RSS

Matraca, El Chino, El Enano y la marihuana

15 Dic

Por Pedro Hernández Soto

Hojas de marihuana

Hojas de marihuana

La aprobación congresional en Uruguay -con apoyo presidencial y oposición de la Asociación de Farmacéuticos- de la cosecha y venta oficial de la marihuana ha suscitado muchas opiniones en diversas partes del mundo. Televisoras extranjeras difunden alegres manifestaciones y declaraciones de ciudadanos felicitando y felicitándose por la aprobación de la ley.

Esto ha causado una conmoción tremenda a pesar que en varios lugares de EE.UU, ya es legal y no sólo como terapia medicinal sino como un producto de diversión tal como lo son el tabaco y las bebidas alcohólicas. Cierto es también que algunas organizaciones sociales proponen que sea autorizada en toda la Unión.

Mis recuerdos sobre la marihuana son funestos. En mi juventud se fumaba allá en Cienfuegos. Decían que la traían de las sierras Maestra y del Escambray, de México y otros lugares de Centroamérica y El Caribe. Recuerdo anécdotas hasta de asesinatos causados por el tráfico de marihuana.

Los alertas de mi padre y mis miedos me impidieron corresponder a las invitaciones de algunos amigos que frecuentaban el billar de La Guarapera, justo frente a la piquera de autos de alquiler donde trabajaba Peyo. Estoy seguro que él sabía todo lo que allí se movía.

Matraca era joven, hijo de un relojero honesto. Aprendía el oficio pero su afición a la droga lo condujo a robarle artículos al padre para empeñarlos y desarrollar su vicio de fumarla con muy alta frecuencia. Dejó de alimentarse y enloqueció de manera tal que era una risión: salía a la calle vestido con traje, camisa de cuello y corbata pero calzado con chancletas confeccionadas en madera y goma de cámara de autos. Lo último que supe de él es que estaba recluido en el Hospital Mazorra pre revolucionario.

El Chino tenía 18 o 20 años y una tarde de domingo, tras un día de fiesta con alcohol y marihuana, llegó a su casa. Por tal comportamiento tuvo una discusión con el padre, sufrió una depresión, fue al baño y se colgó de la ducha con su propio cinto.

El Enano era de la clase media. Al triunfo revolucionario se fue hacia EE.UU. Allí cursó algunos años de Medicina. Dejó la carrera para hacerse piloto. En una avioneta piloteaba con frecuencia de Miami a Colombia, y viceversa. Hace casi 20 años desapareció en uno de sus viajes y nunca más se ha sabido de él.

Ahora les expondré, de manera resumida, elementos a favor y en contra del uso de la mariguana como medicina:

La defensa afirma que:

–          La marihuana no daña el tejido cerebral como el alcohol.

–          Frena el crecimiento de tumores cancerígenos: Esto es según el
Instituto del Cáncer de EE.UU y a recientes investigaciones que hablan de
que encontraron que un compuesto derivado de la marihuana puede detener la
metástasis en una variedades de cáncer.

–          Disminuye la tendencia de aparecer la diabetes mellitus, al atenuar altos niveles de glicemia en la sangre. Quizás sea un tratamiento adecuado contra esta enfermedad. Aseguran que la revista American Journal of Medicine afirma que detiene el desarrollo de la obesidad y la diabetes mellitus.

–          Calma los dolores del sistema nervioso y del osteo muscular, como la fibromalgia y la esclerosis múltiple. Dicen que este criterio es respaldado por la revista Arthritis Care & Research pero al final esclarecen que las pruebas aún no son concluyentes.

–          Descomprime la tensión ocular y por tanto previene el glaucoma. Lo afirman basados en la disminución de la venitas en el globo ocular cuando se utiliza la droga.

–          Previene el Alzheimer. Combinan el supuesto descubrimiento de un elemento que impide la muerte neuronal y la acción de la Cannabis sobre el tálamo.

–          Evita las migrañas según algunas publicaciones especializadas (No se especifica cuál).

–          Abogan por el uso por los padres de los niños con poca atención paternal y como consecuencia muestran problemas emocionales. Lo sostienen con videos en YouTube.

–          Atenúa los dolores menstruales pues según se afirma en un titulado Gran Libro del Cannabis, la Reina Victoria la consumía para evitarlos. Después se crearon cápsulas medicamentosas que sustituyeron aquel remedio de “medicina verde”.

La oposición sostiene:

El consumo de la marihuana tiene efectos inmediatos y mediatos. De los primeros vale mencionar:

–         Taquicardia, desorientación, falta de coordinación física, depresión, somnolencia, pánico y ansiedad.

A más largo plazo se ha determinado que:

–         El humo de la yerba traslada un 50 o 70 % más de compuestos cancerígenos que el del tabaco.

–         El THC, componente activo de la yerba se mantiene en sangre durante semanas o meses.

–         Un cigarrillo de marihuana provoca a los pulmones el mismo daño que otros cinco de tabaco. Los fumadores cotidianos muy rápido padecen de bronquitis.

–         Produce alteraciones en el cerebro dañando la psicosis, tal cual otras drogas consideradas más “fuertes”. Daña las células nerviosas del cerebro lo que se refleja en disminución en el cociente de inteligencia y limitaciones de la memoria.

–         Afecta los aparatos reproductores del hombre tanto como los de la mujer. En él resultan lesionadas las células del esperma mientras que en ella se cambia el ciclo menstrual.

–         Esta droga afecta la reproducción de las células y por tanto la herencia. El uso por señoras embarazadas puede provocar partos prematuros (con todos los peligros que esto conlleva), bebés con capacidades mentales reducidas, limitaciones físicas y mayor tendencia a la leucemia.

Por mi parte debo decir que he buscado sobre las afirmaciones en pro de su uso y hay muy pocas valoraciones científicas sólidas a favor del uso de la marihuana como medicamento, las más sustentadas son solo en hipótesis y muchas puras elucubraciones.

Hoy, ya viejo, no le he perdido el miedo a la “yerbita”. Al contrario, su profusión me alarma, ya es un mal endémico mundial, con alto ritmo de crecimiento y expansión. Temo por familiares, amigos, seres humanos y familias en general. Los datos más actuales que pude lograr de las Naciones Unidas, dicen -de seguro esas cifras han aumentado- que unos 158,8 millones de personas consumían marihuana, cerca de un 3,8% de la población mundial. En Cuba no se publican datos al respecto pero existen comentarios de su uso por no pocos adolescentes y jóvenes.

Tan solo divulgamos sobre drogas ocupadas e incineradas y, en ocasiones, narcotraficantes extranjeros capturados. No recuerdo sobre bandas de expendedores con excepción de en muy espaciados programas dramatizados.

Debo expresar también que no veo en mi país un programa educacional desde la primaria, sólido, fuerte, continuado, de información y convencimiento de lo perjudicial del consumo de las drogas -en especial la más difundida de todas, la cannabis-, basado en los perjuicios que causa en la salud tanto física, mental como en el comportamiento moral, ético, cívico y filial.

Trabajos relacionados:

Ciencias Naturales
9 beneficios médicos de la marihuana que podrían hacerte ir por ella a la farmacia

Fundación por un mundo sin drogas

 

Etiquetas: ,

3 Respuestas a “Matraca, El Chino, El Enano y la marihuana

  1. Sergio Ivan Troncoso Cisternas

    15/12/2013 at 5:44 PM

    Considero aceptado el tema y sus ejemplo. Se debe actuar con responsabilidad en el momento de una determinación, En mi caso nunca la consumí, menos a mi edad (68 años bien vivido como obrero de la construcción y mi compromiso SOCIAL Y POLITICO). No condeno a los que la han consumido, respeto su desición. Ojala desde el punto de vista CIENTIFICO Y MEDICO se determine con más elementos los pro y contra de esta hierba.

     
  2. alexiscanovas

    19/12/2013 at 3:10 AM

    Pedro:

    Acabaditos de llegar a la Sierra, en los Cinco Picos, a los que teníamos cargos de direcci´n nos llevaron a apoyar al MININT a quemar 3 caballerías de mariguana en un vallecito intramontano, el aire se arremolinó y salimos todos soplaos.
    Todo lo que aleje a la gente de su realidad, que lo evada, más si lo hace esclavo y no un luchador por cambiar las realidades y hacerlas más bellas, es un crimen, denle la vuelta que le den.

     
    • hdezsoto

      19/12/2013 at 8:19 PM

      Gracias Alexis. Buen aporte. Tengo más cuentos de aquella triste época pre reoluconaria pero no quiero aburrir con desgracias. En Cuba también hubo una cultura de la drogadicción, el narcotráfico y la producción de tales diabólicos engendros. Debemos estar muy alertas.
      Muchas felicidades en el 2014. Salud y prosperidad.
      Pedro

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: