RSS

Llegó el 2014. ¿Qué esperamos y qué hacer?

06 Ene

Por Alberto Rodríguez Arufe

bandera cubana

La bandera cubana seguirá ondeando libre, triunfante, invencible

Siempre la llegada de un nuevo año nos hace reflexionar y de alguna manera pasar balance de cómo nos fue en el terminado así como la espera y deseos del recién comenzado. Las aspiraciones suelen ser muy variadas si bien por lo general todos coincidimos en querer para nosotros y desear a los demás buena salud, paz y prosperidad, a la vez que aspiramos a que sea mejor que el anterior.

Y mientras suenan los tambores de Laritza Bacallao, bailamos otros éxitos del momento con Decemer Bueno y Marc Antony, nos unimos con Arnaldo y su talismán para desear la felicidad de todos los cubanos. Esto también nos lleva a pensar qué podemos esperar y qué hacer para convertir esos esperanzas en realidades.

La celebración del 55 aniversario del triunfo de la Revolución y la pasada sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular fueron los escenarios mas apropiados para tomar conciencia que entramos en un momento decisivo y de mayor complejidad en el proceso de actualización del modelo económico que vive nuestro país, cuando serán abordados asuntos tan delicados como los ajustes imprescindibles en la relación entre productividad y resultados del trabajo, salarios y precios, la unificación cambiaria y monetaria, la impostergable dinamización y mayor autonomía de las empresas estatales, y la progresiva consolidación de las nuevas formas de gestión no estatal en la mayoría de los sectores de la economía.

Ha comenzado el año con los ecos que deja la reñida primera etapa de la Serie Nacional de Beisbol -la pasión de los cubanos-, y con los más diversos pronósticos sobre quienes serán los finalistas de la etapa decisiva.

El país se prepara para acoger a finales de enero a 33 jefes de Estado y gobierno, en la reunión de la Cumbre de la Comunidad de Estados de America Latina y el Caribe CELAC, en lo que será un acontecimiento emblemático de la nueva época que vive nuestra región.

También en sus principios  debe quedar inaugurada la primera etapa de explotación de las prometedoras y estratégicas obras en el nuevo puerto de El Mariel y comenzar la construcción de la Zona Especial de Desarrollo, principales inversiones que realiza el país, con fuerte financiamiento de Brasil.

La culminación de estos complejos proyectos será un ejemplo para alcanzar mejores resultados en nuestros procesos inversionistas, imprescindibles para desarrollarnos, lograr un necesario mayor y más eficiente crecimiento de la economía, y mejorar el nivel de vida de la población.

Tenemos el derecho de esperar que este año avance aún más  la restauración de viviendas y los servicios destrozados causados por el huracán Sandy en la zona oriental, se alcancen los reiteradamente incumplidos planes de producción de azúcar y alimentos que junto con la temporada alta del turismo marcaran en buena medida el curso del desempeño económico del país en los primeros meses.

Poseemos también muchas razones para esperar y exigir que nuestros sistemas de educación y salud se sigan recuperando de los daños que sufrieron en los años más críticos del periodo especial y continúen siendo pilares fundamentales de nuestro socialismo, baluartes de la solidaridad y la colaboración internacional de la Revolución Cubana.

Entre los anhelos más comentados se reitera la necesidad de que los productos del agro logren estabilizar su presencia en los mercados y los precios se acerquen a las posibilidades del salario medio de los cubanos así como que los artículos de mas amplia demanda dejen de aparecer de manera intermitente en nuestras tiendas obligando a los consumidores a un constante peregrinaje.

Que la ciencia, la cultura y el deporte sigan siendo accesibles a todos los cubanos y cosechen nuevos triunfos en suelo patrio así como en escenarios y competencias internacionales son también deseos muy arraigados en la población. Para el deporte en particular los Juegos Centroamericanos y del Caribe, la Serie Mundial de Boxeo y la Serie del Caribe de Béisbol son eventos en los que espera un buen resultado este año que señale el camino de la recuperación.

Si de alguna forma pudiésemos resumir todos estos anhelos, podemos afirmar que sigamos cumpliendo -sin prisa pero sin pausa- los Lineamientos Economicos y Sociales del Partido y la Revolución, aprobados en el Sexto Congreso del Partrido Comunista de Cuba.

Los cubanos también siguen con atención lo que sucede en el mundo, desean que la paz para todos y comparan lo que ocurre en muchos países con lo que tenemos y lo que nos falta, aprecian los grandes logros sociales y la tranquilidad que disfrutamos sin dejar de estar amenazados por nuestras insuficiencias, las manifestaciones de indisciplina social y los intentos enemigos por subvertir el sistema político y de justicia social creados por la Revolución.

El pueblo cubano que sintió en carne propia la desaparición física del inolvidable amigo Hugo Chávez desea también que la Revolución Bolivariana que él inspiró continúe victoriosa y siga siendo un paradigma en las aspiraciones de independencia e integración de America Latina como también manifiesta sus mejores deseos para los numerosos amigos que desde todas partes de este mundo nos brindan su solidaridad y apoyo.

Sin hacernos falsas ilusiones los cubanos mantienemos la esperanza de que el cruel y prolongado bloqueo económico, financiero, comercial, científico, deportivo, cultural, impuesto por el gobierno de los Estados Unidos llegue a su fin, así como trabajan por  ver reunidos en la patria a sus Cinco héroes, y por ambas causas toda la nación seguramente seguirá luchando.

Estos y otros muchos deseos, aspiraciones, ilusiones y expectativas que van desde las más intimas y personales hasta aquellas que tienen un alcance social, nacional y hasta mundial, y que no pocas veces se mezclan con situaciones dolorosas, frustraciones, desengaños y desesperanzas, configura una parte importante de los sentimientos con los que los cubanos nos montamos en el viaje del 2014, para el cual no se necesita visa y donde cabemos todos, advertidos de que en el camino no faltaran los obstáculos pero con la esperanza de poder llegar a un destino seguro, más próspero y sostenible.

Los cubanos, quienes tenemos el privilegio poco común de ser un país con plena independencia, somos dueños de nuestro destino en medio de un mundo injusto y desigual, del cual no podemos ni debemos desvincularnos, estando obligados a proponernos ser mejores y no olvidar que vivir con dignidad siempre comporta sacrificios.

Trabajos relacionados:

Chávez, el misterio Por Pedro Hernández Soto

Retos del proyecto del puerto del Mariel y su Zona Especial de Desarrollo/ Por Pedro Hernández Soto

 
 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: