RSS

La actualización económica de la prensa en Cuba

01 Sep

Por Pedro Hernández Soto

Colage con facsímiles de publicaciones cubanasEs indiscutible que la salud de los órganos de prensa están muy afectados por varios importantes factores: las continuas actualizaciones que deben hacer en sus agendas mediáticas para acercarse a los intereses de sus consumidores; el incremento de las relaciones con sus lectores para transformar los procesos informativos en comunicativos; y el descenso de los volúmenes de seguidores e ingresos por la aparición de los productos informáticos y el desarrollo en Internet de móviles con multiplicidad de prestaciones.

A ello me referí de forma sucinta en los trabajos: Internet y el periodismo actual (I)
e Internet y el periodismo actual (II) /, publicados en este blog respectivamente los días 14 y 25 de agosto.

La situación en Cuba -aunque algún inexperto o mal intencionado pueda incluirla bajo el mismo título- es muy diferente. Nuestro país transita por una actualización de su modelo económico y no somos ajenos a estos cambios. Acá no se trata de engordar los bolsillos de dueños y accionistas sino de llevar adelante un proyecto económico que, al tiempo de mejorar la eficacia comunicativa y de la gestión en general, libere de cargas al Presupuesto Central del Estado y estimule el talento, la profesión y el oficio, en la búsqueda de perfeccionar el trabajo político-ideológico.

El proceso se inició por la implementación de los Lineamientos Económicos y Sociales -aprobados en abril de 2011 tras el VI Congreso del Partido (PCC)- después de haber sido discutidos exhaustivamente por todo el pueblo. El logro del autofinanciamiento en cada gestión productiva o de servicios donde ello es posible,, forma parte de estos propósitos y las publicaciones periódicas no son ajenas a tales postulados, puesto que la teoría y la práctica las muestran como funcionales al sistema empresarial.

Lo cierto es que hace más de 50 años los consejos de dirección y sus integrantes, en la inmensa mayoría de los medios de prensa cubanos, han sido eminentemente editores y muy poco gerentes. Las más decisivas decisiones presupuestarias han estado en manos de las organizaciones que los auspician. Esto se ha convertido en una nociva costumbre a cambiar ahora con urgencia y pulcritud, primero en nuestras mentes y de inmediato en la realidad.

Al trascendental evento antes señalado siguió la celebración en julio de 2013 del 9no Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en el cual, desde la base, se discutieron con fervor y profundidad los principales problemas que laceran el sector, entre ellos los relacionados con los contenidos, la estructura institucional y otros, muy trascendentes, de la esfera económica.

Para mí ha sido el más importante de los cónclaves gremiales efectuados, por agudo y profesional, amén del seguimiento del azimut trazado por los Lineamientos partidistas. La convocatoria tuvo los resultados esperados desde las delegaciones de base hasta las reuniones nacionales conclusivas pues las discusiones fueron abarcadoras, profundas y descarnadas.
Con estos valiosos saldos –y teniendo en cuenta la decisiva participación de los periodistas en la solución de muchos de los problemas- era necesario “aterrizar” es decir llevar esto a la base.

Entonces la UPEC integró el Grupo de Trabajo de la Prensa quienes, haciendo uso de esta documentación culminó, a principios de 2013 el Proyecto de Bases del Modelo de Gestión Estratégica de la Comunicación Social: estructura general, economía de la comunicación, formas de propiedad, procesos de apoyo para aumentar los ingresos y el logro de financiamientos. Este documento transitó por las vías partidistas hacia los niveles de aprobación.

Además la organización profesional organizó Talleres creativos con la membresía de cada delegación de base para determinar las medidas específicas a tomar en su órgano y llevarlas a vías de hecho; estos cónclaves ocuparon 2013 y también 2014.

Por otra parte la jefatura del Departamento Ideológico del Comité Central del PCC (D.I. CC-PCC) realizó visitas a los medios, explicó, intercambió y urgió a avanzar en el cumplimiento de los acuerdos y compromisos de ambos eventos mientras creaba y laboraba en comisiones de trabajo para acercarnos más en el estudio y diagnóstico –en lo genérico- de los problemas.

Por último es bueno cerrar el círculo de los documentos programáticos. El pasado 11 de junio, en la Asamblea Ramal de la Prensa Escrita Nacional, convocada por la UPEC para informar y debatir un informe de rendición de cuentas de la Presidencia de la organización sobre el trabajo realizado durante el año transcurrido desde su toma de posesión, el D.I. CC-PCC mostró un ejemplar del documento elevado al Buró Político con las propuestas de los cambios a realizar en la estructura y desempeño de la prensa cubana.

Es esto, para mi conocimiento, lo acontecido hasta el momento. Nos resta lo más masivo y difícil

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: