RSS

EEUU-Cuba: Señitas no son gestos ni acciones

24 Dic

Por Pedro Hernández Soto

Obama y Raúl se saludan

Raúl Castro: “Señor presidente, yo soy Castro”

En los últimos dos meses de este año vimos hechos, que analizados fuera de contexto, conducen a falsas interpretaciones. El más reciente fue el de mayor cantidad de especulaciones y comentarios.

Me refiero al intercambio de saludos entre los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, en los funerales de Nelson Mandela. Ambos contendientes se apresuraron a esclarecer que no era algo más que un hecho casual, sustentado en la cultura y la diplomacia, sin pretender ser un tendido de puentes entre dos posiciones sostenidas por decenios, de ataques de todo tipo por los gobernantes y potentados de los primeros, y una resistencia espartana del pueblo de la segunda.

La frase pronunciada por Raúl en tal encuentro “Señor presidente, yo soy Castro”,  los enemigos iracundos la vieron como una provocación y no es más que otra muestra de nuestra firmeza. Los cubanos, los patriotas y los que resistimos, nos sentimos orgullosos de esta posición. ¿Esperaba alguien un comportamiento diferente?

Dos días antes había llegado al puerto de La Habana el crucero llamado Semestre en el Mar, con cerca de 500 estudiantes, en su inmensa mayoría norteamericanos. Los medios de comunicación, cubanos y extranjeros, dieron imágenes de alegres jóvenes divirtiéndose en calles, instituciones y hasta en un juego de pelota, dando favorables declaraciones, rodeados por un pueblo –eminentemente joven- que más que cuidarlos los mimaba. Eran espectáculos inéditos en nueve años.

Recuerde que esta es una de las vías del llamado Carril 2, propiciador del contacto pueblo a pueblo pero con los nada sanos propósitos finales de convencer a la juventud cubana de las ventajas del modo de vida norteamericano.

La prórroga de los servicios del banco M & T a la Oficina de Intereses de Cuba en Washington hasta principios de febrero, debe tener razones poderosas y encubiertas, tras ser suspendidos para evitar las amenazas y consecuencias por efectos del bloqueo. Tiene ya el imperio suficientes problemas por el irrespeto a las normas internacionales, tras el descubrimiento del espionaje electrónico contra todos los países, directivos y empresas de la faz terrestre, enemigos y amigos.

Tenga usted en cuenta la cercanía de la Cumbre de las Américas 2015, cuyos preparativos ya comienzan. Esta tendrá especial importancia dados los ingentes esfuerzos de los Estados Unidos por continuar ampliando su plataforma económica sobre la base de los Tratados de Libre Comercio. Así trabajan por ampliar el Acuerdo Asia-Pacífico y equilibrar los prejuicios creados por la crisis económica extendida e interminable de su mayor socio comercial actual, la Unión Europea. En cuanto al evento americano, debemos precisar que importantes países latinoamericanos han manifestado su inasistencia si Cuba no es invitada.

El propio Obama a principios de noviembre, en la cena pro-electoral efectuada en la casa del presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana -donde estaban presentes dos de los más descarados y explotadores disidentes político ideológicos del sistema de gobierno cubano-, se refirió a una revisión de la política hacia Cuba. No pasó una semana cuando John Kerry, secretario de Estado, repitió tal criterio nada más y nada menos que en una reunión de la OEA.

Cabe señalar que no se aprecia movimiento alguno en esa dirección. El actual presidente es el más destacado perseguidor del cumplimiento de las feroces e inhumanas medidas que nos impone el bloqueo económico, político y financiero, repudiado por todo el conjunto mundial de gobiernos y pueblos. Recién fue multado el Bank of Nova Scocia, con doscientos millones de dólares, por hacer negocios con nuestro país.

A principios de diciembre el Departamento de Estado aprobó la presencia de Cuba en la Serie de Beisbol del Caribe, NO el Departamento del Tesoro como han sido hasta ahora estos trámites. Las condiciones impuestas por estos señores especifican tres requerimientos: participará en condición de invitada; deben buscar otro contendiente más (precisan la liga proveedora); y para participar en la siguiente competencia deben volver a solicitar autorización y lograr nueva aprobación.

Gobernantes y voceros de EE.UU. recién exigieron de nuevo al gobierno cubano, la libertad incondicional del espía Alan Gross, condenado a quince años de prisión por actividades subversivas entre la comunidad judía nacional. Otros declararon que se estaba conversaciones para lograrlo. Ante tales reclamaciones nuestro MINREX reiteró nuestros propósitos de llegar a un acuerdo teniendo en cuenta a nuestros cuatro héroes presos allá.

Las declaraciones norteñas responden a la situación política creada por el envío al presidente Obama de una carta firmada por sesenta y seis senadores para que negociara la libertad del agente. El sancionado reclamó al mandatario, de modo simultáneo, por el abandono gubernamental en que estaba sumido.

La situación actual para un cambio en la política hacia Cuba es muy difícil. Y nunca se producirá de un día para otro. Será un largo y engorroso proceso de anulación de un complejo entramado de leyes, regulaciones, decretos, disposiciones, y sobre todo, el cambio de la mentalidad y consecuente actuación de cientos de miles de funcionarios públicos y encubiertos, de la burocracia gobernante -y las instituciones privadas- desde los radicados en los propios estados del norte hasta los diseminados por el mundo.

Si bien este es el presidente -del último medio siglo- con mayores posibilidades para efectuar tales modificaciones, tienen en contra muy poderosos círculos políticos y económicos, contrarios a alterar la situación actual.

También está bajo el apremio de otras fuerzas pero en sentido contrario. No hablemos tan solo de la limitación de inversiones y compras en Cuba, pongamos tan solo otros dos ejemplos: en el plano político el ridículo completo de la Ley Helms Burton y Torricelli tras la proclamación por el gobierno cubano de la nueva Ley de Migración; mientras en el económico recién comenzarán la operación del puerto de Mariel y las inversiones en su Zona Especial de Desarrollo, cuando los “americanos” aún no tiene listas sus instalaciones de la costa este, para recibir los gigantes del océano que abaratan de modo considerable la transportación intercontinental y por tanto los costos de producción, aumentando las ganancias.

No obstante tantos gestos no ocurren por casualidad. ¿Política o politiquería? Si podemos afirmar algo: Todo esto se produce a raíz de nuestra tenaz e inteligente resistencia y algunos –cada vez son más- se dan cuenta de que el bloqueo no tiene presente ni futuro. Ya veremos.

 
1 comentario

Publicado por en 24/12/2013 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta a “EEUU-Cuba: Señitas no son gestos ni acciones

  1. Alexis Mario Cánovas Fabelo

    28/12/2013 at 4:47 AM

    La esencia es que ¡EXISTIMOS! a pesar de 54 años intentando ellos de que desapareciéramos.

    ¡SOMOS!

    Y DAMOS LUZ DE AURORA, a pesar de los traidores burocratizados.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: