RSS

El acto por el aniversario 61 de la Universidad Central de Las Villas

09 Dic

Por Pedro Hernández Soto

Grupo de compañaros

Grupo de compañeros a la terminación del acto. De izq. a derecha y abajo arriba: López Palacios, Luis García, un servidor y Pablo Varcárcel (85 años); Rubén Espinosa, José Abreu, Lorgio Batard y Yankiel Sarduy, al frente de la Sala de Historia de la UCLV

Para mí pasó en un dos por tres y fue sencillamente encantador: buen guión, variado, dinámico, de calidad en locución, contenido e interpretativo.

La presencia de muchos viejos amigos, fundadores de la UCLV, Profesores de Mérito, integrantes seleccionados del Claustro de Profesores, y de los colectivos de trabajadores y estudiantes; presididos por los doctores Andrés Castro Alegría, Rector, y Guillermo Esperanza Pérez, secretario Buró del PCC, y Carlos Pérez, funcionario del Comité Provincial del Partido, constituyó un ambiente de cariño y respeto.

Y aún más, contar con el cortejo de Genys, mi compañera durante casi sesenta años -contando noviazgo y matrimonio- , terminó de hermosear la mañana del viernes 28 de noviembre.

Una presentación cultural dio comienzo al acto. Fueron los intérpretes representantes del movimiento de artistas aficionados: Patricia Casañas y Jorge Luis Barroso, que nos interpretaron Bolero y Escaramujo, de Silvio Rodríguez.

Por el Claustro dio su intervención el Doctor en Ciencias Lorgio Batard, en un interesante y cuidadoso resumen de la historia del centro docente, que les mostraré hoy aquí.

Nos escapó a los organizadores el recuerdo al insigne investigador folklorista Samuel Feijoo, quien dejo su impronta en el Departamento de Folklores de nuestra Universidad Central de las Villas y en su revista Islas. Recordé entonces, entre tantos que vinieron a mi mente, sus amenos y divertidos cuentos en cualquier coro juvenil en los pasillos de la entonces Facultad de Humanidades.

Y después sus cortas exhibiciones en la oficina de la dirección del periódico Vanguardia, sobre sus facultades cuado joven boxeador, en deliciosas visitas y de paso conseguía algún que otro grabado para dibujos de la revista, que debía salir a toda costa. Feijoo era y es Feijoo.

A continuación el Rector pronunció las palabras centrales, tras lo cual fueron los homenajes a Pablo Varcárcel, fundador de la institución; el Profesor de Mérito, al doctor Juan Virgilio López Palacios; y a este servidor.

No puedo escapar a manifestarle de nuevo a mi emoción al recibir de manos del Rector el facsímile del Diploma que categoriza al Che como Doctor Honoris Causa de mi querida Universidad. Fue un momento que en el cual sigo pensando y es indiscutible que aumenta mi responsabilidad de ayuda, de apoyo, a esa institución que tanto hizo y hace por Cuba y por mí.

Con posterioridad Roberto Soler Parker, la Voz de Oro del pasado Festival Nacional de artistas aficionados de la FEU, nos deleitó con una canción tradicional cubana.

Y el colofón correspondió al conjunto de danzas 5 de Diciembre que nos brindó, en un derroche de ritmo, colorido y alegría, Gaita tambora de Venezuela.

Discurso por el Doctor en Ciencias Lorgio Batard Martínez, en ocasión del aniversario 61 de la fundación de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, pronunciado en el Teatro Universitario, el viernes 29 de noviembre de 2013

Compañeros de la Presidencia,

Compañeras y compañeros:

Arribamos a este nuevo aniversario de nuestra querida Universidad con el recuerdo aún vigente de los momentos emocionantes que vivimos hace un año cuando celebramos nuestros sesenta años de existencia. Los múltiplos de 10 siempre tienen una connotación especial en las celebraciones. El tiempo pasa rápido, ha transcurrido otro año y parece que fue ayer.

Entre lo inolvidable de las acciones por aquella celebración tenemos que mencionar el libro “60 años después”, que con anécdotas, hechos históricos y acontecimientos trascendentales, nos hicieron volver a vivir diferentes momentos de nuestra rica historia. Ojalá este año hubiéramos podido editar el libro “61 años después” pues es mucho lo que quedó en el tintero, como aún comentan algunos de nuestros profesores y trabajadores.

En esta nueva conmemoración consideramos oportuno hacer un breve recuento de nuestro devenir histórico.

El 30 de noviembre de 1952 iniciaba sus actividades docentes la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, con las carreras de Pedagogía, Ciencias Comerciales, Idiomas, Filosofía y Letras, Ingeniería Química Industrial, Ingeniería Agronómica y Perito Químico Azucarero. Solamente seiscientos quince estudiantes conformaron la matrícula de estas siete carreras.

Antes del triunfo revolucionario nuestra Universidad estaba circunscrita a tres edificios e hizo solo dos graduaciones, la primera de quince egresados, y la segunda y última de doscientos ochenta y siete: doscientos cincuenta y cinco de ellos de la especialidad de Pedagogía. La pobre actividad científica de los ciento cincuenta profesores del Claustro Universitario se orientaba fundamentalmente a las investigaciones sociales y pedagógicas.

La lucha de clases fraguada también en nuestra Universidad en el marco de la oposición a la sangrienta tiranía de Fulgencio Batista, condujo a un primer cierre parcial del centro, por varios meses, a partir de marzo de 1953.

Como protesta ante la situación imperante en el país, y por la conciencia desarrollada por la vanguardia estudiantil y parte del claustro universitario de aquel entonces, se decidió el cierre de la Universidad en noviembre de 1957.

Mucha sangre se vertió durante la lucha contra la tiranía, donde la juventud villaclareña pagó su cuota con mártires universitarios de la talla de Marcelo Salado, Agustín Gómez Lubián, Ramón Pando Ferrer y Diosdado Pérez Pimentel. Ellos son ejemplos permanentes para las nuevas generaciones.

Lo ocurrido posteriormente es más conocido, un mes después de la victoria en la Batalla de Santa Clara –que tuvo como prólogo la ocupación por el Che y su tropa de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas-, abríamos nuevamente las puertas de nuestras aulas.

El Comandante Fidel Castro asistió al acto de inauguración de la flamante Biblioteca Universitaria en ese mismo año 1959. Fue su preocupación constante la creación de un amplio plan de becas –para garantizar la educación superior a los estudios de bajos ingresos económicos familiares-, que comenzó a desarrollarse en nuestro centro a partir de abril de 1961, tras la aniquilación de los mercenarios desembarcados por Playa Girón.

Comenzaba a cumplirse lo planteado por el Comandante Ernesto Guevara de la Serna, Che, el 28 de diciembre de 1958, en el histórico acto celebrado en este propio teatro cuando, tras recibir la condición de Doctor Honoris Causa de la Escuela de Pedagogía, señaló que “la Universidad debía pintarse de negro, de mulato, de obrero y de campesino…”

Desde aquellos pasos fundacionales de la Universidad revolucionaria, la dirección del país fue aumentando cada año el presupuesto para ampliar sus instalaciones e infraestructura. En nuestro caso ya contamos con más de treinta edificios, que contrastan con los tres iniciales.

Con la Reforma Universitaria iniciada en 1962 comenzó la vinculación de la educación superior con la realidad nacional, haciéndose énfasis en la concepción del estudio-trabajo y el desarrollo de las investigaciones.

Como un ejemplo de los múltiples cambios que produjo este proceso, podemos citar que las antiguas carreras que graduaban doctores en Ciencias Físico-Matemáticas y Físico-Química, dieron paso a las respectivas licenciaturas en Química, en Matemáticas y en Física, con planes de estudios más coherentes con el desarrollo de estas disciplinas.

No podemos olvidar la participación de profesores, trabajadores y estudiantes en las más importantes tareas de la defensa de la Patria –desde Playa Girón, pasando por la Limpia del Escambray y otras movilizaciones- y las urgentes de la producción o el auxilio a los compatriotas cuando sufrimos el paso del ciclón Flora por Oriente y Camagüey.

En 1976 se crea el Ministerio de Educación Superior, que orienta inmediatamente el perfeccionamiento de los planes de estudio de todas las carreras. Como consecuencia inmediata, en el curso 1977-78, se pone en vigor el plan A, proceso que ha continuado hasta nuestros actuales planes D, donde hemos concretado currículos apropiados por carrera, de acuerdo a las necesidades de cada región del país.

Para satisfacción nuestra, tenemos acreditadas todas las carreras posibles, trece de ellas con el nivel de excelencia.

Nunca debemos olvidar en esta celebración la ayuda solidaria que nos brindó el antiguo campo socialista, sin la cual no hubiéramos podido llegar al desarrollo actual. Sus especialistas, que empezaron a llegar a Cuba en los primeros años de la Revolución, nos abrieron el camino de muchas de nuestras líneas actuales de investigación, sobre todo en el campo de la ciencia y la técnica.

Es imposible enumerar en tan breve tiempo y espacio el desarrollo alcanzado por nuestro Centro. Para citar algunos datos es bueno conocer que hoy contamos con un claustro de excelsitud, constituido por mil doscientos cuarenta y seis docentes, de los cuales trescientos doce son Profesores Auxiliares y doscientos cincuenta y tres Profesores Titulares, para un cuarenta y cinco por ciento con categorías docentes principales.

También debemos destacar que en la actualidad ya sumamos trescientos cincuenta y ocho doctores y seiscientos siete profesores, con una maestría terminada. En nuestras treinta y tres carreras tenemos una matricula de ocho mil ciento tres estudiantes, entre cursos regulares, por encuentro, a distancia y continuidad de estudio. ¡Que lejos estamos de aquella registro inicial de seiscientos quince alumnos del año 1952, que podían optar solamente por una de las siete carreras existentes!

Hoy podemos afirmar categóricamente que nuestro mayor orgullo son los miles de egresados que prestan servicios en centros producción, de investigación y de servicio, con el ciento por ciento de satisfacción de los empleadores, como se puede constatar, sobre todo, en los diferentes procesos de acreditación de nuestras carreras.

Los resultados alcanzados son producto del esfuerzo mancomunado de todos, desde nuestro más humilde trabajador de servicio, hasta el más eminente profesor. No podemos dejar de mencionar a nuestros queridos estudiantes, sin ellos nuestra obra no tendría sentido, y apreciamos la enorme satisfacción de que nos llamen educadores, o simplemente maestros.

Felicidades colegas docentes e investigadores, estudiantes, trabajadores, compañeros todos, por este aniversario 61, recordemos siempre que en nuestras aulas está el futuro de la Revolución. Ahora más que nunca, en este contexto difícil a que nos ha conducido la voracidad del imperialismo y la crisis económica mundial, vamos a continuar cumpliendo la honrosa misión histórica que nos ha asignado la Patria. Ahora más que nunca vamos a demostrar que si se puede.

Muchas gracias.

Trabajos relacionados:

El Che y la Refundación de la Universidad Central de Las Villas Por Pedro Hernández Soto

La Universidad Central de Las Villas puede sentirse feliz Por Pedro Hernández Soto

Universidad Central: becarios del año 1961 Por Pedro Hernández Soto

Universidad Central. Grupo de artillería, 50 años Por Pedro Hernández Soto

Mi Escalinata de la Universidad de la Habana Por Pedro Hernández Soto

 

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

5 Respuestas a “El acto por el aniversario 61 de la Universidad Central de Las Villas

  1. juan vilacoba

    24/12/2013 at 4:20 AM

    Pedro Hernandez, muy bueno tu reportaje ,tu eres major escritor,periodista,etc que ingeniero quimico?. Discrepo contigo en un percentage muy alto en muchas cuestiones politicas ,filosoficas y de historia actual del mundo .Me gustaria sentarme contigo a converser de una manera inteligente y afectuosa….Yo te aprecio como una persona de bien y con las mejores intenciones. Yo no tengo malas intenciones para nadie que quiera lo major para mi patria.
    Saludos afectuosos… Sito Vilacoba

     
    • hdezsoto

      24/12/2013 at 8:18 PM

      Pues conversaremos en la primera ocasión que nos encontremos. Pongo una sola condición: Darnos un abrazo rompecostillas en cuanto nos veamos.
      Pedro

       
  2. Juan Sebastián Morgado

    02/09/2014 at 2:29 AM

    Soy un investigador de la vida de don Samuel Feijoo, y necesitaría el siguiente material:

    Feijoo, Samuel. “Para un epistolario cubano de don Ezequiel Martínez Estrada.” Islas, vol. 7, no. 2
    (Santa Clara, Universidad Central de Las Villas, jul.-sept. 1965), págs. 69-83.

    En caso de que usted puede proveer este material –mediante scans, por ejemplo–, puedo enviar un pago por el servicio.

    Muchas gracias

    Lic. Juan Sebastián Morgado

     
    • hdezsoto

      02/09/2014 at 8:41 PM

      Lo siento amigo Morgado, no dispongo de tal documento. Le sugieron comunicarse con Luis Machado Ordetx en el periódico Vanguardia, Villa Clara, en la dirección de correo luismo@enet.cu. Quizás el pueda ayudarlo.
      Saludos,
      Pedro Hernández Soto

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: