RSS

Beisbol cubano. Cuidado con errores estratégicos

07 Feb

Por Pedro Hernández Soto

yuliesky gourriel

Yuliesky Gourriel no dejó lugar a dudas, bateó para un average de 440

Los desastrosos resultados de nuestras participaciones en la Serie del Caribe seguro catalizarán decisiones sobre nuestro sistema nacional de beisbol.

Veamos que tan solo en tres convocatorias: Villa Clara ganó 1 juego y perdió 3 (2014); Pinar del Río -aunque se coronó Campeón- terminó con 3 y 3 (2015); y ahora Ciego de Ávila -con un equipo calificado como mejor que los asistentes a los Panamericanos 2015 y el Súper 12-, solo triunfó en 1 (en doce entradas) y cayó en 4 (2016). La operación matemática es muy sencilla: 10 perdidos y 5 ganados. Además en esta versión del 2016 Ciego de Ávila permitió 33 carreras y anotó solo nueve.

Y es real, hay que hacer cambios pero con proyección, amplitud y profundidad. A ellos me referí el 12 de enero pasado en el trabajo 2016 y el comienzo del cambio del beisbol y no fue por primera vez pues los vengo abordando desde el 2013, véalo en los trabajos relacionados. Mi preocupación radica en que no pocos estiman que un cambio de estructura de la Serie Nacional resolvería las insuficiencias presentadas en nuestros equipos, tanto en las competencias entre nacionales como contra extranjeros.

Sí, una Liga Superior, Selectiva o como quieran llamarle, rendiría beneficios pero esa no es la única medida a tomar. En el torneo recién terminado nuestros lanzadores regalaron 28 bases por bolas en tan solo cinco juegos. ¿Se resolverá este problema en una Selectiva? Por otra parte ¿Se soluciona en una Selectiva que los bateadores no fallen con corredores en posición anotadora? ¿Deben llegar a una Serie Nacional (SN) relevistas sin control en sus lanzamientos pues allí corregirán esa insuficiencia? ¿Resolveremos en una Selectiva la mala disciplina en home de nuestros bateadores donde no discriminan bien los lanzamientos ni batean hacia la zona donde deben hacerlo?Por otra parte, dejar tan solo una Sub-23 y una Selectiva de cuatro (o seis equipos) eliminaría el espacio para desarrollarse a otros cientos de jóvenes con 24 años o más edad. Cabe entonces preguntarnos: ¿Qué opción les dejamos? ¿Qué camino pueden tomar si no tienen donde competir para llegar al nivel superior? ¿Cuál opción atractiva tendrían? La respuesta sería dramática..

La incorporación de los mejores a ligas foráneas no quiere decir que podrán jugar en la SN o en competencias internacionales representando a Cuba. Mire si no como está obligado a descansar Alfredo Despaigne mientras su provincia natal Granma compite en nuestro torneo élite.

Todo apunta a la urgente necesidad de mejorar la atención en la formación de peloteros desde las categorías tempranas, a convocar y estimular a los mejores entrenadores, a perfeccionar los entrenamientos, a jugar más, a desarrollar más extensos campeonatos municipales y provinciales, a convertir tales encuentros en quehaceres de diversión.

En los ejercicios eliminatorios para integrar lanzadores en las diferentes categorías, con vistas a integrar preselecciones, debemos fijarnos en la velocidad de los convocados y también tener en cuenta su técnica de lanzar y su control. En diferentes momentos se necesitan pitchers de características distintas. Dejemos de poner toda nuestra atención en la velocidad de un lanzador y hagámoslo además en su eficiencia (por ciento de strikes lanzados), en el WHIP (promedio de bateadores envasados por inning) y en el PCL (promedio de carreras limpias permitidas por juego). Son indicadores que miden más su calidad que solo si tira tanto o más cuánto; en un final lo más importante es si gana o pierde juegos.

Hagamos que los serpentineros tiren más en los entrenamientos, que se enfrenten a bateadores en las sesiones diarias, que hagan ejercicios de fortalecimiento de acuerdo a la edad. Me decía en una oportunidad Conrado Marrero que el control depende en mucho de la técnica de lanzar y de la fortaleza de las piernas, que ahora se corre arrastrando los pies y hay que levantar las rodillas para ganar en la resistencia de las extremidades inferiores y la capacidad vital.

Otra cosa es el pensamiento táctico y el dominio de varios diversos lanzamientos para colocarlos donde convenga. Solo así se puede hacer un pitcheo acorde con las necesidades para vencer a los profesionales a los cuales nos enfrentamos en todos los torneos.

Los bateadores tienen que ganar disciplina en el home y eso solo se consigue con repeticiones, al igual que la reacción y acción apropiadas en la defensa, repetir y repetir. Las máquinas de lanzar pelotas tienen que convertirse en algo tan normal en los terrenos de beisbol como los bates.

Y por favor, escoger mejor los jugadores que irán al terreno, en cada competencia. Es inconcebible llevar atletas lesionados o fuera de entrenamiento tan solo porque tuvieron buenos resultados en otras competencias o son favoritos de los electores. Tal cual mantener la más estricta disciplina sin lo cual es imposible avanzar.

Por último creo que debemos hacernos una pregunta bien cruda, bien dura, para ayudarnos salir de esta crisis: ¿En qué ha avanzado nuestro beisbol en los últimos diez años?

Trabajos relacionados:

Antonio Muñoz, el beisbol y la disciplina

Serie Nacional y Pelota cubanas por urgentes mejoras

Indisciplinas en la pelota y más claridad en nuestra prensa

Cuba y el Cuarto Clásico Mundial de Beisbol

Beisbol. ¡Ah, la culpa, la maldita culpa…!

Los Tigres nos trajeron un trofeo y la esperanza

 

Anuncios
 

Etiquetas:

Una respuesta a “Beisbol cubano. Cuidado con errores estratégicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: