RSS

Juan Formell: Cuba, música y deber social +VIDEO

04 May

Por Pedro Hernández Soto

Juan Formell

Juan Formell, genio musical, fundador y director de los Van Van. Rescató el Son y creó el Songo. Educó hombres y mujeres, y preparó músicos

Tan solo asistí a un concierto de Van Van, fue en el Teatro Carlos Marx. Nunca participé en un baile popular amenizado por ellos.

No obstante me he divertido mucho, muchísimo, con sus composiciones en fiestas de familiares, amigos y propias, así como con los triunfos logrados para Cuba.

Las presentaciones del grupo en la televisión concitaban la atención de incontables y en tiempos recientes estaban atentos a si Juan Formell, su director-fundador, estaba al frente de la agrupación, preocupados por los rumores circulantes sobre su precaria salud.

Conversé con él una sola vez hace unos veinticinco años, mientras tranquilamente esperaba a la entrada de nuestro estudio por el comienzo de una entrevista. Un amigo común nos presentó. Ya estaba en la cúspide y millones de personas se movían al ritmo de quienes bien llamaríamos después El Tren de la Música Cubana. Por suerte para mí demoró el llamado a la grabación. Aprendí de sus enseñanzas, reí con simpáticas anécdotas y chistes, la pasé de maravilla.

Me impresionaron sus cubanía, valoraciones del arte en general y la música en particular, conceptos de la amistad, del patriotismo, de las prácticas religiosas. Por estos últimos criterios entonces me recordó a mi padre.

Cualquier neófito como yo reconoce que sus crónicas musicales poseen un encanto especial, facilitador de un diálogo amplio y urgente con los bailadores, como entre eternos conocidos, con sentimientos coincidentes, de códigos únicos; con timbre propio, muy particular e inigualable, alcanzando un lenguaje entendible y apasionante para ambos.

En su obra fundió con acierto ritmos cubanos –tradicionales y modernos-, caribeños, africanos y de América toda, haciendo de su orquesta una verdadera vanguardia en la integración cultural entre los pueblos. Y en sus letras introdujo picardías, ironías, dicharachos populares, multitudinarios, en forma armónica, actual y respetuosa. Definiéndolo aún más, llevó llevar al pentagrama valores y pinceladas del ideario y costumbrismo criollos.

Tales atributos le permitieron mantenerse en la preferencia de los gustos de nuestro exigente auditorio y tener siempre su más reciente disco en el “hit parade” nacional y de otras naciones.

Logró en bailes -públicos o domésticos- la composición de parejas de jóvenes con viejos, flacos-gordos, altos-bajitos, blancos-negros, diferentes niveles de instrucción, bailadores buenos y malos, de desiguales niveles de vida, jefes con subordinados, cubanos y extranjeros, creyentes-ateos…

Recuerde el reciente reconocimiento Womex al Artista 2013 -tan solo a los cuatro años de creado- como virtuoso internacional, otorgados tan solo “a la excelencia musical, la importancia social, el éxito comercial, el impacto político y la trayectoria”.

Padre conhijo cargado en el vestíbulo del Teatro Nacional

Jóvenes y viejos, negros y blancos, cubanos todos, rindieron homenaje al artista

El pueblo acompañó sus restos hasta su salida del Teatro Nacional en la tarde del viernes. Allí estuvo el más humilde de sus compatriotas, el primer vicepresidente de Cuba y el presidente de su Asamblea Nacional del Poder Popular. Quien no lo hizo fue por motivos fuera de su voluntad y estoy seguro que hoy se siente en deuda con Juan Formell.

En cada municipio se organizó una cantata en su honor. Claro, la Tribuna Antimperialista José Martí reunió la mayor en cantidad de sus prosélitos e intérpretes pero no hay quien pueda asegurar fuese más sentida. De un extremo a otro del Verde Caimán sonaron tambores, cencerros, güiros, bajos, trompetas y demás instrumentos musicales. Cantaron solistas, dúos, tríos, coros.

Rememoro cuando en 1985, en visita de colaboración con la República de Ghana, me condujeron hasta Nekroful, aldea natal de Kwame Nkrumah, donde se encuentra su tumba, justo un día que se conmemoraba el aniversario 13 de su muerte. Vecinos y turistas nacionales y extranjeros danzaban y cantaban alrededor del sepulcro, al ritmo de instrumentos tradicionales.

¿Con las Cantatas a Formell volvimos a costumbres de muchos de nuestros ancestros africanos?

No, no lo fue, no regresamos a respetables prácticas de muchos de nuestros nobles antepasados; solo constituyó un homenaje que ganó a lo largo de su vida el Premio Nacional de la Música 2003 y, por supuesto, a su muerte usted no pude despedir con silencios –no obstante la tristeza por la irreparable pérdida- a un hombre que además de integrar el selecto grupo de los excelentes músicos patrios de todos los tiempos, desbordó ética, mafnífico hijo, padre, hermano, maestro y educador; y se empeñó siempre en dar mucho ejemplo, considerables alegría y fuentes de reflexión a millones de seres humanos.

Conmueve revisar las opiniones de los entrevistados dadas por medios de difusión o estudiar los rostros de los cubanos filmados por los videos de la Televisión Cubana, en la Plaza de la Revolución, en las actividades en honor al multipremiado creador (no me empeño en relacionar sus innumerables reconocimientos y galardones), bien fuesen intelectuales, artistas, obreros, amas de casa, estudiantes, soldados.

Formell fue categórico en una de sus últimas entrevista –a Prensa Latina-, al abordar los deberes y posibilidades del artista cuando aseguró que “el artista tiene muchos elementos a su favor y si los sabe utilizar de forma correcta puede influir en la educación formal, así como en otros males que padecemos a diario”.
“De acuerdo al sector en que estemos, ya sea música, dramático, exposición plástica, entre otros, podemos influir mucho en esa sociedad que queremos tener, no solo desde el punto de vista económico, sino también social, agregó el conocido compositor.
“Si trabajamos consecuentemente, los artistas de todas las manifestaciones de la cultura podemos crear una sociedad más perfecta en medio de los cambios socioeconómicos que vive hoy el país.

“Los jóvenes artistas deben hacerse de una personalidad que sirva de ejemplo para el resto de la población; están llamados a hacer y nosotros podemos ser vigilantes de ese proceso, no dejar que se les caiga el ánimo, ayudarlos, aconsejarlos, podemos jugar un papel muy importante, pero ellos tienen que sacrificarse, así como nosotros lo hicimos en su momento”

Al intervenir durante la celebración del VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, el pasado mes de abril, el Maestro de Juventudes –distinción otorgada por la Unión de Jóvenes Comunistas-, planteó en la Comisión de Medios y Cultura que los artistas debían tener más cuidado con las manifestaciones de chabacanería y vulgaridad en las letras de las canciones, para que estas no se reproduzcan en el pueblo.

Si debo decirle que me llamó mucho la atención y emocionó su discurso en ocasión de recibir el Granmy a la Excelencia Musical, reconocimiento del Consejo Directivo Academia Latina de la Grabación cuando manifestó: “Este premio es para los fundadores, los músicos actuales y los que están por venir, pero sobre todo para Cuba…”

Es claro que sus virtudes no eran solo como un artista trascendente a su época sino de muchísimo más, la de un actor por los mejores destinos para su Patria, vi entonces la otra cara de la moneda y me pregunté: ¿Cuánto dinero hubiese ganado ese gran músico si hubiese abandonado el país? ¿Cuántos otros talentos hubiésemos perdido al seguirle toda un pléyade de discípulos por él formados arropados bajo su batuta mágica?

Hoy más que nunca, sin él quererlo y por derecho propio, tras su muerte, Juan Formell es a la vez Cuba, música y duelo por el hombre, duelo por el creador…

VIDEO: Los Van, dirigidos por Juan Formell en DESPUES DE TODO

 
 

Etiquetas: , , ,

2 Respuestas a “Juan Formell: Cuba, música y deber social +VIDEO

  1. maria victoria valdes rodda

    06/05/2014 at 2:47 PM

    Hermosas palabras suyas Pedro a propósito de la pérdida de un músico de pueblo que no hizo otra cosa que trabajar para su alegría y compromiso social.
    Gracias por esta entrega.
    La Hermana Mary

     
    • hdezsoto

      07/05/2014 at 12:12 PM

      Gracias Mary, pienso que es sentir de todo el pueblo cubano y aún más de quienes lo conocieron. Tu opinión me es muy apreciada, Hermana menor.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: