RSS

Onelio Jorge Cardoso: Importantes correcciones biográficas

24 May

Luis Machado Ordext forma parte de la plantilla del periódico Vanguardia. Tuve la suerte de recibirlo allí, en la dirección, para iniciarse en esta profesión. Hoy es todo un intelectual, buen escritor, investigador acucioso, y ante todo un servicial amigo, por eso lo califico como una excelente persona. Disfruto en extremo verlo en pleno desarrollo y ahora disponer de esta carta que vale la pena compartir con usted.

En este momento carezco de la foto que debía acompañar este trabajo pero por la importancia de su contenido me apresuro a ponerla a su disposición. El título es mío, asumo toda la responsabilidad. No deje usted de ver el trabajo que relaciono a final de la presente misiva.

Pedro Hernández Soto

Onelio Jorge Cardoso: Importantes correcciones biográficas

Por Luis Machado Ordext

Estimadísimo hermano, hace días que estoy por escribirte. Espero que la familia ande bien, y por supuesto, usted con sus excelencias y escrituras. Antes no lo hice, más allá de la falta de tiempo, porque reinstalé la máquina y tuve que recurrir a Mercedes para rectificar algunas de las direcciones, incluida la tuya.

Verás mi urgencia en escribirte. Vi el Dossier que prepararon en Bohemia sobre Onelio, y también la recopilación de apuntes.  Al respecto quiero agregarte algunos señalamientos.

Primero, es cierto que Onelio nació en Calabazar de Sagua, pero no en la antigua provincia de Las Villas, sino en la antigua provincia de Santa Clara, ciudad, además, capital del centro del país. ¿Por qué? Santa Clara fue provincia desde 1878, con la división político-administrativa originada a raíz del Pacto del Zanjón, hasta 1940, fecha en la cual comenzó a denominarse Las Villas. Por tanto, en muchos lugares ese dislate es recurrente, y teniendo en cuenta que el nacimiento del cuentista se produjo en 1914, es lógico advertir que la provincia se denominó Santa Clara.

Segundo: Pasó a residir en Santa Clara en 1927, a los 13 años de edad, y se fue en 1944 hacia Matanzas y luego a La Habana, circunstancia que obligan a afirmar que su iniciación literaria y periodística ocurrió en Santa Clara, primero con la revista Umbrales (1934-1938), dirigida por la poetisa-pedagoga María Dámasa Jova Baró, y donde Onelio solo escribió en el número inicial de la publicación, correspondiente al 15 de septiembre de 1934, y rompió con esos moldes estéticos para integrarse en 1935-1943 al Club Artístico-Literario Juvenil Umbrales, especie de sabáticos escritores, músicos, declamadores y pintores.

Tercero: Es lógico que en ese Club, dirigido por Juan Domínguez Arbelo, el futuro cuentista obtuvo las herramientas fundamentales para hacer narrativa. Sin embargo, no comenzó a laborar como cuentistas, sino como crítico, poeta y periodista, y fue cuando ganó el premio de la revista Social (1936), con qué cuento, ah, “El Milagro”, y otro villaclareño, de Santa Clara, Carlos Hernández López, obtuvo el segundo y tercero lugares.

El periodismo lo hizo en la radio, inicialmente, en Audiciones Umbrales y la Hora Hontanar, ambas de las emisoras CMHW y CMHI, respectivamente. Nada de eso recogen sus biógrafos, ¡claro, no lo saben!

El periodismo escrito lo inició como colaborador, de 1941-1944 en La Publicidad, de Santa Clara, y luego  en Archipiélago, una voz de tierra adentro para el Continente (1946-1949), de Caibarién, dirigida por Quirino Hernández, y fíjate en el nombre completo de la publicación mensual, para no confundirse con Archipiélago, la revista de la filial de la Hispano-Cubana de Cultura de Manzanillo, dirigida en 1930 por Max Henríquez Ureña.

Cierto es que en 1945 obtuvo el prestigioso premio nacional de cuento “Hernández Catá”,  por su relato “Los carboneros”, sin embargo, un año antes consiguió el segundo, después de Juan Bosch, el dominicano, y en 1943, cuando Lino Novás Calvo ganó el certamen, Onelio fue el cuarto. Cuando ganó con “Los Carboneros”, no intervino más en ese premio, cuyo monto pecuniario dejó Alfonso Hernández Catá al morir para reconocer a los mejores escritores cubanos.

En Vanguardia  escribí un trabajo sobre Onelio, y puedes verlo en http://www.vanguardia.co.cu/articulo-busqueda?newsid_obj_id=31546. O sé si recuerdas en los tiempos en que empecé allí, gracias a tus diligencias, las de Ruano y Pedrito de la Hoz, hice una larga entrevista a Onelio en su 70 cumpleaños, era 1984, a los pocos meses de comenzar a aprender periodismo con ustedes. Esa larga entrevista la he manoseado en los últimos años, y puede que haga algunas correcciones a partir de otros estudios.

Tampoco es cierto que Onelio hiciera por vez primera recorridos campo adentro después de los años 50 cuando escribió textos-reportajes para Bohemia y Carteles,  algunos recogidos en Gente de Pueblo (1961), pues ya ese estilo de encontrar historias rurales en los campos lo llevaron a recorrer Pelo Malo y lugares cercanos a Santa Clara en 1935. Dispongo de muchas de aquellas fotografías, geniales, cuando deambulaba por esos agrestes y solitarios parajes.

Hasta aquí toda una larga reflexión, y siempre mi abrazo permanente. Saludos a la familia, Luis

Pd. Si tienes a mano el correo de Luis Toledo Sande, por favor, pásamelo, quiero escribirle para enviarle unas fotos que tengo. Además, reiterarle que tomé su artículo de Martí y lo reproduje en mi página personal. Otro abrazo, y hasta aquí. Luis

Trabajo relacionado:

Onelio, el Cuentero Mayor Por Luis Machadoi Ordext

Donde empieza el agua, del legado de Onelio Jorge Cardoso
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24/05/2014 en Uncategorized

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: