RSS

Estampa criolla en el Día de los Padres

17 Jun

Por Pedro Hernández Soto

Celebración por el Día de los Padres

Parqueo municipal de San Pedro y Marino, Plaza de la Revolución. Trabajadores y familiares celebran el Día de los Padres, viernes 14 de junio de 2013. Foto: Alexis Macola

En Cuba se celebra la efeméride alrededor del tercer domingo de junio. Como siempre fue fecha no laborable, en los centros de trabajo, servicios, estudiantiles y unidades militares, se efectuó previo a la fecha, en el último encuentro semanal de sus miembros. Participan todos, hombres (padres, abuelos y aquellos que aún no lo son) y las mujeres. Ellas se divierten haciéndola pasar bien a sus camaradas de cada jornada.

En Bohemia el homenaje por el Día de los Padres fue radiante, como cada año. Sonrientes caras femeninas, de todas las profesiones y oficios, razas y edades, creyentes y ateas, nos felicitaron desde temprano en el lobby, pasillos y oficinas. Los fraternos chistes aderezaron la jornada, le dieron ese sabroso sabor de compañerismo mujeril.

A la hora del almuerzo nos dieron prioridad en el comedor y además sirvieron dirigentes sindicales, juveniles y administrativas, en unas mesas muy llamativas por la excelente decoración característica de la creación de ellas.

A buena altura estuvo la cocina colectiva que nos abastece: suministró arroz amarillo, papas fritas, ensalada de tomates y pepinos, fricasé de carne de puerco y mermelada de guayaba, todo con inmejorable factura. Para no desentonar, algunos susurraron que faltaba una cerveza; lo cierto es que no la extrañé.

Pero lo que más me impresionó fue la escena que vi en camino a mi casa, sobre las 3:00 de la tarde, en un parqueo municipal de autos y motos, radicado en San Pedro y Marino, Plaza de la Revolución. Al ir y venir al trabajo intercambio saludos con sus integrantes y, cuando dispongo de un poco de tiempo, me detengo y discuto con ellos sobre la pasión nacional, el beisbol, o algún otro asunto de actualidad.

El pequeñísimo colectivo que allí labora también recordaba en modesta pero íntima actividad. Por eso ilustro este post con una imagen captada allí. Me acerqué para terminar de concertar un trabajo con un amigo, a todas luces invitado, que con ellos participaba.

Claro, en cuanto me vieron partió uno de esos nuevos conocidos a invitarme a almorzar, brindándome con impresionante sinceridad su menú que constaba de un apetitoso arroz frito, ensalada de estación y mi gran debilidad, papas salcochadas.

Aprecié entonces que apretado bajo un frondoso árbol, tomando el escaso fresco, un alegre grupo -a todas luces de trabajadores del centro y familiares allegados- disfrutaba el momento sentado alrededor de una mesa. Platos vacíos, un pudín por inaugurar, botellas de ron blanco nacional y refrescos, repletaban el tablero superior. Fue la camaradería, el jubiloso intercambio, la cubana identificación entre los presentes lo que me impactó con tremenda fuerza.

Mis reiteradas explicaciones sobre la llenura estomacal tras el condumio ingerido en la revista no me libraron de las reiteradas invitaciones a comer. Pude escapar tras aceptar una muestra de la oferta, servida en un modesto, bien fregado y por tanto muy higiénico, recuperado recipiente de cartón parafinado, de esos que se usan como envases de helados de fábrica,. para la probarla en mi casa.

Con mi alimenticia carga en manos, partí con gran sentimiento de alegría, por los cariños mostrados por mis compañeras de trabajo y también los recibidos de estos relativos nuevos amigos,  que con total desprendimiento comparten lo suyo con este hombre que tan solo los saluda con afecto y respeto cuando con ellos se encuentra.

Y ahora pienso que lo grande es hoy domingo cuando todo el país conmemora el momento.

Algunos, muchos, recordarán a aquellos que ya no están, unos lo harán en su mente -en cualquier lugar que estén-, los que puedan irán ante la losa que guarda los restos amados. Será muestra de culto, de respeto, a quienes nos criaron, nos educaron, nos inculcaron valores que aún apreciamos, respetamos y cumplimos.

También nos reuniremos en familia, a pasar un rato feliz abuelos, padres, hijos, hermanos, nietos, sobrinos, amigos, todos en entrañable haz. No faltará entonces algo que beber, picar y una “almuercito” o “comidita” –en la medida de las posibilidades-, amenizados con música de gustos para las generaciones presentes (aunque pienso que en esto dominarán los más jóvenes) y hasta baile. Quién llegue será bienvenido y participará del momento. Y el lunes intercambiaremos las historias personales con los vecinos y en el respectivo colectivo laboral, estudiantil o militar.

Será otra fecha para recordar. ¡Felicidades homenajeados y homenajeadores! ¡Todos nos las merecemos! ¡Que pueblo el cubano, señores!

 
6 comentarios

Publicado por en 17/06/2013 en Amistad, Cuba, Familia, Revolución, Solidaridad

 

Etiquetas: , ,

6 Respuestas a “Estampa criolla en el Día de los Padres

  1. Alex

    17/06/2013 at 6:32 PM

    Conozco a muchos que no tenian que comer ayer. Otros que lloraban pq tienen a su padre o a su hijo lejos, tuvo que emigrar pq no encontró otra alternativa, se le acabaron las esperanzas. No todos los padres festejaron, Cuba no es un paraiso mi amigo…

     
    • hdezsoto

      18/06/2013 at 1:48 PM

      Es lástima Alex, si ayudaste a quienes no tenían que comer te sentirás algo más aliviado. Lo de la falta de alternativas para permanecer en el país donde nació y además guarda los sagrados restos de sus antecesores, tendrías que convencerme caso por caso. Cuba no es un paraíso ¿lo encontraron todos aquellos que se fueron de ella? Gracias por la opinión.
      Saludos,
      Pedro

       
  2. Víctor Manuel

    17/06/2013 at 11:10 PM

    Así es, querido Pedro, somo un pueblo de padre y muy señor mío; espero que lo hayas pasado tan bien como te lo mereces, como padrazo patriarca, rodeado y amado por toda tu tribu.

     
  3. Sergio Ivan Troncoso Cisternas

    17/06/2013 at 11:31 PM

    me parece una forma hermosa de celebrar este día del padre en camaradería, con los compañeros de trabajo y la familia. En el caso de Chile es un día impuesto por la tradición americana ,donde el marketing es el que impone por los medios de comunicación al Consumismo desenfrenado, lo que hace que los chilenos nos endeudemos más y más , lo que hace restarse al compromiso social-sindical y político.

     
  4. juan vilacoba

    09/07/2013 at 3:46 AM

    muchos saludos a PEDRO HERNANDEZ SOTO DE juan vilacoba su companero de la Universidad, si te es possible pasale un saludo a mis amigos NELSON MONTIEL BENITEZ Y ANTONIO VIDAL, GRACIAS

     
    • hdezsoto

      09/07/2013 at 10:42 AM

      De inmediato Vilacoba. Un abrazo,
      Pedro

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: