RSS

Girón en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

11 Abr

Por Pedro Hernández Soto*

universidad-central-de-las-villas-con-bandera

Una exhuberante vegetación junto a una bien concebida arquitectura crean el entorno apropiado para la sobresaliente población del  centro docente villaclareño

Había regresado a la Universidad en enero de 1961 para comenzar los estudios de Ingeniería Química, tras pasar los anteriores tres meses en la Limpia del Escambray. La interrupción de la anterior matrícula en la Escuela de Peritos Químicos Azucareros tuvo dos causas principales: el incorporarme al combate contra los contrarrevolucionarios alzados en el macizo montañoso del Escambray,  tras las traiciones del ex presidente de la FEU villareña Porfirio Remberto Ramírez (El Negro Ramírez) y el ex rector Pedro Oliver Labra así como la decisión de cursar una carrera universitaria superior.

Aún no había comenzado la beca universitaria por lo que me alojaba en una pequeña habitación existente bajo el antiguo tanque de agua del centro (la casita del maíz, le llamaban), muy cerca del chalet que albergaba un incipiente Jardín Botánico. Lo compartía con tres estudiantes orientales, dos de Ingeniería Eléctrica -de apellidos Berdión y Marturell-, otro de Agronomía -Jorge Horsford-, y un instructor de teatro llamado David Salvador. Allí clavé un par de puntillas en las paredes y de estas colgué los percheros con mis dos o tres modestas mudas de ropa; el catre donde dormía no sé de donde salió. Mi desayuno era un buche de leche condensada; el almuerzo lo tenía a precio muy módico gracias a los directivos de los obreros de la construcción que erigían a pasos acelerados muchos de los bellos edificios que hoy disfrutan los educandos de la Ciudad Universitaria Abel Santamaría; y la comida era lo que apareciera en la finca de la institución.

Se produjo el ataque sorpresivo a nuestras bases aéreas el 15 de abril y los milicianos de la Universidad respondimos al llamado del Comandante en Jefe de movilizarnos ante una inminente agresión mercenaria. El mando de nuestro batallón universitario lo tenía Eugenio Urdambidelus López, presidente de la FEU y estudiante de Economía, procedente de familia rica, con quien había logrado una buena empatía que pronto se convertiría en una gran amistad.

El día 17 por la mañana salí de mi improvisado albergue a cumplir mis deberes docentes totalmente desinformado, pero me enteré con rapidez del desembarco mercenario. La orden recibida fue concentrarnos en el Teatro Universitario. Justo cuando llegaba al hemiciclo arribaba Eugenio. Estaban allí también Rodolfo de las Casas (Casitas) combatiente de la Columna 1 del Comandante en Jefe y José García Bertrand (Pepe El Cura o El Curita), ambos dirigentes de los estudiantes en la provincia. Ellos tres se reunieron y tomaron determinaciones. Según me manifestó Pepe, Casita y él habían sido citados dos días antes por el comandante Juan Almeida Bosque, a la sazón Jefe del recién creado Ejército Central, para asignarles la tarea de con un grupo seleccionado de estudiantes –pertenecientes a la UCLV, el Instituto de Segunda Enseñanza y la Escuela de Comercio-, bajo la dirección del Departamento de Seguridad del Estado (DSE), detener, trasladar y retener a los quinta columnistas –o sospechosos de serlo- de la provincia de Las Villas y mantenerlos a buen resguardo en la Universidad Central.

Eugenio conformó un grupo reducido de estudiantes y trabajadores, escogido entre los combatientes que integraban el batallón universitario. Con rapidez explicó la misión  asignada: bajo el mando del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) -dirigido entonces por el 1er teniente Aníbal Veláz– íbamos a custodiar en nuestro SEDER (instalación donde se practicaban deportes) a contrarrevolucionarios que estaban siendo neutralizados. Es un local de muy alto puntal, con grandes ventanales, piso de tabloncillo, muy fresco, con buenas instalaciones sanitarias y varias puertas. Recuerdo que nos embargaba un fuerte sentimiento revolucionario: el suelo patrio había sido hollado por fuerzas enemigas y la orden de combatir estaba dada.

No había nervios, al igual que otros muchos quería ir a la primera línea de combate en Playa Girón. Desconocía entonces que mi hermano menor José (Pepe o Sotico), después coronel de las FAR, ya desde muy temprano se enfrentaba en montes y manglares de la Ciénaga de Zapata a las fuerzas legionarias, como soldado de la Escuela de Responsables de Milicias, en la batalla que dirigía personalmente Fidel.

Los hombres nos organizamos en dos escuadras de alrededor de 20 compañeros, comandadas respectivamente por Eugenio y Jorge Besada, y nuestras camaradas, en otra pequeña unidad, fue dirigida por María Adela Jiménez (Yeya) pues también custodiaríamos féminas por supuesto, separadas de los hombres. Llegaron las armas (fusiles automáticos y semiautomáticos además de ametralladoras bípedes) y fueron distribuidas. Se asignaron las postas interiores del gimnasio y las perimetrales. Las guardias eran día y noche, de 12 por 12, es decir 12 horas en activo e igual cantidad de descanso. Comenzaron a arribar los detenidos y pronto se llenó la enorme instalación pues provenían de toda la provincia de Las Villas: no hubo esposas, rejas, celdas y mucho menos bartolinas. La comida nos la proveían en cajitas de cartón y los milicianos dormíamos en unas colchonetas ubicadas en la entonces aula 1 de la antigua Facultad de Humanidades, donde hoy radica la Cátedra Ernesto Che Guevara.

Casitas y Pepe realizaron visitas de coordinación y control en días sucesivos y en ocasiones les acompañaba Nelson Montiel Benítez que después sería jefe de las milicias de la institución. Fue duro pero reconfortante, el esfuerzo duró semanas, el tiempo necesario para que los interrogadores determinaran responsabilidades.

Tras las preguntas de rigor algunos eran liberados pero otros ingresaban en la medida que eran capturados tras afanosas búsquedas. Custodiamos a muchos de los preparados para realizar labores de inteligencia y terrorismo en apoyo al enemigo. Se calculó que por allí pasaron unos 700 detenidos.

Dos hechos peligrosos ocurrieron en el interior de la sala provocados por la inexperiencia de compañeros en el manejo de aquellas armas. Presencié cuando a Manolito Bravo, tirador de un fusil ametralladora bípede Browning se le escapó un disparo y algo similar me contó Luis Gómez le ocurrió a su compañero de posta, al que llamábamos Espinosita, pero con un fusil Garand. Ambos sucesos ocurrieron ante centenares de detenidos y decenas de custodios: alguien pudo ser herido o muerto.

Hoy han transcurrido 55 años de aquellos momentos, el país conmemora la Victoria de Playa Girón y recuerda a los más de cien compatriotas caídos de la defensa de la Patria. Varios de ellos, del Bon 339 de Cienfuegos, unos, y otros de la Escuela de Responsables de Milicias, eran mis amigos. Lo siento pero no puedo complacer al presidente de los Estados Unidos de América, excelentísimo señor Barack Obama: no he conseguido, ni conseguiré jamás olvidar esos jóvenes y aquellos momentos mientras viva.

El episodio narrado fue tan solo un paso más de docentes, obreros y alumnos de la Universidad Central de Marta Abreu de Las Villas en el cumplimiento de las tareas asignadas por el comandante Ernesto Che Guevara en su discurso dado en el Teatro Universitario el 28 de diciembre de 1959. Hay unos días conocí con satisfacción otros varios jalones obtenidos por importantes logros en sus actuales faenas: el otorgamiento de la acreditación nacional de la Certificación de Excelencia a la Universidad; el Premio a la Calidad de Postgrado a su Doctorado en Ciencias Informáticas y seis Premios de la Academia de Ciencias de Cuba, tres de ellos en la condición de unidad ejecutora principal e igual cantidad como institución colaboradora.

Muchos años de lejanía y dos centenares y medio de kilómetros me separan de mi Universidad pero estos reconocimientos los siento muy adentro. Ningún sacrificio, por pequeño que fue, sea o será, ha sido, es, ni será en balde.

*Este trabajo se realizó con la ayuda de Santiago (Berto) Ortega, José García Bertrand (Pepe El Cura), María Adela Jiménez (Yeya), Nelson Montiel, Manuel Ruiz (Nikita) y Luis Gómez Gutiérrez.

Trabajos relacionados:

El Che y la Refundación de la Universidad Central de Las Villas

Universidad Central: Girón y Rodolfo de las Casas, Casitas

Milicias Estudiantiles Revolucionarias de la Universidad Central de 1961 en adelante 

Universidad Central. Grupo de artillería, 50 años

Crisis de Octubre: Encuentro patriótico en la Universidad Central

Anuncios
 
13 comentarios

Publicado por en 11/04/2016 en Cuba, Guerra, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas:

13 Respuestas a “Girón en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

  1. Eliecer Cabrera Perez

    12/04/2016 at 1:57 AM

    Estimado Amigo; Te felicito por tu participacion en la defensa de nuestra querida Patria; Recibe un abrazo de quien te aprecia. Eliecer Cabrera Perez, Constructor de la Textilera de Santa Clara, por si no me recuerdas

     
    • hdezsoto

      12/04/2016 at 7:55 PM

      Claro que si Eliecer ¡que tiempos aquellos! Un fuerte saludo. Gracias por leerme.

       
  2. Alberto N. Jones

    12/04/2016 at 2:10 AM

    Dias imborrables para miles de Cubanos dondequiera que estuvieran. Me gustaria reconectarme con mi hermano Jorge Horsford de parte de Alberto Jones a cacf2@aol.com

    La unica diferencia de lo aqui expueso, es que en nuestro caso, fue en la Universidad de la Habana y Becas Universitarias de 12 y Malecon.

     
    • hdezsoto

      12/04/2016 at 7:54 PM

      Saludos Jones. La última noticia que tuve sobre Horsford fue hace unos años cuando trabajaba en el edificio del Ministerio de la Agricultura.

       
  3. Lorenzo Canizares

    12/04/2016 at 4:02 AM

    Muy interesante relato de una realidad historica que no se debe olvidar

     
  4. fisanblog

    12/04/2016 at 7:54 PM

    Por esos años, yo tenía 21 años (1961) El Triunfo de la Revolución Cubana, impulsó la Conciencia en muchos millones de latinoamericanos y del mundo entero. Yo, estaba organizado en el Frente Unido de Acción Revolucionaria (FUAR) un organismo con estructuras político militares creada por Schafik Jorge Handal y otros compañeros del Partido Comunista de El Salvador,.PCS. Este se disolvió unos años más tarde a iniciativa de MARCIAL, quien fungía como Secretario General del PCS. Todos los pueblos de América Latina y del mundo, nos lanzamos en inmensas masas organizadas, en Defensa de la Revolución Cubana.
    Después de unos siete años de militancia, varias veces en la cárcel, el uno de Julio de 1967, se me admitió como miembro del Partido Comunista de El Salvador. Y fue Schafik, quién me juramentó.

     
    • hdezsoto

      13/04/2016 at 1:13 PM

      Linda vida, bien vivida por lo escrito aunque nunca puede reflejarse cien por ciento el drama de la realidad. Gracias por su testimonio.

       
  5. Alberto N. Jones

    12/04/2016 at 10:58 PM

    Saludos Pedro. Mas articulos como esto, ayudan a preserver nuestra historia. Gracias por la informacion sobre Horsford. Sigo a la espera de cualquiera que viera mi mensaje.

     
  6. Jorge Emilio Orquin Lena

    12/06/2016 at 10:34 AM

    Hoal Pedro, como la causalidad y la casualidad estan imbricadas filosoficamente te explico brevemente como he llegado a tu blog. Todas las manana , siempre que el tiempo me lo permite, hago un recorrido en Internet para actualizarme con la prensa sobre todo con las noticias de la patria. Comienzo de derecha a izquierda, ABC, El Mundo , El Pais, el Miami Herald, El Nuevo Herald, Granma, Juventud Rebelde, Escambray (muy bueno), Vanguardia, (el 5 de Septiembre no acaba de concluir su nueva pagina web) Cuba Debate, Progreso Sermanal ,alguna que otra publicacion latinoamericana de forma ocacional y finalmente La Tarde se Mueve de Edmundo Garcia y Eddie Levis , el tio de Gilda. En esto radica la parte causal de evento. La parte casual se evidencio cuando el pasado Viernes oyendo un comentario de Emilio Ichikawa sobre un par de periodistas que trabajaron contigo cuando fungias como director de Canal Habana, Rolando Napoles (que anda hablando boberias por alla)y Oscar Suarez. En el comentario Ichikawa hace referencia a tu blog al cual me dirigi, avidamente, de inmediato, bebiendome de un tiron una gran parte de su contenido, sobre todo aquello que tiene que ver con nuestra historia en la querida UCLV. Claro que el beberlo con tanta fruicion me provoco una borrachera de recuerdos y posteriormente una resaca de nostalgias que todavia padezco.
    De entrada puedes contarme como uno mas de tus asiduos lectores.
    Finalmente una pregunta: Como podria empatarme con el libro de Memorias de Nelson?
    Un abrazo……………….Jorge Orquin

     
  7. Jorge Emilio Orquin Lena

    12/06/2016 at 10:51 AM

    Hola Pedro, indudablemente la causalidad y la casualidad estan imbricados filosoficamente. Paso a explicarte como llegue a tu blog. Todas las manana, siempre que el tiempo me lo permite, hago un recorrido por la prensa internacional con el objetivo primordial de actualizarme sobre lo malo y lo bueno que se escribe con relacion a la patria y asi , como dice Taladrit conformar mis propias conclusiones. Comienzo siempre de derecha a izquierda, ABC, El Mundo, El Pais, El Miami Herald, El Nuevo Herald, de forma ocacional alguno que otra publicacion latinoamericana, Granma, Juventud Rebelde, Escambray (muy bueno), Vanguardia,( lamentablemente el 5 de Septiembre no acaba de actualizar su pagina Web), Cuba Debate, Progreso Semanal de Alvaro Fdez y finalmente La Tarde se Mueve de Edmundo Garcia y Eddie Levis, el tio de Gilda. Esta es la parte correspondiente al evento causal.
    La casualidad se evidencia cuando el Viernes, oyendo la tarde se Mueve, Emilio Ichikawa hace un comentario sobre dos periodistas que trabajaron contigo en Canal Habana, Rolando Napoles y Oscar Suarez.,en el cual hace referencia a tu blog. De inmediato me dirigi a Cafe Mezclado bebiendome con fruicion, esencialmente,todo aquello que se refiere a nuestra etapa estudiantil en la querida UCLV. Logicamente la avidez con que consumi los diferentes articulos me provocaron una borrachera de recuerdos asi como una resaca de nostalgias que todavia perdura.
    De mas esta decirte que puedes contarme entre tus asiduos lectores.
    Finalmente una pregunta: Como puedo empatarme con el libro Memorias de Nelson?
    Un abrazo……Jorge Orquin

     
    • hdezsoto

      12/06/2016 at 12:09 PM

      Tranquilo Jorge, tranquilo. Mucho me alegro por este primer paso para saber de tí. Con respecto al libro de Nelson lo acabo de buscar en la PC y no lo tengo en formato digital, lo he perdido, pero se lo pediré a él y te lo enviaré por e-mail. Conéctate conmigo por Fb para que me envíes una dirección. También por Fb cuéntame cómo estás, dónde andas y qué ha sido de tu vida. Un fuerte saludo de Genys, mi esposa, y en el mío propio. Buscaré ese artíulo de Ichikawa (antiguo profesor de Filosofía Marxista en la Universidad de la Habana) para ver que dicen Nápoles y El Loco Oscarito.

       
  8. Jorge Emilio Orquin Lena

    15/06/2016 at 8:12 AM

    Hola Pedro, bueno ya con 72 (un poquito menos que tu) no me queda mas remedio que estar mas tranquilo que estate quieto. El problema es que siempre causa cierta emocion a los que estamos lejos de la patria el tener contacto con antiguos companeros de ideales con los cuales tuvistes la suerte de compartir una gran parte de tu juventud. A esto se une mi desconocimiento supino de las nuevas tecnologias de la comunicacion y sobre todo la participacion en los blogs pues la publicacion de alguno que otro comentario transita por una ruta llena de obstaculos para mi casi imposibles de salvar. No es la primera vez pues lo mismo me sucedio cuando colaboraba en Kaos en la Red y cambiaron el formato de recepcion de articulos.
    He enviado dos comentarios a Cafe Mezclado, uno sobre tu articulo sobre Obama (parte de uno que escribi en realcion a su discurso en el Gran Teatro de la Habana) y otro apoyando tu respuesta al tal Segundo que, como bien dice tu respuesta, nunca llegara a primero; pero bueno sigo intentanto pues si el burro toco la flauta una vez con mi primer envio a lo mejor tengo suerte en una tercera ocacion.
    PDS: Te conrteste por Fb. Saludos J.O.

     
    • hdezsoto

      16/06/2016 at 7:58 PM

      Ok, un fuerte abrazo de esta tropa. Montiel me entregará -en una próxima reunión de “intercambio social” que tendremos los artilleros- una copia digital de sus Memorias y te la haré llegar por e-mail. Hasta ahora no he recibido tu respuesta por Fb. Ahhh, espera, ¿será la página de una muchacha de apellido Lena? Buscaré de nuevo.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: