RSS

Beisbol. Errores y horrores

10 Abr

Por Pedro Hernández Soto

Una pregunta de un amigo periodista muy aficionado a los deportes, francamente provocadora, “me dio el pie para esta décima”. Él y este servidor, usamos a menudo este fraternal modo en nuestras frecuentes conversaciones.

Arbitro es agredido verbalmente por peloteos, directores y periodistas

Ilustración cortesía de Roberto Figueredo

Me la escribió para Café Mezclado, en un comentario que le colgó a mi trabajo Beisbol. ¡Ah, La culpa, la maldita culpa! , y dice: “Tocayo: ¿y cuándo vas a comentar lo de Juan Carlos Oliva, expulsado, que regresa al terreno para supervisar a los pitchers y cuando el árbitro lo requiere le mienta la madre y le quiere ir para arriba? Vargas no es un santo, pero no es el único”.

Allí le di respuesta pero me motivó a desplegar un despacho con todo lo que pienso al respecto.

¿Qué sustentos tengo? Pues seguir en detalle los encuentros que puedo, tanto de la liga nacional como foráneas; estar aprendiendo el beisbol desde que era un niño (acumulo 75 años y continuo analizando); la lectura y relectura de Los hombres de negro de José Antonio Fulgueiras (conocido como “La revelación de Macún”), Premio La Memoria 2009; Ediciones La Memoria; Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau; La Habana 2011; y las declaraciones de César Valdés a raíz de su retiro voluntario -cuando ostentaba la categoría de jefe de los peritos cubanos y estaba catalogado como el mejor de ellos-, que apuntó entonces a Michel Contreras: “Y ahora resulta que nos han caído arriba en todas partes, como si nosotros fuéramos el mal de fondo. Es injusto y muy molesto”.

Todos estamos seguros que nuestros árbitros se equivocan en algunas de sus decisiones, fuera de toda sospecha de corrupción o fanatismo. Pienso que están entre los actores más importantes de un juego de beisbol. Tanto cuanto el más espectacular jugador o el más capaz de los directores. No me caben dudas. Son los encargados de impartir justicia e infeliz del sistema que no la hace respetar en sus límites pues está asistiendo a su autodestrucción.

Hoy estos hombres quienes tratan de hacerlo lo mejor posible son un “tiro al blanco”. Leamos las opiniones de dos de los más destacados umpires cubanos, tomados de *Los hombres…:
:
Alfredo Paz Brieba:

“En las repeticiones de cámara lenta los narradores acaban con los jueces. Eso es mierda, porque los árbitros tienen fracciones de segundo para decidir, y la cámara lenta tiene tres o cuatro segundos y no es igual ver la jugada desde un ángulo que por tres o cuatro…” (p. 30)

Omar Lucero:

“Te ayuda a afincarte en tu trabajo. Beneficia la labor de los árbitros, lo que no beneficia es la crítica que le hacen a los árbitros a través de la cámara lenta…” (p. 47)

Y nosotros aprobamos la calificación como falta, sentados bien cómodos en la sala de nuestra casa, tras verla varias ocasiones en video, repetidas desde diferentes ángulos y en cámara lenta. ¡Somos tremendos especialistas!

Es una triste verdad pero nadie se siente obligado a respetarlos. Cuando decreta contra el equipo sede, los fanáticos presentes en el estadio la emprenden hasta contra las madres de los arbitrantes. ¡Qué lejana estaban las pobres señoras de que sus esfuerzos por educar buenos ciudadanos, hacer de ellos hombres trabajadores, culminaran al cabo de los años, con tales ofensas, gritadas a coro por miles de gargantas! En ocasiones el desacato ha sido contra algún que otro atleta. ¡Y conozco de jugadores que han saltado a la gradería –bate en mano- en persecución del ofensor, para ripostarle con violencia!

Ciertos directores también han sido muy irrespetuosos con los jueces del juego. Tampoco tienen en cuenta que ellos mismos son los educadores de sus jugadores, de los jóvenes y el pueblo en general pues sus gestos y las lecturas de sus labios son reproducidos decenas de miles de veces –en cada telerreceptor- por la TV cubana.

Entonces, ¿qué esperar de los entrenadores y jugadores para con Los hombres de negro? Pues ni más ni menos lo que está sucediendo. Ofensas de palabra; intentos de agresión; desobediencias cuando son expulsados, no aceptación de decisiones y conteos. Estos comportamientos están en el cotidiano maltrato a nuestras “autoridades” en el terreno.

Ahora viene lo inconcebible. La propia dirección de la Federación Cubana de Beisbol (FCB) –la mayor responsable de la conducción del espectáculo que más cubanos reúne y uno de los más visto en el exterior, los ha pisoteado más de una vez. ¿Lo duda? Voy solo con cinco ejemplos:

– Michel Enríquez agredió con un bate a un árbitro, en el hotel, incluso uno o dos días después de haber quedado disgustado con una decisión. El golpe, según trascendió, fue dirigido a la cabeza, y la víctima por suerte logró colocar una de sus manos, la cual salió seriamente lesionada. En definitiva la sanción, al parecer pensándose en los intereses de la preselección nacional, no resultó todo lo educativa y ejemplarizante debido.

– César Valdés agredió al veterano periodista Sigfredo Barros. Y la sanción también pareció simbólica. Luego el mejor árbitro de Cuba en aquel entonces se mostró arrepentido, como vimos en una entrevista publicada no hace mucho en Cubadebate.

– En el encuentro en el estadio villaclareño Sandino, donde el avileño Vladimir García, fue expulsado por el árbitro de home al presumir que un dead ball había sido dado con intencionalidad a Ramón Lunar, en lo cual existían claros precedentes entre ambos. Me parece recordar que el árbitro, en un caso quizás insólito, no terminó de dirigir ese encuentro, y la FCB, según se publicó después, decidió separarlo de la 53 Serie Nacional. ¡Se jod… el sofá!

– En ese mismo encuentro el equipo visitante estuvo 28 minutos fuera del terreno y no hubo declaración de pérdida del juego por foul feit según establece el reglamento. ¡No hubo ni una amonestación a su director! ¿Tiene usted idea sobre a quién le correspondía tomar tal medida? Creo haber leído o escuchado que no se aplicó el reglamento porque no se trataba de que hubiera sido violado, en lo que parece un juego de palabras, sino que durante esos interminables minutos las riendas del problema habían sido tomadas por la FCB.

– En el más reciente y grave hecho de agresión física, la FCB desconoció la decisión del árbitro en cuanto a apreciar que el pelotazo a Víctor V. Mesa, aunque fue el tercero, no fue tirado y sancionó a no participar por el resto del campeonato al lanzador Freddy Asiel Álvarez. ¡Oh, my God, fue con un lanzamiento de rompimiento, ¿a quién se le ocurre Pipe la intencionalidad?!

Quizás con una actuación arbitral diferente a lo largo del partido, es posible que la sangre no hubiese llegado al río. Y aunque no es el tema principal de este trabajo, no puede olvidarse, y debo volver a criticar que, a continuación de ello, un jugador que ni siquiera estaba participando en el encuentro, el matancero Demys Valdés, salió con un bate a agredir al lanzador.

El resultado, tratando de aplacar los ánimos, fue un batazo en rostro del villaclareño Ramón Lunar, el cual le ocasionó traumas y unos 40 puntos de sutura. Todo pudo ser mucho peor. He escuchado más… Y en esta parte sale bien parada la FCB. Su plan inicial era una sanción menos dura con Freddy Asiel, y más severa contra Demys, separado en definitiva por un año. Por el camino ese supuesto plan inicial resultó transformado y a mi entender no fueron justas las sanciones.

Esta serie está a punto de culminar. Han sido muchos los participantes destacados y entre ellos están –pero en negativo- quienes más brillo han restado a nuestro espectáculo por excelencia. ¡Que aficionados, fanáticos y dirigentes le adjudiquen el tipo de trofeo que merecen!

 
 

Etiquetas: , , ,

3 Respuestas a “Beisbol. Errores y horrores

  1. cvilchesmonzon

    14/04/2014 at 12:34 PM

    Estoy totalmente de acuerdo y no es la primera vez que comento sobre el tema. En mi blog puse fotos de los dos partidos donde Vladimir golpeó a Lunar, estuve en ambos y tengo fotos donde pruebo el cambio de árbitros. Cuando el equipo de Ciego de Ávila regresó al terreno, luego de una llamada telefónica -de la que también tengo fotos- donde solo conversó Roger Machado, los árbitros se dirigieron a su local, encabezados por Lorien Lobaina, quien ya no salió de ahí, en su lugar venía otro (no tengo el nombre porque en el sitio del beisbol cubano no se registró la sustitución). los trabajos son: http://cvilchesmonzon.wordpress.com/2013/12/22/villa-clara-barre-a-ciego-de-avila-y-se-reafirma-en-el-primer-lugar-de-la-tabla-de-posiciones/ , http://cvilchesmonzon.wordpress.com/2014/02/12/vladimir-vs-lunar-casualidad/ y http://cvilchesmonzon.wordpress.com/2014/03/16/la-primera-mentira/

     
    • hdezsoto

      14/04/2014 at 4:46 PM

      Gracias Vilches, buscaré los trabajos y los leeré.
      Saludos,
      Pedro

       
  2. JESÚS LEÓN HERNÁNDEZ

    14/04/2014 at 1:07 PM

    ME PARECE MUY ACERTADO EL COMENTARIO. ES CIERTO QUE ESTAMOS, ENTRE TODOS,
    ACOSANDO A LOS ÁRBITROS.POR DIFERENTES RAZONES. NO CREO QUE CESAR VELDÉS SEA EL MÁS INDICADO PARA DAR ” LECCIONES DE MORAL Y CÍVICA ” . EN CUANTO A LA COMISIÓN NACIONAL, PIENSO QUE HACE RATO DEBIÓ SER RENOVADA.
    FINALMENTE, ME PARECE QUE LOS PROBLEMAS QUE AQUEJAN A NUESTRO DEPORTE NACIONAL, FORMAN PARTE DEL DILEMA DE NUESTRA SOCIEDAD.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: