RSS

China, Estados Unidos y el comercio exterior

01 Abr

Por Alberto Rodríguez Arufe (Arufe)

Billetes yen y dolar

Mientras el Yen se fortalece cada día más ante otras monedas, el dólar continúa debilitándose

Hay poco se conoció la noticia que China había superado a Estados Unidos en el volumen total del comercio exterior del 2012.  Según los datos el monto de la exportación e importación del vecino del Norte alcanzó los 3,82 billones de dólares mientras que la del gigante asiático llegó a 3,87 billones con lo cual sigue su indetenible paso de escalar posiciones en la economía mundial y va dando la razón a quienes vaticinaron que emergería como la superpotencia del siglo XXI.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención de esta información es que en el balance entre lo importado y lo exportado, la milenaria nación logró un superávit de 231,100 millones de dólares mientras que Estados Unidos experimentó un déficit de 727,900 millones con lo cual la economía del imperio norteamericano sigue batiendo sus records negativos en materia de desbalances.

Esto último es algo característico de un modelo de consumo desenfrenado, que ha podido sobrevivir hasta ahora de los beneficios del sistema de explotación de las riquezas del resto del mundo, sustentado en el orden económico internacional impuesto y que, aún prevalece, donde el dólar ha sido una herramienta fundamental como moneda dominante en el comercio mundial.

Por su parte el país emergente, dentro de su ordenada y exitosa apertura económica

-que no ha estado carente de riesgos y algunos efectos no deseados-, en ningún momento ha subestimado ni abandonado su responsabilidad como Estado en la regulación de elementos macroeconómicos claves en la construcción de su nuevo modelo de desarrollo socialista -con características propias- que, una vez desatadas las fuerzas productivas, tratan de mantener un equilibrio razonable entre el crecimiento económico y el bienestar social.

En contraste con los cada vez más frecuentes tropiezos y crisis de las principales economías capitalistas, el plurinacional país no ha cesado de incrementar su comercio exterior y sus reservas en divisas. Por demás, su moneda es cada vez más sólida y sus pueblos, en los últimos años, disfrutan en su amplia mayoría de una elevación sostenida de sus niveles de vida y consumo, sin abandonar sus arraigadas tradiciones de ahorrar.

No es casual que en la política de las grandes corporaciones del mundo capitalista globalizador y sus medios de comunicación se trate por todas las vías de inculcar nuevos hábitos de consumo en los ciudadanos chinos, especialmente en aquellos que despuntan por poseer mayores recursos monetarios, en los que busca despertar el apetito por el lujo, aspecto donde hasta ahora la sociedad estadounidense ha tenido un indiscutido liderazgo muy difícil de alcanzar.

En estas circunstancias cabe preguntarse hasta cuando la superioridad política, militar y tecnológica de los Estados Unidos le permitirá al gobierno del imperio mantener un modelo de sociedad consumista donde Estado y ciudadanos gasten más de lo que tienen y vivan cada vez más de las riquezas que extraen al resto del mundo. No parece probable que entre déficits, abismos fiscales, deudas, recortes automáticos al presupuesto y otros desastres, a la economía norteamericana le espere un buen futuro y menos aún larga duración a su papel dominante en la economía mundial.

En cualquier caso parece inevitable -sin desconocer el papel relevante de otros actores internacionales-, que la primera mitad de este siglo estará marcada por la creciente rivalidad entre una China que renace y un imperio capitalista que retrocede.

Recordemos que enorme nación oriental acaba de asumir la más alta dirección del país una nueva generación a la que corresponderá en pocos años convertir a su nación en la primera economía mundial, contra unos Estados Unidos en franco declive en cuanto a su hegemonía mundial, en un escenario agobiado por las crisis generadas por el agotamiento del modelo capitalista neoliberal, pero donde, además, ambos mantienen importantes vínculos de interdependencia.

Sera también la rivalidad entre dos modelos: uno basado en las explotación, la hegemonía, el lujo y el derroche sin límites de las clases dominantes, donde parece sobrar buena parte de sus ciudadanos, y otro que va logrando con éxito dar techo, alimentar y vestir a cerca de la quinta parte de la población mundial y que proclama como objetivo alcanzar una sociedad donde se pueda vivir de manera moderadamente próspera.

En este escenario no es nada casual que la primera gira internacional del nuevo presidente Xi Jinping haya comenzado con una llamativa y exitosa visita para fortalecer los vínculos estratégicos con Rusia y concluyera, después de visitar otras naciones africanas, con su participación en la Cumbre de Jefes de Estado de los BRICS , donde se afianzaron los nexos entre las principales economías emergentes del planeta que esta vez tuvo como sede a Sudáfrica, con lo que quedaron bien visibles algunas de las principales prioridades de la política exterior china.

Por cierto contrastó la gira del líder chino con la reciente visita del presidente Obama al Medio Oriente ( ), rodeada de una atmósfera de guerra, muertes, terror y amenazas, unido a la ausencia de ideas e iniciativas encaminadas a avizorar la solución de los prolongados conflictos que desangran a esa región.

Bien vale la pena pensar en todo el significado que puede encerrar la frase del presidente Xi Jinping cuando habla del sueño chino y el gran renacimiento de la nación asiática frente al famoso y cada vez más perturbado sueño americano.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: