RSS

Carboneros

01 Oct

Carbonero cubano, Ciénaga de Zapata, 1954

Claribel era una mulata bajita, algo gruesa, de achinados ojos negros y franca sonrisa, un poco más joven que mi mamá; se llevaban muy bien. A mi me llamaba Negro, la única persona que lo hacía.

Era la madre de Facundo, un amigo de juegos de pelota a la mano, trompos, canicas, papalote y quimbumbia, cuando yo tenía unos siete u ocho años. Pendenciero el muchacho, con demasiada frecuencia nos “enroscábamos” en broncas callejeras; en la mano derecha “atesoro” una buena cicatriz, me lo recuerda para toda la vida. Mi compinche no iba a la escuela, por lo general tampoco usaba camisa.

Vivían al doblar de mi casa, en una accesoria interior, en única habitación, de madera. Se accedía tras subir desde la calle por una escalera de ladrillos y argamasa, pasar un oscuro pasillo por sobre unas lajas de piedra que sobresalían un poco del agua permanente que allí se aposentaba y entonces llegar a un patio interior que exhibía en su centro, cual trono, el excusado común para varias familias.

Su hogar tenía por mobiliario una cama de hierro bastante desvencijada que compartía con Mario Benítez, su marido, y una mesa de madera con dos sillas.  Los utensilios para comer la componían unos platos de hojalata y cucharas del mismo material. Los tres hijos varones dormían en catres bastantes deteriorados. La hembra la criaba una señora que vivía en una casita, al lado, pared con pared, pero puerta a la calle.

Carbonero, desde muy temprano comenzó a llevarse a los muchachos en su chalupa de remos hacia la otra costa de la bahía de Cienfuegos. Allí sobrevivían varios días a la intemperie, en el monte. Cocinaban y comían lo que pescaban, y permanecían el tiempo imprescindible para cortar los palos necesarios, armar dos o más hornos de carbón, cocinarlos, ensacar el producto y traerlo a remo, en bote atestado, en cuantos viajes fueran obligatorios.

En esa chalana Mario salvó al hoy comandante Julio Camacho Aguilera, tras el fracaso del alzamiento contra la tiranía, el 5 de septiembre de 1957, en Cienfuegos. Esa misma noche, a riesgo de su vida, lo rescató del agua, lo sacó de abajo de un muelle en la base naval de Cayo Loco (de la Marina de Guerra) y bogando sin hacer ruido ni ser visto, lo llevó hasta lugar seguro.

Al regreso de la fabricación del carbón, tocaba la venta diaria al menudeo, en un carretón de dos ruedas (halado por un caballo), puerta por puerta, a través de varias calles del pueblo; a veces los hijos le ayudaban. Las latas pequeñas (más o menos de tres litros) llegaron a costar tres centavos y las grandes (de cerca de cinco litros) cinco centavos. Era un hombre serio y servicial, a pesar de abusar de la bebida. Jugaba pelota amateur con el equipo municipal, se desempeñaba como receptor pero era muy bajito.

Si Claribel pasaba por mi casa llegaba, tenía confianza absoluta, entraba a saludar y golosear el buchito de café o “de borra”. Siempre preguntaba por El Negro. En cualquier lugar que me hallara, ella sonreía y gritaba: ¡Negrooo…!; cuando me acercaba, apretaba mis hombros y besaba mi frente.

Lo hizo por última vez ya una viejita, hombre yo, hace cincuenta años.

Ahora recordé a esta familia al leer un magnífico trabajo, de Lázaro de Jesús, en BOHEMIA, titulado Carbón Vegetal, Exportaciones en el horno, sobre las realidades actuales de los carboneros en Guantánamo, Granma, Ciego de Ávila y Camagüey; ganan buen dinero.

Anuncios
 
7 comentarios

Publicado por en 01/10/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , ,

7 Respuestas a “Carboneros

  1. maga

    01/10/2012 at 1:50 PM

    Hay muchos que no quieren que recordemos esa vida, historias como eesta. De vez en cuando, y de cuando en vez, es importante. Forman parte de nuestro ser y hacer. Gracias,

     
  2. Jorge Marti

    01/10/2012 at 2:00 PM

    Felizmente, cambió la vida de esos humildes trabajadores. Es importante recordar y tener presente el pasado para que nunca más vuelva a repetirse.

    un Abrazo y éxitos.

     
  3. Alex

    01/10/2012 at 3:20 PM

    Usted tiene correo? Para debatir, aunque creo que no le gustará leer algunas verdades porque le duele, le duele escuchar la verdad y tener que escribir otra cosa, me da lástima la situación de algunos que son ciegos o se hacen los ciegos como usted. Y le aclaro, yo no recibo un dollar de nadie ok? simplemente pienso como quiero y no soy tan absoluto y tirano como suelen ser los comunistas. Saludos………………..

     
    • hdezsoto

      04/10/2012 at 11:55 AM

      Señor Alex, escondido tras un seudónimo tan “criollo y cubano” como “newboy”, ja, ja, ja… Me acusa, más exacto, (nos) acusa de “absolutos y tiranos, etc, etc, etc,” a los comunistas, bueno, de otras cosas peores lo han hecho. De nuevo sin fundamentos. Resulta que yo (nosotros)- si pienso (pensamos)- como quiero (queremos). Veo muchas cosas, escribo de las que más me impresionan. Tengo y recibo impresiones muy vívidas, de eso escribo, ¿de qué usted escribe? Señor liberal, ¿de qué quiere obligar que escriba yo, el que usted llama “absoluto y tirano”? Para no ser “absoluto y tirano” ¿debo escribir de lo que usted quiere? ¿Mientras no escriba de lo que usted quiere seré “absoluto y tirano y etc, etc, etc,”? Y perdóneme la tardanza en responder, estuve enfermo y además tengo dificultades con la transmisión.
      Gracias por su atención-

       
  4. juan

    02/10/2012 at 1:05 PM

    Pedro.Pedro, para eso, Camacho entregaba su vida. La gratitud del futuro incierto lo salvo, lo salvo aquel por quien daba la vida, por el pueblo humilde y explotado , como si le hubiera dicho la propia historia, todavía es muy temprano para morir tienes que seguir. Hoy los carboneros pueden ganar dinero, que pena que a veces algunos se olvidan de quienes fueron…..verdad Pedro, gracias por recordárselo.

     
  5. Alex

    03/10/2012 at 9:50 PM

    y siguen sin atender mis comentarios bueno que mas se puede esperar de personas formadas por el comunismo que es pur su misma naturaleza dictatorial, totalitario y un constante perreo al lider. Usted se ha leido el libro Revelion en la granja de George Owel? nunca habia leido una novela de ficcion que describiera o recreara mejor lo que es el comunismo, cada dia que pasa me descepcionan mas y que lastima que mataron a Oswualdo Payá y no pudo seguir con su justa y coherente oposicion para ver si algun dia este pueblo se dignaba y empezaba a protagonizar su historia y dejaba de apoyar a los tiranos que por mas de 50 años han destruido cada milimetro de nuestra amada patria

     
    • hdezsoto

      04/10/2012 at 12:11 PM

      No se me acompleje “Alex Newboy”. Sus comentarios son atendidos, ¿comentarios u ofensas? Le sugiero lea bien sus palabras antes de calificarlas. Nos tilda de “dictatoriales, totalitarios y perros (ejecutantes del perreo)…” Por favor en español la palabra Rebelión se escribe con B no con V. ¡Ah, se convenció que Payá fue asesinado! ¿Y por esas cosas de la vida los culpables son los comunistas cubanos? O fue un irresponsable enviado por lo más recalcitrante de la derecha española anticubana … Flaco favor le hicieron a la contrarrevolución. Aprenda de la vida Alez Newboy, son irresponsables. Una buena conclusión puede extraerse -claro que con pinzas- en sus palabras finales; a usted lo atrapa la verdad: el pueblo de Cuba apoya a la Revolución y sus líderes; y yo diría: más que apoya, arropa…
      Gracias por su atención.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: