RSS

CELAC, barrera contra la Alianza del Pacífico

24 Ene

Por Pedro Hernández Soto

cumbre-celac-cuba-2014Desde las lunetas observaban los pueblos. En el escenario una caricatura de mago, los Estados Unidos de Norteamérica. El espectáculo consistió en sacar desde un sombrero de copa –viejo, roto y descolorido por su uso- un nuevo órgano, la Alianza del Pacífico (AP), compuesto por países latinoamericanos comandados por políticos de tendencias neoliberales, con el objetivo de frustrar la incipiente unidad, planteada desde 2011, en el Consejo Económico de América Latina y el Caribe, CELAC.

En sus inicios un despacho de prensa –a todas luces reaccionario- afirmó que “la Alianza del Pacífico surgía como un contrapeso a MERCOSUR, una nueva fuerza aperturista contra el eje conservador populista creado por Hugo Chávez con su alianza ALBA” que el bloque era “más comercial y pragmático que político”, además que “había coincidencias en los sistemas políticos que conforman el nuevo espacio de integración”. Sin comentarios.

La filosofía de AP persigue los mismos objetivos del neoliberalismo clásico: la integración entre los países solo debe ser comercial, económica, financiera, sin tener en cuenta la unión en lo político, social y cultural; busca la disminución del papel del Estado en la gestión social; y el crecimiento del mercado en la rectoría de la sociedad, en el presente y futuro.

Es en fin una renovación de los métodos de la derecha continental frente a toda coalición progresista de las naciones americanas que batallan por su total independencia -política y económica- de los países monopolistas. Está respaldada por el Banco Interamericano de Desarrollo donde EE.UU. posee el 30 por ciento de las acciones.

Mientras, los caminos de CELAC -concebida como una confederación por los patriarcas libertadores, idea traída al presente por Fidel, Luis Inacio Lula da Silva y Chávez, organización fundada por el comandante bolivariano y Raúl Castro Ruz-, son de identificación y solidaridad, hacia un verdadero avance polí­tico, económico, social y cultural, sustentado en el ejercicio del respeto a la independencia nacional, la democracia y los derechos humanos, de unidad en la diversidad, de una verdadera liberación.

El acatamiento de tales principios permite una fuerte unidad, sin menoscabo de las pluralidades entre nuestros pueblos, creando el escenario apropiado para abonar nuestras identidades, historias, tradiciones y batallas por la justicia y la libertad para el hasta no hace mucho titulado por los imperialistas como “traspatio de Norteamérica”.

Entre sus principales objetivos están reafirmar la preservación de la democracia y de los valores democráticos, la vigencia de sus instituciones y el Estado de Derecho, el compromiso con el respeto y la plena vigencia de todos los derechos humanos para todos; y constituir la nueva arquitectura económica-financiera de la región.

Para este ultimo fin sus principales instituciones serán (algunas ya creadas): el Banco de Desarrollo e Integración Latinoamericano y del Caribe; un Mercado de Valores de América Latina y el Caribe; el Fondo de Reservas y Estabilidad Macroeconómica; el Sistema de Pago en Moneda Local con la utilización del Sucre; y un Sistema de Regulación y Control con funciones de inspección y vigilancia para evitar la especulación financiera.

La Alianza del Pacífico firmó – el 6 de junio de 2012- su Acuerdo Marco por Chile, de 17 millones de habitantes, extensión territorial de 756.096,3 km², con una economía basada en servicios, minería, frutas, pesca y crecimientos económicos de 5,8% en 2010, 5,9% en 2011, y un 5,6% en 2012; Colombia, con sus 45 millones y medio de habitantes, superficie de 1.141.748 km², economía sustentada en café, petróleo, minerales, agricultura, con un crecimiento del PIB en 2014 en torno al 5,0 %.
Resta citar a Perú, con una población de cerca de 30 millones de ciudadanos, extensión de 1.285.215,6 km² y exportaciones a partir de minerales, agroindustria, servicios, industrias ligeras, con un crecimiento previsto del PIB de 6,1% en el 2014 y 6,3% en el 2015; y a México con 112.322.757 habitantes viviendo en 1.972.550 km², una economía diversificada en industrias, agricultura, puertos marítimos y telecomunicaciones, y con un crecimiento pronosticado del PIB en cifras que oscilan desde 3,5 hasta 5,0 debido, de modo principal, a que se está reactivando la economía de Estados Unidos.

Esto le proporcionó a AP agrupar la octava economía del mundo y ser el séptimo receptor de Inversión Extranjera Directa. Entre sus objetivos estaba circular sin aranceles el 90 por ciento de sus mercancías, crear un visado especial para que turistas de terceros países puedan ingresar a los territorios del bloque regional, la supresión de la visa de negocios que exigía Perú, pugnar contra la evasión de impuestos, reducir las barreras sanitarias, descartar las barreras no arancelarias al comercio y abrirse a la inversión extranjera.

A su más reciente Cumbre, la VII, efectuada del 20 al 24 de mayo de 2013 en Cali, Colombia, asistieron los presidentes de los países miembros: México, Enrique Peña Nieto; Chile, Sebastián Piñera; Perú, Ollanta Humala; y Colombia, Juan Manuel Santos Calderón.

Como países observadores concurrieron el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y los presidentes de España, Mariano Rajoy, de Costa Rica, Laura Chinchilla Miranda y de Panamá, Ricardo Martinelli Berrocal.

Acudieron también el mandatario supremo de Guatemala, Otto Pérez Molina y delegaciones ministeriales de Uruguay, Australia, Japón, Portugal, Nueva Zelanda y República Dominicana. Fueron aceptados como nuevos países observadores Ecuador, El Salvador, Francia, Honduras, Paraguay, Portugal y República Dominicana.

Hoy en La Habana se dan los toques finales para la II Cumbre de CELAC, que se efectuará los próximos días 28 y 29. Su agenda se ocupa de asuntos de la mayor trascendencia social y económica para las naciones por debajo del río Bravo, en la búsqueda de ágiles y eficientes soluciones contra la pobreza, el desempleo, la salud y la incultura, con el aporte y ayuda de los treinta tres países que lo integran.

Son notables las diferencias entre los fines de la Alianza del Pacífico y el Consejo Económico de América Latina y El Caribe, y a todas luces con el primero satisfacen sus apetencias solo potentados y explotadores mientras son los pueblos los mayores beneficiarios con las gestiones de este último. ¿No cree usted?

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: