RSS

La actual lucha contra el cáncer

04 Jul

Por Pedro Hernández Soto

Nuevo edificio  para Imagenología y otros servicios

Recién inaugurado edifico donde se prestan los servicios de Imagenología y otros

No voy a contar una historia rosa aunque, me alegra decirlo, no será de desgracias.

En este título trabajé mucho y creo lo logré, inicialmente tenía otro, demasiado fuerte era El cáncer, mi médico y yo, justo, verdadero, pues lo que nos separa a los entes que lo comienzan y terminan es, en la vida real, mi barrera protectora.

Ya me he referido a este profesional, el doctor Antonio Bouzó, con anterioridad. Forma parte del departamento de Urología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) u Hospital Oncológico, o sencillamente Oncológico, un bien dotado complejo médico fruto de la Revolución.

Casi acabo de salir de mi más reciente consulta, tras terminar de recibir diez sesiones de sueros oncológicos en la Sala de Quimioterapia Ambulatoria, bajo los cuidados de la doctora Yohana Flores.

Afirman muchos que el estado de ánimo positivo, el optimismo de un enfermo, tiene mucho que ver con su recuperación. En mi caso este componente no ha faltado ni creo faltará a pesar de las lógicas preocupaciones que por momentos me asaltan.

Los buenos resultados en cada uno de los indicadores que miden el control del padecimiento me hacen sentir mejor, más tranquilo y con mayor fe en la ciencia cubana: El PSA (Antígeno Prostático Específico) está en 0,6, bien por debajo del limite superior, mientras la Gammagrafía ósea no arrojó problemas.

Me estimo entre quienes reciben tratamiento para hacer de mi padecimiento una enfermedad crónica, no mortal, y en esa pelea estoy, al amparo de la ciencia cubana.

Permítame aclararle que hay dos grupos más, el de quienes desarrollan las prevenciones y el de aquellos que disfrutan la mejor calidad de vida posible en tiempos de un ya indetenible mal. Recuerden que el cáncer, en nuestro país, pasó a ser la primera causa de muerte desde el pasado año.

Para todos nosotros se ha ensayado y trabajado mucho, logrando efectivas vacunas, y medicamentos, todos productos nacionales, logrados por nuestros centros de investigación.

En el plano de la Prevención están la vacuna contra la hepatitis B, y los reactivos y equipos para las pruebas citológicas, del cuello del útero, sangre oculta en heces fecales, PSA y el mamógrafo digital; en cuanto a tratamientos a la enfermedad, productos antitumorales varios y de sostén CSF/EPO (factor de estimulación de colonias de granulocitos / Eritropoyetina humanarecombinante, medicamento utilizado para combatir la anemia) ; y en la enfermedad crónica, anticuerpos monoclonales, vacunas terapéuticas e el Interferón (Proteína producida naturalmente por el sistema inmunitario de la mayoría de los animales como respuesta a agentes externos, tales como virus y células cancerígenas).

Esto está articulado en programas integrales de atención que van desde cuidados especializados y medicamentos, hasta ayuda  psicológica a la familia, pasando por refuerzos a la alimentación.

En el plano asistencial se terminaron las inversiones comenzadas en 2004 (casi justo cuando yo empezaba a recibir allí mi tratamiento) que tuvo un presupuesto inicial de unos 47 millones de pesos. Con este dinero se remodelaron casi 30 mil metros cuadrados y la instalación creció en cerca de 30 mil.

Ya las camas de hospitalización están en habitaciones con baños independientes, para uno o dos pacientes con sus acompañantes. Además, con un costo aproximado 437 mil euros, se reparó la unidad quirúrgica, aumentó la capacidad técnica para los médicos y garantiza ahora un adecuado tratamiento a los pacientes. En estos momentos se invierten unos  4,0 MM de euros en un equipo, que permitirá diagnósticos más precisos de lesiones muy pequeñas.

Claro el proyecto es muy ambicioso pues el INOR forma parte de un complejo hospitalario mucho mayor, ya que se encamina a trabajar muy vinculado a su vecino Instituto de Neurología -también con recién concluidas inversiones millonarias- para abordar todo lo que son los tumores craneoencefálicos, y al colindante Hospital Ortopédico Fructuoso  Rodríguez, con vistas al tratamiento de los tumores ubicados en partes blandas y óseas, y laborará de conjunto con el también cercano Hospital Manuel Fajardo.

El alcanzar este estado se ha hecho a través de un largo y difícil camino, de país subdesarrollado y bloqueado, abandonado por la mayor parte de sus galenos al principio de la Revolución. Si alguien puede representar los méritos logrados será siempre, sin lugar a dudas, el doctor Zoilo Marinello.

Este insigne oncólogo e investigador, logró en 1950 una plaza de cancerólogo en Instituto del Radium Juan Bruno Zayas, del ya desaparecido Hospital Nuestra Señora de las Mercedes. En 1960 integró la Comisión Interventora de esa institución, asumió la jefatura del Instituto del Radium “Juan Bruno Zayas” e formó parte de la Comisión Técnica de Reestructuración del Sistema Hospitalario de la Universidad de La Habana.

En 1961, fue nombrado director del Hospital del Cáncer Curie y comenzó su labor de unificación de las cuatro unidades oncológicas de La Habana: el Hospital del Cáncer, el Dispensario de la Liga contra el Cáncer, el Hospital Domínguez Roldán y el Instituto del Radium, bajo el nombre único de Hospital Oncológico de La Habana, lo que lleva a su culminación en 1966 al lograr convertirlo en Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, cuya dirección mantendrá, hasta el momento mismo de su fallecimiento.

Hasta ese momento las instalaciones y demás recursos para la lucha contra el cáncer provenían, de modo  principal, de aportes privados. Importante papel desempeñaba la Liga contra el Cáncer, fundada -según la resolución adoptada el 11 de marzo de 1925 en el VI Congreso Médico Nacional- por el eminente doctor Emilio Martínez y Martínez, padre de la Oncología cubana, patronato que cada año realizaba colectas públicas para recaudar fondos.

Recaudacioines y destinos de la Liga contra el Cáncer, Cuba, recaudacoines y destinos

Cuba. Información en la revista Bohemia, año 1958, sobre la Liga contra el Cáncer, recaudaciones y destinos

La Liga contra el Cáncer se reprodujo en Miami, Florida a partir de 1975, por un grupo de miembros voluntarios. Este sistema es válido en las sociedades donde el sistema público de salud es insuficiente. La califico de útil pues sirve a pacientes sin medios para cubrir los costos de su tratamiento o pacientes con seguro ó Medicare y acusan haber atendido (incluidos seguimientos) a cerca de 60 mil personas de 50 países.

Recuerdo en mi pubertad y juventud ver personas recorriendo las calles de Cienfuegos, con grandes alcancías identificadas como Liga contra el Cáncer, requiriendo los aportes y poniendo en el pecho de los donantes un pequeño impreso de papel como constancia de la colaboración.

En una pared de mi cuarto cuelga un cuadro donde reúno fotos de familiares queridos ya desaparecidos. Una de estudio nos recoge a mis hermanos Pitito y Pepe, y a mí. Ella, por la inexperiencia o la precipitación, exhibe en su pecho, sostenido por un alfiler, un pequeño trozo de papel, identificador de la cooperación monetaria con la colecta de turno. Al parecer aquel día se ejecutaba una de las citadas recaudaciones.

La realidad es que en Cuba, a partir de 1959 todo cambió. El Estado Revolucionario tomó en sus manos los servicios médicos para el país, en consecuencia con lo planteado por Fidel en el Programa del Moncada Hoy soy beneficiario por excelencia de un servicio brindado por especialistas, en un recinto más mejorado tras una ampliación reparación capital, aunque, lo cierto es, no exento de algunas chapucerías.

Trabajos relacionados:

 Las enfermedades infecciosas y los pacientes de cáncer. Por Pedro Hernández Soto

Derechos de Cuba. Crónica de un Renacimiento

Fe de vida

Los Cinco . Comentario de Maruchi Guerrero. Poema de Tony Guerrero a Roberto González Sehwerert

Derechos de Cuba. Mis tres nuevas amigas

Derechos de Cuba. Mi segundo suero en el Oncológico

 
 

Etiquetas: , , , , , ,

3 Respuestas a “La actual lucha contra el cáncer

  1. Eduardo Cruz

    04/07/2013 at 5:46 PM

    Es muy bueno brindar esas informaciones para nuestro pueblo y aun hay más. Recuerdo que hace unos años, un familiar cercano requirió de quimioterapia y cada suero que le ponían en el Hospital de Cienfuegos, gratuitamente, costaba en el extranjero casi 4 mil dólares!!! Eso lo tuve que preguntar, porque ni se le informaba a los pacientes, era lo más natural del mundo que le aplicaran ese tratamiento gratis. Razones para luchar por nuestra causa.

     
  2. Lowell H. Austin

    11/07/2013 at 10:47 PM

    En 1967 el Hospital Oncológico de La Habana se convierte en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) que desde esta fecha es el centro rector de la docencia, la asistencia y las investigaciones oncológicas del país; la oncología se acepta como una especialidad del mismo rango que la cirugía o la medicina interna. Con la formación de nuevos especialistas la red de atención se fue ampliando hasta cubrir en la actualidad a todas las provincias. Se ha calculado que sólo el 10 % de los pacientes con cáncer no son atendidos por un oncólogo, sino por otros especialistas como internistas o hematólogos (el empleo de drogas citotóxicas no es de nuestro uso exclusivo, como si lo son los tratamientos con radiaciones ionizantes). En los hospitales donde existen servicios o departamentos de oncología, el paciente es valorado en los llamados Comités de Tumores, que son grupos multidsiciplinarios (internistas, radiólogos, patólogos, hematólogos, cirujanos, etc.), presididos por un oncólogo clínico y que tienen la responsabilidad de establecer el diagnóstico y el estadiamiento y definir el tratamiento óptimo. La quimioterapia la asume el oncólogo clínico, no sólo de los pacientes con lesiones puramente clínicas) como los linfomas, sino también de los tratamientos adyuvantes a la cirugía, que fueron acordados inicialmente.

     
  3. Trevor Hawkins

    16/07/2013 at 3:24 AM

    Se realizó un estudio retrospectivo, descriptivo, lineal, de las pacientes con diagnóstico histopatológico de cáncer de ovario que recibieron tratamiento oncoespecífico en el INOR, en el quinquenio comprendido entre el 2001 y el 2005. De las 192 mujeres con diagnóstico de tumores de ovario, se excluyeron aquellas con tumores benignos (101), con tumores no extirpables y las que no recibieron tratamiento oncoespecífico o lo recibieron o fueron seguidas en otros hospitales (49).

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: