RSS

El apoyo al delegado de circunscripción es de todos

09 May

Por Pedro Hernández Soto

Electora vota. Dos pioneras custodian la urna

Electora ejerce el sufragio en un colegio electoral mientras dos pioneras custodian la urna

Aún están frescas en mi memoria las experiencias vividas como delegado de la circunscripción 71 del Consejo Popular Plaza del Poder Popular en la ciudad de La Habana, durante el periodo 1999-2012.

Por eso me llamó la atención la información dada en el NTV del domingo 4 de mayo, en la emisión del mediodía. Esta refirió el encuentro de Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político y electo Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en  la sesión inaugural de la Octava Legislatura del Parlamento cubano, efectuada el 24 de febrero pasado, en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

Nuestros máximos dirigentes  y de otros niveles se han referido a lo planteado en los documentos constitucionales rectores de la vida en Cuba. Pero no logramos, no alcanzamos esos objetivos.

Tuve la oportunidad de trabajar con Lazo, durante siete años, hombre muy humilde, sencillo y diáfano, negro surgido de las misma raíces de nuestro pueblo, en su juventud conocedor de la pobreza, del rigor de los cortes de caña, los terrenos de pelota “de manigua” y las criollas rumbas de cajón.

Coincidimos cuando fue primer secretario del Partido en la capital y yo me desempeñaba como  director de CHTV, un pequeño medio regional que solo transmitía una hora al día pero logró ganarse el respeto y la credibilidad de la mayor parte del auditorio que alcanzaban nuestras transmisiones. Tenía un apellido: El Canal de la Capital, pensando más en el compromiso mediático y en el futuro que seguro vendría. Ahora existe uno superior, Canal Habana.

Lazo nos dio todas las posibilidades para trabajar pues depositó su confianza en nosotros, nos respaldó a plenitud: Participación regular mía e invitaciones a otros compañeros en reuniones del Buró Provincial, de la Comisión Ideológica Provincial y en cuanto evento importante se celebró en el territorio; sostén para hacer trabajos complicados; búsqueda de recursos de los cuales no disponíamos; defensa ante acusaciones injustas; presencia frecuente en nuestras instalaciones para aconsejarnos de modo personal a directivos y personal periodístico; y por supuesto, fuertes críticas cuando nos las ganamos, etc.

La noticia que llamó mi atención se refirió a un intercambio suyo con delegados y dirigentes del Poder Popular en Vueltas, Villa Clara , sobre los cambios que han de producirse en muchas cosas referidas a la gestión de estos dirigentes, los más cercanos a la base, en nuestro sistema de Gobierno. Después conocí de otros similares en Pinar del Río y Cienfuegos. El esfuerzo es grande, los objetivos lo requieren para la consolidación y el avance de nuestra Revolución.

Como usted comprenderá sigo estos temas con mucho interés. Fui convocado y participé como la inmensa mayoría de nuestros compatriotas en las discusiones y aportes a los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución y, como militante partidista, en el debate acerca de los materiales preparatorios y acuerdos relativos los Objetivos de trabajo aprobados por la Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba.

Voté en los respectivos sufragios para elegir mi delegado o delegada de circunscripción y mis diputados del municipio a la Asamblea Nacional.

¿Y por qué titulo este trabajo, terminando con las palabras de todos?

Sencillamente porque Lazo es persistente, tenaz pero eso no basta, necesita y merece nuestra ayuda en cuanto a cumplir la parte que nos toca, respetar al delegado y aportar a su gestión. Cada quien tiene su parte que cumplir.

Esto no es todo ni mucho menos, los grandes cambios previstos para el país usted sabe que ya están presentes en Mayabeque y Artemisa,  protagonistas de una experiencia única y renovadora para hacer más eficiente el desempeño de los gobiernos y las administraciones locales en el país.

En estas transformaciones organizacionales para reafirmar la importancia decisiva de la participación popular se labora desde enero de 2011. Desde inicios de 2012 se comenzó a trabajar en todo aquello que tuviera que ver con una delimitación de funciones entre Asamblea y Administración.

Se estudió y hallaron estructuras de dirección más racionales, simples y viables; formas de delimitación de desempeños estatales y empresariales; relaciones adecuadas entre procesos de dirección, gestión y control; y prorrateo adecuado de quehaceres para lograr el desempeño eficaz y eficiente de cuadros y directivos.

Se trabajó en la elaboración de normas jurídicas, reglamentos orgánicos de las administraciones locales, manuales de procedimiento, que sirvieran de base para el desarrollo de los cursos; y seminarios de preparación de los cuadros y dirigentes implicados.

Por este camino superaremos la etapa en que las asambleas ocupaban mucho tiempo en actividades administrativas que había garantizar y por tanto mucho menos en fiscalizar y controlar; y han quedado las  administraciones como órganos subordinadas a las primeras, rindiéndoles cuenta de su funcionamiento y sujetas a los cambios que se consideren convenientes.

¿Y cuál es el objetivo primario de todo este movimiento en los organismos del Poder Popular de un extremo a otro de la nación? Pues sencillamente hacer realidad  un mayor acercamiento a la base y con ello la elevación del sentido de pertenencia, participación y aporte de todos y cada uno de los ciudadanos.

Porque es criticable tanto el desoír por los niveles superiores los planteamientos y peticiones de la población -trasladados por la máxima jerarquía de gobierno en la circunscripción, repito-, como el no respetar los compromisos establecidos; o el violar la disciplina social por cualquier ciudadano.

Por ejemplo, en conversación personal con mi delegada, interrogándole acerca de la reparación del edificio de Estancia 648 A entre San Pedro y  Lombillo, Circunscripción 76, pendiente desde el 2000, supe que ni siquiera esta contemplada para el presente ¡13 años después!

Lo cierto es que mientras vecinos,  funcionarios, directores municipales o provinciales y ministros no reconozcan la autoridad de los delegados de circunscripción, no avanzaremos hacia la consecución de nuestros altos fines, no haremos realidad el fundamento de: El poder del pueblo ese sí es el poder.

Trabajos relacionados:

El Sistema Electoral Cubano 

Nominación de Candidatos en Cuba, un proceso único

El Delegado del barrio y los ingredientes de su receta

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 09/05/2013 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “El apoyo al delegado de circunscripción es de todos

  1. Maga

    09/05/2013 at 11:40 PM

    Creo que el párrafo final encierra la gran verdad de lo que permitirá que el trabajo del delegado y del Poder Popular llegue a concretarse. Sin ese respaldo no se podrá avanzar en este camino, largo y difícil que emprendimos y del que muchos, a pesar de todo, estamos convencidos de sus ventajas . Hacerlo posible es el deber de los que ocupan responsabilidades y tareas en el frente más cercano a la población .Por ello no es posible desconocerlo. Te propongo continuar con el tema. Hay tela por donde cortar…

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: