RSS

Y las secciones sindicales de base ¿qué?

16 Oct

Por Pedro Hernández Soto

trabajadores_cuba-1El domingo un muy reducido grupo de amigos nos reunimos para planear el cumpleaños conjunto de tres de ellos y en esos encuentros siempre hablamos de lo humano y lo divino. Deliberamos y acordamos una divertida actividad para un colectivo mucho mayor, compuesto por cerca de 50 compañeros que tuvimos la oportunidad de participar, a partir de 1961, en el gran cambio de social, político, docente, cultural y deportivo de nuestra querida Universidad Central de Las Villas.

Por supuesto existe un alto nivel de confianza mutua. Y cuando alguno de los presentes trajo a colación, en son de broma, el más reciente post de Café Mezclado, La actualización del movimiento sindical cubano  , se alborotó el panal: afloraron opiniones con diferentes puntos de vista y aportes.  Esto me ratificó la importancia de los procesos de discusión y aprobación del Código de Trabajo y la realización del XX Congreso de la CTC.

Con anterioridad otro fraterno me comentó “…el Código del Trabajo está pasando una prueba de fuego”. Discrepo, creo que estamos pasando la prueba de fuego el parlamento obrero que lo discutió -o mejor dicho, está terminando de discutirlo-; los integrantes de las comisiones que estudian, califican y contabilizan las opiniones, tanto en municipios como en provincias y en la nación; quienes redactarán el proyecto que se presentará a los diputados de la Asamblea Nacional; y estos últimos que aprobarán la Ley.

Cada uno de los integrantes de esta democrática cadena de debate y aprobación somos totalmente responsables por la calidad de nuestra participación personal. De todos nosotros depende lograr una legislación muy importante para el desarrollo económico, social y político –inmediato y futuro- de la Patria, inmersa en un fuerte y profundo proceso de actualización. Tenemos que llegar a un conjunto de artículos que nos lleven a la modernidad, abordando con criterios revolucionarios la realidad y nuestros objetivos.

Este es el primer requisito imprescindible, bien pensado y redactado, revolucionario, que llegue hasta donde deba llegar pues se convertirá en acciones concretas cuando a todo lo largo y ancho de Cuba enmarque, en cada centro laboral, el Convenio Colectivo de Trabajo correspondiente, que debe ser acatado por la administración y cada uno de sus laborantes, para disponer de un basamento legal que rija el respeto mutuo de deberes y derechos. De no ser así, si no lo logramos ambos documentos, hemos perdido el tiempo y el trabajo, y los problemas pueden comenzar a aparecer muy temprano.

Otros obstáculos pueden aparecer en el camino para que cualquier tipo de unidad de la producción o los servicios no tenga un documento rector de las relaciones laborales propias bien ajustado a sus responsabilidades y realidades. Puede existir una dirección sindical de base tramitada por la dirección; o tanto dirigentes sindicales como jefes administrativos más papistas que el Papa, incapaces de negociar aspectos discrepantes o de contradicciones no antagónicas. Y de hecho ambas situaciones se presentan con mayor o menor frecuencia, a todo lo largo de la geografía de este largo y estrecho caimán en el cual vivimos.

Debemos recordar que la masa tiene la palabra final y puede no consentir con los acuerdos logrados administración-dirección sindical, e incluso si estima que sus directivos no defienden sus derechos y lo decide, puede removerlos de sus cargos.

En el segundo deben intervenir las instancias superiores de ambas instituciones, para llegar a un acuerdo conveniente a ambas partes, preparar un nuevo documento y presentarlo de nuevo a la membresía, y explicarlo hasta convencerla de su justeza. Mientras un Convenio Colectivo de Trabajo no se apruebe por la mayoría hay que seguir discutiendo y negociando.

Como usted puede apreciar este propósito comenzó en la reunión convocada y dirigida por la sección sindical de base donde se discutió y opinó sobre el Anteproyecto de Código de Trabajo y se cierra con la aprobación, en esa misma instancia, del nuevo Convenio Colectivo de Trabajo del centro laboral. Es clara la importancia de la masa obrera en la preparación de los instrumentos legales que la gobernará. He aquí la respuesta al título de este trabajo: Y las secciones sindicales de base ¿qué?

El XX Congreso de la CTC, ya en marcha, revisará otros objetivos, contenidos, potestades, mecanismos, conductas y fines, entre demás aspectos importantes de la vida laboral, y es indiscutible actualizará más el quehacer de movimiento sindical cubano y de hecho lo plantará más profundo en el proceso que vive el pueblo cubano.

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: