisión Provincial de Historia en La Habana.

En sus honras fúnebres coincidimos familiares y compañeros de diversas procedencias y edades. Se le rindieron los honores debidos. Termino este doloroso artículo diciendo que la Revolución me ha dado muchas, muchísimas satisfacciones y entre estas, de modo destacado está el haber tenido en momentos difíciles un jefe decidido, un amigo afectuoso, un consejero eficaz como Eugenio Urdambidelus López.

* Con la colaboración del ingeniero Santiago (Berto) Ortega

 
7 comentarios

Publicado por en 29/04/2016 en Uncategorized

 

Etiquetas:

7 Respuestas a “Despedimos a Eugenio

  1. Leonel Torres

    29/04/2016 at 3:59 PM

    Llegue a la UCLV a los 23 años y alli pasé casi toda mi vida de trabajador. Conoci todas las historias que narra Pedro en esta y otras entradas de su blog contadas por sus protagonistas, algunos de los cuales me honraron con su amistad. La vida ha dado otras vueltas, pero me siento orgulloso de haber pasado por sus aulas como profesor durante casi 20 años y me emocionan las narraciones de la gente que vivio la historia y fueron sus protagonistas en esta institucion insignia, que llevo en mi corazon.

     
  2. alexiscanovas

    29/04/2016 at 11:33 PM

    Hermano:

    Nos vamos apagando uno a uno…Así es la vida… Pero tuvimos el “sentido del momento histórico” y “enfrentamos poderosas fuerzas” y las vencimos.

    ¡¡¡QUE BELLA MUERTE, SATISFECHOS!!!

    ¡¡¡CUMPLIMOS!!!

     
    • hdezsoto

      01/05/2016 at 4:04 PM

      Así es Alexis ¿a que más puede aspirar un ser humano?

       
  3. fisanblog

    02/05/2016 at 9:21 PM

    ¡Ay! Pedro.
    Que me gustan tus trabajos: amaneces, emprendes el día saturado de todos los vientos, de la geografía y lontananzas que que te rodean. Luego entras a esas escenas de la Historia, del hombre, de la sociedad; de la sociedad cubana en especial; de la Cuba: Nuestra Madre Pedagógica, Ideológica y Lactante en los caminos sociales, ideológicos y más allá. Al leer tu trabajo, me inclino por conocer un poco más a Eugenio Urdambidelus López. Hay un momento que me recordó un personaje de L. Tolstoi, de Resurrección, y por qué no traer nombres como el de Jorge Schafik Handal, Usulután El Salvador, 14 de Oct. 1030; ya no se diga a FIDEL, a RAÚL y tantos otros.

     
    • hdezsoto

      04/05/2016 at 7:29 PM

      Gracis, muy atento, solo expreso sentimientos y remembranzas.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: