RSS

La calidad de la pelota de Cuba

13 Feb

Por Pedro Hernández Soto

Cuba+Venezuela+Serie+del+Caribe+2014No iba a escribir sobre el tema, estaba demasiado molesto para hacerlo. Seguí los consejos de un viejo periodista que me aconsejó no llevar de inmediato al papel las frustraciones y otros desaguisados personales. Entonces, después de meditar bastante y escuchar opiniones de la gente del barrio, compañeros de Bohemia, aficionados quienes me llamaron desde Villa Clara y los más reputados comentaristas, me decido.

De nuevo perdimos, ahora en la Serie del Caribe. Perdió Cuba, no perdió una provincia. Tan es así que el amargor ha sido nacional. No fracasó un director, ni el equipo se preparó mal, ni los refuerzos fueron mal escogidos, solo sucedió que esa pelota demostró ser superior a la nuestra en muchísimos aspectos.

Me niego a sobredimensionar nuestra presencia per se: al final fue un fiasco. No es ganar, no llego allá, lo cierto es que poco le aportó al espectáculo y estuvo muy lejos de las expectativas de locutores, narradores y aficionados, nacionales y extranjeros. Me niego a analizar juego por juego y el desempeño personal, no son más que efectos y pienso que mucho más importantes son las causas. Ahí puede está la erradicación de las diferencias que nos empequeñecen.

No caben justificaciones ni intentos de explicaciones. Hace mucho tiempo cada una de nuestras actuaciones nos defrauda. Hace un quinquenio o más no ganamos en ninguna de las categorías: escolares, juveniles y primera categoría. Así es en topes de calidad, mundiales, Holanda y los Clásicos, aunque nos preparemos de “modo especial”.

Las causas las apreciamos desde la base. Un entrenador sin una preparación adecuada, que “atiende” él solo un equipo de una categoría de menores y cuando termina se efectúa el certamen provincial los chicos van a sus casas hasta el año próximo y entonces pasa a ocuparse de otra; que trabaja con poquísimos recursos; impelido a veces a colectar dinero para comprar pelotas y bates; familias que deben adquirir bates de aluminio, guantes, spikes y uniformes.

Un padre extranjero, hace poco viendo un entrenamiento de unos muchachos, me preguntó: ¿Y estos chicos no tienen máquinas de lanzar pelotas?  Ante mi dubitativa respuesta de: “Parece que no”. Me espetó: En el terreno de mi hijo hay tres. Los jóvenes observados –entre los cuales se destacaban algunos posibles prospectos- habían participado en la categoría anterior, en el torneo provincial dividido en grupos, donde sus respectivos conjuntos tuvieron en total solo ocho juegos oficiales.

Basta con esos botones de muestra. Pasemos a los mayores y su serie nacional. Es indiscutible, dadas nuestras posibilidades materiales, población y diversidad de la práctica de diferentes deportes, diez y seis conjuntos son demasiados para un torneo de la calidad mostrada por los contrarios. No tenemos tantos buenos directores (cada año debutan demasiados), entrenadores ni peloteros. Ni aún con una segunda parte del torneo, con solo ocho de éstos, incluyendo cinco refuerzos cada uno. Ese puede ser un certamen nacional con menos juegos, del cual salga un campeón y ya.

Nuestra principal debilidad radica en los lanzadores. Es muy incompleta su instrucción y ejercicio y cuando se desarrolla un magnífico instructor como el de Villa Clara lo enviamos o autorizamos a cumplir misión al exterior. Compare usted los efectos de ese colectivo de pitcheo en la Serie 52 y la actual. ¿No podemos incrementar los estímulos para los mejores en resultados en cada una de las áreas que conforman este deporte?

Lo inteligente sería efectuar además una selectiva de cuatro equipos –unos 120 jugadores y cualquier cantidad de topes- que obligaría a cada lanzador a enfrentar siempre a un buen bateador y viceversa. Para no perder las identidades los trajes de los participantes pueden ser los mismos representativos de sus provincias originales. De ahí saldría la preselección del Cuba. El ganador, con refuerzos, puede representarnos en la Serie del Caribe.

Lo hemos visto: De nada ha servido el nombramiento de un grupo equipo de dirección alabado por todos, preselección de los mejores atletas, reclusión para una larga preparación, topes en otros países, abundancia de recursos de instrumentos y equipos, y hasta el establecimiento de un cerco para garantizar un inexplicable secretismo total.  Las debilidades están en todas las categorías formadoras de peloteros.

Además, es válido el siguiente principio: con cada nuevo director no pueden removerse todos los preparadores, entrenadores y asesores, pues entonces ¿dónde queda la memoria histórica del desempeño individual, valores, deficiencias  y correcciones de cada uno de los deportistas?

El asunto es muy grave y complejo, con orígenes en las categorías inferiores pues faltan también para cada una de las posiciones, en las diferentes situaciones de juego -pensamiento táctico, técnica, relajación en la competencia, eficiencia en el cumplimiento de la tarea a realizar, disciplina en el terreno (incluidos directores), respeto a los árbitros (ante todo para la Federación Nacional), modernos entrenamientos especializados, más juegos, reaparición de todas las categorías incluidas la segunda y la de desarrollo.

Todo el pueblo cubano sabe que estas son las más importantes carencias y sus soluciones. Los resultados año por año exigen una revolución en nuestro beisbol, y el actual grupo de dirección –a lo largo de años de intensos esfuerzos- ha demostrado hasta el momento ser incapaz de hacerla.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 13/02/2014 en Béisbol, Cuba, Deporte, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , ,

3 Respuestas a “La calidad de la pelota de Cuba

  1. Mayitin

    15/02/2014 at 11:40 AM

    Llover sobre mojado, lo mas bonito es que al final del año, el beisbol es electo el mejor deporte colectivo.Entonces que dejamos para los demás……. Yo tampoco quiero hablar mucho del tema, el resultado no solo nos defraudó a nosotros, si no también a especialistas,comentaristas y directivos de otros países, que también tuvieron sus expectativas con Cuba, por su historia, por su tradición. Yo vi los juegos por internet, transmisiones de ESPN y/o TVes;los comentarios sobre el juego de VC a veces avergonzaban, creo que era parte de la propia frustación de los propios narradores que esperaban ver mejor pelota, pero como decían, “han olvidado los fundamentos…”Te voy a enviar a tu correo una entrevista al respecto que le hicieron al presidente de la Liga Venezolana.
    un abrazo hermano y cuídate

     
  2. Rafael

    26/02/2014 at 2:52 AM

    Pedro.

    Acabó de leer tu comentario.
    En algo tan complejo es muy dificil que estemos ciento por ciento de acuerdo en todo.
    Pero casi que lo estamos…
    Y, sin dudas, me parece un buen comentario.
    Sigue bateando así.

    Saludos.

    Rafael.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: