RSS

La Orquesta Aragón y la fidelidad

15 Oct

Por Pedro Hernández Soto

La fidelidad es uno de los valores humanos que más aprecio: a la Patria, los principios, la familia, los amigos, la profesión. La celebración del 75 onomástico de la orquesta Aragón  me puso a reflexionar y porque no, añorar.

La agrupación reservó la propia semana de ese aniversario para conmemorarla en la ciudad que la engendró, abrigó y estimuló en sus años mozos. Imagínese usted las coordinaciones, o jugosos contratos, invitaciones y homenajes en otros países aplazados o peor, abandonados.

En esa línea de pensamiento es fácil suponer el jolgorio celebrado en la Perla del Sur , las visitas y encuentros con viejos conocidos, amigos de fundadores y de actuales miembros del colectivo, porque –califíqueme si quiere de chovinista– para mí la Aragón sigue siendo parte importante de Cienfuegos y Cienfuegos es parte importante de la Aragón.

Le repito y perdóneme la insistencia, puede usted disentir pero viví aquellos tiempos cuando cualquier movimiento y presentación de La Charanga Eterna era noticia

bienvenida como las afectuosas buenas horas recibidas en plena calle, enmarcadas en radiantes mañanas de verano y alisios saturados de efluvios salitrosos.

Estoy seguro que tal aprecio y aun más, cariño, subsisten, aunque fallecieron ya la mayoría de los muy cercanos amigos de aquellos iniciadores, algunos relacionados por el coterráneo Pedro de la Hoz en sucrónica ¡Ponle el cuño, es Aragón!

Varias veces, en mis tiempos juveniles, oí a mi padre decir: Lay está en Cienfuegos,

lo lleve esta mañana a (…) Y era información importante en muchos hogares, círculos de verdaderos amigos que también existían en aquella sociedad atomizada en clases , subclases, secciones, grupos, etc., etc., de acuerdo al poder económico, el nivel de instrucción, el color de la piel y otros parámetros mas.

No era una vida nada fácil, incluso existía discriminación también entre hombres y mujeres, los mestizos y los de piel mas oscura. Bueno, para que contarles, de casi todos contra casi todos.

Recuerdo como muchos se ganaban un espacio de respeto por su comportamiento y el desempeño calificado en sus respectivas profesiones, desde Leticia González -por suerte aun vive- como maestra excelsa en la escuela publica que al paso se convirtió en parte muy importante del tronco de una admirable familia –fundada junto a Ñico de la Hoz- y, hasta mi educado vecino Ramón Pérez Peña (El Moro), guardaespaldas del alcalde auténtico primero y después del gerente de la cerveza Hatuey, siempre vestido con guayabera y sombrero blancos, quien daba invariablemente las buenas horas, servicial y de comportamiento adecuado.

El dominio de la música vitrolera nacional lo ostentaban Vicentico Valdés, Benny Moré, Celia Cruz, el Conjunto Casino y muchos más. Entre ellos se destacaba la Aragón, dirigida por Rafael Lay Apesteguía  (1927-1982), llamado por muchos Lay o Rafaelito, serio y cortés, que se crio en sus estudios profesionales, dedicado a la música, transitando por las rectas y bien limpias calles cienfuegueras. Así llegó a ser un destacado violinista, compositor, arreglista y director de orquesta.

Recuerdo a la perfección la primera y única vez que tuve la satisfacción de conversar con él. Fue a principios de la década de los 80, en una mañana del carnaval de nuestra ciudad natal. A la casa entró primero mí ya fallecido cuñado Urbano Acea y con su voz atronadora anunció: ¡Miren a quien traigo aquí! Y le seguía sonriente Lay. Nos sentamos en el patio interior, a la sombra de una frondosa mata de mangos que allí existía.

De inmediato se incorporo su viejo amigo y suegro mío José Achóng, Joseito el barbero. En su establecimiento, al caer la noche, se reunían desde hacia muchos anos, interpretes, compositores y otros devotos de las melodías, para someter sus obras a consultas o tan solo disfrutar de un buen rato.

Aquel recordado día los visitantes venían de cumplir con hogares amigos, después de la actuación de la Aragón, ante un repleto parque Villuendas. Lay era muy cuidadoso en eso -aunque fuera imposible cumplir en tan solo una semana los compromisos establecidos- y aquel día nos explicó que trataba de satisfacerlos en diferentes viajes lo largo del año. Por supuesto que el tema fue el mundo musical en Cuba y el extranjero, la competencia y el estado de la orquesta.

Conversamos cerca de una hora mientras celebrábamos el encuentro con unas botellas de cerveza que mandamos a buscar con prontitud. Tras una hora fue el afamado creador quien sugirió terminar la visita para poder descansar y todos estuvimos de acuerdo.

A partir de ese momento puse a Lay en el mismo sitial donde tenía al ex lanzador

Conrado Marrero  a quien entonces conocía más por los comentarios de mi padre, mi tío Betico y otros aficionados que cuando lo vi, en mi niñez, en el añejo estadio Trinidad y Hermanos, que se desbordaba los domingos para ver el verdadero equipo de Cienfuegos, el de la liga semi pro. Al estelar Guajiro de El Laberinto pude hacerle y publicarle una entrevista en video, en el año 2012, y así consideré cumplida una deuda con mi padre, contraída por mi mismo.

Transcurrió muy poco tiempo cuando en agosto de 1982, mi cuñado me llamó a la dirección del periódico Vanguardia, en Santa Clara, para enterarme de la infausta muerte de Lay en un accidente de transito. El luto duró varios días en su querido Cienfuegos, Cuba y otros lares, y estoy convencido que aún miles de cubanos padecen el duelo.

Hoy la orquesta en pleno acaba de dar una elogiable muestra de fidelidad a Rafael Lay Apesteguia, a los demás fundadores y a la ciudad. En horabuena al conjunto dirigido

con mano diestra por Rafaelito Lay Bravo, heredero no tan solo del talento musical del padre sino de depositario y exponente de relevantes valores humanos. Felicidades.

Tags:

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 15/10/2014 en Cuba, cultura, Sociedad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: