RSS

Salud. El seguimiento de una grave dolencia

15 Nov

Por Pedro Hernández Soto

Gráfico población cubana. Censo 2012

El Censo de Población y Viviendas de 2012 corroboró el crecimiento numérico y porcentual de las personas de la tercera edad

Los médicos dedicados a la atención de los enfermos de cáncer, persiguen todo indicio posible –aunque remoto- de una metástasis. Así procede el mío, el doctor Antonio Bouzó, a quien me he referido en varias ocasiones en estas páginas.

Claro, esa imperiosa minuciosidad conlleva mayor cantidad de estudios, chequeos, análisis, exploraciones, con las molestias lógicas para el paciente por emplear tiempo en visitas a hospitales y soportar algunos métodos invasivos. Y existen quienes no ven la otra cara de la moneda: más trabajo para el personal de salud y mayores gastos en estos servicios.

La actitud personal cooperativa del enfermo la entiendo como parte de la lucha por la vida y, además, como símbolo de respeto hacia quienes se preocupan por uno. Algunos descalifican mis apreciaciones estimándolas muy positivas y parcializadas ante unas prestaciones médicas con visibles lunares, por los cuales también he sufrido en un tránsito de casi  diez años de tratamiento contra el padecimiento citado y soportar la extirpación de un riñón, aunque solo son eso: lunares.

Lo cierto es que, en sumatoria, he sido afortunado o quizás como decía mi difunta hermana yo tengo mi aché y no necesito hacerme nada en lo espiritual tan solo tener el debido respeto a creyentes y religiones, incluidas por supuesto las deidades del panteón yoruba.

Pues bien todo comenzó en abril o junio pasados, con algunas molestias esporádicas al tragar alimentos. Y se inició el periplo. De inmediato, quien me atiende hace un decenio, me remitió a la consulta de Cabeza y cuello; allí me atendió el doctor Iván Cuevas que en concienzudos estudios no encontró alteraciones. Inconforme Bouzó, me envió a la especialidad de Vías digestivas donde aún me examina el doctor Leonard. Allí, de esófago y estómago, me han realizado Panendoscopía normal, Rayos X de esófago, Esofagografía con contraste de bario, Fluoroscopía continuada y por último –hasta ahora- una Manometría esofágica.

Los tres primeros estudios me los realizaron en el propio hospital Oncológico, el cuarto en el Hermanos Ameijeiras en Centro Habana y el último en el Centro Nacional de Mínimo Acceso en La Víbora (CNMA). En esos dos últimos me atendieron el doctor Rodríguez Allende, y la doctora Vivianne Anido y la técnica Zunilda Díaz.  Todo lo encontrado se corresponde con la edad que tengo (casi 75 años) y no parece estar relacionado con el carcinoma citado.

Claro la última palabra, la profesional, la precisa, la tendrá el doctor Leonard, disconforme hasta lograr la verdad ¡Laudable inconformidad! Espero que en la consulta de la próxima semana hayan concluido los estudios prediagnóstico y en definitiva, cuando él lo estime, definirá diagnóstico y dictará tratamiento, y me devolverá al doctor Bouzó. Juro que me mantendré disciplinado y activo.

En los hospitales donde me atendieron llamó mi atención la gran cantidad de público presente. Igual sucede en mis policlínico (el 19 de abril) y consultorio del Medico de la Familia.

Muchos achacan la presión asistencial sobre estas instalaciones al crecimiento total y porcentual de la población en la tercera edad. Puede ser aunque pienso que también es consecuencia de cierto desorden en cuanto a presencia de los mismos pacientes, en diferentes instalaciones, para confirmar sus padecimientos y diagnósticos; como en total ¡no cuesta nada!

Y en cuanto a “los lunares”, estimo que dos aspectos diferentes en Cuba son los servicios asistenciales y la burocracia médica. No podemos confundirnos.

Trabajos relacionados:

Las enfermedades infecciosas y los pacientes de cáncerPor Pedro Hernández Soto

Derechos de Cuba. Crónica de un Renacimiento  Por Gisela Herrera

Fe de vida Por Alberto Rodríguez Arufe

Los Cinco. Comentario de Maruchi Guerrero. Derechos de Cuba. Poema de Tony Guerrero a Roberto González Sehwerert

Derechos de Cuba. Mis tres nuevas amigas Por Pedro Hernández Soto

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 15/11/2013 en Cuba, Revolución, Salud, Sociedad

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: